Candelaria – Tenerife

El gran santuario de los cristianos tinerfeños

La localidad donde se custodia la imagen mariana más famosa de Canarias es un lugar de peregrinación durante todo el año, intensificándose cada 2 de febrero y 15 de agosto.

Planifica tu escapada a Candelaria

Éste pueblo pesquero rodeado de excelentes playas y espacios naturales protegidos, posee un atractivo casco histórico. Hay que ver en Candelaria la Basílica de Nuestra Señora de Candelaria, el Real Convento, la Cueva de Achbinico y  el antiguo Ayuntamiento, entre otros monumentos. Sus excelentes playas —donde se puede practicar el surf— son uno de sus principales atractivos; para visitar ciudades monumentales se puede tomar la autovía hacia el norte hasta las históricas Santa Cruz de Tenerife o San Cristóbal de La Laguna. Otra opción de excursión más cercana es Güimar y su parque etnográfico. Los aficionados a conducir por bellas carreteras de montaña pueden dirigirse al cercano pueblo de Arafoy, donde tomar la carretera TF-523 que conduce hasta el fantástico y extenso Parque Natural del Teide. Otro de los atractivos de Candelaria es su gastronomía; sus platos más tradicionales los hemos reunido en nuestra página Dormir y comer en Candelaria.

¿Quieres conocer este sitio?

Este lugar estaba incluido en el menceyato guanche de Güímar a la llegada de los españoles. Según la tradición, en el siglo XIV apareció una figura en la playa de Chimisay y el rey Mencey de Guimar ordenó conservarla. Años después un guanche convertido al cristianismo, Antón Guanche, paje de Hernán Peraza, reconoció en la imagen a la Virgen. Conquistada la isla en 1496, la imagen es trasladada a una cueva detrás de la actual Basílica de Candelaria “desde su Palacio de Chinguaro a esta cueva de Achbinico” según explica una inscripción de la propia cueva.

El 2 de febrero de 1497, el conquistador de la isla, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo, celebró una Eucaristía en la primera festividad de las Candelas, razón por la que la cueva es considerada la primera iglesia de la isla y de la historia de Candelaria. A la imagen se le han atribuido numerosos prodigios lo que motivó que el segundo Adelantado -Pedro Fernández de Lugo- ordenase, en 1526, que se levantara un Santuario donde venerarla y serán los dominicos quienes se encarguen de custodiarla. En la cueva se colocará una imagen de San Blas y se llamará, a partir de entonces, Cueva de San Blas. Y si a La Candelaria se la celebra el 2 de febrero, a San Blas se le conmemora al día siguiente.

En 1596, el Príncipe de Asturias (futuro Felipe III) se declaró protector de la Virgen, (tradición que han seguido todos sus sucesores hasta ahora). Tres años después el Papa Clemente VIII nombrará Patrona de Canarias a la Virgen de Candelaria. Al lado del Santuario se edificó el Real Convento de Nuestra Señora de Candelaria, regentado por frailes dominicos. El convento sufrió un incendio y fue reconstruido en 1803.

En 1826 desapareció la Virgen de Candelaria en la inundación causada por un terrible temporal y se encargó una nueva escultura al imaginero de la isla, Fernando Estévez. En 1836 la desamortización de Mendizábal obligó a los dominicos a abandonar el convento el cual se fue arruinando progresivamente por su abandono. En 1922 la Orden volvió a hacerse cargo del Real Convento.

Capilla antigua de la Virgen de Candelaria (Foto A. Benitez)

El actual edificio de la Basílica de Candelaria fue consagrado en 1959, realizándose numerosas obras de ampliación y decoración en las décadas siguientes. En 2011 fue elevado por el Papa Benedicto XVI a la categoría de Basílica Menor.

La visita por este gran santuario mariano la iniciamos en la Basílica de Nuestra Señora de Candelaria, fundada en 1672 y arrasada por el fuego en 1789, retrasándose la conclusión del templo actual hasta mediados del siglo pasado. Se trata de un imponente conjunto arquitectónico preparado para alojar hasta cinco mil personas. En su frente principal sobresalen las dos grandes torres que alojan las campanas. Su espectacular cimborrio aporta gran luz desde sus más de veinticinco metros de altura. Llama la atención el altar principal dedicado a la Virgen, los murales que recubren buena parte de los muros (en su mayor parte del pintor José Aguiar) y el camarín donde se aloja la Patrona de Canarias. Parte de la geografía relacionada con la milagrosa aparición de la Virgen es el Pozo de Candelaria, donde se reflejaría la imagen sagrada.

Muy cerca de la basílica se hay que ver en Candelaria el Real Convento, de los dominicos, un antiguo edificio rehecho íntegramente a principios del siglo XIX, en el que destaca el claustro y una de las puertas de ingreso. Pueden contemplarse muchos objetos relacionados con la Virgen en el Museo de Arte Sacro. También está protegido como Sitio Histórico el Camino de Candelaria, en directa vinculación con las calzadas de peregrinación.

Basílica de Candelaria

En las inmediaciones del templo encontramos el Conjunto Escultórico de los Menceyes, monumental obra de José Abad (1933) sobre los antiguos monarcas locales quienes representaban a su vez a los nueve territorios en que se dividía la isla hasta su conquista.

La Ermita de San Blas, contigua al enclave guanche de la Cueva de Achbinico, fue utilizada con fines funerarios hasta que acogió la imagen de la Virgen de Candelaria. Al trasladarse la imagen de la Virgen se decidió dedicar la gruta a San Blas. En sus inmediaciones los romeros dejaban los camellos en otra cueva que sigue manteniendo ese nombre. Por otra parte, la Parroquia de Santa Ana (s. XVIII) destaca por su techo de artesonado y por acoger esculturas como su Cristo Crucificado (s. XVII) y la imagen de la titular (s. XVIII).

En el caso urbano sobresalen otras notables construcciones como el antiguo Ayuntamiento, cercano al Santuario y erigido en el siglo XVII.

Por último, el visitante encontrará un centro alfarero dedicado a difundir la artesanía local: la llamada Casa de Las Miquelas.

La Candelaria ofrece la posibilidad de conocer enclaves próximos de alto valor natural como los Paisajes Protegidos de Las Siete Lomas, de escarpado y abarrancado aspecto y repleto de cultivos y Las Lagunetas, poblado con tupidos bosques de pinos y jaras, habitada por especies como el pinzón azul y el popular canario. Además, es singular el Parque Natural de la Corona Forestal, que atesora miles de hectáreas de pinos y sus matorrales.

En el entorno existen parajes de gran interés como el Puerto pesquero de El Pozo, desde donde además salía el conocido barro cocido en el siglo XIX.

Entre los arenales de sus inmediaciones son recomendables las playas del Alcalde, La Hornilla, Punta Larga y La Arena.

Imprescindibles

Conjunto Escultórico de los Menceyes
Fachada principal de la Basílica

Datos prácticos

Coordenadas

28º 21’ 17” N, 16º 22’ 16” W

Distancias

Santa Cruz de Tenerife 19 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

220 m

Habitantes

26 290 (2012)

Fiesta de La Virgen de Candelaria (2 de febrero), San Blas (3 de febrero), Carnaval, Semana Santa, El Carmen (16 de julio), Santa Ana (26 de julio), Asunción de La Virgen y beñesmén (14 y 15 de agosto)

Encuentro Regional de Murgas, Representación de la Pasión de Cristo (Semana Santa), Festival de la Canción de Candelaria (julio)

Otros destinos próximos

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar