Cieza

“¡Moros vienen!”

En la colina están perfectamente a la vista los vestigios de la Medina Siyasa musulmana, en tanto que más abajo se encuentra la próspera población cristiana que la sucedió. Durante la Reconquista fue escenario de un hecho milagroso que se recuerda cada año en sus fiestas. Situada en el centro de la región y conectada por autovía con Murcia y las poblaciones más bellas del norte, es una buena base para recorrerla.

Planifica tu escapada a Cieza

Cieza es una histórica población con un importante yacimiento arqueológico complementado por su museo divulgativo, así como varias interesantes iglesias y murallas; el recorrido puede llevarnos entre 4 y 5 horas en función de cuanto queramos detenernos en cada sitio; las características de sus lugares y monumentos las detallamos en el apartado qué ver en Cieza. Es también una excelente base para realizar excursiones. Para los aficionados al senderismo, la multiaventura, los globos y otras actividades de turismo activo hay muchas opciones en los parques naturales de Sierra de la Pila y de Sierra del Carche (situado unos kilómetros hacia el norte) y en el Cañón de los Almadenes. Los amantes del vino y el patrimonio deberían de hacer una excursión de día en dirección norte hasta la localidad de Jumilla. En dirección sur, la pequeña y agreste Ricote es una excelente opción para pasar unas horas en un sitio tan cercano como singular; el recorrido de los demás municipios de ese valle nos puede llevar el resto del día. Finalmente, la autovía acerca al viajero a la bella ciudad de Murcia. Para conocer los platos típicos del lugar y encontrar los lugares donde descansar en la zona hemos preparado la página Dormir y Comer en Cieza.

¿Quieres conocer este sitio?

Sus fértiles terrenos motivaron que fuera poblada desde el paleolítico en múltiples yacimientos, como los de Los Almadenes, La Serreta y el Barranco de los Grajos. Posteriormente, el pueblo íbero de los Contestanos edificó Bolbax.

Durante la Segunda Guerra Púnica los romanos derrotaron a cartagineses y a sus aliados Contestanos, arrasando aquel lugar. A partir del siglo I los romanos irían repoblando la vega con villas, asignadas a legionarios retirados; estos serían sometidos por los visigodos desde el siglo V.

En el año 713 se celebra el Pacto de Tudmir entre el general moro Abd El Aziz y el conde visigodo Teodomiro, por el que la zona pasa a estar bajo tutela musulmana. A lo largo de los siguientes siglos, los musulmanes edificaron una bella ciudad rodeada por dos cinturones de murallas y la llamaron Siyasa.

Imagen antigua de la localidad

Documentalmente, la historia de Cieza comienza en 1228, cuando el caudillo Ibn Hud se subleva en Ricote contra los almohades, conquistando Sisaya y muchas otras poblaciones murcianas, con las que forma un reino taifa. Al ser asesinado el caudillo, diez años después, su heredero y tío no puso soportar los ataques de los enemigos cristianos y granadinos; se deciden a pactar su entrega con los castellanos, dando lugar en 1243 al Tratado de Alcaraz.

En 1272 el rey Alfonso X decide que se concedan tierras a inmigrantes cristianos y que se vaya edificando una nueva población en la llanura, cerca de las huertas y separada de la población musulmana de la colina. En 1281 le encomienda la defensa del castillo y el gobierno de una amplia zona de fértiles huertas a la Orden de Santiago. Los caballeros santiaguistas mantienen esta posición fronteriza hasta que en 1422 los moros del reino nazarí de Granada toman la población por sorpresa y se llevan prisionera a casi toda la población, que encierran en La Alhambra , en unas mazmorras situadas entre las Torres Bermejas y la Torre de Los Mártires; estas a partir de entonces pasaron a llamarse “El Corral de Cieza”. Poco a poco se fueron liberando a algunos de aquellos pobladores que regresaron a su localidad natal para trabajar y así pagar por el rescate de sus seres queridos.

En 1457, el rey Enrique IV ordenó la demolición del castillo de los caballeros de Santiago, como forma de reducir su poder en la zona. De esa forma el pueblo quedó desprotegido ante los nazaríes granadinos. El Domingo de Resurrección, 7 de abril de 1477, cuando toda la población se encontraba celebrando la festividad en la ermita de San Bartolomé, un ejército nazarí se acercó a la localidad; libre de asistir a misa estaba una mujer muda que, al ver acercarse la polvareda interrumpió la ceremonia gritando “¡moros vienen!”. Esto permitió que vecinos y caballeros se preparara para la lucha, pero no impidió que los moros quemaran la villa y se llevaran prisioneros a más de la mitad de los supervivientes. De ahí el lema “Por pasar la puente nos dieron la muerte” que tiempo después se incorporó al escudo de la localidad. La célebre frase de “La Muda” es proclamada cada año en la Fiesta del Escudo, importante evento que rememora la historia de Cieza.

En 1491 se reedifican las murallas y los edificios y, tres años después, la Corona la convierte en una villa de realengo.

En 1663 los odios entre dos clanes familiares de la localidad desembocaron en unas sangrientas luchas entre vecinos.

Al estallar la Guerra de Sucesión, en 1704, la villa reclutó unas milicias que combatieron a favor de Felipe V con gran éxito, consiguiendo que el título de “Muy Noble y muy Leal” para la localidad.

Toda esta serie de avatares históricos que tuvieron lugar en Cieza a lo largo de los siglos han dotado a la localidad de una generosa herencia en forma del patrimonio monumental y artístico presente en sus calles; razones por las que hay bastante que ver en Cieza. Uno de los mejores ejemplos de esta monumentalidad lo encontraremos en la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, edificio del siglo XVIII con cierta influencia herreriana. La basílica, que preside el centro de la población, sufrió un incendio en el siglo XIX tras el cual se hizo necesario reconstruir el campanario.

Cerca de allí, dando nombre a la pequeña plaza Esquina del Convento, se halla el Convento de San Joaquín y San Pascual. Se trata de un gran convento construido por los frailes y los vecinos, entre los siglos XVII y XVIII, del que hoy se utiliza una parte como parroquia y otra parte como biblioteca municipal, habiéndose habilitado incluso un espacio como sala de exposiciones. El edificio civil más antiguo es seguramente la Ermita de San Bartolomé en la que se venera al patrón del municipio. De hecho, sus orígenes se encuentran en una antigua torre medieval sobre la que se construyó en el siglo XVIII la iglesia. Destaca en su estructura el conjuratorio, una especie de mirador desde el cual se bendicen las cosechas de la localidad.

En la plaza de España,  uno de los centros neurálgicos de la localidad, encontramos la Plaza de Abastos, un mercado tradicional cubierto modernista, construido en 1929 por el arquitecto Julio Carrillero.

Plaza de Abastos

En el interior del municipio se encuentran una serie de interesantes museos que nos permitirán profundizar en los orígenes y la cultura ciezana, entre ellos la Casa-Museo de la Semana Santa y el Museo Siyasa en el que se muestran objetos procedentes de los asentamientos humanos en Cieza desde la prehistoria.

Pero si dirigimos nuestros pasos a las afueras de la villa tampoco dejaremos de sorprendernos. Nos toparemos por ejemplo, con la Ermita del Santo Cristo del Consuelo, construida en el siglo XIX en un estilo historicista gótico-mudéjar. Pese a no ser el patrón del municipio, el Cristo del Consuelo levanta profunda devoción ya que, según la leyenda, cuando lo transportaban hacia un pueblo manchego, los bueyes se detuvieron aquí y no hubo manera de volverlos a poner en marcha, por lo que los vecinos interpretaron que el Cristo quería reposar en la localidad.

También en las afueras, conviene no dejar de ver en Cieza el histórico Balcón del Muro, un mirador enclavado sobre los restos de la muralla, desde donde se contempla toda la magnificencia de la vega del Segura. Su aspecto actual se debe a la figura de Cánovas del Castillo quien, al parecer, fue un gran benefactor para la villa.

Por último, no debemos perdernos la riqueza natural y arqueológica que encierra Cieza. Digno de mención es el Yacimiento arqueológico de Medina Siyasa que se encuentra en el cerro del Castillo y que ha sido considerado como uno de los más importantes yacimientos del islam occidental. De igual forma, la cueva-sima de La Serreta nos descubrirá los secretos más impresionantes del Alto Segura a su paso por Cieza, en una hechizante sucesión de cuevas, simas y modelados rocosos.

Éste es nuestro resumen de lo principal que ver en Cieza.

Imagen principal: Alberto Garcia 

Datos prácticos

Coordenadas

38°14′21″N, 1°25′08″O

Distancias

Jaén 104 km, Sevilla 129 km, Málaga 162 km, Madrid 400 km

Aparcamiento

Existe un párking de pago en la Gran Vía. En otras partes de la ciudad se puede aparcar fácilmente de forma gratuita

Altitud

188 m

Habitantes

35 240 (2013)

San Antón (17 enero), Feria y Fiestas de San Bartolomé (del 23 al 31 de agosto), Semana Santa, Fiestas del Escudo (abril), Día de la Cruz (3 mayo), Fiestas del Melocotón (finales del verano), Feria Rociera (abril)

Festival Internacional de Folklore en el Segura (fin de semana anterior a las Fiestas de San Bartolomé), Festival de Cine Mágiko (agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar