Lekeitio – Lequeitio

Villa de balleneros y de una emperatriz

Con una singular orografía, éste pintoresco y elegante pueblo atrajo a una emperatriz de Austria y a un pintor universal. Todavía conserva viva su tradición marinera y unas populares y polémicas fiestas patronales. Se encuentra rodeada de algunos de los lugares más extraordinarios de Vizcaya.

Planifica tu escapada a Lekeitio

Las dos bellas playas, la isla de San Nicolás (solo accesible a pié en la marea baja) y el puerto de Lekeitio, así como su casco histórico, pueden recorrerse en una jornada; en nuestra sección Qué ver en Lekeitio detallamos los lugares principales. Dada su posición geográfica en la Vizcaya profunda se deben de recorrer con tranquilidad las estrechas carreteras para acceder a los destinos de excursión. Imprescindible dirigirse durante un día hacia el oeste por la carretera de la costa para visitar dos de las villas más singulares del País Vasco: primero se llega a Ea —con su diminuto puerto y playa (solo exietente en marea baja)— un poco más adelante se encuentra el puerto pesquero de Elantxobe, literalmente colgado de una gran pared rocosa. En dirección este, por la carretera de la costa, se accede a Ondarroa, excelente lugar para comer pescado y pasear. Por el interior, la carretera BI 2238 conduce al Bosque de Oma y el centro de interpretación de Santimamiñe, así como a la reserva de Urdaibai y la histórica población de Gernika. Aconsejamos no hacer esos tres destinos en un mismo día. A pesar de ser un gran centro de vacaciones de familias de Bilbao, Lekeitio tiene una escasa oferta hotelera, que presentamos en nuestra página dormir y comer en Lekeitio.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Lekeitio comienza como un pequeño enclave pesquero a la orilla izquierda de la ría del Lea, en un entorno privilegiado dominado por la isla de San Nicolás.

En 1325, María Díaz Haro le otorgó carta puebla fundacional, documento que fue ratificado por Alfonso XI de Castilla en 1334 con la intención de hacer de la nueva villa un importante centro pesquero. Fue también la primera localidad en desarrollar ordenanzas municipales que tratasen aspectos de convivencia entre sus vecinos. Su puerto pronto se reveló como un importante centro de transporte marítimo y pesquero y, además, parece ser que algunos de sus barcos recibieron patente de corso para ejercer la piratería.

La pesca fue la actividad principal de Lekeitio durante siglos. Esta estaba controlada por la Cofradía de Pescadores de San Pedro, que ostentaba tal poder que entre sus capacidades estaba la de nombrar un alcalde que gobernaba la localidad junto a otro, elegido por el pueblo. La pesca de ballena fue la dedicación esencial de la flota lekeitiarra, primero en aguas cantábricas y más tarde llegando hasta Groenlandia o Canadá. De hecho, en el escudo de la villa aparece una leyenda latina que nos advierte sobre la habilidad de Lekeitio para capturar horrendos cetáceos. El puerto sufrió varias remodelaciones a lo largo de los siglos, como la construcción de nuevos muelles y un malecón que redujese los envites del mar.

La caza de ballena aportó fama y riqueza a Lekeitio durante la Edad Media y Moderna, pero durante el siglo XIX esta actividad entró en crisis. La flota pesquera superviviente se dedicó a tiempo completo a la pesca de bajura, y así floreció una nueva industria conservera y de salazón que mantuvo en buena medida la grandeza del puerto. La prosperidad de esta industria pesquera atrajo cierta riqueza a la población y comenzaron a proliferar los astilleros en su puerto. De hecho, su industria de construcción y reparación naval fue sobradamente reconocida hasta bien entrado el siglo XIX.

puerto viejo lekeitio
Puerto viejo de Lekeitio

Después, ante el descenso acentuado de la actividad pesquera, los servicios vinculados a esta también fueron desapareciendo paulatinamente, por lo que no quedó otra opción que reorientar su actividad principal. Desde el siglo XIX acudieron a Lekeitio veraneantes atraídos por la belleza de su privilegiado paisaje, fama que se consolidó después de la derrota austriaca en la Primera Guerra Mundial y que culminó, en 1922, con el establecimiento durante unos años de la antigua emperatriz Zita de Habsburgo. También Diego Rivera, el muralista mexicano casado con Frida Kahlo, vivió una temporada en la villa vasca, donde pintó varios cuadros. Hoy en día, el atractivo turístico de Lekeitio sigue intacto y la localidad todavía conserva parte de ese olor a puerto pesquero que la empapaba siglos atrás.

Situada en un extremo del golfo de Vizcaya, Lekeitio es una colorida villa marinera, llena de bares y cafeterías y plena de bullicio y vida, sobre todo en los meses estivales, que es la mejor época para visitar la localidad. El muelle de Txatxo, centro durante muchos años de la economía del lugar, se llena entonces de terrazas, que continúan por las calles Arranegi y Pascual Abaroa, paralelas al mismo y que son las más importantes del lugar.

En Lekeitio sobresale la Basílica de Santa María de la Asunción, un enorme templo gótico tardío de los siglos XV-XVI declarado Monumento Nacional. Tiene tres naves con cuatro tramos cubiertos por bóvedas de crucería, ábside poligonal, girola y capillas. Al exterior llama profundamente la atención su vistosa estructura de contrafuertes, arbotantes y pináculos. Su fachada occidental, decorada con esculturas, resulta altamente atractiva y el retablo mayor, flamenco de principios del siglo XVI, es uno de los más interesantes de toda la provincia. En él se representa la vida de la Virgen y la Pasión de Cristo.

Alrededor del templo, en todo el casco antiguo y dispersas entre las típicas viviendas marineras, hay elegantes casonas de la antigua aristocracia vasca. Entre ellas hay que ver en Lekeitio el Palacio Uriarte (s. XVI-XVIII), catalogado como Monumento Nacional, que es de estilo barroco y envuelve una antigua casa-torre de finales de la Edad Media; el Palacio Oxangoiti (s. XVII), también barroco y la Casa-palacio de Uribarría.

La Torre Zahar es el edificio más antiguo de la localidad mientras la Torre Turpín representa un claro caso de transición del gótico al renacimiento. En cuanto al Ayuntamiento (s. XVIII), en la calle Gamarra, resulta un perfecto ejemplo de casa consistorial barroca. Por último, en la calle de Santo Domingo se ubica el Convento de las Dominicas (fundado en 1368 y reformado en el XVI), que es otro interesante monumento gótico-renacentista de la villa.

Si tomamos la calle Ezpeleta llegaremos hasta el acantilado, bajo la Ermita de San Juan, del siglo XVIII, desde donde se puede apreciar la Isla de San Nicolás y toda la línea de costa. Conviene señalar que durante la bajamar se puede acceder a pie a este islote situado frente a la villa.

basilica santa maria asunciion lekeitio
Basílica de Santa María de la Asunción

Desde allí se puede volver hacia el núcleo urbano por el puerto, donde se puede visitar un barco de bajura, el Playa de Ondarzabal, donde se muestran los distintos artilugios empleados para la pesca. Además de disfrutar de las playas lekeitiarras, se recomienda acercarse hasta el Faro de Santa Catalina, sede del Centro de Interpretación de la Tecnología de la Navegación.

Imprescindibles

Dónde dormir en Lekeitio
Cruz de piedra en memoria de los marineros difuntos
puerto lekeitio
Puerto de Lekeitio

Datos prácticos

Coordenadas

43° 21′ 44″ N, 2° 29′ 46″ W

Distancias

Bilbao 56 km, San Sebastián-Donostia 65 km, Madrid 438

Aparcamiento

Alrededor del muelle del puerto

Altitud

0 m

Habitantes

7374 (2013)

San Antolín (del 1 al 8 de septiembre), San Pedro (del 29 de junio al 1 de julio)

Fiesta de los Gansos (durante San Antolín), Festival Internacional de Teatro de calle (julio), Festival Internacional Itxas Soinua (primera quincena del mes de agosto)

Txakoli D.O. Bizkaia Bodega Pipas

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar