Olite

La Corte palaciega de Carlos III el Noble.

Olite guarda entre sus muros uno de los mayores tesoros patrimoniales de Navarra, el palacio que el rey Carlos III comenzó a construir durante el siglo XIV como su residencia principal.

Planifica tu escapada a Olite.

Hay mucho que ver en Olite, una población medieval que a sus importantes atractivos monumentales e históricos añade su importancia en temas vinícolas (su Museo del Vino y las numerosas bodegas visitables). Quien disponga de unos prismáticos y sea amante de las aves puede bajar por la carretera N-5332 hasta Pitillas y visitar el Parque de la Laguna de Pitillas. El que tenga más tiempo y esté dispuesto a bajar un poco más llega al sobrecogedor Parque de las Bárdenas Reales, gran zona para actividades de turismo activo. Desde Olite también se puede hacer una excursión de día hacia el oeste, que puede comenzar con una rápida visita a la cercana Tafalla, para luego pasar al menos medio día en la amurallada Artajona; en sus alrededores hay que visitar el yacimiento de la ciudad romana de Andelos y el dolmen de Farangortzea. La buena gastronomía de la zona y los lugares donde parar los tratamos en nuestra página especializada Dormir y Comer en Olite.

¿Quieres conocer este sitio?

La localidad estuvo poblada desde época del Imperio Romano (siglo I d.C.), época en la que se construyen sus murallas. En 621 fue refundada por el rey godo Suintila, que le dio el nombre de Ologite y la fortificó para protegerla de los vascones.

En 1147 recibe su primer fuero, similar al de Estella, de manos del rey García Ramírez el Restaurador consiguiendo así atraer mueva población. La progresión se aceleró en 1266 al recibir el privilegio de organizar una feria anual de quince días de duración.

El 18 de abril de 1407, se crea la merindad de Olite quedando así Navarra dividida en cinco unidades administrativas autónomas. Esta capitalidad de Olite fue impulsada por el rey Carlos III el Noble, quién ejerció sobre la villa una especial protección. Este monarca se aficionó tanto a la localidad que terminó por construir en ella un inmenso y lujoso palacio real donde vivir con su esposa, la sofisticada Leonor de Trastámara. Aunque esta acabaría regresando a Castilla desilusionada; “En el Regno de Navarra non fui acogida nin tratada como debía”, llegó a afirmar. En el palacio pasó el rey gran parte de su reinado. Ahí se firmó el 6 de noviembre de 1419 el Tratado de Olite, con el fin de preservar la independencia del reino asegurándose la paz con Castilla. En el mismo palacio murió el rey seis años después.

La mayoría de la población durante toda la historia de Olite pertenecía al partido agramontés, la vieja nobleza fiel a los reyes Albret. Pero cuando se produce la invasión de navarra en 1512, Olite se rindió sin lucha. En 1516 al producirse la invasión del ejército de los reyes Albret, apoyados por Francia, la población de Olite se pronuncia en favor de sus antiguos reyes. Poco después debería de rendirse ante los navarros beaumonteses, y sus aliados castellanos y vascos.

En 1630 Felipe IV otorga a Olite el título de ciudad. Los siglos posteriores son época de depresión y despoblación para el lugar, cayendo en un relativo abandono. Éste proceso fue acrecentado por la progresiva desaparición del poder de las merindades desde mediados del siglo XIX.

En 1885 Olite sufre una grave epidemia de cólera que diezma notablemente su población. Como acción de gracias por parte de los supervivientes, se celebra anualmente la Fiesta de la Virgen del Cólera.

Vista antigua de las ruinas del Castillo de los Reyes de Navarra

Durante la Guerra de la Independencia, en 1813, el Palacio Real es incendiado por el guerrillero Espoz y Mina a fin de evitar el asentamiento de tropas francesas en su interior. Posteriores reformas consiguen devolverle su aspecto original y convertirlo en el gran reclamo turístico que hoy en día es.

Olite es una ciudad que tiene en el Palacio Real su mayor atractivo turístico y patrimonial. Este es, sin duda, el edificio civil gótico más importante de Navarra, del cual solía afirmarse que tiene “tantas habitaciones como días el año”. El impacto de su desordenado aspecto es fruto de las sucesivas ampliaciones y reformas. En el momento de su erección fue equiparado con los más suntuosos palacios del continente. La visita a sus dependencias se articula en dos partes bien diferenciadas: el Palacio Viejo, antigua fortaleza romana y visigoda, actualmente reconvertida en Parador Turístico, y el Palacio Nuevo, que corresponde a la ampliación de Carlos III. Destaca la cantería de Martín Pérez de Estella, la carpintería del moro tudelano Lope “El Barbicano” y las tallas debidas a Jehan Lome de Tournay.

La Iglesia de San Pedro, es un edificio románico reformado en estilo barroco del que sobresale su alta torre octogonal gótica de planta cuadrada rematada por una esbelta flecha apuntada. La otra parroquia de la ciudad, la Iglesia de Santa María la Real, fue construida en el siglo XV y cuenta con una portada ricamente decorada y un retablo mayor obra del pintor Pedro de Aponte. Según una leyenda, el Convento de San Francisco de Olite fue fundado por el mismísimo San Francisco de Asís en el siglo XIII durante su peregrinación a Santiago de Compostela.

Algo muy interesante que ver en Olite es el mayor y mejor Recinto Amurallado de origen romano de Navarra, con un perímetro de seiscientos metros y restos de doce de sus antiguas torres en su trazado. Otro de los emblemas patrimoniales de la ciudad es la Torre del Chapitel, que formó parte de las murallas romanas y medievales. A lo largo de su historia ha ejercido las funciones de Casa del Mercado y Cámara del Concejo. Además, fue uno de los primeros relojes públicos de la Península Ibérica. Cuenta en sus pies con un arco apuntado a modo de pasadizo.

Iglesia de Santa María la Real

Olite es la capital del vino navarro. Su tradición viticultora se remonta a época romana y conoce sucesivos periodos de esplendor durante la residencia del rey Carlos III y durante la plaga de filoxera que en el siglo XIX sufrieron los viñedos franceses. Durante el siglo XX fue la precursora del movimiento cooperativista vinícola navarro. En su territorio se encuentra la mayor concentración de bodegas con D.O. Navarra con algunas como Cosecheros ReunidosMarco RealPagos de AraizPiedemonteOchoaSeñorío de Andión y Vega del Castillo. Para profundizar en el conocimiento de la historia del vino navarro, nada mejor que visitar en Olite el Museo del Vino de Navarra.

Imprescindibles

Ayuntamiento de Olite
Castillo Nuevo

Datos prácticos

Coordenadas

42° 29′ 15″ N, 1° 39′ 45″ W

Distancias

Pamplona 42 km, Logroño 84 km, Madrid 371 km

Aparcamiento

Parkings en la Ronda del Castillo y Paseo de Doña Leonor

Altitud

388 m

Habitantes

3875 (2013)

Santa Brígida (22 de mayo), Virgen del Cólera (26 de agosto), Fiestas patronales (del 13 al 19 de septiembre)

Mercado medieval (agosto), Fiesta de la Vendimia (último fin de semana de agosto o primero de septiembre)

Artesanía en cartón piedra El Txoko

Pacharán de Destilería la Navarra

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar