Que ver en el Margen derecha de Bilbao y Siete calles

La “tasita de plata” de Unamuno

La cosmopolita villa de Bilbao es conocida también entre sus habitantes como el botxo (el agujero) por estar situada en el valle que forman los ríos Nervión e Ibaizábal y rodeada de montañas. Las primitivas Siete Calles de su núcleo medieval resurgieron de los asedios carlistas como la “tasita de plata” que el escritor Miguel de Unamuno conoció en su niñez. Se trata de una zona con gran encanto, que incluye Deusto (y su prestigiosa universidad) y la anteiglesia y santuario de Begoña; cruzando los puentes, en la orilla izquierda se encuentra el moderno Bilbao (antigua anteiglesia de Abando).

Planifica tu visita al viejo Bilbao

El Bilbao más clásico es ideal para el paseo relajado y la visita cultural. Esto se debe a que tiene unas excelentes conexiones y a que está pensado para los peatones; se puede acceder por el tren de vía estrecha que conecta con las localidades de la costa vasca hasta San Sebastián y con los trenes que conectan con el resto de España; es un lugar ideal para pasear, tanto por esta zona como por el moderno Bilbao al otro lado del río. Los autobuses y el metro conectan con las villas costeras de Portugalete y Santurce (en la márgen izquierda del río Nervión) y con las localidades playeras de la margen derecha Algorta (Getxo), Sopelana y Plentzia. Son numerosísimos los lugares donde parar para disfrutar de la comida tradicional bilbaina, habiendo también gran cantidad de hoteles modernos; los hemos recogido en nuestra página dormir y comer en el margen derecho de Bilbao.

¿Quieres conocer este sitio?

En el año 1300, Diego López de Haro V fundó la villa de Bilbao en un meandro de la margen derecha de la ría, sobre terrenos arrebatados a la anteiglesia de Begoña, generando con ésta una rivalidad que duró siglos. La situación elegida tenía cuatro ventajas: era el lugar más al sur del río Ibaizábal (aunque a los bilbaínos les gustó más atribuirle este carácter con respecto al Nervión, y así ha quedado, a pesar de ser un error) por el que se podía atravesar a pie de una orilla a otra en bajamar; hasta allí subía el flujo de la marea, posibilitando con la pleamar el acceso de naves desde el Cantábrico (situado a 14 kilómetros); estaba completamente a salvo del ataque de corsarios, que tan frecuentemente asolaron durante siglos los enclaves costeros; y estaba más próxima a Castilla que su rival Bermeo.

En 1310, María Díaz de Haro otorgó a Bilbao una nueva carta de privilegios que obligó a todos los comerciantes de la ruta desde Castilla hasta el mar a entrar en esta villa. Además, le concedió una amplia jurisdicción para controlar todo el comercio por el Nervión hasta el Cantábrico, evitando la competencia de las demás localidades. Con el paso de los años, la villa se convirtió en parada del Camino de Santiago.

Durante el siglo XV se elaboraron los primeros planes de ampliación urbanística, añadiendo cuatro calles nuevas a las tres principales que tenía el casco urbano (Somera, Artecalle y Tendería). Nacieron así las famosas Siete Calles de Bilbao, perpendiculares a la ría hasta las laderas de Begoña.

El empujón definitivo de la villa sucedió en 1511, cuando Juana I de Castilla le otorgó la categoría de Consulado (Casa de Contratación, Juzgado de los hombres de negocios de mar y tierra), adquiriendo así el control de la ría y el monopolio en el comercio de paños y lanas castellanas. Bilbao se lo arrebataba a Portugalete, provocando multitud de pleitos entre ambos lugares. A partir de entonces, el puerto de Bilbao se convierte en uno de los principales de España, apoyado por la importante industria naval que se estableció en la ría. En el año 1602 se convertiría en la nueva capital de Vizcaya, desplazando a Bermeo.

La villa no fue ocupada en los inicios de la Guerra de la Independencia, y en agosto de 1808 la población bilbaína se levantó en armas. El ejército francés la ocupó días después saqueándola e imponiendo duras multas. Volvería a ser tomada por los patriotas semanas más tarde cambiando de manos de nuevo y permaneciendo en continua tensión durante el resto de la guerra. En 1834, durante la Primera Guerra Carlista, fue objetivo prioritario para las tropas del Infante don Carlos debido a su carácter de gran núcleo urbano y liberal.

Dos fueron los asedios que sufrió durante la contienda. Durante el primero de ellos, Tomás de Zumalacárregui fue herido de muerte. El segundo se saldó con la victoria liberal de las tropas de Espartero. En abril de 1874, durante la Tercera Guerra Carlista, Bilbao fue sitiada por tercera vez. Estas gestas han conferido a la villa una aura cosmopolita y liberal que se puede apreciar en sus gentes.

fotografia antigua casco viejo bilbao
Casco viejo de Bilbao (Margen derecha)

Los conflictos bélicos no la paralizaron, continuó creciendo debido a una fuerte industrialización y la aportación de grandes cantidades de población inmigrante. El ferrocarril llegó a mediados de siglo y la Universidad de la Compañía de Jesús se instaló en terrenos de la anteiglesia de Deusto en 1886. El casco urbano se amplió en la margen izquierda de la ría, perteneciente a la rival anteiglesia de Abando.

La vieja Bilbao absorbió a la anteiglesia de Begoña, creciendo a lo largo de la margen derecha como centro residencial, administrativo y educativo, conservando un importante legado histórico y patrimonial.

El principal foco de interés turístico de la margen derecha de Bilbao es el Casco Viejo, un núcleo de calles estrechas llenas de comercios, de mercados, de ajetreo humano y de bares de pintxos.

Por él es precisamente por donde proponemos iniciar la visita. El recorrido podría empezarse desde el punto más alejado, para irnos después aproximando hacia la parte más moderna y continuar nuestro camino al otro lado del Nervión. Así pues, podemos aparcar el coche en alguno de los parkings sugeridos y, con el tranvía que recorre la capital vizcaína, bajarnos en la plaza de los Santos Juanes, frente al instituto de enseñanza secundaria Emilio Campuzano, que fue primero hospital y después Escuela de Artes y Oficios de la ciudad.

Desde allí hay dos posibilidades: alejarnos aún más del centro en agradable paseo en dirección a la pintoresca Estación de Atxuri (1913), obra en estilo regionalista vasco de Manuel María Smith, y hacia el antiguo Convento de la Encarnación, donde actualmente está el Museo de Arte Sacro o, por el contrario, dirigirnos hacia el Mercado de la Ribera, en la calle de la Ribera, justo enfrente del cual hay otra parada de tranvía. El mercado, ubicado junto a la ría, es una referencia comercial en la historia de Bilbao, desde su fundación en el siglo XIV y hasta la actualidad, gracias a una reciente reforma que lo ha devuelto a su antiguo esplendor.

El edificio actual, con su aspecto de barco varado a la orilla de la ría, fue diseñado por Pedro Ispizua en 1929, quien concibió un espacio interior diáfano y abierto con una marcada decoración Art Decó al exterior. A su lado, próximo a la plaza de los Santos Juanes y al Puente de San Antón, construido entre 1871 y 1877 en las proximidades de su predecesor de origen medieval, se alza la Iglesia de San Antón o de San Antonio Abad, de finales del siglo XV. Levantada sobre las ruinas del antiguo alcázar, contiene un hermoso retablo plateresco obra de Guiot de Beaugrant. La importancia del conjunto formado por este puente y templo es tal que su representación ocupa la casi totalidad del escudo de la ciudad.

Para adentrarse en el casco antiguo de Bilbao, la mejor recomendación es recorrer sus Siete Calles (zazpi kaleak) y dejarse llevar por su atractivo ambiente y su entorno, repleto de notables edificaciones renacentistas, barrocas y de los siglos XIX y XX como, por ejemplo, el Palacio Arana (s. XVI-XVII); el edificio de la Bolsa (s. XVIII), rehabilitado para servicios municipales y la Biblioteca Municipal, monumental inmueble modernista de finales del siglo XIX diseñado por Severino de Achúcarro.

También hay varias fuentes dispersas por esta zona, siendo la más conocida la Fuente del Perro, en la calle del mismo nombre. En el centro del casco, en la plazuela de Santiago, se levanta la Catedral de Santiago, erigida a caballo entre los siglos XIV y XV, que es el principal templo gótico de Vizcaya y el edificio más antiguo de Bilbao.

La iglesia, de tres naves, con triforio y girola, está cubierta con bóvedas de crucería y cuenta con un claustro adosado al norte, al que se accede por la calle Correo, por la conocida como Puerta del Ángel, en la que se aprecia una venera o concha de peregrino, en clara referencia a la tradición jacobea de la iglesia. La torre y la fachada principal del templo son, sin embargo, obras posteriores, neogóticas, terminadas en 1887 según traza de Severino de Achúcarro.

Si continuamos desde la catedral por la calle de los Santos Juanes llegaremos a la Plaza de Unamuno, oriundo de la villa (de hecho, se conserva su casa natal en el número 16 de la calle Ronda). La plaza, presidida por un busto del insigne escritor modelado por Victorio Macho, es lugar de encuentro de los bilbaínos. En ella se ubican el Museo Vasco y la iglesia de los Santos Juanes.

El Museo Vasco, que ocupa el antiguo edificio del Colegio de San Andrés de la Compañía de Jesús (s. XVII), muestra a través de sus colecciones un recorrido por la historia de Bilbao y por las distintas actividades laborales, deportivas y religiosas del pueblo vasco. Su pieza clave es sin duda el Ídolo de Mikeldi, que preside el claustro de entrada. En cuanto a la Iglesia de los Santos Juanes, era la antigua parroquia del colegio jesuita. De estilo barroco aunque con elementos renacentistas, fue iniciada en 1622 por Martín Ibáñez de Zalbidea y sigue conservando en la actualidad su función de culto.

Desde la plaza de Unamuno, subiendo por las empinadas escaleras de las Calzadas de Mallona, que conducen hacia la zona del Campo de Mallona (antiguo cementerio de la ciudad, donde todos los años se celebra una procesión cívica en recuerdo de los combatientes auxiliares del Sitio de 1874), podemos hacer una parada en el Museo Arqueológico de Vizcaya o continuar el ascenso para llegar, por la calle de la Virgen de Begoña, hasta la Basílica de Begoña, edificio de traza gótica de principios del siglo XVI, de lo mas interesante que hay que ver en el casco viejo de Bilbao, con una bonita portada renacentista.

El templo fue levantado sobre el lugar donde se apareció la virgen a comienzos de ese mismo siglo. Dentro llama particularmente la atención el Camarín de la Virgen, que alberga en su interior una imagen de la patrona de la ciudad, la Amatxo, de gran devoción entre los bilbaínos.

Próxima a la plaza de Unamuno se encuentra también la Plaza Nueva, a la que se puede acceder por la calles Correo o Sombrerería. Ésta es una sobria plaza porticada neoclásica, levantada entre 1786 y 1851 sobre un terreno de marismas. Desde ella podemos llegar fácilmente hasta la Iglesia de San Nicolás de Bari, la plaza de Arriaga y el paseo del Arenal.

El monumental templo barroco de San Nicolás de Bari (1743) alberga en su interior cinco retablos rococós con esculturas, obras en su mayoría de Juan Pascual de Mena. Mientras, en la plaza de Arriaga, anexa a la ría, sobresale el perfil de planta de herradura del Teatro Arriaga, uno de los edificios más notables de la arquitectura teatral decimonónica española, construido por Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo entre 1886 y 1890. De estilo neobarroco, presenta una estructura general inspirada en la Ópera de París.

deusto
Universidad de Deusto

Una vez a la orilla de la ría, frente al Arriaga, podemos continuar nuestro paseo por la margen izquierda, atravesando el puente de Arriaga, o caminar por la ribera derecha hasta Deusto.

Desde el paseo del Arenal, con sus jardines y el quiosco de la música, se divisa la Casa Consistorial, un interesante edificio de carácter ecléctico ideado también por Joaquín Rucoba e inaugurado en 1892. En él llama la atención el campanario que lo corona y las estatuas y bajorrelieves que, repartidos por su fachada principal, representan a diversos personajes ilustres en la historia de Bilbao. En su interior, que se puede visitar con cita previa, destaca el lujo y la magnificencia con que fueron diseñados los espacios, sobre todo en el salón de recepciones neoárabe, uno de los mejores ejemplos de este estilo en España.

Frente al Ayuntamiento, al lado del puente que lleva su nombre, se encuentra la escultura Variante Ovoide de la Desocupación de la Esfera, de Jorge Oteiza. Ahí comienza el paseo del Campo Volantín, una zona ajardinada de palacetes y chalés que llega hasta el barrio y puente de Deusto. Si optamos por tomar este agradable paseo por la margen derecha de la ría, podremos ver en perspectiva algunos de los hitos de la arquitectura moderna que se sitúan en la ribera izquierda, hacia el muelle de Uribitarte, como las Torres de Isozaki, el Puente Zubizuri o el propio Museo Guggenheim, mientras llegamos hasta la Universidad Literaria (1886), edificio clasicista del Marqués de Cubas, y la Universidad Comercial (1916), anexa a la anterior, ambas sedes históricas de la Universidad de Deusto.

Esta es una de las principales de España y una de las dos que tienen su sede en el País Vasco. Abrió sus puertas durante el siglo XIX en terrenos de la margen derecha de la ría, aunque posteriormente algunas de sus instalaciones se trasladaron a nuevos edificios erigidos en la margen contraria, como la biblioteca, uno de los más recientes, obra de Rafael Moneo levantada en Abandoibarra, frente al Guggenheim.

Hacia la mitad del Campo Volantín, desde la calle Múgica y Butrón, se accede al Funicular de Artxanda, que nos permitirá subir cómodamente al monte del mismo nombre para disfrutar, en un día despejado, de las mejores vistas panorámicas sobre Bilbao.

Imprescindibles

Datos prácticos

Coordenadas

43° 15′ 25″ N, 2° 55′ 25″ W

Distancias

San Sebastián-Donostia 100 km, Santander 102 km, Madrid 398 km

Aparcamiento

Parking Pío Baroja, Estación de trenes de Abando, Parking Plaza de Indautxu

Altitud

19 m

Habitantes

349 356 (2013)

Carnavales, Nuestra Señora de Begoña (15 de agosto) y Semana Grande (desde el sábado anterior al 22 de agosto), Santo Tomás (21 de diciembre),

San Bartolomé (24 de agosto)

Bilbao BBK live (julio), Zinebi, Festival de cine documental y cortometrajes (noviembre)

Vino Txakoli D.O. Bizkaia Bodegas Berroja, Eguzkialde y Kokolo)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • María Lozano 12 diciembre, 2015 at 2:20 pm

    Bellla. Ciudad…pero no te encontré…..BENY

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar