Las Islas Canarias son uno de los mayores destinos vacacionales de todo el país. Su localización paralela al continente africano le dota de unos cálidos climas todo el año y de un ambiente costero envidiable. Por otro lado, uno de sus mayores atractivos reside en su diversidad y sus contrastes. Da igual si se están buscando playas, montañas, bosques, ciudad o buceo, en Canarias se encuentra de todo en cada una de sus ocho islas habitadas, aportando cada una de ellas una experiencia distinta que no dejará indiferente.

Las Dunas de Maspalomas en Las Palmas de Gran Canaria

Las Dunas de Maspalomas

Las Dunas de Maspalomas | Shutterstock

En el extremo sur de la isla de Gran Canaria se encuentra uno de los lugares protegidos más famosos y conocidos de todo el archipiélago. Las Dunas de Maspalomas es un increíble espacio natural que el propio gobierno canario se dedicó a nombrar Reserva Natural Protegida. Cuenta con más de 400 hectáreas con una riqueza biológica sin igual. Sus dunas, conformadas con arena orgánica, convierten el lugar en un oasis que alberga las playas más deseadas por todos los turistas como la Playa del Inglés. Además, cuenta con lagunas y bosques de palmeras que hacen sentir en otro continente.

El Teide, la joya de Tenerife

Vista del volcán Teide

Vista del volcán Teide | Shutterstock

Una de las postales más famosas cuando se piensa en las Islas Canarias es la de su espectacular volcán: el Teide. No es para menos. Este enorme volcán en Tenerife, de 3,715 metros de altura, es no solo el pico más alto de España, sino uno de los tres volcanes más altos de todo el mundo. Este imponente volcán está situado en una reserva natural con su nombre y ofrece a todos los apasionados del senderismo y de la naturaleza un paisaje sin igual. Todas las islas de las Canarias tienen un claro origen volcánico pero, en el caso del Teide, es su volcán el que se ha convertido en el núcleo de toda su geografía, siendo la isla más visitada del archipiélago.

Gran Canaria, una gran ciudad

Panorámica de Las Palmas de Gran Canaria

Panorámica de Las Palmas de Gran Canaria | Shutterstock

Pero no todo tiene por qué ser mar y montaña. Si se buscan visitas para pasear por las urbes y conocer a su gente y su gastronomía, Las Palmas de Gran Canaria es el mejor lugar. Siendo la capital de todas las islas y la ciudad más poblada de todas ella, Las Palmas de Gran Canaria no solo cuenta con unas hermosas playas urbanas, como la playa de Las Canteras, sino que tiene un centro histórico que se confunde con la idea de una isla. En ella se puede ver la Catedral de Canarias, la Plaza de Santa Ana, la Casa-Museo Colón, la plaza del Espíritu Santo o la ermita de San Antonio Abad, aprovechando de pasear por sus callejuelas y empaparte de la esencia y los contrastes de la isla.

Charco de los Clicos, los colores volcánicos de Lanzarote

Charco de los Clicos

Charco de los Clicos | Shutterstock

Si lo que interesa y motiva es conocer los volcanes y los paisajes que parecen de otro planeta, Lanzarote es la isla ideal. Esta es la que reúne más contrastes y atractivo en cuanto a la tierra volcánica que la conforma. Uno de estos lugares es el Charco de los Clicos, una de las playas más singulares y atractivas del archipiélago. Debido a su origen, la arena es completamente negra. Sin embargo, lo característico es el lago de color verde que está en medio de la playa y que no es sino un antiguo cráter que se acabó sumergiendo en el mar Atlántico y que, por su fondo repleto de algas, ha acabado con un intenso color verde que lo convierte, prácticamente, en el decorado de una película.

Caleta de Sebo, el pueblo pesquero de La Graciosa

Caleta de Sebo

Caleta de Sebo | Shutterstock

Quizás la isla de La Graciosa no sea tan famosa como las tres islas comentadas anteriormente, pero, sin duda, cuenta con los paisajes más exóticos del archipiélago y ofrece a los turistas un lugar tranquilo donde desconectar. Dentro de sus grandes atractivos, uno de los más relevantes es su ciudad principal: Caleta de Sebo. Y es que a pesar de ser un lugar bastante tranquilo y sin mucha infraestructura para el turismo, sus casitas blancas de ventanas azules con una sola plata y sus playas cristalinas han convertido este pueblo de pescadores en uno de los centros más atractivos de La Graciosa.

Garajonay, sentirte en un cuento en La Gomera

Reserva de Garajonay

Reserva de Garajonay | Shutterstock

Conforme nos vamos alejando de las grandes islas, se encuentran todo tipo de paisajes y de contrastes que hará que uno se pregunte dónde se encuentra exactamente. En contraposición con las dunas de Gran Canarias y las playas de La Graciosa, se encuentra en La Gomera uno de los bosques más impresionantes del archipiélago. Se trata del Parque Nacional de Garajonay, que cuenta con los característicos bosques de laurisilva. Debido a su localización, prácticamente africana, es un bosque subtropical que en esta isla sobrevive y se mantiene, convirtiéndose en un hermoso bosque verde que hará que uno se sienta como en un cuento. Si se tiene afición por el senderismo y se quiere escapar de las grandes ciudades, este lugar es perfecto.

Caldera de Taburiente, la reserva prehistórica de La Palma

Cascada de los Colores en la Palma

Cascada de los Colores en la Palma | Shutterstock

La isla de la Palma, si se mira desde un avión, se podría ver fácilmente cómo se compone a través de un enorme cráter de volcán que hizo surgir la tierra del mar. Es precisamente este cráter prehistórico el que convierte la pequeña isla en una de las reservar naturales más impresionantes del país. Caldera de Taburiente es el destino paradisíaco para los amantes del senderismo y la escalada. Cuenta con varios miradores y con rutas para todos los niveles, siendo el Roque de los Muchachos el más alto, con 2426 metros de altura. Además tiene uno de los paisajes más exóticos, la Cascada de los Colores, cuyas aguas de colores de origen volcánico son las más fotografiadas de la isla.

Los fondos marinos de La Restinga en El Hierro

Las aguas cristalinas de La Restinga

Las aguas cristalinas de La Restinga | Shutterstock

Otra de las islas no tan conocidas pero con un enorme patrimonio cultural es la isla del Hierro. Si la Palma era ideal para los amantes de senderismo, el Hierro es un destino paradisíaco para los aficionados del buceo y los fondos marinos. Sus aguas tranquilas y cristalinas atraen todos los años a miles de buceadores que quieren descubrir los secretos ocultos del océano. La Reserva Marina de la Restinga es un lugar soñado y uno de los grandes atractivos de esta pequeña isla.

Las playas de Fuerteventura y las Dunas de Corralejo

Las Dunas de Corralejo

Las Dunas de Corralejo | Shutterstock

Si lo que se busca de las Canarias son unas buenas playas para desconectar y poder huir de las grandes ciudades y el ruido, el mejor destino para escoger es Fuerteventura. Sus enormes playas de arena blanca, que nada tiene que envidiarle al Caribe, parecerán el paraíso. En este sentido, las Dunas de Corralejo y todas las playas aledañas a este paisaje desértico se convertirán en un destino ideal que poder visitar en cualquier momento del año.