Villanañe

“Y debéis llamaros Varona”

Villanañe es un pequeño núcleo medieval con una fortaleza que encierra una famosa y bella leyenda (o historia, pues hay numerosos detalles plausibles en la misma). A resultas de ella, esta estirpe lleva ocho siglos produciendo descendientes varones que allí siguen viviendo; el riguroso control de sus vasallos por parte de los Varona motivó que a los naturales de Villanañe les llamen en su valle “calla ranas”. En resumen, una de las localidades de España con más hermoso y singular pasado.

Planifica tu escapada a Villanañe-Varona

La visita es breve porque no hay mucho que ver en el núcleo urbano de Villanañe; el principal atractivo es la casa-torre de los Varona. El paseo debe incluir la encina juradera (donde se reunían para deliberar los habitantes del valle en las Juntas de Valdegovía), la iglesia juradera que luego albergó esas juntas, y el puente medieval; en total dos o tres horas. La excursión puede continuar por el poco conocido y encantador Parque natural de Valderejo; una zona con múltiples opciones de turismo activo, especialmente adecuada para las rutas a caballo. La escapada puede alargarse incluyendo una visita de medio día a la insólita e histórica localidad de Salinas de Añana, donde se debe de comer acompañado con el txakoli de Álava que se produce en sus inmediaciones. Para conocer los platos locales y elegir donde quedarse (es una zona todavía desconocida para el turismo masivo, no habiendo casi oferta en el diminuto Villanañe) hay que buscar y reservar por la comarca; para ello ofrecemos nuestra página especializada Dormir y Comer en Villanañe.

¿Quieres conocer este sitio?

En Villanañe, perteneciente al municipio alavés de Valdegovía, se erige el conjunto monumental de la Torre de los Varona, uno de los linajes señoriales más importantes de la historia alavesa. Su construcción del siglo XII está apoyada en una curiosa leyenda/historia fundacional. Eran los tiempos de guerra entre dos esposos: la reina Urraca de Castilla y el célebre Alfonso I el Batallador. Pues unas poco claras capitulaciones matrimoniales que relegaban en el trono al hijo del primer matrimonio de ella y las infidelidades de la reina acabaron arrastrando a la guerra a ambos esposos, que arrastraron A los nobles de Castilla y Aragón. Entre los nobles castellanos partidarios de la reina Urraca estaba la familia del infante don Vela, arraigada en Villafañe. Una hija de la familia llamada María decidió acompañar de incógnito a sus hermanos a la batalla de Barahona; para ello se puso un casco y una cota de mallas. En el transcurso de la lucha, María fue capaz de vencer y capturar al bravo rey aragonés, a quien se le atribuye la siguiente frase: “Habéis obrado, no como débil mujer, sino como fuerte varón y debéis llamaros Varona, vos y vuestros descendientes y en memoria de esta hazaña usaréis las armas de Aragón”. De este modo, los Varona se asentaron en Villanañe y construyeron su fortaleza, y esos colores se añadieron al escudo de la familia de esta fortaleza.

Casa-Torre de los Varona, ca. 1930

La importancia del lugar fue grande gracias a su carácter de residencia señorial. Todavía se conserva la encina juradera bajo la cual se reunían los representantes de las Juntas de Valdegovía. Se da la circunstancia de que el linaje de los Varonas se ha perpetuado hasta la actualidad, residiendo en ella todavía poseedores de la sangre de sus fundadores, transmitida de padres a hijos desde hace más de ocho siglos.

Sometidos a la estricta disciplina de los Varonas, a los habitantes de Villanañe son popularmente conocidos como “calla ranas”. Esto se debe a otra leyenda que cuenta cómo, desde primeros de mayo hasta junio, los vecinos de la localidad debían de hacer turnos nocturnos golpeando el foso con largas varas para hacer callar a las ranas y ayudar así a conciliar el sueño a su señor. Una leyenda idéntica existe en Oñati (Guipúzcoa).

La Casa-Torre de los Varona pertenece al linaje desde el siglo XV, pero se cuenta que fue construida durante el siglo VII, en tiempos del reino visigodo, e incluso que fue habitada por don Pelayo hasta que se trasladó a Asturias a reinar. Declarada Monumento en 1984, es la única casa fortaleza alavesa que todavía conserva el foso, con sus portones y puentes. Está rodeada por una gruesa muralla que protege el conjunto residencial, integrado por el palacio, de dos plantas, y la torre almenada. Esta, de planta cuadrada y cuatro alturas, fue construida en mampostería con sillares en los ángulos, y se cubre con un tejado a cuatro aguas.

Casa del Concejo

Próxima a ella se levanta la Iglesia Parroquial de la Asunción, de mediados del siglo XVI. En ella destacan su portada renacentista y su enorme torre cuadrangular.

A escasa distancia de la localidad está el Santuario de Nuestra Señora de Angosto, compuesto por una serie de edificios modernos y el templo parroquial, de época gótica, aunque haya sido reconstruido posteriormente. Se encuentra en medio de un hermoso paraje natural perfectamente acondicionado para ser punto de recepción de excursiones y romerías.

Sobre el río Tumecillo, justo antes de su confluencia con el Omecillo, se conserva un curioso puente medieval construido a partir de piedra de mampostería y cantería. En el centro del casco urbano se eleva una cruz de cinco alturas y trazado hexagonal.

Imprescindibles

Torre-Palacio de los Varona
Iglesia Parroquial de la Asunción

Datos prácticos

Coordenadas

42° 51′ 0″ N, 3° 6′ 0″ W

Distancias

Vitoria-Gasteiz 40 km, Bilbao 79 km, Madrid 339 km

Aparcamiento

En la plaza y sin problemas en el resto del municipio

Altitud

553 m

Habitantes

100 (2013)

Virgen de Agosto (el día 15)

Romería a la Ermita Nuestra Señora de Angosto (primer domingo de septiembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar