Tudela

La ciudad capital de la Ribera.

El segundo municipio en extensión de Navarra posee un atractivo patrimonio cultural y es famosa por la calidad de los productos de su huerta.

Planifica tu escapada a Tudela.

Lo que con mayor detenimiento hay que ver en Tudela es su Catedral de Santa María; hay también otros edificios y museos que pueden ocuparnos un día completo. Esta ciudad es la más cercana para visitar el imponente Parque de las Bárdenas Reales, que es un lugar muy especial para pasar varios días realizando actividades de turismo activo. Quienes sean amantes de las aves pueden subir hasta el Parque de la Laguna de Pitillas. Una posible excursión es dirigirse por la N-232 a visitar la localidad riojana de Alfaro, para después bajar hasta el pueblo balneario y monumental de Fitero. La buena gastronomía de la zona y los lugares donde parar los tratamos en nuestra página especializada Dormir y Comer en Tudela.

¿Quieres conocer este sitio?

Pese a la existencia de restos arqueológicos de la Edad del Hierro y el Imperio Romano, el desarrollo de Tudela sucede bajo dominación musulmana. A principios del siglo IX se erige sobre el cerro de Santa Bárbara una importante medina dominada por Amrùs ben Yusuf, gobernador de la Marca Superior. Un siglo después Tudela cae en poder de la dinastía Banu Qasi dando inicio a su mayor época de esplendor; su gobernante Musa ibn Musa se consideraba “Tercer rey de España” tras Abd Al-Rahman II y Ordoño I de Asturias. Durante cinco años Tudela fue un reino taifa independiente que acuñó moneda propia.

En 1119 es conquistada por el rey navarro-aragonés Alfonso I el Batallador, quien le otorga el fuero de Nájera. A la muerte de éste, en 1134, Tudela se incorpora definitivamente al Reino de Pamplona, formando parte de Navarra desde entonces.

Durante el siglo XII, fue muy favorecida por los reyes navarros. Sancho VI el Sabio hizo de ella su residencia permanente de invierno, unas estancias que propiciaron el nacimiento en la villa del futuro Sancho VII el Fuerte. Este rey tudelano ejerció de principal mecenas de la ciudad durante su reinado. En aquellos tiempos había en la localidad importantes comunidades musulmanas y judías. Un destacado miembro de ésta última fue el comerciante Banjamín de Tudela, que realizó diversos largos viajes por el Mediterraneo escribiendo el libro Séfer Masaot, sobre las comunidades judías que fue visitando en su periplo.

El rey Carlos III le otorgó a la villa la categoría de ciudad en 1390.

Se trataba de una ciudad controlada por el linaje agramontés, partidaria de la dinastía reinante. Al producirse la invasión castellana de 1512 se enfrentaron a los invasores resistiendo un duro asedio hasta el 9 de septiembre, día en que capituló. El rey Fernando el Católico decidió ganarse a su población acudiendo allí a jurar su fuero el día 4 de octubre y, al año siguiente, le concedió el título de “Muy Noble y Muy Leal” a pesar de ser un foco de insurrectos.

En 1516 se instaló en Tudela el Tribunal de la Inquisición, que había sido implantado previamente en Pamplona pero que se trasladó allí por considerarse lugar más seguro. Los privilegios recibidos no fueron suficientes para acabar con la rebeldía. En 1521 fue una de las ciudades que se alzaron en armas contra el dominio castellano apoyando el tercer intento de los Albret de recuperar el territorio. Pocos meses después volvería al control castellano.

Tras la expulsión de los moriscos decretada en 1609 por Felipe III se asentaron diversas ordenes religiosas durante los siglos XVII y XVIII.

En 1808, en plena Guerra de la Independencia, tiene lugar la batalla de Tudela. La ciudad se convierte en un punto de interés para el invasor francés por su posición estratégica cercana a Zaragoza. La victoria napoleónica en Tudela quedó reflejada en el Arco del Triunfo de París.

Antigua imagen de la calle de Villanueva, en Tuleda

Posteriormente, Tudela comienza a desarrollar una floreciente actividad económica que gira en torno a su huerta. Poco a poco se configura como una de las poblaciones más prósperas de Navarra gracias una fuerte industria hortícola que despega definitivamente en la década de los cincuenta del siglo XX.

El principal atractivo monumental que ver en Tudela es la Catedral de Santa María, construida a partir de 1180 sobre los cimientos de la antigua Mezquita Mayor. Fue colegiata hasta su incorporación a la Diócesis de Tarazona. Destaca la Puerta del Juicio Final, muy decorada en sus ocho columnas y arquivoltas. La torre actual es del siglo XVII, a causa de un derrumbe de la anterior. En su claustro y las dependencias del anexo Palacio Decanal, del siglo XV, se encuentra el Museo de Tudela. En él se pueden observar diversas obras arqueológicas y piezas de arte sacro y profano; destaca una pintura sobre tabla (El Juicio final) atribuida a El Bosco y varios lienzos del pintor barroco Vicente Berdusán.

La Iglesia de la Magdalena, es la mejor muestra de arte románico de la ciudad. Erigida a mediados del siglo XII, destaca su puerta principal con cuatro arquivoltas esculpidas y un interesante Pantocrátor en su tímpano. La Iglesia de San Nicolás, es un templo románico completamente reedificado en estilo barroco durante el siglo XVIII. El tímpano de la entrada principal muestra una interesante representación en piedra de la Santísima Trinidad. Esta iglesia fue el primer enterramiento de Sancho VII antes de trasladar su cuerpo a Roncesvalles. El otro gran templo de Tudela es la Iglesia de San Jorge el Real, una construcción manierista del siglo XVII que perteneció a la Compañía de Jesús hasta su expulsión en 1767, momento en el que pasó a manos de la monarquía, de ahí su sobrenombre “el Real”. Guarda en su interior un retablo mayor del siglo XVIII y dos óleos de Vicente Berdusán. En torno al claustro, se encuentra el Edificio Castel Ruiz, antiguo convento jesuita, actual centro cultural y sede del Museo Muñoz Sola, que contiene una interesante colección de pintura francesa del pintor César Muñoz Sola.

El Palacio del Marqués de Huarte es un edificio barroco erigido sobre el lienzo de la antigua muralla. Su fachada se encuentra decorada con pinturas murales del siglo XVIII y en su interior se encuentra un magnífico patio central con escalera barroca. Otro edificio singular es el Palacio de San Adrián, residencia histórica de la influyente familia Magallón, marqueses de San Adrián. Fue construido en el siglo XVI y de su fachada destaca el alero de madera con motivos vegetales y figurativos. Su patio interior cuenta con pinturas murales de temática mitológica grecolatina. Por último, cabe resaltar la fachada plateresca de la Casa del Almirante, con la figura de Hércules junto a representaciones antropomórficas de la Virtud y el Vicio.

Imagen cedida por el Archivo de Turismo “Reyno de Navarra”

En sus alrededores se encuentra el Parque Natural de las Bardenas Reales, una enorme extensión de tierra semidesértica sobre la que el tiempo y el viento han labrado formas caprichosas de gran valor geológico.

Gastronómicamente, Tudela destaca por los productos de una huerta en la que crece una verdura de extraordinaria calidad. Famosos son, entre otros frutos, sus espárragos y sus alcachofas.

Imagen principal: Natursports / Shutterstock.com

Imprescindibles

Plaza Nueva de Tudela
Parque de las Bardenas Reales

Datos prácticos

Coordenadas

42° 3′ 55″ N, 1° 36′ 24″ W

Distancias

Pamplona 93 km, Zaragoza 85 km, Madrid 329 km.

Aparcamiento

Parkings en la Plaza de la Constitución, Camino de San Marcial o Plaza San Salvador.

Altitud

264 m.

Habitantes

35.369 (2013)

Semana Santa (especialmente “el Volatín” el Sábado de gloria y “la bajada del ángel” el Domingo de resurrección), San Juan (alrededor del 21 de junio) y Santa Ana (del 24 al 30 de julio).

Carnaval, Fiesta de la Verdura (abril – mayo), Fiestas de la Azucarera que culminan en la Fiesta de Santa Ana.

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar