Que ver en Puerto de la Cruz – Tenerife

El Puerto del Valle de La Orotava

Este antiguo puerto comercial, transformado en complejo hotelero, es uno de los mayores atractivos turísticos pues —además de su peculiar estampa— cuenta con algunas de las fiestas más célebres de la isla.

Planifica tu escapada a Puerto de la Cruz

Este pequeño municipio de la Isla de Tenerife posee un interesante casco histórico protegido y un amplio frente marítimo, perfecto para largos y tranquilos paseos; así como visitar atracciones como el Loro Parque. Aunque si lo que se busca es hacer ejercicio, también hay muchas posibilidades para realizar numerosas variedades de turismo activo, tanto en mar como en tierra. Puerto de la Cruz es una buena base para realizar excursiones por el cercano Parque Nacional del Teide. Para continuar la escapada, a muy pocos minutos en coche se encuentra la singular villa de La Orotava, y un poco más hacia el Este los históricos pueblos de La Matanza y La Victoria de Acentejo. En cualquier caso, se hace necesario consultar nuestra página Dormir y Comer en Puerto de la Cruz para estar al tanto de los mejores lugares donde disfrutar la gastronomía local y donde alojarse.

¿Quieres conocer este sitio?

En 1506 el Adelantado Fernández de Lugo ordenó la construcción de un muelle que pudiera dar servicio al próximo valle de La Orotava. Esta infraestructura facilitó que se fueran instalando allí pescadores dedicados a abastecer a la población del valle que con sus humildes casas desarrollaron el embrión de la aldea.

En el siglo XVI recibió la visita de una flota enemiga de cinco navíos que trató de fondear en sus inmediaciones para preparar su asalto de Tenerife, siendo rechazada por su artillería. En 1588 ya se le denominaba Puerto de la Cruz y en 1599 se comenzó a construir el Castillo de San Felipe. Al finalizarse la construcción del castillo, su alcaide Antonio Franchy recibió la autorización para urbanizar el lugar y asentar allí la población, lo que facilitaría la defensa del mismo.

En 1648 el rey Felipe IV aprobó la carta fundacional, segregándose de La Orotava tres años después dependiendo del regidor de La Orotava.

En 1706 el volcán Trevejo tuvo una gran erupción que sepultó completamente el puerto de Garachico, desviándose todo el tráfico marítimo de éste al Puerto de la Cruz. Por ello llegó a tener tal importancia que el rey Felipe V lo denominó “La llave de la isla”. El comercio de vinos fue creciendo considerablemente durante la historia de Puerto de la Cruz, aumentando la prosperidad del puerto, hasta que la población consigue su total independencia municipal en 1772.

convento dominicos foto antigua
El Convento de Los Dominicos en una antigua fotografía

En el siglo XIX comenzaron a aparecer por Puerto de la Cruz los primeros excursionistas extranjeros, así como científicos que habían leído los escritos de Alexander von Humboldt sobre el valle de La Orotava. En 1852 el decreto de puertos francos atrajo a más viajeros extranjeros, algunos de los cuales fueron estableciéndose allí, sustituyendo al tráfico comercial que se fue acumulando en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Nuestra visita la iniciamos ante la monumental silueta de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Peña de Francia (1697) que adquiere su aspecto definitivo en el siglo XIX, cuando se añade el campanario. Sus tres naves están cubiertas por un trabajado techo de artesonado y separadas por arcos apoyados en espectaculares columnas toscanas. Sobresale el altar principal del siglo XVIII, donde se aloja la escultura de la Virgen de la Peña (s. XVII). También son reseñables el retablo de La Concepción (s. XVII) y la Cruz Procesional de la parroquia. Delante está la Plaza de la Iglesia, poblada por dragos canarios. Aquí se alza el monumento a Agustín de Bethencourt quien llegó a ser general del ejército zarista.

Otros templos de interés son la Parroquia de San Amaro (s. XVI), el más antiguo del municipio, y el antiguo Convento de Los Dominicos, reconstruido tras el fuego de 1778. En su entorno está el Mirador de la Punta del Viento.

La Capilla de San Telmo (1780) está ubicada en un paseo costero y ligada a los marineros; la imagen del santo se halla en su retablo del siglo XVIII. Junto a la casona solariega de los Valcárcel encontramos la Capilla de San Nicolás de Tolentino (s. XVII).

El Castillo de San Felipe (s. XVII), situado en un escarpado paraje del litoral, aprovecha el agua de las mareas para rellenar el foso que lo rodea. En su fachada muestra las armas del rey Felipe IV.

Y no se puede dejar de ascender al antiguo Monte Miseria, cuyo Parque Taoro suma cerca de cien mil metros cuadrados de malpaís (un tipo de paisaje volcánico). El Gran Hotel Taoro fue pionero del turismo del archipiélago. En su entorno está la Iglesia Anglicana, cuidado edificio neogótico de 1890. En la actualidad, depende de la diócesis de Gibraltar.

En la calle Iriarte destaca la Casa Palacio Ventoso, del siglo XVIII, con un llamativo torreón encargado por el comerciante Nicolás Blanco para supervisar sus negocios en el puerto y la llegada de los barcos.

lago costa martianez
Lago de la Costa Martiánez, diseñado por César Manrique

El Peñón del Fraile es otro de los símbolos de Puerto de la Cruz. Se trata de una gran roca volcánica en la que en el siglo XVIII ubicaron un templete para cobijar una cruz. Según una leyenda en sus entrañas se guarda el tesoro del pirata “Caraperro”.

Entre las residencias que ver en Puerto de la Cruz destacamos la Casa de los Iriarte (s. XVIII), con artesonados notables en uno de los salones principales; la Casa de los Miranda, con trabajadas balconadas de madera en sus fachadas y la Casa Amarilla (principios s. XX), célebre por haber acogido un pionero centro de estudios sobre primates. Los jardines de San Fernando albergan una singular casona inglesa de finales del siglo XIX construída para “El Robado”, un militar inglés que importó hasta los materiales de construcción. La casa tuvo pistas de tenis y de croquet pioneras en la isla.

Merece un paseo el Muelle Pesquero que muestra la silueta de la Real Casa de la Aduana, de 1620. En el siglo XVIII se edifica la Batería de Santa Bárbara, de la que apenas quedan vestigios.

Conviene recorrer los espacios ajardinados de la céntrica y emblemática Plaza del Charco, así como la Playa Jardín y la imponente finca de Sitio Litre, que entremezcla los estilos canario e inglés, y que acogió al naturalista Humboldt y a Agatha Christi. La escritora británica fue una de las privilegiadas observadoras del atractivo Mirador de la Paz.

Las importantes colecciones arqueológicas locales se muestran en un interesante Museo, destacando la cerámica guanche. Además posee una colección de mariposas y un singular ídolo aborigen hecho en barro.

Una de las joyas de la localidad es el Jardín de Aclimatación de La Orotava, del tiempo de la Ilustración (1788). Fue fundado para aclimatar a las especies vegetales de América antes de introducirlas en la Península. Actualmente concentra más de 4.000 especies.

El Lago de la Costa Martiánez es un original conjunto de piscinas artificiales situadas junto al mar, diseñadas en los años sesenta del pasado siglo por el artista de Lanzarote César Manrique. Junto a éste se encuentra la Ladera del mismo nombre, un magnífico paisaje de cantil, de valor natural, botánico y arqueológico. En su entorno está la Playa de Martiánez o Barranquera, de materia volcánica y color negro.

Son visitables los Hornos de Cal de Las Cabezas, cuatro estructuras ejecutadas en piedra y ladrillo y erigidas a finales del siglo XIX.

Finalmente, la localidad es muy conocida por su gran centro de ocio temático llamado Loro Parque que, aparte de numerosas atracciones, incluye un nutrido acuario y múltiples especies animales.

Imprescindibles

Dónde dormir en Puerto de la Cruz
Capilla de San Telmo
Dónde dormir en Puerto de la Cruz
Iglesia de Nuestra Señora de La Peña de Francia

Datos prácticos

Coordenadas

28° 25′ 0″ N, 16° 33′ 0″ W

Distancias

Santa Cruz de Tenerife 41 km, Aeropuerto Tenerife Norte 27 km, Aeropuerto Tenerife Sur 111 km, Candelaria 59 km, Garachico 36 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

4 m

Habitantes

28 929 (INE 2013)

Carnaval, Semana Santa, Fiestas Fundacionales y Día de la Cruz (3 de mayo), San Juan (24 de junio), Fiestas Patronales de la Virgen del Carmen (julio), San Telmo (julio), Fiestas del Gran Poder de Dios (julio), San Andrés (29 de noviembre)

La Noche del Fuego (23 de junio), Certamen de Arte Joven Cruzarte (julio)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar