Cadalso de los Vidrios

Granito, vidrio y Borbones

En las estribaciones de la Sierra de Gredos, prácticamente en el límite con Ávila y Toledo, se encuentra esta pequeña localidad que recibió su nombre actual en tiempos de Carlos III y que cuenta con un interesante pasado histórico, así como diversos monumentos. Lugar poco transitado donde encontrar un ambiente realmente de pueblo.

Planifica tu escapada a Cadalso de los Vidrios

Lo que hay que ver en Cadalso de los Vidrios son vistas exteriores que pueden disfrutarse en un par de horas. La escapada puede continuar en dirección norte para pasar el día en el Pantano de San Juan y San Martín de Valdeiglesias, una buena zona para almorzar y practicar alguna modalidad de turismo activo. Otra opción es tomar la N 403 dirección sur hasta la toledana villa fortificada de Escalona. Los que tengan niños pequeños pueden regresar a Madrid directamente por la M 507 y parar en el Safari Park de Aldea del Fresno. La típica comida serrana de pueblo se puede encontrar en varios mesones a buen precio, pero solo hay un lugar donde hospedarse; explicamos las opciones en nuestra página Dormir y Comer en Cadalso de los Vidrios.

¿Quieres conocer este sitio?

El topónimo de Cadalso (lugar en alto) podría derivar de su ubicación en un alto desde donde se podía otear los alrededores y advertir la presencia del enemigo. También se habla de un posible asentamiento judío en tiempos romanos llamado Cadalfarum, que sería otro posible origen para el término. El sobrenombre de los Vidrios hace referencia a unas importantes fábricas de vidrio existentes en la localidad. De hecho, a los vecinos de Cadalso se les conoce cariñosamente con el mote de “soplones” por los hornos de vidrio soplado que funcionaron en la villa desde el siglo XII. El vidrio aquí fabricado alcanzó su mayor prestigio en los siglos XVI y XVII y los hornos se mantuvieron operativos hasta principios del siglo XX, cuando fueron cerrados definitivamente. En Cadalso trabajaron los mejores maestros y su calidad era comparable al cristal de La Granja o al de Murano; gran parte de la cristalería de la Real Botica del monasterio de El Escorial fue fabricada en esta localidad.

Se tiene constancia documental de que el primer asentamiento de población data del siglo II a. C., cuando Marco Fluvio ocupó la zona durante la conquista de Toledo y el lugar sirvió de paso frecuente a las legiones romanas. Ya bajo dominación visigoda, Cadalso pasó a depender de Escalona del Alberche, y ambos a su vez de Toledo. Con la invasión musulmana de Abderramán I, a principios del siglo VIII, los árabes convirtieron el lugar en una plaza defensiva de Toledo. A finales del siglo X, el famoso caudillo Almanzor devastó la localidad.

Después de tres siglos bajo control árabe, en los que éstos dejaron su huella en distintas construcciones, el rey castellano Alfonso VI reconquistó Cadalso y la reconstruyó, otorgándola el título de “Villa Muy Noble y Muy Leal”. También concedió fueros para que fuera repoblada, produciéndose desde entonces una convivencia entre judíos, árabes y cristianos. Algunos musulmanes no quisieron someterse al poder del monarca y se refugiaron en Peña Mañana, donde se hicieron fuertes. Según la tradición, para defenderse de los ataques de éstos los vecinos de Cadalso llevaron un rebaño de cabras hacia la peña, con antorchas de resina encendidas y atadas a sus cuernos. Pensando que un numeroso ejército venía a por ellos, los musulmanes se vieron obligados a rendirse.

A finales del siglo XIV, con Juan I de Castilla, Cadalso se independizó de Escalona del Alberche. El pueblo estuvo muy ligado a la figura del Condestable Don Álvaro de Luna, favorito del rey Juan II (dueño y señor de Escalona, de San Martín de Valdeiglesias, Cadalso y numerosas villas y lugares), quien se construyó el palacio de Villena como una de sus residencias.

Otro personaje muy vinculado al municipio fue Isabel la Católica que fue proclamada heredera de la Corona de Castilla, en 1468, junto a los Toros de Guisando, lugar próximo a la localidad. Una vez finalizado el acto, Isabel y su hermano Enrique IV se dirigieron a Cadalso.

En 1569, Santa Teresa de Jesús visitó a Fray Antonio de Segura en el convento de Nuestra Señora de los Ángeles. Cadalso fue para la Santa un lugar querido que visitó en varias ocasiones, alojándose en casa de unos lejanos parientes, los Dávila, en la calle San Antón.

El principal personaje histórico ligado a Cadalso fue D. Luis María de Borbón, que nació en su palacio de Villena el 22 de mayo de 1777. Como hijo del Infante Luis Antonio de Borbón (hijo de Felipe V), residió con su padre en Cadalso hasta que los acompañantes de su predecesor provocaron un enfrentamiento con los lugareños quienes acabaron apedreando el palacio y provocando el cambio de domicilio de tan ilustre personaje y su séquito. Luego Luís María fue Arzobispo de Toledo y Regente de España durante la invasión francesa, siendo un gobernante liberal que firmó la abolición de la Inquisición.

Galería este del Palacio de Villena

Durante la Guerra de la Independencia Cadalso fue escenario de intensos combates, pues era paso obligado de la artillería francesa en su marcha desde Ávila a tierras toledanas, acontecimientos que los lugareños conmemoran vestidos de época, por las calles de su pueblo.

La localidad perteneció a Toledo hasta 1833, año en que se integró en la provincia de Madrid. El municipio de Cadalso de los Vidrios, situado en la Sierra Oeste de Madrid, se caracteriza por su paisaje berrocal (material granítico), de ahí que en la actualidad una de sus industrias se dedique a la extracción y transformación de granito destinado a la construcción y decoración. Es especialmente famosa su variedad “blanco cristal”. En relación con esta actividad se ha levantado un monumento al Cantero en la villa.

Con un entorno natural privilegiado que combina olivos, viñedos y vegetación arbórea, con mucho pino piñonero, muchos vecinos se dedican hoy en día a la viticultura y a la recogida de piñones, además de al turismo.

Comenzamos nuestra visita a Cadalso de los Vidrios por su edificio más emblemático, el Palacio de Villena —también denominado Palacio del marqués de Villena, de los duques de Frias o duques de Escalona— declarado Bien de Interés Cultural junto a sus Jardines. El palacio, construido con sillares de piedra, data del siglo XV y fue una orden de Don Álvaro de Luna. De planta rectangular, presenta dos fachadas: una norte almenada y otra al sur con una arquería de medio punto. El estilo primitivo de tendencia románica fue sustituido por otro más renacentista como consecuencia de varias reformas. En el siglo XVIII fue la residencia del Infante Luís de Borbón (hijo de Felipe V) tras su matrimonio morganático y la salida de la Corte, y aquí nació su hijo, el gran arzobispo de Toledo y patriota liberal, Luís María de Borbón.

El palacio cambió de propietarios en muchas ocasiones y en 1917 sufrió un incendio que acabó con gran parte de su biblioteca y mobiliario. Si no hubiera sido por la intervención del escultor Juan Cristóbal, que fue comprando y restaurando el palacio en diferentes fases, no quedaría prácticamente nada del monumento. El escultor, que murió en Cadalso de los Vidrios, fue nombrado Hijo Adoptivo de la Villa a titulo póstumo.

En cuanto a los Jardínes, actualmente abiertos al público y transformados en parque municipal, son de estilo español del siglo XVI y cuentan con un gran estanque en piedra y restos romanos y visigodos encontrados en las cercanías. Durante el verano sirve de escenario para actuaciones musicales y diversos actos culturales.

Enfrente del palacio nos encontramos con la Fuente de los Álamos, de origen musulmán. En realidad es un antiguo manantial excavado en la roca viva que origina un pozo de piedra, de estilo gótico. Repartidas por la localidad destacan algunas fuentes más: la Fuente de La Peluquera, de época romana o visigoda; y la Fuente de El Pilar, que aún se utiliza. También conserva el municipio pilones y abrevaderos por todo su término.

Cerca del Ayuntamiento se ubica la Casa de los Salvajes (o de los Austrias), casona renacentista blasonada con un enorme escudo de una de las familias que lo habitaron. Este escudo está sujetado por dos figuras de aspecto salvaje, de las que procede el nombre de la casa.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Entre los edificios religiosos de Cadalso de los Vidrios destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo gótico-renacentista, declarada Bien de Interés Cultural. Su construcción comenzó en el año 1498, utilizándose piedra de la vieja muralla árabe debido a la política de desmantelamiento de fortalezas nobiliarias impulsada por los Reyes Católicos. Es un templo de grandes dimensiones con cuatro capillas laterales y una sacristía que sigue las pautas de la arquitectura herreriana, iniciadas en el vecino monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Su portada exterior, construida en 1547, es de estilo plateresco.

Saliendo de la iglesia y bajando por el callejón de enfrente encontramos el Arco y la Antigua Ermita de Santa Ana, que data de la época de la Reconquista. Del antiguo templo sólo se conserva la portada y ahora el inmueble está ocupado por un negocio hostelero. También se pueden visitar las ruinas de la Iglesia de Majadillas y dos necrópolis. La primera de ellas, conocida como el Cementerio Árabe o Yacimiento Arqueológico La Mezquita, está compuesta por los restos de una iglesia de origen románico-mudéjar y por un cementerio aledaño. En cuanto a la segunda, en las afueras del pueblo entre Lancha los Huertos y Canto Cachaza, es de origen visigodo. En ambas necrópolis hay tumbas excavadas en granito.

También en las afueras, en la calle Real, se localizan las Cuevas del Pilar, unas nueve grutas con bóvedas de medio cañón de época musulmana que, según la leyenda, conducen hasta el Observatorio de la Peña Muñana. Sí está comprobado que comunican con cuevas naturales y con largas galerías de notable interés espeleológico, pero no se pueden visitar. Aunque se conservan pocos restos del Observatorio de la Peña, merece la pena acercarse por la panorámica que desde allí se divisa del valle.

Imprescindibles

Palacio de Villena
Ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios

Datos prácticos

Coordenadas

40° 18′ 1″ N, 4° 26′ 36″ W

Distancias

Madrid 75 km, Ávila 46 km, Toledo 76 km

Altitud

802 m

Habitantes

2915 (2013)

Carnavales, Virgen del Pino (primer domingo de junio), Día del Hornazo (lunes de pascua), Santísimo Cristo del Humilladero (fiestas patronales del 14 al 17 de septiembre)

Mercado Goyesco (marzo), El Hornazo (comida campestre el Lunes de Pascua), Feria del vino (marzo)

Bodega Alberto Ayuso, Finca Mariscalas, Bodega Cooperativa Cristo del Humilladero, Trabajos artesanales en cuero, papel, vidrio, cerámica y flores secas

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar