Qué ver en Telde – Gran Canaria

Ciudad de faycanes y rebeldes

La segunda ciudad más grande de Gran Canaria fue el primer asentamiento estable de los castellanos, figurando en el escudo de la villa su condición de primera ciudad y sede episcopal del archipiélago.

Allí los aborígenes protagonizaron la última resistencia frente a los conquistadores, un espíritu rebelde que otros mantendrán en los siglos XIX y XX. Actualmente es uno de los destinos más completos y mejor posicionados para disfrutar del Este y centro de la isla. Acompáñanos y averigua que hay que ver en Telde.

Planifica tu escapada a Telde

Esta antigua urbe situada al este de Gran Canaria, destaca por poseer un importante patrimonio histórico artístico y arqueológicos de la época prehispánica, como el de las Cuatro Puertas. También hay que ver en Telde el fabuloso Bufadero de la Garita, el Barranco de los Cernícalos, los Arenales de Tufia y el Parque Geológico de Rosiana y el Gamonal. Nos llevará un par de días disfrutar de tantos lugares de interés.

En cuanto a las opciones de excursión por los alrededores, hay varias opciones. Se puede optar por ir al sur a conocer la histórica Agüimes, en sentido contrario se encuentra Santa Brígida. Para disfrutar de lo mejor de su gastronomía y encontrar los mejores alojamientos hemos reunido toda la información en nuestra página Dormir y Comer en Telde.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de Telde es más que interesante y merece la pena leerla para saber luego que ver en Telde.

Formó parte del guanartemato (o “reino”) de Gáldar, aunque sería independiente de éste en varios periodos, posiblemente coincidiendo con la evangelización cristiana del siglo XIV. Cuando se produce el desembarco de las tropas castellanas, Telde ya era controlada por Gáldar.

En 1351 el Papa Clemente VI nombra a Fray Bernardo obispo de las islas, con sede en Telde. El fraile llegó con doce aborígenes que habían sido capturados en expediciones anteriores y que habían aprendido el catalán en Palma de Mallorca. Nueve años pasarán hasta que salga la expedición rumbo a la isla. Hubo obispos en Telde hasta finales de siglo XIV, cuando las tensiones de los aborígenes con los frailes castellanos derivarían en despeñamiento de todos estos en la sima de Jinámar.

El obispado sería reconstituido, en 1404, en la desaparecida localidad de Rubicón, cerca de la actual Yaiza en la isla de Lanzarote, a instancias de los normandos Bethencourt y La Salle. Estos caballeros desembarcarían, años después, en la bahía de Gando. El objetivo era tratar de someter a los habitantes de Telde, pero se verían obligados a reembarcar.

Hacia 1473 Diego de Herrera (casado con Inés de Peraza, propietaria de los derechos que los reyes habían concedido a su padre sobre la isla) desembarca en Gando. Comienzan las operaciones contra Telde. Mientras, a su socio Diego de Silva lo capturaron al noroeste, cerca de Gáldar. Éste último sería liberado por los aborígenes en el llamado Barranco de Silva a cambio de la retirada de ambos capitanes.

Pero Herrera edifica una torre en Gando desde la que hace incursiones hacia Teide. Después de eso, los ataques cesan en 1474 cuando el caudillo teldense Doramás destruye la torre. Entonces se produce una guerra entre nativos, Doramás se enfrenta al Faycán (o caudillo) de Telde por el control de la zona.

Finalmente, ambos faycanes canarios hacen las paces antes la nueva invasión castellana, muriendo Doramás tras un combate en 1481. La resistencia del Faycán de Telde y sus guerreros se prolongará hasta finales de 1482.

Tras realizarse un repartimiento de tierras entre los conquistadores, en el verano de 1483 el caballero Cristobal García del Castillo refunda la localidad desde la Vega mayor de Telde, cultivando caña y edificando un ingenio para refinar el azúcar. Allí se establecieron algunos hidalgos que trajeron esclavos moriscos africanos para trabajar en los campos y en los ingenios. La prosperidad motivó que en 1490 fuera la cabecera administrativa y judicial de la mitad sur de la isla.

Qué ver en Telde
El Puente de los Siete Ojos

Sucesivamente se va introduciendo el cultivo de la vid, de la cochinilla (para hacer tinte rojo), del plátano, del tomate, del trigo y la cebada, así como el ganado vacuno. Un rico enclave agropecuario posible por la gran abundancia de agua en su subsuelo. El comercio se habilitó por el hecho de que el fondeadero de Gando era una alternativa para las flotas cuando era peligroso acercarse a Las Palmas. Fue la de Cristóbal Colón la descubridora de esta alternativa.

En la plaza de San Juan de Telde, el 13 de septiembre de 1823, las tropas del ejército gubernamental, procedentes de Tenerife fusilaron al líder absolutista Matías Zurita, que había protagonizado un levantamiento contra las autoridades radicadas en la isla vecina, de las que quería independizarse. Su camisa azul ensangrentada se convirtió en bandera de los locales, y con el tiempo en la enseña de la villa.

En Teide nace Fernando León y Castillo, marqués del Muni (1842-1918), diplomático y político liberal.

A partir de 1936, en la misma sima de Jinámar en la que fueron despeñados los primeros mártires cristianos a finales del siglo XIV, militantes franquistas asesinaron a simpatizantes de partidos de izquierda de la zona. En esa época Juan García Suárez, apodado “El Corredera” por su carácter indomable e ideas izquierdistas, huyó hasta 1958 año en que fue capturado. Lo ejecutaron al año siguiente.

Ahora corresponde leer el apartado Qué ver en Telde.

A continuación, encontrarás todo lo que hay que ver en Telde.

El edificio más emblemático que ver en Telde es la Basílica menor de San Juan Bautista (ss. XVI-XVIII). Está edificada sobre la ermita mandada levantar por Hernán García del Castillo, a finales del siglo XV. La construcción actual es una amalgama de estilos, cuyo frente está flanqueado por dos desarrolladas torres neogóticas.

Contiene un importante altar (ss. XVI-XVI) y el retablo más significativo de las Islas. Fue elaborado en Bruselas hacia 1517. Luego fue completado con aditamentos barrocos y un Cristo ejecutado con pasta de millo (variante local de maíz). Esta iglesia que ver en Telde conserva un tríptico también de procedencia flamenca.

En la misma plaza de San Juan hay que ver en Telde las Casas Consistoriales (s. XIX). Destacamos su patio y el salón de plenos. En éste barrio edificaron sus casonas linajes tradicionales como los Ruiz Vergara (s. XVI), los Ponce de León o los Castillo Olivares cuya casa, conocida como el Baladero, se asienta sobre un yacimiento aborigen.

La Casa-museo de León y Castillo (s. XVI), con su excelente patio, está dedicada desde mediados del siglo pasado a recordar a esta saga de notables locales. Conserva sus colecciones y muebles.

Otro de los barrios históricos que ver en Telde es el de San Francisco, caracterizado por sus calles estrechas. Cuenta con modestas casas blancas de los siglos XVI y XVIII, dotadas de balcones de madera, en algunos casos tallada (madera de tea). Igualmente, muchas de éstas presentan sencillas cruces en su fachada por formar parte de un Vía Crucis que cada Semana Santa escenifica la comunidad franciscana de Telde.

En una hermosa plaza se halla el principal reclamo, el Convento de San Francisco. Posee interesantes retablos barrocos y el Cristo de la Agonía (s. XVII). En el mismo barrio aún permanecen los vestigios del Acueducto de San Francisco (s. XIX), realizado con piedra volcánica.

basilica menor san juan bautista
Basílica menor de San Juan Bautista

Los Llanos de San Gregorio es otra de las zonas singulares que hay que ver en Telde. La Iglesia de San Gregorio, de frente clásico y gran sobriedad, contiene una bella imagen de San Gregorio Taumaturgo y de la Virgen de Los Dolores (s. XIX). El templo cuenta también con un pequeño museo parroquial.

La Iglesia Hospitalaria de San Pedro, que hay que ver en Telde, tiene una particularidad. La aborigen Inés Chemida la fundó en 1490 para ayudar a los enfermos. Destacamos la portada de arco apuntado que sirve de ingreso a la nave.

En la calle Licenciado Calderín encontramos el Jardín de Santa Rosalía, un parque con loros y patos. Otro de los iconos de Telde es el Puente de los Siete Ojos (fines s. XIX), situado sobre el Barraco.

A las afueras, hay que ver en Telde la Torre de Gando (s. XVIII). Se trata de una antigua fortificación de mampostería levantada para proteger al modesto puerto cercano.

Las comunidades primitivas construyeron cuevas artificiales, como las de El Calasio, en el entorno del Barranco de Silva. Muy cerca, en El Jerez, hay restos de la primitiva estructura edificada por los aborígenes para trasladar agua hasta este recóndito enclave.

El yacimiento arqueológico de las Cuatro Puertas, se llama así por el número de accesos que presenta en la Montaña de las Huesas. También se denomina Bermeja. Allí se han encontrado varias momias. Conviene también acercarse hasta la prolongada Sima de Jinámar, donde fueron despeñados los religiosos franciscanos misioneros.

Es recomendable visitar los hermosos Arenales de Tufia, el espectacular Bufadero de la Garita y el boscoso Barranco de los Cernícalos, salpicado de cascadas y repleto de salvias, lavandas habitados por pájaros pintos y capirotes. También hay que ver en Telde el Parque Geológico de Rosiana y El Gamonal.

Este municipio costero cuenta con playas de gran belleza. Por ejemplo, las de Hoya del PozoEl HombreLas SalinetasMelenaraTufiaAguadulceOjos de Garza y La Garita. Estas son algunas de las que hay que ver en Telde.

Imprescindibles

Dónde dormir en Telde
Bufadero de la Garita
Dónde dormir en Telde
Yacimiento de las Cuatro Puertas

Datos prácticos

Coordenadas

27° 59′ 54.43″ N, 15° 25′ 0.04″ W

Distancias

Las Palmas de Gran Canaria 19 km, Aeropuerto de Gran Canaria 11 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

130 m

Habitantes

102 170 (2013)

Hay mucho que ver en Telde, sus fiestas no podían ser menos. Primero, Carnaval y la Fiesta Patronal de San Juan Bautista (24 de junio). Segundo, la Fiesta del Santo Cristo de Telde (14 de septiembre). Tercero, la Fiesta de San Gregorio Taumaturgo (17 de noviembre). Por último, la Fiesta de la Caña Dulce (Jinámar, 8 de diciembre).

Fiesta de la Traída del Agua (dos primeras semanas de agosto).

Calado, Bordado, Tintes naturales, Timple, Hierro y metal, Cerámica, Sombrerería, Cuchillo canario.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar