Ricote

Patria de un rebelde musulmán que llegó a rey

La recóndita y agreste Ricote es la única villa del valle del mismo nombre que no se asienta a orillas del río Segura. Ocupada durante un largo periodo por los árabes, en ella se inició una épica historia que fue el origen de uno de los reinos de taifas más grandes de la España musulmana.

Planifica tu escapada a Ricote

Ricote es una histórica plaza fuerte situada en un bello valle donde se encuentran diversos pueblos de interés, así como el célebre Balneario de Archena. La visita al castillo y el recorrido por su vericueto de calles medievales, viendo palacios y la iglesia, puede llevarnos una mañana. Se trata de una población estratégicamente situada para los aficionados al senderismo, la multiaventura, los globos y otras actividades de turismo activo que pueden practicarse en los parques naturales de Sierra de la Pila y de Sierra del Carche. Una buena y cercana excursión de medio día puede consistir en tomar la carretera en dirección norte hasta Cieza. Otra alternativa para continuar la escapada es tomar la autovía en dirección sur y pasar una jornada en la bella ciudad de Murcia. Para conocer los platos típicos del valle y encontrar lugares adecuados donde descansar, sugerimos nuestra página Dormir y Comer en Ricote.

¿Quieres conocer este sitio?

El Valle de Ricote tiene yacimientos arqueológicos de la Edad del Bronce que prueban su origen protohistórico. El poblamiento de la zona fue ininterrumpido desde entonces y hasta nuestros días, siendo ocupado sucesivamente por íberos, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos.

La primera referencia histórica escrita es del año 826, cuando las crónicas mencionan el castillo de Al-Sujayrat o Al-Sujur (castillo de las rocas) y su poblado Riqut , término del que proviene el topónomo actual Ricote. A finales de este mismo siglo se produjo un levantamiento contra el poder de los omeyas y la población de Riqut, cobijada en el castillo, no pudo evitar que saquearan su pueblo. Cuando los asaltadores se retiraban con el botín fueron atacados por sorpresa por los habitantes que estaban refugiados en la fortaleza. Muchos de ellos murieron y otros se ahogaron en el río tratando de huir, pagando así su osadía.

En junio de 1228 un notable moro llamado Ibn Hud se sublevó contra los almohades, derrotándolos. Con su ofensiva llegó a conquistar Murcia, casi todo el Levante y el sudeste peninsular, instituyéndose como emir de estas posesiones, dependiente del califa de Bagdad. Este dominio, que por aquel entonces era el mayor de los reinos de taifas de la Península, duró diez años, hasta que Ibn Hud fue asesinado por uno de los suyos.

En 1243 Ricote, como el resto del reino de Murcia, se incorporó a la Corona de Castilla por el Tratado de Alcaraz. Unos años más tarde, Sancho IV de Castilla consiguió el apoyo militar de la Orden de Santiago para alcanzar el trono, entregándole a cambio el territorio del valle de Ricote en 1285. En 1296 el rey Jaime II de Aragón invadió Murcia, conquistando diversos castillos, aunque el de Ricote fue uno de los que no consiguió doblegar.

El siglo XIII fue además una época de gran esplendor económico y cultural. Entonces nacieron en esta localidad dos importantes pensadores musulmanes: Ibn Sabin y Al-Raqti.

Ruinas del Castillo de Ricote

En el siglo XV los moriscos (musulmanes convertidos) tuvieron una destacada actividad bajo el señorío de esta orden, así como un cierto protagonismo historiográfico, al haber sido los últimos moriscos expulsados de España por decreto de Felipe III en 1613.

El siglo XVII fue un periodo, dentro de la historia de Ricote, de recuperación de la demografía y la economía como consecuencia de la expulsión.

El siglo XVIII estuvo dominado por la familia Llamas la cual se asentó en Ricote aprovechando el vacío dejado por los moriscos y la consecuente disponibilidad de tierras a precios bajos. Con permiso de la Orden -que era quien tenía la jurisdicción y cobraba numerosas rentas de sus propiedades- esta familia controló la vida del Valle de Ricote en toda esta centuria.

En el XIX se produjeron las desamortizaciones de los bienes de la Iglesia, incluyéndose entre ellos los de la Orden de Santiago, que fueron adquiridos por familias locales.

El Valle de Ricote es un lugar idílico donde todavía se puede sentir la sensibilidad de la cultura árabe, que dominó el sur de España durante tantos siglos. Se compone de siete municipios: Abarán, Blanca, Ojós, Ulea, Villanueva, Archena y el propio Ricote.

La villa está dominada por las ruinas del Castillo de Ricote, ubicado sobre uno de los riscos de la sierra del Salitre. Construido por los musulmanes, está compuesto por dos cinturones de murallas de mampostería, con varias torres defensivas, aljibes y una torre del homenaje.

De época medieval es también el trazado de la villa, que se caracteriza por las calles estrechas e irregulares, en las que se pueden ver en algunas de sus viviendas rejas, escudos, puertas, aldabas y otros detalles del pasado.

Lo más destacado del patrimonio cultural que ver en Ricote es la Iglesia de San Sebastián, del siglo XVIII, una obra de estilo barroco murciano levantada en el centro de la villa. El templo tiene planta de cruz latina y se divide en tres naves, con presbiterio rectangular y crucero sobre el que se eleva la cúpula. La fachada principal consta de una portada barroca de gran sencillez, rematada por una hornacina con la imagen del santo titular. En el interior es especialmente importante el grupo escultórico de San José con el Niño, obra de Salzillo.

Iglesia de San Sebastián

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.En cuanto a monumentos civiles, cabe mencionar el barroco Palacio de Llamas (s. XVII), también llamado Casa de los Álvarez Castellanos. En la actualidad, es el Ayuntamiento de Ricote, del que se puede destacar su fachada, la escalera noble y la rejería. Reseñables son también la Casa de Hoyos(s. XVIII), de la que sólo queda en pie la fachada principal; y el Palacio de la Encomienda, antiguo Convento de D. Diego Candel Rubio, obra renacentista del siglo XVI que fue sede de la Encomienda de la Orden de Santiago, aunque ahora está habitado por la congregación religiosa de las Hijas del Cenáculo.

Imprescindibles

Restos Ermita de las Huertas
Ruinas del Castillo de Ricote

Datos prácticos

Coordenadas

38° 9′ 8″ N, 1° 22′ 1″ W

Distancias

Murcia 35 km, Madrid 391 km

Aparcamiento

Sin dificultad en la villa y alrededores

Altitud

293 m

Habitantes

1417 (2013)

Fiestas locales de San Sebastián (20, 21 y 22 de enero), San José (19 de marzo), Virgen de Agosto (15 de agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar