Javier y Leyre

El castillo del santo patrono y el monasterio de los reyes.

Javier es una pequeña localidad fronteriza con Aragón que se aglutina en torno a su imponente castillo que, en 1506, vio nacer a San Francisco Javier, patrón de Navarra. Se encuentra muy cerca del Monasterio de Leyra, recomendándose la visita combinada a ambos.

Planifica tu visita a Javier y Leyre.

Éste frecuentadísimo lugar de peregrinación y destino turístico puede verse en una mañana.  Desde Javier hay que ie a visitar el cercano Monasterio de Leyre, que tiene excelentes lugares para pasear a su alrededor; en ambos lugares puede almorzarse y en su conjunto constituyen una visita de jornada completa. Los aficionados al senderismo tienen muy cerca el parque de la Foz de Lumbier y la de Arbayún; más al sur, los amantes del avistamiento de aves tienen la laguna de Pitillas. Imprescindible es pasar al menos medio día en la cercana Sos del Rey Católico, una de las plazas fuertes medievales mejor conservadas de Europa. En los alrededores de Javier y de Leyre se puede comer bien y barato, así como hospedarse cómodamente; hemos reunido la oferta en nuestra página Dormir y Comer en Javier.

¿Quieres conocer este sitio?

El Castillo de Javier se erige a finales del siglo X como una torre de señales aragonesa en la frontera con Navarra. En 1223, el infante Fernando de Aragón otorga la villa al rey navarro Sancho VII el Fuerte como garantía de una deuda que el aragonés nunca llegaría a pagar. Desde este momento, la villa y su castillo pasan a depender de la corona navarra, que la cede a diversos linajes feudales hasta caer en manos de Martín de Azpilicueta en 1474. La hija de este, María, casa con Juan de Jasso y de ambos nace en 1506 Francisco Javier.

Francisco Javier fue, junto a Ignacio de Loyola, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús. Como clérigo, dedicó su vida a recorrer los extremos más orientales del globo inaugurando así un modelo de misión que ha llegado hasta nuestros días. Muere en la India en el año 1552 y es canonizado en 1622. Se cuenta de él el famoso Milagro del Cangrejo, que le devolvió un crucifijo que había extraviado en el mar. Actualmente es santo protector, entre otros, del turismo en España y de los pelotaris navarros.

Imagen de San Francisco Javier (Jerónimo Suñol) en el Altar Mayor

En la guerra entre las dos ramas que reclamaron su legitimidad al trono de Navarra, la estirpe propietaria del castillo era del llamado bando agramontés, partidarios de la dinastía reinante (y excomulgada por el Papa) —los Albret— contra la que los castellanos lanzaron la invasión de 1512. Tras varios años de invasiones y guerras intermitentes, los Albret y sus partidarios agramonteses y franceses fueron derrotados; en 1516 el regente de Castilla —Cardenal Cisneros— ordenó desmochar las defensas del Castillo de Javier para que no pudiera servir se apoyo a una nueva invasión por los reyes exiliados. Quedó así convertido el castillo en una especie de palacio. A lo largo del siglo XIX fue sometido a continuas reconstrucciones con el fin de recuperar su aspecto original. En 1901 se derribó el llamado Palacio Nuevo y los descendientes de los Javier —los duques de Villahermosa— edificaron una bella basílica con una mezcla de estilos.

El Castillo de Javier es uno de los principales centros de peregrinación navarros. Su aspecto actual, en el que predomina la roca granate, es el resultado de sucesivas obras de reconstrucción.

Recomendamos comenzar la visita por el extremo del recinto, donde se encuentra adosada al castillo la Basílica de Javier. Se trata de un edificio ecléctico que combina los estilos románico, gótico y bizantino; fue erigida en 1901 por iniciativa de la duquesa de Villahermosa (descendiente de la familia Javier). De su fachada destacan las inscripciones de lugares donde el santo llevó a cabo sus misiones y varios capiteles historiados con imágenes de su vida. Sobre su altar se encuentra una gran imagen de San Francisco Javier obra del escultor catalán Jerónimo Suñol.

Tras atravesar la puerta de acceso del muro de defensa exterior y pasar sobre el antiguo foso se accede a la puerta principal. El recorrido ha sido musealizado con técnicas muy eficaces. Un recorrido por su interior nos permite conocer de primera mano varias de sus estancias como la Sala de los Escudos, que acoge diversos blasones de los linajes que habitaron la fortaleza, o la Sala Principal, centro neurálgico de su anterior vida social. En el recorrido se encontrará con una capilla moderna para la oración de los peregrinos; si no se molesta a estos puede ser aconsejable entrar y ver el bello retablo de mármol (enmarcado) situado a la izquierda; también es de gran belleza la cabecera de la capilla y la talla de piedra que la preside; un ambiente minimalista de excelente estética e ideal para el recogimiento y la oración. Más adelante se accede a la reconstruida Torre del Homenaje, que hasta su demolición en 1516 había sido la construcción de este tipo más antigua de Navarra; puede subirse y gozar de unas vistas de los contornos; aunque también se pueden sacar buenas fotos desde la terraza, sin llegar a subir a la torre. De todo el conjunto los más importante es la Capilla del Santo Cristo, donde se encuentra el Cristo de Javier; esta es una impresionante imagen gótica del siglo XIII —raro ejemplo de crucificado sonriente y con los ojos cerrados— que según la tradición lloró sangre en el momento de la agonía del santo. Alrededor suyo se dispone un fresco mural que contiene la única representación de la Danza de la Muerte en España.

En el interior del castillo —en el espacio de las antiguas caballerizas— está el Museo de Javier. Un espacio que realiza un recorrido por la vida del santo y el castillo a través de dioramas, paneles y objetos de diversa procedencia. Destacamos las representaciones de motivos cristianos realizadas en Japón, la tierra de misión del santo de Javier. Entre las diversas piezas de buena calidad, destacamos una obra sobre lienzo de autor anónimo que representa a San Ignacio de Loyola en la gloria, posible pieza de preparación para una pintura al fresco de un techo.

Calles principales de la localidad

Finalmente, después de salir del castillo, a un centenar de metros a la izquierda está Aula Francisco de Jasso, un espacio multidisciplinar que acoge el Archivo de Georg Schurhammer, principal biógrafo del santo. También contiene una interesante exposición sobre las “reducciones”, que es el nombre de las misiones que los jesuitas mantuvieron en las selvas de sudamérica. Una vez finalizada esa visita, existe un paseo preparado para realizar la visita al pueblo de Javier, desembocando finalmente en el aparcamiento.

A escasos kilómetros de Javier —encima del embalse de Yesa— se encuentra el Monasterio de Leyre. Este centro monástico, uno de los principales de España, es el representante máximo del románico más temprano de la comunidad navarra. Después de pasar por la taquilla se le da al viajero una llave con la que dar la vuelta al edificio, y entrar por la imponente Puerta Speciosa a la iglesia románica; allí se encuentran los restos de los primeros reyes de Navarra y la imagen de la Virgen de Leyre, entre otras obras de arte. Al salir de nuevo (sin olvidarse de cerra la puerta) se regresa a la taquilla para devolver la llave y que se le de acceso a la Cripta del siglo XI con interesantes columnas y capiteles primitivos; es el espacio que acogió las tumbas de los primeros reyes del reino navarro que están acumulados en el cofre que se vio antes en la iglesia. Si el tiempo lo permite, no dejar de recorrer los alrededores del monasterio, pues hay dos buenas fuentes y magníficos senderos por los que pasear.

Imprescindibles

Pórtico de la Basílica
Monasterio de Leyre

Datos prácticos

Coordenadas

42° 35′ 0″ N, 1° 12′ 0″ W

Distancias

Pamplona 54 km, Huesca 120 Km, Madrid 445 km

Aparcamiento

Parking habilitado a la entrada del castillo

Altitud

465 m

Habitantes

115 (2013)

Día de Navarra (3 de diciembre)

Javierada (marzo)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar