Boadilla del Monte

Refinamiento Borbónico en medio de urbanizaciones

A tan sólo 14 km de la capital, rodeada por el Monte de Boadilla y el río Guadarrama, Boadilla conserva un rico patrimonio histórico-artístico, especialmente el que dejó la residencia en el lugar del infante Don Luís de Borbón durante el siglo XVIII.

Planifica tu escapada a Boadilla del Monte

El principal atractivo local es el Palacio del Infante Don Luis (no visitable); pudiendo recorrerse otras partes del conjunto, como la Fuente de Ventura Rodríguez, La Faisanera, el estanque y la Noria. Además hay ver en Villaviciosa de Odón las iglesias de La Encarnación y San Cristobal y otros lugares descritos en nuestro apartado Qué ver en Boadilla del Monte. Pero el mayor atractivo es la visita a la Ciudad Financiera del Banco de Santander, que incluye una excelente colección de arte; esta es visitable en días laborables entre las 10 y 17 horas. También se puede pasar el día viendo aves o haciendo senderismo en el vecino Parque del Río Guadarrama; pudiéndose reservar otras modalidades de turismo activo en localidades próximas. Por incluir un importante sector financiero y urbanizaciones de gran lujo, hay muchos restaurantes y algunos hoteles muy buenos en la localidad; para reservar ofrecemos nuestra página Dormir y Comer en Boadilla del Monte.

¿Quieres conocer este sitio?

No está claro de dónde proviene el topónimo de Boadilla. Según una teoría, deriva de la palabra bobadilla, diminutivo de bobada, en este caso “lugar de pasto de bueyes” (del latín bovis), mientras que para otros su origen sería árabe, derivando del término Boadil-la y para unos terceros provendría del apellido de unos antiguos dueños del territorio, en concreto de Doña Beatriz de Bobadilla (s. XV).

Sea como fuere, restos arqueológicos apuntan a que, entre los siglos IX y XI, hubo un asentamiento árabe con mezquita y fortaleza dentro del actual casco urbano. También existió una ermita donde, el 30 de octubre del año 815, los almorávides asesinaron a San Babilés junto con dos monjes y 80 niños cristianos, martirio que se rememora todos los años con una peregrinación al monte donde se asentaba la ermita, la cual tenía fama de milagrera.

Boadilla fue reconquistada en 1085 por las milicias del Concejo de Segovia, de quien pasó a depender, aunque las primeras referencias históricas aparecen en unos diplomas de 1208, cuando el monarca castellano Alfonso VIII trazó la divisoria entre las comunidades de Segovia y Madrid. En esa misma fecha Boadilla pasaría a pertenecer al alfoz madrileño.

En 1480 Isabel la Católica concedió a Andrés Cabrera y a su mujer Beatriz de Bobadilla el señorío de Chinchón, que incluía parte de la actual Boadilla del Monte. En 1520, las propiedades de los señores de Chinchón fueron arrasadas por su apoyo a Carlos I durante la revuelta de los Comuneros. Una vez sofocada la revuelta, la sublevación de una mayoría de segovianos implicó la pérdida de los territorios que el Concejo de Segovia tenía al sur del Guadarrama, incluida la nueva aldea de Boadilla del Monte. A partir de 1576 fue posesión real dependiente del Concejo de la Corte (Madrid), conociéndose especialmente por ser un coto de caza.

En 1643, el infante Baltasar Carlos -hijo de Felipe IV- acudió a la ermita de San Babilés (considerado el patrón de los niños enfermos) aquejado de fiebres y dejó una importante limosna. Dos años después moriría.

El señorío de Boadilla pasó por diferentes propietarios hasta que, en 1761, llegó a manos del infante Don Luis de Borbón, hermano de Carlos III, quien encargó al prestigioso arquitecto Ventura Rodríguez la construcción de su palacio, principal atractivo arquitectónico del lugar.

Convento e Iglesia de la Encarnación de Boadilla del Monte

De carácter independiente, Don Luis se casó morganáticamente con María Teresa Vallabriga en 1776. Al no pertenecer ésta a la realeza, ambos debieron abandonar la Corte de Madrid, perdiendo sus hijos cualquier derecho al trono. Por eso, el Infante reunió a su propia Corte en Boadilla, incluyendo a Luigi Boccherini, su compositor de cámara y violonchelista, y al pintor Paret y Alcázar, que organizaba continuas correrías amorosas para el Infante que acabarían apartando a ambos de la Corte. Entre 1783 y 1785 también la frecuentó el pintor Francisco de Goya, que hizo un extraordinario retrato de su hija, Mª Teresa de Borbón, vástago que heredará el palacio y los títulos de condesa de Chinchón y marquesa de Boadilla; más tarde casada con el valido Francisco de Godoy. La hija de María Teresa y de Godoy, Carlota, casada a su vez con el príncipe italiano Camilo Ruspoli, heredará la propiedad de palacio, siendo sus descendientes propietarios del mismo hasta su venta, en 1998, al Ayuntamiento de la localidad.

El palacio fue escenario de películas como Los fantasmas de Goya, de Milos Forman.

El Palacio del Infante Don Luis es el principal atractivo histórico-artístico del casco histórico del municipio. Fue diseñado en 1763 por Ventura Rodríguez. El edificio es de planta rectangular y se articula en tres cuerpos principales, con tres alturas, a los que se suman dos cuerpos secundarios, de una sola altura, que flanquean los dos lados. Contrasta la austeridad exterior con el lujo con el que se decoró el interior, especialmente en la Capilla donde se utilizaron ricos materiales como mármol y bronce y una profusa decoración.

El palacio fue edificado dentro de un conjunto ajardinado de trazado regular, en terrazas a las que se accede a través de escalinatas. Una huerta y un parque agreste prolongan la zona ajardinada integrando arquitectura palaciega y rural. Los jardines, trazados a la italiana, se extienden al pie de la fachada meridional del inmueble, diferenciando dos espacios, el Jardín Alto y el Jardín Bajo, separados por galerías. Ambos contaban con numerosos elementos ornamentales, entre los que cabe destacar tres grutas, un estanque, un puente de piedra y una casa noria, que aún se conservan. Junto a la fachada septentrional se encuentra la Fuente de Ventura Rodriguez o Fuente de los Tres Caños. Proyectada en 1763, es de estilo neoclásico, con estructura cúbica debido a su función, ya que servía de depósito de agua y regulaba el suministro a las distintas dependencias del palacio y jardines.

El Infante tuvo que abandonar el palacio tras su matrimonio morganático por la imposibilidad de vivir a menos de tres leguas de Madrid, aunque sí lo pudo utilizar cuando era recibido por la Corte. Cayó así en desuso hasta que lo habitó Mª Teresa Vallabriga, la condesa de Chinchón, cuyos restos reposan en el Panteón del Palacio, junto con los de otras personalidades. Afectado por las bombas durante la Guerra Civil española (1936-39) y utilizado como hospital y cuartel militar, el conjunto, Monumento Nacional desde 1974, está actualmente en fase de rehabilitación por lo que está cerrado al público. No obstante, es posible visitar la capilla cuando se celebran conciertos.

En la plaza del Rosario, frente al palacio, se halla el Convento y la Iglesia de la Encarnación, conjunto promovido por don Juan González de Uzqueta (pariente lejano de Santa Teresa de Jesús) y doña María de Vera Barco y Gasca, cuyos restos reposan en la iglesia. El monasterio de carmelitas descalzas fue inaugurado en 1674 y fue declarado Monumento Nacional en 1980. Ambos edificios se caracterizan por la sencillez de su trazado barroco, levantado en ladrillo. La iglesia es de planta de cruz latina con coro alto y capillas laterales, que sigue el esquema de la Iglesia de la Encarnación de Madrid (1616). En 1974 las religiosas se construyeron un nuevo convento y las dependencias de la antigua clausura se han rehabilitado como un exclusivo hotel y restaurante. La iglesia continúa siendo lugar de culto y conserva interesantes obras de arte, como el retablo de Nuestra Señora del Rosario (s. XVI) y el sepulcro del licenciado Martín de la Rentería (s. XVI).

Bóveda de la Capilla del Palacio Infante Don Luis. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Boadilla

Existe en Boadilla otro convento de clausura, algo más alejado del centro histórico, el Monasterio de las Monjas Cistercienses. De factura moderna, cuenta con una interesante colección artística que procede del edificio original.

La Iglesia de San Cristóbal (s. XVIII, aunque levantada sobre un edificio anterior), con reminiscencias románicas y mudéjares, pudo ser parte de una fortaleza árabe, pues parece que su ábside se realizó aprovechando una antigua torre de esa fortaleza y, en sus proximidades, se situaba la muralla árabe. El campanario es de ladrillo, al igual que los muros. Consta de tres naves separadas por pilares con arcos de medio punto; la nave central aparece recubierta con madera y las naves laterales presentan bóvedas de cañón apuntado. La portada, con arco de medio punto, se halla bajo un pórtico sostenido por dos pilares de madera.

Otro elemento de interés histórico-artístico es el Puente de Ventura Rodríguez, del siglo XVIII, en la carretera que lleva a Madrid, muy cerca del palacio. Se trata de un puente con un solo arco carpanel, de casi 10 metros de largo y 7 de ancho. Su construcción está atribuida al arquitecto Ventura Rodríguez. Un segundo puente de piedra, gemelo del anterior, atraviesa el arroyo de Vallelargo.

También es de interés la Ermita de San Sebastián (s. XVII), recuperada en una reciente intervención de restauración. El templo es una sencilla obra barroca de ladrillo y tapial abovedada.

Su principal museo está en la sede operativa del Banco de Santander, la conocida como Ciudad financiera, que cuenta con una importante Sala de Exposiciones, donde se exhiben temporalmente los fondos de su notable colección que incluye obras de Cranach, El Greco, Van Dyck, Zurbarán, José Gutiérrez Solana y José María Sert. La localidad cuenta también con Auditorio Municipal, Teatro Municipal y Biblioteca.

El entorno natural privilegiado de Boadilla, próximo al Monte del mismo nombre y al Parque Regional del Guadarrama, es otro atractivo turístico más del municipio. Por él pueden realizarse interesantes rutas a caballo, a pie o en bicicleta, por ejemplo por el Camino Prado del Espino o por el Camino del Romeral.

Imprescindibles

Palacio Infante Don Luis
Fuente de Ventura Rodriguez. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte

Datos prácticos

Coordenadas

40° 24′ 25″ N, 3° 52′ 30″ W

Distancias

Madrid 14 km, Toledo 84 km

Aparcamiento

Gratuito en la explanada, junto al Palacio del Infante don Luis

Altitud

750 m

Habitantes

47 587 (2013)

San Sebastián (19 y 20 de enero), San Babilés (fiesta patronal, 50 días después del Domingo de Resurrección), Ntra. Sra. del Rosario (7 de octubre)

Jornadas gastronómicas (febrero), Festival de Jazz de Boadilla, Mercado medieval (septiembre), Ruta de la tapa (noviembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar