No cabe duda de que Euskadi es un territorio de paisajes espectaculares, rica historia y una gran riqueza cultural. Para todos aquellos amantes de la naturaleza se trata de un auténtico paraíso formado por una bien señalizada red de rutas y senderos. Recorrer las rutas senderistas más fascinantes de Euskadi es una bonita forma de conocer y visitar a pie sus pueblos y rincones más pintorescos, disfrutar de la excelente gastronomía vasca y deleitarse con unos paisajes de infarto.

Paseo por Sakoneta

Playa de Sakoneta con flysch en Gipuzkoa

Playa de Sakoneta con flysch en Gipuzkoa | Shutterstock

El recorrido por el biotopo protegido de DebaZumaia ofrece al senderista paisajes de gran belleza e interés geológico entre la montaña y el mar, donde los tonos verdes de la montaña se funden con los azules del mar y del cielo. Una de sus partes más recónditas es la zona de Sakoneta y Mendata en Gipuzkoa. Un sendero avanza por el borde de los acantilados desde donde es posible disfrutar de calas, murallas de roca blanda, arroyos que se convierten en cascadas y una de las mayores rasas mareales del Cantábrico. En esta extensa plataforma rocosa la fuerza del mar ha esculpido una auténtica joya geomorfológica, el Geoparkea, integrado en la Red global de geoparques y administrado por la Asociación para la Gestión del Geoparque de la Costa Vasca.

Bosque de Oma

Bosque pintado de Oma

Bosque pintado de Oma | Shutterstock

Justo en pleno centro de la Reserva de Urdaibai se encuentra un sendero muy bien señalizado y marcado que lleva hasta la obra de tipo Land Art de Agustín Ibarrola. Este pintor y escultor realizó una de sus obras más importantes en el Bosque de Oma cerca de Gernika. También sirvió de inspiración al dramaturgo Pedro Víllora para su obra Electra en Oma. El bosque invita a perderse y caminar sin rumbo entre las cortezas de los árboles que se han convertido en lienzos. Otros atractivos para visitar durante el recorrido de la Reserva son la cueva de Santimamiñe, con sus pinturas rupestres, el cabo de Ogoño, el Urdaibai Bird Center, todo un museo de la naturaleza. y el pueblo de Torre Madariaga.

Senda de Bujanda

Albornoz euroasiático en el Parque Natural Izki

Albornoz euroasiático en el Parque Natural Izki | Shutterstock

En el Parque Natural de Izki, en Álava, declarado Parque Natural en 1998, se encuentra la Senda de Bujanda, que se abre paso a través del sinuoso trazado del barranco hasta llegar a los paredones calcáreos de La Muela y el Soila. Esta comarca de la Montaña Alavesa es famosa por su trufa negra y su deliciosa miel. La senda arranca en el pueblo de Korres junto a la Casa del Parque y termina en la localidad de Bujanda.

La Balsa de Paúl

Lago de Paúl con la ciudad de Laguardia al fondo

Lago de Paúl con la ciudad de Laguardia al fondo | Shutterstock

En la comarca de la Rioja Alavesa se encuentra el complejo lagunar de Laguardia, que incluye hasta 4 pequeñas balsas de gran valor ornitológico en los que es posible observar ardeidas, aves de carrizal o incluso aguiluchos laguneros. El itinerario bordea la balsa de mayor tamaño y se puede ampliar al resto. Tres humedales naturales y una balsa artificial, muy cercanos al núcleo amurallado de Laguardia, fueron declarados Biotopo Protegido por su gran valor biológico y ecológico. La zona se encuentra ubicada en una región vitivinícola y con muchos yacimientos arqueológicos que sin duda vale la pena visitar como el Poblado de la Hoya o el Dolmen de la Hechicera.

Cascada de Gujuli

Cascada de Gujuli

Cascada de Gujuli | Shutterstock

En Gujuli, en el municipio de Urcabustaiz, en la provincia de Álava, a unos 30 kilómetros de Vitoria-Gasteiz se encuentra la cascada de Goiuri, un salto vertical de más de 100 metros de altura. Su localización se encuentra justo en el límite del Parque Natural de Gorbea. La continua erosión del agua ha ido limando poco a poco las rocas hasta hacer retroceder su figura hasta la forma actual. Hay un mirador instalado justo al borde del precipicio que permite disfrutar de una impresionante panorámica del salto de agua.

Parque Ecológico de Plaiaundi – Txingudi

Bahía de Txingudi

Bahía de Txingudi | Shutterstock

En el Parque Ecológico de Plaiaundi, con vistas a la bahía de Txingudi, justo al lado de Irún, se encuentra uno de los hábitats más ricos de toda la zona del norte de la península. Formado por charcas, praderas, zonas boscosas y lagunas, la ruta consigue que en un solo paseo se pueda hacer uso de paneles informativos, casetas y torres que facilitan la observación de la fauna y paisaje de la zona. Se trata de un enclave que sirve como refugio a las aves migratorias y actualmente queda integrado en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). En la entrada se sitúa el Centro de Interpretación, donde se organizan las visitas guiadas para grupos.

Senda del rio Purón

Cascada del rio Purón en el Parque Natural de Valderejo

Cascada del rio Purón en el Parque Natural de Valderejo | Shutterstock

En el Parque Natural de Valderejo se encuentra una de las sendas más espectaculares que se pueden realizar en la zona: la senda del rio Purón. El inicio se encuentra en el Centro de Interpretación de Lalastra, en el valle de Valdegovia al oeste de Álava, y se desarrolla a lo largo de un espectacular desfiladero que será, sin duda, el auténtico protagonista. Al terminar se encontrará la iglesia abandonada de Ribera de estilo románico.