Que ver en Ea

El pueblo más angosto y recoleto

Ea es uno de los pueblos más originales y con más encanto del Cantábrico; producto de dos barrios apretados alrededor de la estrecha desembocadura del río del mismo nombre. Cuenta con unos diminutos puerto y playa, solo practicables durante la marea baja.

Planifica tu escapada a Ea

La visita a Ea consiste en un paseo desde el aparcamiento de la carretera por cualquiera de las dos calles que flanquean en paralelo el río que da nombre al pueblo, hasta llegar al minúsculo puerto y su playita —solo visible en marea baja—; la vuelta debería de ser por la otra calle (y así se ha visto prácticamente todo el pueblo). Si el tiempo acompaña aconsejamos bañarse en tan singular lugar, pudiendo ver la entrada y salida de los pocos botes de motor que caben en el mismo y que aprovechan las mareas para entrar y salir (pues durante la marea baja las embarcaciones están varadas en la arena). Se trata de un lugar encantador e insólito, con algunos residentes permanentes y numerosos descendientes que viven en otras localidades de Bizkaia y pasan allí los fines de semana; solo hay una pensión y algunos campings cercanos. La escapada puede complementarse visitando el pueblo de Elantxobe, con una configuración opuesta a éste; un poco más allá están las playas de Laga y Laida en la reserva natural de Urdaibai. En dirección Este se encuentra el bello barrio de Bedarona, el pueblo de Ispaster y la clásica población de Lekeitio. Los pocos establecimientos donde comer y dormir los recogemos en nuestra página dormir y comer en Ea.

¿Quieres conocer este sitio?

La zona en la que se asienta Ea estuvo poblada desde al menos en siglo I, pues a esa época se atribuye una estela de piedra hallada en los alrededores. No obstante, hasta el siglo XIX no obtendría entidad municipal propia.

En la desembocadura del río se fueron asentando pescadores en las anteiglesias (comunidades administrativas que se reunían en dichos lugares) de Bedarona, Ereño y Natxitua. Durante la Edad Media el territorio, muy escasamente poblado, formaba parte de las parroquias de Lekeitio (las zonas de Ereño y Bedarona, ambas al este del río, e Ibarrangelua y la zona de Natxitua, al oeste del Ea).

Como en toda Vizcaya, la población también se agrupaba allí en dos secciones rivales, los llamados oñacinos y los gamboinos, nombres derivados del de las familias de “parientes mayores” que lideraron las Guerras de Bandos, habituales enfrentamientos entre hidalgos armados durante los siglos XIV y XV. Los pobladores de Bedarona dependían de la familia propietaria de la casa-torre de Zubieta, en Lekeitio, que estaban adscritos al bando oñacino, en tanto que la población de Natxitua dependía de linajes alineados con el bando gamboino. El río Ea hacía así de frontera entre ambos.

ea foto antigua
Ea a principios del siglo XX

Las casas de cada lado del río tenían su propia iglesia (que dependía de su respectiva anteiglesia) y en el siglo XVI constituyeron dos poblados, separados obviamente por el río. En el siglo XVII se traspasó la jurisdicción de la zona este del río desde Ereño a Bedarona.

En 1870 nació en Ea el que sería cofundador y presidente del Banco de Vizcaya, José Antonio Gáldiz Mendiola, mecenas y médico del pintor Darío de Regoyos. En 1909, durante sus estancias en casa de Gáldiz, Regoyos pintó numerosos cuadros de la localidad.

Finalmente, en 1884 se unieron las anteiglesias de Bedarona y Natxitua, formando así un municipio conjunto. Para centralizar la administración, esta se radicó en el núcleo de población de Ea. A partir de entonces Bedarona y Natxitua se convirtieron en barrios de su antiguo arrabal de Ea, que ahora se convertía en cabeza del municipio.

Es una pequeña y acogedora localidad situada en la comarca de Busturialdea, hay mucho que ver en Ea: un lugar con sabor pesquero que resulta idóneo para pasear tranquilamente. La fisonomía de su casco urbano, dividido durante siglos en dos núcleos, se articula en torno al río del mismo nombre, que serpentea entre calles estrechas y casas blancas con ventanas de colores y pobladas de flores que se asoman a su cauce. Son varios los puentes que salvan la ría, aunque entre ellos destaca el llamado Puente Medieval, el más antiguo de todos y el de mayor valor patrimonial como bien demuestra su inclusión en el escudo municipal.

Uno de los principales edificios de la localidad es la Iglesia Parroquial de Santa María de Jesús, de estilo renacentista aunque completamente reformada en época barroca. Destaca en ella su capilla lateral, erigida en honor del Cristo de Zacatecas en 1725.

Al lado del pequeño y recoleto puerto se sitúa la playa, también de pequeñas dimensiones pero de gran belleza, que aprovecha la desembocadura de la ría y la apertura hacia el Cantábrico. Desde el puerto sale un camino que conduce a lo alto de una atalaya sobre la que encuentra la Ermita de Talako Ama o de la Atalaya. Su interior resguarda tres imágenes de gran valor dedicadas a Santa María, San Román y al Cristo en la columna. Antiguamente, la ermita era lugar de recepción de los numerosos exvotos que los marineros locales ofrecían antes de salir a faenar. Desde sus alrededores se disfrutan de maravillosas vistas sobre la zona.

dormir ea belletxe
Belletxe

El Ayuntamiento de Ea cuenta con una interesante fachada sobre la que destacan los altos arcos de piedra caliza gris de su planta baja porticada.

Uno de los elementos más representativos de la población es el Belletxe, en el paseo de la Tala. Es una construcción en madera sustentada por gruesos pilares de piedra que sirve para resguardar los aparejos de pesca. Éste es uno de los iconos de Ea, tanto que su representación forma parte del escudo de la villa junto al puente medieval.

En el vecino barrio de Natxitua, al otro lado del río, se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Consolación, cuya construcción renacentista fue completamente reformada en estilo neoclásico en 1833 conservando solo la cabecera de su apariencia primera.

Ea es también un pueblo de caseríos, de modo que en sus diferentes barrios podemos encontrar un nutrido número de éstos como el Caserío Gáldiz Etxebarria, en el barrio de Natxitua, un buen ejemplo de construcción popular local en el que destaca su armoniosa fachada de piedra con vanos adintelados. Otro caserío a tener en cuenta es el de Anduizar, con acceso adintelado en su fachada principal.

A escasa distancia del pueblo, cerca de donde el río Ea muere en el mar, se encuentra el Yacimiento Paleontológico de Asurtoki, de donde en 1969 se extrajeron numerosos restos óseos animales, especialmente de caballos.

Imprescindibles

Puente Medieval de Ea
Ermita de Talako Ama

Datos prácticos

Coordenadas

43° 22′ 52″ N, 2° 35′ 1″ W

Distancias

Bilbao 47 km, San Sebastián-Donostia 79 km, Madrid 434 km

Aparcamiento

Sin problemas en el pueblo y junto a la playa

Altitud

10 m

Habitantes

864 (2013)

San Juan (24 de junio), San Ignacio de Loyola (31 de julio), Andra Mari (15 de agosto)

Fiestas del Veraneante (finales de agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar