Alfaro

Hogar de cigüeñas

Alfaro —la población más oriental de La Rioja— presenta un conjunto monumental de gran interés turístico y que cuenta en su haber con una de las mayores colonias europeas de cigüeñas blancas.

Planifica tu visita a Alfaro

Dada la importancia de la cigüeñas en la localidad hay que ver en Alfaro el Centro de Interpretación del cercano parque natural de Sotos del Ebro, y también hacer la visita monumental que incluye su importante colegiata de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Condepción, joya del estilo clasicista. Los aficionados al senderismo la equitación y otras variedades de turismo activo cuentan con opciones en el parque y los alrededores. La visita a Alfaro puede completarse con una excursión hacia el oeste, donde se encuentra la romana y gastronómica Calahorra, excelente destino para todo un día de visitas. En toda la ribera se come muy bien a buen precio; pero en Alfaro hay pocos alojamientos donde reservar, en nuestra página Dormir y Comer en Alfaro ofrecemos los de la zona.

¿Quieres conocer este sitio?

Los orígenes de la ciudad de Alfaro se encuentran en el cerro vecino, donde estaba el poblado celtíbero de Ilurcis. El general romano Tiberio Sempronio Graco -padre de los dos famosos tribunos de la plebe- fundó sobre este núcleo celtíbero la aldea de Graccurris en el 179 a. C. Este asentamiento romano, que recibió el nombre en honor del general, sería el primero fundado en el Valle del Ebro. En cuanto al nombre actual de Alfaro deriva directamente de la época musulmana, cuando la ciudad fue conocida como Al-Faruh (el faro o la atalaya), lo cual da una idea de su carácter defensivo y de vigía.
A finales del siglo XI, Alfaro cayó en manos del Cid durante sus enfrentamientos con el conde García Ordóñez. Poco después, Alfonso I el Batallador, rey de Aragón, reconquistó y repobló la zona, protagonizando además un histórico reparto de las aguas de riego provenientes del río Alhama en el que la localidad salió más que favorecida.
Alfaro adquirió categoría de villa en 1253 mediante carta puebla otorgada por Alfonso X el Sabioconfirmándose y ampliándose después sus privilegios en diversas ocasiones hasta el siglo XV.
En 1429, el famoso caballero francés conde Gastón IV de Foix asedió la villa al mando de tropas navarras, aunque fue derrotado.

Vista de Alfaro a finales del siglo XX

En 1629 recibió el título de ciudad de manos del monarca Felipe IV. A cambio de este honor, la localidad pagó a plazos la elevada suma de 40.000 maravedíes. Se inició entonces un periodo de prosperidad para el municipio, del que son aún testimonio varias casas nobiliarias y edificios religiosos como el Convento de San Francisco, el de la Inmaculada Concepción y la Colegiata de San Miguel.

Alfaro se incorporó a la provincia de Logroño en 1833, cuando se creó ésta, abandonando entonces su antigua adscripción a la de Soria.

Alfaro es una ciudad rica en patrimonio, en la que un paseo por sus calles y alrededores nos hará descubrir vestigios, templos y palacios con siglos de historia, testigos del antiguo esplendor del lugar.

El casco urbano de la ciudad se articula en torno a la Plaza de España, un amplio espacio porticado en uno de sus lados. En ella se ubica el edificio más importante de la villa, sin lugar a dudas la Colegiata de San Miguel Arcángel, el mayor templo de La Rioja, declarado Monumento Nacional en 1976. Construido a caballo entre los siglos XVI y XVII, sobresale su fachada clasicista, a la que se accede por una gran escalinata y que cuenta con triple portada enmarcada entre dos torres gemelas. En el interior destaca la impresionante rejería barroca de 1697, que da acceso al coro, con una sillería en madera de nogal. Se conservan también un total de 15 retablos, entre los que destacan el retablo mayor, con la imagen de San Miguel de Gregorio Fernández, el retablo central de la Virgen del Rosario, la capilla de San Ildefonso, con una magnífica imagen de La Dolorosa y la capilla de San José, con un Cristo gótico del siglo XIII.

La Colegiata acoge una de las mayores colonias de cigüeñas blancas de toda Europa, lo que supone un atractivo natural pero también un grave problema de conservación para el templo. Su tejado puede llegar a albergar unos ciento cincuenta nidos de parejas estables, lo cual puede significar hasta un total de unos quinientos ejemplares en época de cría. No obstante, los tres mil metros cuadrados de superficie del tejado de la colegiata pronto se quedaron cortos para la comunidad, que tuvo que emigrar hacia barrios periféricos. Por ello, es habitual la presencia de estos animales surcando el cielo de Alfaro en busca de alimento y materiales con los que construir o ampliar sus nidos. No parece haber una razón que explique el asentamiento de estas aves en la villa más allá de la presencia de los ríos Alhama y Ebro, con sus sotos, y la inmensa huerta alfareña. En cuanto a la elección del tejado de la colegiata, se atribuye al gran número de pináculos y remates arquitectónicos que posee, que facilita así a las aves la elección de un lugar donde construir su nido. Así, Alfaro se constituye como un biotopo único en su especie a nivel nacional.

En la Plaza de España se alza también la antigua Casa Consistorial, de fachada neoclásica y frontón triangular. Su función ha cambiado en la actualidad, pues alberga en su interior la Oficina de Turismo y el Centro de Interpretación de los Sotos del Ebro, una buena opción para comprender el privilegiado entorno natural que rodea Alfaro.

Si desde la Plaza de España tomamos la Calle Mayor nos adentraremos en el barrio de la Puebla para visitar la Iglesia de Nuestra Señora del Burgo, en la calle del mismo nombre. Construida en ladrillo, sigue los cánones del clasicismo y el barroco del siglo XVII. En su interior destaca especialmente la Capilla de la Virgen del Burgo, en cuya entrada se sitúa un interesante lienzo del Juicio de Salomón, barroco de escuela sevillana que copia una obra de Rubens de la segunda mitad del siglo XVII.

En la Puebla se encuentra también el Palacio Sáenz de Heredia (finales del siglo XIX), visitable los fines de semana, cuya fachada presenta una gran cantidad de balcones y vanos. En el solar que ocupa el palacio (antigua residencia de Primo de Rivera) se levantaba la casona que albergó a Felipe V en 1711.

Dejando el barrio se puede visitar el mirador de las cigüeñas, para apreciar cómo estas aves sobrevuelan y dominan la ciudad. Después se puede emprender rumbo hacia el Monasterio clasicista de la Concepción (s. XVII), que alberga en su interior un espectacular retablo mayor rococó diseñado por el artista riojano Diego de Camporredondo.

Después podemos tomar la calle Las Pozas para llegar hasta el Palacio Abacial, de mediados del siglo XVIII, que es en la actualidad sede del nuevo ayuntamiento, la biblioteca y el archivo municipal.

Plaza de España

Otro tejado alfareño que gusta a las cigüeñas es el de la Iglesia de San Francisco de Asís, de estilo clasicista. Fue construida en el siglo XVII con ladrillo y piedra proveniente del antiguo castillo.En su interior hay que fijarse especialmente en la excelente imagen del Cristo crucificado adosada a una de sus paredes.

En cuanto a ejemplos de arquitectura civil en la villa se pueden mencionar la Casa Orovio, edificada entre los siglos XVII y XVIII y el Palacio Remírez, del siglo XIX. También es interesante la Antigua Cárcel, levantada en 1867. Ahora es un albergue, pero todavía se pueden ver en ella viejas celdas o visitar los sótanos de castigo, perfectamente equipados con toda suerte de cadenas y grilletes.

A las afueras de Alfaro se encuentra el Yacimiento Arqueológico Eras de San Martín-Graccurris, el cual permite conocer el pasado celtibero y romano de la población. También son interesantes las Ruinas del Ninfeo, una fuente que supuestamente era lugar de culto a las ninfas del río Alhama. El ninfeo está situado a las afueras de la localidad, en la avenida de Zaragoza en dirección Logroño.

Aparte de las especialidades propias de la cocina riojana, destacan en Alfaro las Caracolijas, caracoles servidos con una salsa de tomate, jamón, chorizo, cebolla y aceite. En el apartado repostero sobresalen los Rusos, pasteles hechos con mantequilla, huevo y harina, que son la marca de la zona. También hay en la ciudad varias bodegas que se encargan de producir vino con D.O. Rioja, como las de Burgo ViejoCiego del ReyFinca EgomeiIlurceIsidro Milagro, Marqués de Campo Nuble y Palacios Remondo.

Datos prácticos

Coordenadas

42° 10′ 42″ N, 1° 44′ 51″ W

Distancias

Logroño 85 km,
Madrid 312 km

Aparcamiento

Avenida Zaragoza, frente al Hotel Palacios

Altitud

310 m

Habitantes

9811 (2013)

San Roque y San Ezequiel (del 14 al 20 de agosto), San Isidro (15 de mayo), Virgen del Burgo (del 8 al 10 de septiembre)

Quema del Judas (Domingo de Resurrección), Rosco Gigante de San Blas (3 de febrero), Comida de la Culeca (segundo jueves de febrero), Hogueras de San Antón (viernes más cercano al 17 de enero)

Almazara Ecológica de la Rioja

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar