Cartagena

El puerto de todas las culturas

Cartagena es una ciudad murciana con una extraordinaria bahía en la que se establecieron diferentes culturas hace más de dos milenios, por lo que ahora es heredera de un amplio legado histórico y cultural. En los últimos años ha sufrido una importante transformación convirtiéndose en un destino turístico de primer orden, con importantes atractivos monumentales y una amplia variedad de playas y turismo activo para todo el año.

Planifica tu escapada a Cartagena

Hay muchísimo que ver en Cartagena, una ciudad con múltiples atractivos sobre las civilizaciones cartaginesa y romana que allí se han asentado; así como espacios de carácter militar y subacuático, su catedral y otros. Una escapada a Cartagena implica dos días completos de visitas y paseos, pudiendo también disfrutarse en días adicionales de las numerosas playas de sus contornos y excursiones como a la vecina localidad de La Unión, el Parque Natural de Calblanque y La Manga del Mar Menor, lugares en los que se pueden practicar numerosas opciones de turismo activo durante todo el año. Para escoger donde parar y entender las particularidades de la rica gastronomía local, preparamos la página especializada Dormir y Comer en Cartagena.

¿Quieres conocer este sitio?

A lo largo de la historia de Cartagena pasaron diversas civilizaciones, culturas y religiones que aprovechaban su condición de ser uno de los mejores puertos naturales del Mediterráneo. El general cartaginés Asdrúbal fundó, en el 227 a. C., la ciudad de Qart Hadasht sobre un asentamiento ibérico o tartésico previo llamado Mastia. La ciudad fue conquistada sólo dieciocho años después por el general romano Publio Cornelio Escisión quién la bautizó como Carthago Nova. Los romanos le dieron el título de colonia en el año 44 d. C., convirtiéndola en la capital de la provincia.

Durante los siglos II y III se sumió en una profunda crisis de la que no saldría hasta época bizantina, en el siglo VI. En medio de esta época oscura, en el 461, el emperador romano Mayoriano reunió en su bahía una flota para proyectar desde allí la invasión del imperio africano de los vándalos pero éstos atacaron la ciudad por sorpresa y la derrotaron en la batalla de Cartagena.

La ciudad fue conquistada en el 555 por las tropas del emperador Justiniano y estuvo bajo poder bizantino hasta el 622, año en que  fue arrasada por los visigodos de Suintila. Con la capitulación de la cora de Tudmir, en el año 734, la localidad pasó a manos de los árabes que le dieron el nombre de Qartayannat al-Halfa.

Cincos siglos más tarde, en el año 1245, fue conquistada por el príncipe Alfonso de Castilla, el futuro Alfonso X el Sabio.

Durante la Edad Moderna, bajo el gobierno de los Austrias, Cartagena fue, junto con Málaga, el único puerto mediterráneo autorizado para llevar a cabo operaciones comerciales con las Indias. Más tarde, en 1726 y de la mano del monarca Carlos III, la ciudad fue elegida capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo y se construyeron entonces impresionantes fortificaciones y un arsenal para la Armada. Como consecuencia de este impulso económico su población se quintuplicó en muy pocos años.

El 12 de julio de 1873, el joven estudiante de medicina Manuel Cárceles proclamó el cantón de Cartagena, consiguiendo que los marineros de la guarnición se sumaran a su propuesta de secesión de España. Las tropas del Gobierno de Madrid bombardearon la ciudad hasta su rendición el 11 de enero de 1874.

Durante el último tercio del siglo XIX la sierra minera de Cartagena-La Unión facilitó el desarrollo económico de la ciudad. Entonces se construyeron numerosos e importantes edificios modernistas y eclécticos que todavía pueden apreciarse.

Imagen antigua del Puerto de Cartagena

Durante la Guerra Civil, Cartagena fue base de operaciones de la flota republicana y fue duramente bombardeada por las tropas franquistas. Esta base naval fue testigo de uno de los golpes de mano más espectaculares de la etapa final de la guerra. Durante la noche del 4 de marzo de 1939, algunos militares republicanos simpatizantes de los franquistas se sublevaron contra sus superiores, tomaron las fortificaciones de Cartagena y apuntaron sus cañones contra la armada de la República, la cual debió salir precipitadamente del puerto para evitar ser bombardeada, arribando al puerto de Bizerta, donde quedó internada.

En la actualidad, Cartagena continúa siendo una de las ciudades más importantes de Murcia, que se orienta hacia el sector servicios, principalmente al comercio y al turismo, gracias a su localización en una de las zonas más privilegiadas de la Costa Cálida murciana.

Visitar Cartagena supone sumergirse en un maremagnum de culturas que han dejado su huella en el rico patrimonio arquitectónico que embellece el casco antiguo. En la ciudad se pueden encontrar desde obras romanas a barrocas, neoclásicas, eclécticas y modernistas, sin olvidar punteras intervenciones actuales como las del prestigioso arquitecto Rafael Moneo en el Museo Teatro Romano de la villa.

El puerto cartaginés ha sido el elemento que ha marcado la historia de la ciudad desde sus inicios, por lo que resulta un lugar ideal para iniciar nuestra visita a la ciudad, la cual se centrará principalmente en la zona del casco histórico. El puerto ha sido recientemente reformado según un ambicioso y moderno plan urbanístico. Es un lugar ideal para realizar un paseo y admirar la hermosa bahía, encerrada entre altas montañas que albergan numerosos elementos defensivos.

En la zona del puerto deportivo se encuentra uno de los elementos más queridos y significativos de Cartagena, el primer submarino del cartagenero Isaac Peral, botado en 1888 , el prototipo del submarino moderno. En el muelle se puede también tomar un barco turístico que nos llevará por las aguas próximas del Mediterráneo.

También hay que ver en Cartagena la Muralla del Mar, o de Carlos III, construida cuando la villa se convirtió en capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo, en el siglo XVIII. Si nos dirigimos hacia el oeste bordeándola llegaremos hasta el Monumento a los Héroes de Cavite (1923), un conjunto escultórico de gran dramatismo que nos da paso hacia la contigua plaza del Ayuntamiento. Este amplio espacio está dominado por el Palacio Consistorial, uno de los principales edificios modernistas de la ciudad, construido por Tomás Rico a principios del siglo XX. Se trata de un edificio de planta triangular y fachada de mármol blanco, destacando en el tejado las cúpulas de zinc. Todo el exterior está decorado repetidas veces con los emblemas de la ciudad. En su interior destacamos la gran escalera imperial en torno a la que se encuentran diversas dependencias municipales, como el salón de plenos y el despacho del alcalde.

Enfrente del Ayuntamiento se levanta el Palacio Pascual de Riquelme (s. XIX), que forma parte del Museo del Teatro Romano, una intervención arquitectónica de Rafael Moneo. En el museo, inaugurado en 2008, se muestran diversos detalles del teatro, su excavación y recuperación. El edificio se une con el yacimiento del Teatro, uno de los mayores de España, construido a finales del siglo I d. C. y descubierto por casualidad en 1988. Ambos constituyen el monumento y espacio museístico más visitado de la región de Murcia.

Sobre la parte derecha del teatro se conservan las ruinas de la Catedral de Santa María, edificio de finales del siglo XIII destruido durante la Guerra Civil española. Detrás del escenario, se encuentran los restos de la Muralla Bizantina (que en realidad ha resultado ser un muro de época romana), compuestos por un lienzo recto y un torreón semicircular realizados en bloques de piedra arenisca. En las proximidades se halla también una Vivienda Romana de pavimentos decorados. Otros restos de Muralla, en esta ocasión de época púnica, se encuentran en las inmediaciones de la plaza de Basterreche, al noreste del casco histórico. Allí se localiza también el Centro de Interpretación de su yacimiento, que data del siglo III a. C.

Desde la Plaza del Ayuntamiento podemos adentrarnos en la vía con más personalidad de Cartagena, la peatonal Calle Mayor, donde abundan las fachadas modernistas. Entre ellas destaca la de la Casa Cervantes, diseñada por el arquitecto Víctor Beltrí, con sus miradores y herrajes modernistas y un notable frontón decorado con alegorías del comercio, la minería y la industria. A su lado se encuentra el Casino, que aunque tuvo su origen en el siglo XVIII, fue reformado en 1897 por Beltrí según el gusto modernista, añadiendo en la fachada bajorrelieves y balcones artísticos de hierro forjado.

Plaza del Ayuntamiento

Al final de la calle Mayor se encuentra la plaza de San Sebastián, donde encontramos el edificio de la Capitanía General (s. XVIII), de fachada neoclásica, y el Gran Hotel, el edificio más representativo del modernismo en Murcia. A su lado se encuentran los restos del Decúmano Máximo, la antigua calzada romana que unía el puerto con el foro.

Atravesando los jardines de la plaza de San Francisco se llega hasta el Augusteum, en la calle Caballero, un conjunto de restos del antiguo foro formado por dos edificaciones romanas de los siglos I y II, en las que se exponen utensilios, monedas y otros elementos de época de Augusto. En las proximidades se conserva también la Casa de la Fortuna (s. I a. C.), otro edificio romano que conserva una interesante decoración de mosaicos y pinturas murales de gran cromatismo.

Tomando la calle Gisbert arribaremos al anfiteatro romano y al ascensor que sube hasta el parque Torres y los restos del Castillo de la Concepción, construido bajo el dominio árabe y reconstruido en época de Enrique III de Castilla (s. XIV). Del castillo aún se conserva la Torre del Homenaje, actualmente rehabilitada como Centro de Interpretación de la Historia de Cartagena. En cuanto al Anfiteatro (s. I a. C.), cuyos restos se pueden ver desde el ascensor, debía ser de grandes dimensiones. De su edificación, que completaría la oferta lúdica de la Cartagho Nova romana, apenas se conserva un gran lienzo de la cimentación del muro exterior y algunos muros radiales. También es recomendable visitar en esta zona el Refugio-Museo de la Guerra Civil, que consiste en una serie de galerías que sirvieron durante el conflicto para protegerse de los ataques aéreos.

En relación con la arquitectura defensiva aunque algo más alejado del núcleo histórico, resultan impresionante los castillos, fuertes y baterías y destacamos la Batería de Castillitos, declarada Bien de Interés Cultural y situada en cabo Tiñoso, en la costa del término municipal de Cartagena, en un paraje abrupto dominado por acantilados y montes escarpados, a 250 metros sobre el nivel del mar. Propiedad del Ministerio de Defensa, se encuentra abandonada y sin uso.

Cartagena destaca también por su amplia oferta cultural, basada sobre todo en el gran número de museos que acoge. Entre ellos mencionamos especialmente el Museo Etnográfico del Campo de Cartagena donde se pueden encontrar vehículos, máquinas, vestuarios y un largo etcétera de artículos que emplearon nuestros antepasados; el Museo Regional de Arte Moderno MURAMinstalado en la suntuosa Casa Aguirre, del arquitecto modernista Víctor Beltrí, por donde pasaron, por ejemplo, una amplia variedad de esculturas de la época del escultor francés Auguste Rodin; el Museo Histórico Militar donde se hace un repaso histórico de España y se explica el origen de la artillería y el resto de los cuerpos militares; y el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, proyectado por Guillermo Vázquez-Consuegra e inaugurado a finales del 2008, cuya misión es dar a conocer a los ciudadanos el Patrimonio Cultural subacuático español. Entre las piezas exhibidas destacan la colección de ánforas fenicias, púnicas y romanas y la recreación de un barco fenicio hallado en Mazarrón, la playa de la Isla.

Imprescindibles

Museo Naval de Cartagena
Muralla del Mar

Datos prácticos

Coordenadas

37° 35′ 56″ N, 0° 59′ 9″ W

Distancias

Murcia 48 km, Alicante 104 km, Almería 185 km, Valencia 265 km, Madrid 450 km

Aparcamiento

Plaza del Rey, Plaza de España, Alameda de San Antón y Paseo de Alfonso XII

Altitud

0 – 50 m

Habitantes

217 641 (2013)

Semana Santa, Carnaval de Cartagena, Carthagineses y Romanos (segunda quincena de septiembre, Fiesta de Interés Turístico Nacional que conmemora la conquista de la antigua ciudad cartaginesa por los romanos)

Festival La Mar de Músicas (julio), Festival de Jazz ( noviembre), Festival de Cine de Cartagena ( diciembre)

En el Centro de Artesanía de Cartagena, el visitante puede disfrutar de la gran variedad de artículos que crean los diferentes artistas de la región

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar