Ondarroa

La villa de los puentes y los pescadores

A través de los cinco puentes de Ondarroa, se puede acceder a una villa pesquera con un interesante casco histórico, adaptado miméticamente a la empinada colina y el gran meandro del río Artibai en que está emplazada. Se trata de uno de los principales puntos de descarga de pescado del País Vasco, lo cual se nota en la calidad d ela materia prima que se puede comer en sus tabernas y restaurantes.

Planifica tu escapada a Ondarroa

Ondarroa es un pueblo de pescadores con un bello y típico casco antiguo. Su puerto, el cauce del río Artibai, los puentes que lo cruzan, además de los edificios históricos que detallamos en nuestro apartado Qué ver en Ondarroa, pueden verse en un día de estancia. A corta distancia está la excelente playa de Saturrarán. Para quienes deseen alargar la escapada la opción más próxima es el pueblo marinero de Mutriku, en la vecina Guipúzcoa. En dirección opuesta, al final de una muy revirada carretera costera, está el bello pueblo de Lequeitio. Ondarroa no es un pueblo turístico a pesar de su belleza; tiene numerosos establecimientos en los que se puede comer un excelente pescado; son muy pocos alojamientos, que también hemos reunido en nuestra página dormir y comer en Ondarroa.

¿Quieres conocer este sitio?

Fundada en 1327 por María Díaz de Haro, señora de Vizcaya, la villa se extendió en forma de abanico a través de la ría del Artibai. Desde el principio mantuvo una intensa rivalidad marinera, especialmente por la lucrativa pesca de la ballena, con la vecina villa de Lekeitio. Por ello parece lógico que durante las Guerras de Bandos (siglos XIV y XV) Lekeitio se adscribiera al bando oñacino y Ondarroa al bando gamboíno.

En 1463 la villa sufrió un devastador incendio quedando prácticamente despoblada, lo que indujo al rey Enrique IV de Castilla a concederle diversos privilegios para revitalizarla.

Un siglo más tarde, en tiempos de Felipe II, la flota de Ondarroa alcanzó el mayor nivel de desarrollo de su historia, con 50 navíos que ejercían la pesca, el comercio y el corso. Este esplendor marítimo perduró hasta bien entrado el siglo XIX, cuando sus astilleros construyeron para particulares y para la Marina Real buen número de barcos, en tanto que el puerto se consolidó como un importante centro de transporte de mineral de hierro.

foto antigua ondarroa
El Puente Viejo en 1937

El 28 de agosto de 1794, durante la Guerra de la Convención, tropas francesas ocuparon por sorpresa e incendiaron la localidad. Ciento diez casas y la Ermita de San Juan Bautista fueron reducidas a cenizas y la Iglesia de Santa María fue saqueada. Por fortuna, durante el siglo XIX, la industria conservera se instaló en ella dando un importante empujón a la economía local, que permitió la recuperación de la villa.

Ya entrado el siglo XX, durante la Segunda República, el puerto se reformó abriéndose al exterior de la ría. Su flota y la actividad pesquera renacieron tras la guerra civil, consagrando a su puerto como uno de los mejores de todo el litoral cantábrico.

El río Artibai rodea el casco antiguo de Ondarroa discurriendo bajo numerosos puentes, lo cual es uno de los argumentos para que alguno la haya comparado con Venecia. Actualmente, estos cinco puentes son las infraestructuras más emblemáticas de la villa. El más importante es el de Puente de Itxas Aurre, construido en 1994 por el famoso arquitecto Santiago Calatrava, cuya majestuosidad lo ha convertido en el icono de la villa. El llamado Puente Viejo es otro de los más representativos que hay que ver en Ondarroa. El actual, de piedra, se encuentra en el lugar del primitivo puente medieval del siglo XIV, levadizo y de madera. Fue levantado en 1795, reconstruido en 1857 y restaurado tras la guerra civil en 1937. Otro elemento arquitectónico interesante es el Puente de la Playa, construido en hierro en 1927. Se trata de una estructura peatonal giratoria que permitía así el paso de los grandes pesqueros y las embarcaciones con mástil al interior de la ría. En sus inicios, por ser tan original y acortar mucho camino, había que pagar cinco céntimos por cruzarlo. Es por ésto que recibió el sobrenombre de Puente de la Perra Chica.

El centro histórico está construido en el meandro de la ría, en una pronunciada colina rocosa que obligó a levantar los edificios en múltiples alturas para salvar la pronunciada pendiente. Este hecho explica que haya inmuebles con solo dos alturas en la fachada posterior y con hasta seis en la anterior. A pesar del incendio de 1794 que destruyó buena parte de la villa, las típicas casas marineras con decoraciones vascas realizadas desde entonces, y que aún se conservan, motivaron que la población fuera declarada Conjunto Monumental en 1994. El barrio se articula en torno a tres calles estrechas y escarpadas: Goikokalea, Iparkalea y Haundia y las casas se amontonan en solares profundos y estrechos, los mismos que ocupaban los antiguos inmuebles góticos.

Si accedemos al casco por el Puente Viejo nos encontraremos con dos edificios: la Capilla del Padre Eterno o Padre de la Piedad, construida en el siglo XIV, que funcionó como humilladero en el que los viajeros pedían protección, y la Antigua Cofradía de Pescadores de Santa Clara, un singular edificio de estilo neogótico, con una curiosa torreta blasonada construida en 1920 por el arquitecto bilbaíno Pedro Guimón. Esta última alberga ahora la sede de la Oficina de Turismo.

Desde allí podemos continuar por la calle Erribera hasta el Puente Nuevo. En la calle Erribera, en plena y pronunciada pendiente, está la gótica Torre Etxandia. En ella se puede apreciar un típico portal propio de la actividad comercial medieval, mientras que los pisos superiores tienen la traza residencial de la época, a la que se añadieron los balcones de hierro típicos de la arquitectura vasca. Después se puede tomar la calle de San Ignacio, donde unas angostas y empinadas escaleras nos llevarán hasta la Torre de Licona. La Casa-torre medieval de los Licona (s. XV) es posiblemente el edificio más antiguo de Ondarroa, al haberse salvado del incendio de 1794. Esta era una poderosa familia que se permitió el lujo de erigir una amplia torre exenta en un casco urbano como el de esta villa marinera. Se trata del mejor ejemplo de edificación de este tipo en todo el Señorío y parece ser que en él nació la madre de San Ignacio de Loyola.

Continuando por Kaleandi se llega hasta el principal edificio de Ondarroa, que es la imponente Iglesia Parroquial de Santa María, comenzada en 1480 en estilo gótico. Está construida sobre roca, sobre el cauce original del río y en su fachada todavía se conservan varias de las argollas a las que se amarraban los barcos que accedían al interior de la ría para guarecerse. Tiene tres amplias naves homogéneas rematadas con bóvedas de crucería. En su muro exterior, debajo del tejado, se encuentra una rica decoración con gárgolas y doce esculturas de estilo borgoñón del siglo XV conocidas como Kortxeleko Mamuak (El Cortejo), que representan las diferentes clases sociales de la Edad Media, desde el rey hasta el peregrino, la nodriza y el rabelero (un tipo de músico). Adosado a la fachada del templo se encuentra el Ayuntamiento, de finales del siglo XVIII y estilo neoclásico, donde lo más notable es su fachada de sillares de piedra arenisca.

puente calatrava ondarroa
Puente de Itxas Aurre (Santiago Calatrava)

Desde la iglesia podemos tomar la típica y pintoresca calle de Txomin Agirre o Goikokale, desde la que, subiendo por una empinada cuesta, llegaremos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua (patrona de los ondarreses) erigida en el siglo XV y reformada durante los siglos XVII y XIX, fecha de la que data su actual campanario. Es el templo más antiguo de la población y en torno a él giran numerosas leyendas, como la que cuenta que sus campanadas curaban a los enfermos mentales. Su posición, en lo alto de la localidad, motivó que en otros tiempos hiciera de fortificación y de faro. En el camino hacia este templo se encuentran también dos ermitas, la de San Juan y la de Santa Clara.

Gastronómicamente Ondarroa destaca por sus pescados, pero es su Merluza a la Ondarresa la que adquiere reconocimiento internacional. Esta se asa lentamente en una plancha para pescado y posteriormente se riega con un suave aliño. Altamente recomendable.

Imprescindibles

Dónde dormir en Ondarroa
Vista de la Iglesia de Santa María
Dónde dormir en Ondarroa
Puerto de Ondarroa

Datos prácticos

Coordenadas

43° 19′ 19″ N, 2° 25′ 10″ W

Distancias

Bilbao 72 km, Donostia-San Sebastián 52 km, Madrid 425 km

Aparcamiento

En la Calle de Artibai y alrededor del Puerto Viejo

Altitud

1 m

Habitantes

8687 (2013)

Andra Mari (15 de agosto), San Juan (23 de junio)

Sábado Azul (último sábado de junio), Carnavales

Txakoli D.O. Bizkaia Bodega Harizpe

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar