Que ver en Logroño

Animada capital de La Rioja

Logroño es una pujante y dinámica ciudad que mantiene un cuidado casco urbano marcado por el paso del Camino de Santiago y por la producción y cultura del vino, factores que se consolidan como unos de sus principales atractivos turísticos y patrimoniales. Es una excelente base para los amantes del vino y las múltiples variedades de turismo activo.

Planifica tu escapada a Logroño

Logroño es una ciudad muy agradable para el paseo y los recorridos de tapas por su célebre zona de bares. Entre los lugares que visitar destacamos su Concatedral de Santa María la Redonda, donde se puede disfrutar de la única pintura de Miguel Ángel que hay en España; también hay numerosos palacios cuyas fachadas son interesantes e iglesias que mencionamos en nuestra sección Qué ver en Logroño; para los amantes del arte contemporáneo, el cercano Museo Würth es un atractivo que no deberían de perderse. Los aficionados a la naturaleza pueden hacer desde Logroño excursiones de día al Parque Natural de la Demanda y Urbión, así como al Espacio Natural de Peñas de Iregua, Leza y Jubera; en ambos hay amplias opciones de turismo activo. Los que gustan de lo medieval y las leyendas pueden hacer una excursión hasta la cercana localidad de Nájera. Hay numerosísimos lugares donde ir de pinchos por Logroño y donde comer extraordinariamente, en las páginas Dormir y comer en Logroño mencionamos muchos de ellos y comentamos los platos típicos.

¿Quieres conocer este sitio?

El origen de la ciudad de Logroño parece estar asociado tanto a la romana Vareia como a la celtíbera Cantabria, destruida por Leovigildo en el 575. No obstante, no fue hasta el siglo X, cuando Sancho Abarca se apoderó de ella y la incorporó al reino de Navarra, que empezó a adquirir una mayor importancia. En 1095 fue arrasada por Rodrigo Díaz de Vivar, el “Cid Campeador”. Poco después Alfonso VI de León le concedió un importante fuero que buscaba promover su repoblación y en el que ya aparece el nombre de Logronio. Desde entonces se fue convirtiendo en la principal parada del entorno en el creciente tráfico de peregrinos a Santiago de Compostela. Su estratégica posición, entre Navarra y Castilla, la convirtió además en una plaza fuerte estratégica para los dos reinos. Avanzada la Edad Media, en 1431, Juan II de Castilla le concedió el título de ciudad.

En 1521, durante la guerra de Las Comunidades, llegó hasta sus murallas el ejército francés de Francisco I. Tras un corto pero intenso asedio, los propios logroñeses rompieron el sitio el día 11 de junio por medio de una escaramuza nocturna.

logroño
Antigua Plaza del Mercado

En 1570 el Tribunal de la Santa Inquisición se instaló en Logroño. Entre sus autos de fe más conocidos cabe destacar el que ha pasado a la historia con el nombre de “Proceso de Logroño”, de 1610, por el que fueron quemadas las brujas de Zugarramurdi.

En 1833 pasó a encabezar la recién creada provincia de Logroño. En aquellos años, durante la Primera Guerra Carlista, el general Espartero la eligió como centro de operaciones del bando liberal. Tanto le gustó la ciudad que acabó por fijar ahí su residencia hasta su muerte en 1879.

En 1854, una epidemia de cólera asoló la ciudad. El comportamiento ejemplar de la ciudadanía durante este trance recibió el aplauso del Gobierno y, como reconocimiento, la reina Isabel II le concedió a la ciudad el título de “Excelente”.

La ciudad de Logroño, vinculada al Camino de Santiago y a los viñedos de La Rioja, es una localidad de amplios bulevares y comercios por la que es muy agradable pasear. Está atravesada por el río Ebro, sobre el que cruzan cuatro puentes, los cuales constituyen una de las estampas más típicas de la ciudad. Entre ellos destacan el Puente de Piedra o Puente de San Juan de Ortega (erigido en 1884, ocupando el lugar de otro construido durante el s. XI que se derrumbó en 1881, y que permite que el Camino de Santiago llegue hasta el interior de la ciudad), y el Puente de Hierro o Puente de Sagasta, de 1882.

El casco histórico de Logroño se articula en torno a la Plaza del Mercado, en uno de cuyos extremos se levanta la Concatedral de Santa María la Redonda (s. XV-XVIII), declarada Bien de Interés Cultural. Es un edificio erigido durante el siglo XV sobre otro templo de origen románico. Destaca en su fachada su portada principal, ricamente esculpida, y las dos torres barrocas que la flanquean. En su interior se puede observar varias tallas del escultor castellano Gregorio Fernández y una pintura, La Crucifixión, atribuida a Miguel Ángel.

Dentro del casco histórico de Logroño destacan otros tres templos. El primero es la Iglesia de San Bartolomé, que también ostenta la categoría de Bien de Interés Cultural. Fue construida en el siglo XIII adosada a una de las murallas de la ciudad medieval y después reconstruida en el siglo XV. Cuenta con una portada gótica de gran calidad en la cual hay, esculpidos, varios pasajes sobre los milagros y el martirio del santo al que el templo está advocado. Destaca también su torre mudéjar, de planta cuadrangular. La Iglesia de Santa María del Palacio comenzó a edificarse durante el siglo XII, aunque fue constantemente ampliada hasta el XVIII. Sobresale su aguja gótica, de la cual el escritor Dionisio Ridruejo dijo que era la “más aguda, original y osada del gótico español en sus formas primerizas del siglo XIII”. Ha sido declarada Bien de Interés Cultural. Por último, la Iglesia de Santiago el Real es un edificio monumental construido en el siglo XVI sobre un templo gótico, del que se conserva la cripta. La fachada, del siglo XVII, está concebida a modo de arco de triunfo y decorada con dos esculturas del apóstol Santiago. En su interior se reunía el concejo municipal y por eso conserva documentos del Ayuntamiento. Alberga demás la imagen de la Virgen de la Esperanza, patrona de Logroño. Este último templo se alza junto a la Plaza de Santiago, en la que se recrea un singular juego de la oca con motivos relacionados con el Camino de Santiago.

Entre la arquitectura civil, Logroño cuenta con varios edificios relevantes como el Palacio del Marqués del Monasterio, una obra renacentista del siglo XVI remodelada en el siglo XVIII. Destaca también el Palacio de Espartero (s. XVIII), antigua residencia del general que en su día fue también dispuesta para ser sede episcopal pese a que nunca llegase a desempeñar tal cometido. Este edifició pasó a albergar en 1963 el Museo de La Rioja, que presenta en su amplia colección la historia y el arte de comunidad desde la prehistoria hasta la época contemporánea.

Otra construcción civil de interés es el Palacio de los Chapiteles, en la calle Portales, uno de los ejes más dinámicos del casco histórico. Este inmueble fue sede del Ayuntamiento de Logroño entre 1865 y 1980, y acoge en la actualidad la sede de la Consejería de Cultura, Deportes y Juventud del gobierno riojano. El actual Ayuntamiento (1976) es obra del prestigioso arquitecto español Rafael Moneo. Está compuesto por dos piezas en forma de triángulo que se articulan formando una gran plaza y otra con forma de piano que alberga el auditorio. El exterior está revestido por piedra arenisca de Salamanca y en su fachada este destaca una fuente de bronce con dos caños, sobre uno de los cuales se inclina una escultura, La Dama de la Fuente, obra del escultor Francisco López, que se ha convertido en identificativa del edificio.

Otro espacio emblemático de Logroño es el Paseo del Príncipe de Vergara o del Espolón, que comenzó a configurarse en la temprana fecha de 1757 como paseo público fuera de las murallas que protegían la ciudad. En él sobresale el Monumento a Espartero (1872), una estatua ecuestre del general obra del arquitecto Luis y Tomás y del escultor Pablo Gibert.

El Teatro Bretón de los Herreros, proyectado por Félix Navarro a finales del siglo XIX, es otro de los edificios más representativos de la ciudad. Actualmente está catalogado como Bien de Interés Cultural.

catedrales del camino francés
Catedral de Santa María la Redonda

Logroño es una ciudad con una fuerte actividad cultural, prueba de ello son sus museos, entre los que destaca la Casa de las Ciencias, un interesante centro interactivo situado en el edificio del antiguo Matadero Municipal, en uno de los extremos del Puente de Piedra. El Museo Würth de la Rioja ofrece al visitante una buena colección de arte contemporáneo, mientras que en el Cubo de Revellín, una antigua construcción defensiva que formaba parte de las murallas de la ciudad, se exhiben actualmente hallazgos arqueológicos provenientes de yacimientos cercanos.

Como capital de La Rioja, Logroño no podía dejar de tener una amplia gama de bodegas vinícolas entre sus calles que, si bien no es tan elevada en número como en otros municipios riojanos, sí destaca por su alta calidad.

Imprescindibles

logroño
Calle Laurel
logroño
Plaza del Espolón

Datos prácticos

Coordenadas

42° 27′ 55″ N, 2° 27′ 0″ W

Distancias

Pamplona 85 km, Burgos 150 km,Madrid 389 km

Aparcamiento

En los alrededores de la Plaza del Alférez Provisional y la Calle del Norte

Altitud

391 m

Habitantes

153 066 (2013)

San Bernabé (11 de junio), San Mateo (semana del 21 de septiembre)

Actual, Festival de Cultura Contemporánea (enero)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar