Durango

Fue lugar de herejes

La capital de la comarca del Duranguesado, en el valle del mismo nombre, es una ciudad con un gran atractivo patrimonial que cuenta con varios episodios heréticos a lo largo de su dilatada historia. Estratégicamente situada en el centro de Vizcaya —entre tres parques naturales y al lado de la autopista— es un lugar ideal desde el que conocer la provincia. A continuación os contamos qué ver en Durango y toda la información que necesitas para visitar esta localidad.

Planifica tu escapada a Durango

La visita al casco antiguo de Durango puede llevar una mañana. Pero posiblemente sea el lugar mejor situado para hacer excursiones de día a todo el resto del Señorío; especialmente para sus tres principales parques naturales: Urdaibai en la costa, y los montañosos Urquiola y Gorbea. Desde Durango en menos de una hora se puede estar en casi todos los destinos de Bizkaia; los más cercanos son la legendaria Arrigorriaga y la palaciega villa medieval de Elorrio (a muy pocos kilómetros). Al norte está Gernika y el fascinante Bosque de Oma, con la cueva de Santimamiñe. Hay numerosos lugares en que comer y bastante menos en donde pernoctar, que hemos recogido en nuestra página dormir y comer en Durango.

¿Quieres conocer este sitio?

Bautizada como Tabira de Durango y, posteriormente y hasta el siglo XVI, como Villanueva de Durango, estuvo poblada desde antiguo aunque se desconoce la fecha exacta de su fundación. Bajo dominio de la Corona de Navarra, fue anexionada en 1195 a Castilla por Alfonso VIII el Noble quien, en 1212, la cedería a Don Diego López de Haro II integrándose así en el Señorío de Vizcaya.

Durante la historia de Durango se produjeron las Guerras de Bandos de los siglos XIV y XV, que enfrentaron a distintos linajes nobiliarios del territorio histórico del País Vasco, fue escenario de cruentos enfrentamientos entre las familias Ibarguren, Zaldibar y Unzueta.

La historia moderna y contemporánea de Durango cuenta con varios casos de herejías. Entre 1442 y 1444 el franciscano Alonso de Mella propuso una nueva interpretación de las Sagradas Escrituras al tiempo que criticaba abiertamente la riqueza de la Iglesia, al Papa y la sexualidad tradicional y propugnaba una nueva comunidad libre. Más de cien herejes, seguidores de esta interpretación, fueron quemados en la calle Kurutziaga donde se levantó después una cruz conmemorativa, hecho repetido en Santo Domingo de la Calzada y en Valladolid. En el siglo XVII, un dominico apóstata que inició en la localidad labores curanderas, terminó siendo juzgado y encarcelado por la Inquisición. Y ya en el último tercio del siglo XIX, un autoproclamado profeta, conocido como Manzanero, llegó a Durango tras ser expulsado a pedradas de su pueblo por predicar el fin del mundo. Sus ideas llegaron a calar en Durango, donde fundaría una secta, de escasa repercusión más allá de los límites de la comarca.

El siglo XVI estuvo marcado por varias desgracias: hubo varias epidemias de peste y un gran incendio que redujo a cenizas toda construcción hecha con madera. En el XVII floreció una importante industria del hierro que suministraba a Castilla toda clase de armamento. También se especializó en la factura de elementos decorativos para construcción, especialmente balcones.

foto antigua durango
Imagen antigua de Durango

Ya en el siglo XIX, Durango fue ocupada durante las dos primeras guerras carlistas, siendo corte del pretendiente don Carlos. Durante la primera de ellas acogió la firma del Decreto de Durango, por el que don Carlos ordenaba el fusilamiento de los combatientes extranjeros capturados.

El 31 de marzo de 1937 fue bombardeada por la Legión Cóndor, al servicio del Movimiento Nacional, causando más de quinientas víctimas mortales. Este ataque tuvo lugar poco antes que el de Gernika, aunque sería este último el que pasaría a la Historia por su repercusión internacional y el impacto de la conocida interpretación dada por Picasso en su cuadro El Guernica.

A partir de la década de 1950, Durango comenzó a concentrar una gran actividad económica gracias al desarrollo industrial que generó también una gran afluencia de inmigrantes procedentes de otros puntos de la península. Actualmente, el municipio se ha consolidado como uno de los más importantes del País Vasco.

La localidad de Durango, en pleno Valle del Duranguesado, se ubica en la orilla izquierda del río Ibaizábal y es atravesada de norte a sur por el río Mañaria, afluente del anterior. Está a escasos 10 km de uno de los ecosistemas más singulares del País Vasco, el Parque Natural de Urkiola. Por tanto, uno de sus principales atractivos turísticos se vincula a la naturaleza y a la práctica deportiva de actividades como el senderismo, la escalada o la espeleología entre otras.

A pesar del devastador bombardeo de 1937, la villa conserva un interesante patrimonio histórico-artístico en su Casco Histórico. Comprendido entre las iglesias de Santa María de Uribarri y Santa Ana, mantiene su estructura ovoide medieval, con cuatro calles paralelas (Barrenkale, Artekale, Goienkale y Kalebarria) y una transversal (Zeharkale).

El recorrido comienza en la plaza Ezkurdi, junto a la estación de ferrocarril. Desde allí, avanzando por la calle Andra Mari, se llega a la Basílica de Santa María de Uribarri, el principal templo de la ciudad declarado además Bien de Interés Cultural. Construido en el siglo XIV, su estructura es fundamentalmente gótica con elementos renacentistas y remodelaciones barrocas. Destaca su campanario, erigido sobre la antigua Torre de Arandoño. Su pórtico es representativo de la ciudad. Se trata de una enorme estructura sustentada por vigas de roble capaz de acoger hasta a dos mil personas en su interior. Antiguamente se celebraban en él mercados populares. En el interior destaca el retablo mayor, obra del escultor Martín Ruíz de Zubiaute.

En la cercana calle Kurutziaga, se hallaba la Cruz de Kurutziaga, también conocida como el Calvario de Durango, supuestamente erigida como monumento expiatorio tras la herejía de Alonso de Mella. La cruz, de estilo gótico, está compuesta por una impresionante columna de más de cuatro metros de altura ricamente ornamentada en la que se representa la historia de la redención humana, desde el Pecado Original hasta la Pasión de Cristo. Así, en su fuste se enrosca la serpiente del Paraíso, con cabeza de mujer, y un cubo con el árbol del Bien y del Mal junto a otros elementos simbólicos. En la cruz propiamente dicha se representa la Crucifixión. La cruz ha sido trasladada al interior de la Ermita de Veracruz, actualmente acondicionada como Museo  Kurutzesantu.

Tomando la calle Barrenkalea nos encontraremos con la Torre de Lariz, un palacio renacentista levantado a finales del siglo XV en el que se cree que pudo haber pasado la noche Isabel la Católica en 1483, cuando vino a jurar los fueros de la Merindad de Durango. Es la única de las cinco torres que tuvo Durango y que se conservan hoy en día. En la actualidad alberga la Oficina de Turismo.

Por Barrenkalea o Artekalea se llega al Ayuntamiento, un singular edificio renacentista del siglo XVI, de estilo clásico aunque con influencias napolitanas. De planta rectangular, está dividido en dos plantas sobre las que se sitúa el desván. Su fachada, que cuenta con un portal con siete arcos de medio punto y un gran balcón en la primera planta, fue vistosamente policromada en 1772 con motivos rococós de arquitecturas figuradas, historias de amor, cacerías, etc. Frente a la Casa Consistorial, en el suelo, hay una placa que representa el plano de la villa en 1857 en el que se aprecia la estructura en óvalo con las cuatro calles principales citadas anteriormente.

Por cualquiera de las dos calles Barrenkalea o Artekalea, o incluso por Goienkalea, se llega a la plaza de Santa Ana, donde se encuentran la iglesia y el arco de Santa Ana. La villa medieval de Durango estaba amurallada y contaba con un total de hasta seis puertas, aunque actualmente sólo se conserva en pie la Puerta de Santa Ana o del Mercado, salida del viejo camino hacia Castilla. Construida en 1566 según diseño renacentista, fue renovada en 1743 en estilo barroco. Construida en sillería, está compuesta por un gran arco de triunfo de dos pisos con un paso en arco de medio punto. A su lado se encuentra la Iglesia Parroquial de Santa Ana,Un templo barroco del siglo XVIII que sustituyó a otro renacentista.

Cruzando el arco y el río se llega al barrio de Tabira, donde se erige la Iglesia de San Pedro de Tabira, del siglo XVI aunque levantada sobre la ermita del siglo XII en torno a la cual se gestó la primera Durango. Se trata de un templo gótico de planta rectangular, en el que destaca el coro, con un frente en dos pisos horadado por celosías de aspecto mudéjar. En los pies de la iglesia se encuentran dos sarcófagos medievales que, según cuenta la leyenda, pertenecen a los míticos condes de Durango Sancho Esteguiz y Doña Toda, que vivieron la legendaria Batalla de Padura. Adosada al templo por el flanco norte y formando un todo con él se encuentra la ermita del Rosario.

ayuntamiento durango
Ayuntamiento de Durango

Volviendo hacia el casco histórico nos encontramos, en la calle Agustinalde esquina con Bruno Mauricio Zabala, el Palacio de Etxezarreta, sede del Museo de Arte e Historia de Durango, que incluye una sección dedicada al arte vasco y otra a la historia de la localidad y la comarca. Exhibe también una maqueta que representa el Durango del siglo XV.Es además sede del Centro de Historia del Crimen, en relación a las herejías que tuvieron lugar en la villa

En esa misma vía se halla el Convento de los Agustinos Descalzos, construido  en el siglo XVII cuya iglesia alberga en la actualidad el Centro Cultural San Agustín, un espacio que acoge gran variedad de espectáculos en vivo, desde teatro hasta conciertos, así como otras actividades culturales. No muy lejos se alza también el Palacio de los Zabala, casa natal de Bruno Mauricio de Zabala, fundador de Montevideo.

Una fecha con mucho que ver en Durango es en diciembre, durante el puente de la Constitución, para así coincidir con la Feria del Libro y del Disco Vasco, uno de los eventos más destacados en el ámbito cultural vizcaíno.

Imprescindibles

Dónde dormir en Durango
Place d’Armes
Dónde dormir en Durango
Rue Principale

Datos prácticos

Coordenadas

43° 10′ 0″ N, 2° 38′ 0″ W

Distancias

Bilbao 33 km, San Sebastián-Donostia 71 km, Madrid 418 km

Aparcamiento

Estacionamiento gratuito en la 2ª entrada a Durango llegando desde Bilbao. El casco histórico es peatonal y está permitido aparcar gratuitamente fuera de la O.T.A o zona zul

Altitud

119 m

Habitantes

28 691 (2013)

San Fausto (13 de octubre)

Feria del Libro y Disco Vasco de Durango (principios de diciembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Jorge Minchaca 1 noviembre, 2016 at 8:17 pm

    Vi con mucho interés este sitio pues yo soy originario de la ciudad de Durango en México. Para mi gran sorpresa, en la seccion “Que ver en Durango”, bajo Imprescindibles… hay una foto de la Plaza de Armas y de la Catedral de Durango… de México!
    Aparte de eso, les doy la informacion que en México la ciudad de Durango es la capital del Estado del mismo nombre. Antes de la Independencia, el Estado de Durango se llamaba la Provincia de la Nueva Viscaya y el escudo actual es similar al de Vizcaya en España.
    Saludos.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar