Nájera

La capital real entre las peñas

Nájera fue capital del reino de Navarra durante uno de sus periodos de mayor auge. Durante esa época de esplendor, en Nájera acontecieron numerosos hechos históricos que quedarían reflejados en sus monumentos, obras de arte y festejos.

Planifica tu escapada a Nájera

Hay que ver en Nájera despacio su histórico monasterio (con unas bella historias sobre su edificación y sobre su gafe) y su interesante museo histórico-arqueológico; no perderse su bonito recorrido por su caso antiguo y su río. En sus inmediaciones hay otros destinos monumentales magníficos: el lugar “rival” de San Millán de la CogollaSanto Domingo de la Calzada y Ezcaray. Son múltiples las opciones de turismo activo disponibles en la cercana Ezcaray, que cubre el Parque de las sierras de la Demanda y de Urbión. Al no ser un destino turístico popular, no hay muchas opciones donde quedarse allí; nuestra página de reservas Dormir y Comer en Nájera ofrece los más próximos y explica también la gastronomía tradicional.

¿Quieres conocer este sitio?

La ciudad de Nájera es de origen prerromano. Fue después uno de los enclaves romanos más importantes de esta zona, aunque su periodo de mayor esplendor tendrá lugar en la Edad Media. Cuando en el siglo VIII los árabes ocuparon el poblado que se levantaba sobre la actual Nájera, quedaron asombrados por los altos cerros que lo protegían. De ahí que lo denominaran Naxara(lugar entre peñas) y a su río Naxarilla, término del cual deriva su nombre actual.

Dos siglos más tarde, en el año 923, el rey de Pamplona Sancho Garcés I, en colaboración con el monarca Ordoño II de León, conquistó la villa a los musulmanes. Justo un año después, en 924, el ejército del califa de Córdoba Abderraman III saqueó y destruyó Pamplona. Esto obligó a trasladar la corte de Navarra a Nájera. El gran rey Sancho Garcés III el Mayor mantuvo la capitalidad en la villa, dándole el impulso definitivo al otorgarle un fuero y al celebrar en ella Cortes. Además, favoreció el paso de los peregrinos del Camino de Santiago, convirtiendo a la ciudad en un punto clave de la ruta jacobea. El monarca García Sánchez III el de Nájera desarrolló aún más la labor de su padre, inaugurando en 1052 el complejo de edificios de Santa María de Nájera y trasladando importantes reliquias para incentivar las peregrinaciones.

Claustro de los Caballeros

En 1076 Alfonso VI la incorporó a Castilla y le otorgó un fuero de similares condiciones al que ya tenía, que inspiraría los de muchos otros lugares de Castilla. El asentamiento de una próspera comunidad judía y el dinamismo de los gremios, junto con el continuo paso de peregrinos, facilitaron que Nájera fuese prosperando rápidamente.

Enrique IV de Castilla le concedió el título de “Muy Noble y Muy Leal” en 1454 y, en 1465, cedió la ciudad a Pedro Manrique de Lara, II conde de Treviño. En 1482 los Reyes Católicos confirmaron esta concesión y le otorgaron además el ducado de Nájera por los servicios prestados a su causa.

A partir del siglo XVII, la localidad empezó a perder peso paulatinamente a favor de otras ciudades riojanas.

La ciudad de Nájera es la que reúne más historia en La Rioja. Se encuentra en las proximidades de la Sierra de la Demanda, su casco antiguo se estableció entre la protección de que unas peñas al situadas al oeste brindaban de los vientos dominantes, y el río Najerilla situado al este. En el siglo XX la ciudad se extendió a la otra orilla del río.

El mayor atractivo patrimonial de Nájera es el Monasterio de Santa María la Real. Se trata de un gran complejo monumental construido a mediados del siglo XI por órdenes de García Sánchez III como sede episcopal, convento y panteón familiar. Según cuenta la leyenda, fue levantado en el lugar de una cueva (a la que de hecho aún se puede acceder desde la iglesia) donde el monarca encontró una imagen de la Virgen María. Las primeras intervenciones son puramente románicas pero, dadas las continuas ampliaciones y reconstrucciones a partir del siglo XV, su aspecto se torna más gótico y renacentista. En el exterior sobresale su torre y los contrafuertes redondeados que le dan un sólido aspecto de fortaleza. De su interior, con tres naves y crucero, destaca el imponente Claustro de los Caballeros (s. XVI), que combina los estilos gótico, plateresco y renacentista. Por él se accede a la Iglesia gótica del siglo XV y al Panteón Real, donde se encuentran los sepulcros de una treintena de reyes navarros y sus familiares. Por su valor artístico, conviene resaltar el Sepulcro de Doña Blanca de Navarra, madre de Alfonso VIII y el de Don Diego López de Haro, señor de Vizcaya. El monasterio fue utilizado tras las desamortizaciones del siglo XIX como cuartel de infantería, teatro, depósito de obras públicas y almacén, hasta que en 1889 se declaró Monumento Nacional.

En la plaza de España, junto al antiguo monasterio, se encuentra el Museo Histórico Arqueológico de Nájera, ubicado en el antiguo palacio del abad de Santa María la Real. El museo exhibe multitud de piezas históricas provenientes de excavaciones arqueológicas cercanas, desde materiales paleolíticos hasta la Edad Media, así como fondos etnográficos de la comarca.

Otro edificio de interés en la villa es la Iglesia Parroquial de la Santa Cruz, declarada Monumento Nacional. Es un edificio cuya fundación data también del siglo XI, pese a que su aspecto actual sea obra del siglo XVII. Destaca su magnífica cúpula sobre pechinas rematada por linterna. El templo alberga las reliquias de San Prudencio, entre otros santos y cuadros procedentes de Santa María la Real.

Claustro de lso Caballeros

Conviene completar la visita con un buen paseo por el casco viejo de la población, que alberga comercios tradicionales y un auténtico sabor medieval, para continuar después por el paseo del río.

Al otro lado del río se encuentra el Convento de Santa Elena, un sobrio edificio de mediados del siglo XVI habitado actualmente por una comunidad de monjas clarisas. El templo del monasterio, del siglo XVII, es la única parte del mismo que se puede visitar. Tiene planta de cruz latina de una sola nave cubierta con cúpula semiesférica.

Imprescindibles

Monasterio de Santa María la Real
Río Najerilla

Datos prácticos

Coordenadas

42° 24′ 57″ N, 2° 44′ 3″ W

Distancias

Logroño 27 km, Burgos 113 km, Madrid 351 km

Aparcamiento

En la Calle del Descampado, cerca del Ayuntamiento

Altitud

491 m

Habitantes

8377 (2013)

San Prudencio (28 de abril), San Juan y San Pedro (del 15 al 18 de junio), San Juan Mártir y Santa María la Real (del 15 al 18 de septiembre)

Feria de Artesanía y Alimentación de Nájera 2013 (del 28 de marzo al 1 de abril)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Isabel Malaga 16 abril, 2017 at 8:21 am

    Impresionante arquitectura, belleza natural e historia.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar