Getaria – Guetaria

Este post también está disponible en: English (Inglés) Français (Francés)

Origen de Guipúzcoa, de genios y del txakolí

Este pueblo pesquero fundado por los romanos para capturar ballenas, con los siglos se adentró en el mar hasta engullir la otrora isla de San Antón. Sus gentes se hicieron famosas por sus hechos bélicos y marineros, su gastronomía, la moda y la producción de txakoli. Actualmente es también conocida por su espectacular Museo Balenciaga.

Planifica tu escapada a Getaria

Getaria es un pueblo de pescadores desde hace dos milenios; en las últimas décadas se ha vuelto famosa por sus bodegas de txakolí con DO. Su antiguo entramado urbano, formado por edificios medievales y casas de pescadores, se recorre en una mañana. Un día completo puede emplearse en el recorrido por el Museo Balenciaga, la peculiar iglesia y la isla de San Antón y sus otros atractivos que explicamos más extensamente en nuestra sección Qué ver en Getaria. Goza también de dos playas, una para surfistas y otra más recogida. Se pueden hacer excursiones a localidades costeras próximas, como Zarauz (a la que está unida por un maravilloso paseo que permite disfrutar de todas las vistas de la costa) y Zumaia, con su singular parque del flysch. En Getaria hay una activa escuela de buceo y existe la posibilidad de practicar varias modalidades de turismo activo. Es una localidad con muchos buenos restaurantes donde comer en Getaria y una creciente infraestructura hotelera donde dormir en Getaria.

¿Quieres conocer este sitio?

Getaria se encuentra emplazada en una pequeña bahía rodeada de acantilados y unida al monte de San Antón por un dique construido artificialmente, durante el siglo XV, que desposeyó al promontorio de su categoría de isla. Todo el conjunto, formado por el monte y el istmo, es popularmente conocido como el “Ratón de Getaria”, por su proximidad fisonómica a dicho animal. La silueta del ratón resulta visible desde la costa, especialmente desde Zarautz, y si el día está despejado puede observarse incluso desde el Paseo Nuevo de San Sebastián.

Su nombre, que podría derivar del latino cetaria (derivado de cetus, pez), indica que debió fundarse como un pequeño núcleo de población pesquera que ya contaba con instalaciones para elaborar conservas de pescados.

La historia de Getaria comienza en 1209, cuando el rey castellano Alfonso VIII le concedió el mismo fuero que a San Sebastián con la finalidad de atraer población y promover su puerto. Para impulsar la construcción de naves y viviendas, en 1270 recibió también el privilegio de poder cortar árboles en cualquier parte de Gipuzkoa, y veinte años después, se eximió a sus comerciantes de pagar portazgos y peajes en cualquier localidad del reino de Castilla.

El 6 de julio de 1397, en la iglesia de San Salvador, una junta de representantes de distintas poblaciones fue reunida por el Corregidor (gobernador regio) Gonzalo Moro para redactar las primeras ordenanzas constitutivas de la provincia (conocidas posteriormente con el nombre de fueros). Estas fueron ampliadas y corregidas en sucesivas juntas, manteniéndose en vigor hasta 1876.

En 1476 nació en Getaria Juan Sebastián de Elcano, marino militar que capitaneó la nao Victoria, con la que completó la primera vuelta al mundo en 1522. Esta gesta es conmemorada por el pueblo en la Fiesta del Desembarco.

Durante el siglo XVI se continuó rellenando el dique que unía la isla de San Antón con el monte Gárate, en cuyas faldas estaba construida la villa amurallada. Se fue formando así un gran puerto pesquero y comercial, muy abrigado de los vientos predominantes, procedentes del noroeste. Sus marineros destacaron en la lucrativa pesca de la ballena –que figura como símbolo único en el escudo de la villa– una actividad que practicaron durante siglos, compitiendo con otras localidades de la costa del País Vasco; la última ballena fue remolcada a puerto en 1878.

Otra de las actividades de su población fue producir un vino blanco y de sabor amargo denominado txakoli, cuyas primeras referencias documentales se remontan al siglo XVI. Fue consumido localmente y poco valorado hasta finales del siglo XX, en que se consiguieron sabores más suaves que han aumentado extraordinariamente su precio y la extensión de sus cultivos.

En 1597 un incendio destruyó dos tercios del pueblo (150 casas de madera). Unos años después, en julio de 1638, durante la Guerra de los Treinta Años, una gran flota francesa destruyó en el puerto de Getaria unos barcos castellanos allí fondeados, que se dedicaban a molestar el asedio que, por tierra y mar, los franceses estaban llevando a cabo en Fuenterrabía. Después de un tremendo bombardeo, fueron rechazados al desembarcar para conquistar la villa.

Antiguo puerto de Getaria

En 1811 los franceses ocuparon Getaria, estableciendo allí una guarnición que permaneció hasta 1813, destruyendo al retirarse buena parte de la población. Durante la primera Guerra Carlista, las tropas del ejército liberal fueron bombardeadas por los carlistas, destruyendo de nuevo prácticamente toda la población. Quedaron en pie la iglesia de San Salvador, muy deteriorada, y diecisíis casas – hasta conseguir ocupar sus ruinas en 1836.

Por último, en 1895 nació en la localidad Cristóbal Balenciaga, desde muy joven modisto de la Familia Real y de la aristocracia que veraneaba en San Sebastián. A raíz de la guerra civil se trasladó a París, convirtiéndose en uno de los diseñadores más famosos de la historia. En 2011 se ha inaugurado un museo con su obra, uno de los principales atractivos de la Getaria actual.

Getaria es un pintoresco pueblo portuario que se desarrolla en cuesta. Exceptuando la carretera que lo atraviesa, resulta difícil encontrar una sola calle que no discurra en pendiente, ya sea para descender hasta el puerto o para ascender hacia la parte elevada. El casco antiguo, de trazado medieval, se asienta sobre un promontorio rocoso que une el núcleo urbano con el monte de San Antón. De las antiguas murallas que lo protegían desde su fundación, en 1209, quedan como testigo varios tramos en la zona del puerto, y una parte de lienzo en la zona sur.

Lo primero que aprecia el visitante al iniciar su ruta es el edificio del Ayuntamiento, situado en plena carretera, al inicio de la calle Mayor. A su lado se encuentra la antigua Casa Consistorial, en piedra arenisca y con el escudo de Getaria. En la carretera está asimismo el Monumento a Juan Sebastián Elcano (1924), obra de los arquitectos Aguirre y Azpiroz y del escultor Victorio Macho, quien lo inmortalizó en un relieve en el basamento en su condición de marino, provisto de diversos instrumentos de navegación, y sobre el que se eleva la figura de la victoria alada, insirada en las representaciones típicas de los mascarones de proa d época moderna. En la zona portuaria se encuentra también la Torre de Aldamar, conocida como “La Atalaya”, levantada con muros de sillería y con vanos que prueban las intervenciones sobre el edificio en distintas épocas.

Ya en el núcleo de la villa, se puede uno adentrar en el casco de aire pesquero y medieval a través de las calles Mayor o Nagusia o por medio de la de San Roque. Al final de la calle Mayor se encuentra la Iglesia Parroquial de San Salvador, cuya edificación actual data de los siglos XV y XVI con añadidos posteriores (caso del campanario y de la portada principal). Resulta un edificio atípico, ya que la propia orografía del lugar obligó a su construcción en cuesta, siendo esta la razón de la elevación de su presbiterio, al cual se accede mediante una escalera ubicada en un lateral. En ella se reunieron las Juntas de Guipúzcoa que dieron forma a la provincia y, en agosto de 1794, los junteros pactaron la rendición de la Guipúzcoa ocupada frente al ejército francés durante la guerra de la Convención.

Sobre el puerto se encuentra una puerta fortificada llamada Katrapona, al igual que la plazuela ubicada sobre ella. Una escultura de Sebastián Elcano, obra en mármol de Ricardo Bellver, domina el puerto desde la plazuela de los Gudaris cercana a Katrapona.

Son numerosas las casas góticas que ver en Getaria, pero entre ellas destacan la Casa Torre de Zarauz, en ruinas, en la que se halló un importante yacimiento arqueológico que permitió reconstruir la historoa de la localidad desde la época romana en adelante; otra casa relevante es la de los Ochoa Ibáñez de Olano, adosada a la anterior y próxima a la iglesia de San Salvador, ambas datan de la primera mitad del siglo XV y fueron levantadas en un emplazamiento estratégico, al lado del puerto. Además de edificios de corte monumental, en Getaria pueden observarse multitud de casas típicas de pescadores; estrechas, blancas y con coloridos balcones de madera.

Desde el puerto se puede llegar hasta la cima del monte de San Antón, desde donde se divisan magníficas vistas de la costa de Zarautz hacia Zumaia.

Al otro lado de la carretera, en la parte alta de la localidad, se encuentran el Parque y Palacio Aldamar, que fue la residencia de los marqueses de Casa Torre. Anexo a éstos se ha erigido un moderno edificio que alberga el Museo Cristóbal Balenciaga, hijo predilecto de la ciudad. Esta institución, instalada en la que fuera su casa natal, alberga una importante colección del modisto, un archivo y algunos audiovisuales que permiten conocer la vida y obra de una figura clave en la historia de la moda española.

Iglesia de San Salvador

Gastronómicamente, Getaria es famosa por su pescado y su txacolí o txacolina, que en Getaria es blanco. Alguna bodega produce otro tipo de vino, fermentado en barrica, rosado o incluso cava.

Imprescindibles

Estatua de San Sebastián Elcano
Puerto Pesquero

Datos prácticos

Coordenadas

43° 18′ 0″ N, 2° 12′ 0″ W

Distancias

Donostia-San Sebastián 33 km, Bilbao 75 km, Madrid 427 km

Aparcamiento

A la entrada en dirección hacia San Sebastián

Altitud

17 m

Habitantes

2686 (2013)

San Salvador (6 de agosto), San Pedro (29 de junio), San Antón (17 de enero)

Desembarco de Elkano (una vez cada cuatro años, durante las fiestas de San Salvador)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar