Azpeitia

Solar de Íñigo de Loyola

Emplazada en el centro del valle del río Urola y rodeada por un espectacular paraje natural dominado por multitud de sierras como las de Ernio, Izarraitz, Murumendi o Urraki, Azpeitia es principalmente conocida por su cercanía al Santuario de Loyola, levantado en el lugar donde en 1491 nació el fundador de la Compañía de Jesús.

Planifica tu escapada a Azpeitia

El recorrido del pueblo y la visita a su iglesia y palacios circundantes puede durar una hora; en media hora más se realiza el agradable paseo a pié en dirección sur, hasta el importante Santuario de Loiola (cuya visita lleva un par de horas). Quien quiera seguir caminando puede continuar hacia el pueblo de Azkoitia —con interesantes casas palacios e iglesias—. En dirección norte por la carretera G631 se llega al pueblo balneario de Zestoa; tras pasar por su oficina de turismo para sacar las entradas, una caminata de unos veinte minutos desde el parking lleva al centro de interpretación de la Cueva de Ekain, moderna instalación con unas réplicas de pinturas rupestres. Por la carretera G631 hacia la costa se llega al pueblo de Zumaia y su parque del flysch y la rasa mareal. La buena gastronomía de la zona y los lugares donde parar los tratamos en nuestra página especializada Dormir y Comer en Azpeitia.

¿Quieres conocer este sitio?

Etimológicamente, su nombre hace referencia a que está asentada en la falda de una peña (el monte Izarraitz), en contraposición de su vecina Azkoitia, cuyo significado en vascuence es “peña arriba”. Su localización, en el fértil valle de Iraurgi y en el camino real que conectaba Arrasate-Mondragón con Getaria, unido a sus numerosas ferrerías, la convirtió en un lugar muy transitado. Por ello, en el año 1310, Fernando IV de Castilla le concedió mediante carta puebla categoría de villa con el nombre de Garmendia de Iraurgi, aunque al año siguiente se cambió de emplazamiento y de denominación al trasladarse a la orilla del río Urola, en el llano de Soreasu, pasando a llamarse Salvatierra de Iraurgi. Durante toda la historia de Azpeitia, este nombre convivió con el oficial, hasta que el primero quedó institucionalizado entrado el siglo XX.

En la Edad Media Salvatierra de Iraurgi era controlada por el linaje de los Loyola, que tenía una torre en sus inmediaciones y que pertenecía al bando oñacino -uno de los dos grupos en los que estaban divididos los linajes guerreros vascos que se enfrentaron violentamente entre los siglos XIV y XV-.

Desde el siglo XV y hasta la organización provincial de 1833, Salvatierra de Iraurgi fue una de las cuatro capitales de turno en las residía de forma rotatoria el Corregidor, o Gobernador, nombrado por el Rey; su Audiencia -para impartir justicia- y el Diputado General de Guipúzcoa -la autoridad elegida por las Juntas Generales del Territorio para hacer cumplir sus deliberaciones-. La presencia de estos cargos y las numerosas familias hidalgas residentes en casas fuertes demuestran que fue un lugar de poder y prestigio. Allí nacieron Nicolás Sanz de Elola (uno de los conquistadores de Perú); las sagas de militares Emparán y de marinos Iturriaga, ambas del siglo XVIII; Juan de Anchieta, gran músico de los Reyes Católicos, y el político fuerista Ascensio de Altuna. Se trataba además de una localidad rica por su industria del hierro, como prueba que entre los siglos XVI y XVII hubiera más de once ferrerías simultáneas en la villa así como la inmensa cantidad de balcones de hierro forjado de estilo barroco que adornan los edificios de su casco urbano.

Casas del Antiguo Taller de Organeros de Aquilino Amezúa

Hoy en día Azpeitia es un importante núcleo industrial, en el que la factura de hierro continúa teniendo un lugar predominante en la economía local. El vecino santuario de Loiola es un importante atractivo turístico que repercute en la oferta gastronómica de la villa.

El principal atractivo turístico de Azpeitia es sin duda el Santuario de Loyola, al que dedicamos una página específica.

El núcleo principal del casco histórico de Azpeitia es la plaza mayor decimonónica, porticada en dos de sus alas, en la que se encuentran el edificio del Ayuntamiento (siglo XVI) y un interesante Quiosco de la Música de principios del siglo XX. Otra plaza urbana importante es la de Txikia, donde se alza la Casa de Altuna, -lugar de nacimiento del político fuerista Ascensio Altunaen, en el siglo XIX- una antigua casa-torre de piedra reformada en el siglo XVI y sobre la que se construyó posteriormente un piso superior en ladrillo de estilo mudéjar.

Tomando la Eliz Kalea, llama la atención, en el número 1, el Antiguo Ayuntamiento y, más adelante, el Palacio Anchieta, edificio que también fue reformado en estilo mudéjar y que mezcla por tanto la piedra en la base con el ladrillo en el piso superior. Fue comenzado en 1507 por Juan de Anchieta, músico de los Reyes Católicos, y en la actualidad acoge una sala de exposiciones. Muy cerca está la Parroquia de San Sebastián de Soreasu, que se considera debió de pertenecer en origen a los templarios, pasando después a la Corona. Fue reformada en el siglo XVI y en el XVIII y del edificio primitivo sólo se conserva la torre, aunque fue adornada en el siglo XIX con detalles neogóticos. La mayor parte de su estructura, realizada en el siglo XVI, sigue el llamado estilo gótico vasco, con tres naves de igual altura cubiertas con un tejado colocado sobre estructura de madera. En el siglo XVIII se añadió un pórtico diseñado por el arquitecto Ventura Rodríguez a la portada plateresca. En su interior destaca la Capilla de la Soledad, donde se encuentra el mausoleo renacentista de Nicolás Sáez de Elola, uno de los conquistadores del Perú, así como el retablo barroco del altar mayor y el magnifico sepulcro renacentista del Obispo Martín de Zurbano. Debajo del coro, protegida por una verja barroca, se haya la Pila bautismal en la que fue bautizado San Ignacio .

En la calle de Enmedio o Erdi Kalea se halla la Casa de los Madrazo, una construcción blasonada; mientras en Enparan, que junto con las citadas es la última de las vías de trazado medieval, se levanta el Palacio Basozábal (s. XIV-XV), la edificación civil más antigua de Azpeitia, llamada por ello Etxe zar.

Al otro lado del río, pasado el puente de Emparán, está la Casa-torre de Emparán, fundada en 1320 pero reformada en el siglo XVI. Gótica en origen, en 1750 se le añadieron dos cuerpos laterales que respetaron el aspecto general de la edificación. De esta casa son originarios la saga de militares Emparán, famosos en el siglo XVIII. En 1970 fue restaurada y reconvertida en sede de la biblioteca municipal.

Estación de Azpeitia

En 1535 San Ignacio se alojó durante tres meses en Azpeitia, momento en que predicó y enseñó el catecismo en el Hospital y Ermita de la Magdalena. El templo data del siglo XIV y fue restaurado en 1921 con ocasión del IV centenario de la herida de San Ignacio en Pamplona-Iruña.

Especial mención merece el Museo del Ferrocarril, que desde la desmantelación de la línea del ferrocarril del Urola (el primero que se movió en España con energía eléctrica) exhibe testigos y reliquias de la historia ferroviaria de la zona. Actualmente hay una línea que realiza el trayecto Azpeitia-Zestoa y sale desde el museo. También es recomendable visitar el Museo del Medio Ambiente, emplazado en la Casa Egibar, que busca dar a conocer los principales problemas medioambientales del planeta.

Azpeitia tiene también una larga tradición taurina. Tan popular como bella es su Plaza de Toros, construida en 1903, que acoge la Feria de San Ignacio, celebrada a finales de julio.

En el camino de Azpeitia a Loyola, sobre un alto desde el que puede admirarse una magnífica vista del valle de Iraurgi, está la Ermita de Nuestra Señora de Olatz, del siglo XIII. Durante siglos este templo estuvo muy unido a la familia de Loyola, ya que eran sus patronos. San Ignacio, de hecho, tenía una gran devoción por la Virgen de Nuestra Señora de Olatz, una excelente talla de madera. En este lugar se reunieron, además, las Juntas Generales de Guipúzcoa hasta principios del siglo XVIII.

Imprescindibles

Casa-torre de Emparán
Santuario de Loyola

Datos prácticos

Coordenadas

43° 10′ 55″ N, 2° 15′ 55″ W

Distancias

Donostia – San Sebastián 40 km, Bilbao 70 km, Madrid 423 km

Aparcamiento

Gratuito en toda la localidad. No se puede estacionar en la Plaza los días de mercado -martes por la mañana- y fines de semana. El parking subterráneo de Soreasu es gratuito las cinco primeras horas

Altitud

80 m

Habitantes

14 509 (2013)

San Sebastián (20 de enero), Día del Baserritarra (25 de julio), San Ignacio de Loyola (31 de julio), Santo Tomás (21 de diciembre)

Carnavales, Feria Taurina de San Ignacio (30 de julio-2 de agosto), Feria Medieval (24 de septiembre)

Queso D.O. Idiazabal, Ardi Gatza Koop, Elosiaga, Berastegi Elkartea y Premietxeberri, Pastelería Egaña

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar