Vigo

La ciudad olívica

La industriosa ciudad de Vigo abre sus puertas al Atlántico, protegida por el hermoso archipiélago de las Islas Cíes. La ciudad más grande de Galicia es una potente urbe que ofrece atractivos culturales, monumentales, gastronómicos, paisajísticos y un comercio muy competitivo.

Planifica tu escapada a Vigo

La escapada a Vigo es una decisión segura durante todo el año, porque esta ciudad cuenta con un clima, unos atractivos urbanos y una zona de influencia con características excelentes y muy bien desarrollada. La actividad industrial y comercial, su población universitaria y la constante afluencia de portugueses para comprar y divertirse propician que goce de un buen ambiente para el viajero. Enfrente de la ciudad se encuentran las islas Cíes, en tanto que a muy pocos kilómetros está el estrecho de Rande, escenarios de épicas batallas y tesoros perdidos. A menos de una hora de camino en dirección norte se encuentran numerosos lugares de gran interés, como la ciudad de Pontevedra (hacia el norte) y las villas de A Guarda y Tui hacia el sur. La gastronomía y el vino son dos atractivos en una zona de la denominación de origen Rías Baixas y que cuenta con uno de los tres principales puertos pesqueros de España; para conocer los platos locales y donde parar durante la escapada, aquí ponemos un enlace con nuestra página sobre Dormir y Comer en Vigo.

¿Quieres conocer este sitio?

A Vigo, del latín vicus, se le conoce como “La ciudad olívica” por cultivarse este árbol, asociado al escudo heráldico de la ciudad. Los monjes templarios tomaron posesión del antiguo templo dedicado a Santa María, y en su atrio plantaron un olivo. Con el tiempo, los templarios desaparecieron de la ciudad, pero el árbol quedó; hoy está en el paseo de Alfonso XII.

La gran cantidad de dólmenes y mámoas (túmulos) que se han encontrado en el municipio atestigua su remoto poblamiento. También la cultura castreña, en la Edad de Hierro; los 26 poblados castreños que existen en la zona. Hubo una intensa actividad portuaria y comercial entre el siglo II a. C. y el I d. C., en el que se establece la pax romana.

Durante la Edad Media, la historia de Vigo dependió durante muchos años del monasterio cisterciense de Melón, en Orense. Esta época estuvo marcada por las frecuentes incursiones de los piratas procedentes del norte de Europa, que provocaron que la población se desplazara hacia el Monte de O Castro. A partir del siglo XII genera una importante actividad artesanal, comercial y pesquera, elaborándose textos como las Cantigas del Amigo del trovador Martín Codax (siglos XIII- XIV).

En 1585 el pirata inglés Francis Drake intentó tomar la villa, fracasando gracias a la oposición de los vecinos. Sin embargo, cuatro años más tarde atacó de nuevo, esta vez con éxito. Estos frecuentes asaltos marítimos obligaron a la construcción, en 1656, del castillo de San Sebastián y las murallas de la ciudad.

El 23 de octubre de 1702 se produjo el episodio más importante de la historia de la ciudad: la batalla de Rande. En la bahía de Vigo, a la altura del puente de Rande, una flota anglo-portuguesa asaltó las fortificaciones y destruyó los barcos de la flota de Indias que estaban descargando sus riquezas. Los atacantes se llevaron una mínima parte del tesoro, el resto se encuentra en el fondo de la Ensenada de San Simón; Julio Verne se inspiró en él en su libro 20.000 leguas de viaje submarino.

A partir de 1778, la liberalización del comercio con América incrementó el tráfico mercantil y la actividad industrial, que se desarrollaría mucho en el siglo siguiente con el negocio de conservas.

Puerta del Sol, centro de la ciudad de Vigo

En 1809 Vigo fue ocupado por el ejército francés, combatido por una fuerte resistencia popular, que acabaría expulsando a los invasores de la ciudad. Este episodio motivó la concesión por Fernando VII del título de “Leal y Valerosa”.

La segunda mitad del siglo XIX fue un periodo de continuo crecimiento, propiciado por el incremento de las relaciones con América. En contrapartida a esta fructífera relación, en 1899 arribaron a través de su puerto millares de soldados enfermos provenientes de la guerra de Cuba. La ciudad se volcó en su socorro, recibiendo por ello el título de “Siempre Benéfica”.

La ciudad de Vigo, la mayor de Galicia, es un excepcional punto de partida para disfrutar de las poblaciones de la Ría de Vigo y de las Islas Cíes. Su origen pesquero nos ha dejado un casco antiguo(declarado de Interés Turístico Histórico) de fuerte sabor marinero, que contrasta con las modernas instalaciones de los puertos deportivos.

En la zona antigua de la ciudad (la Ciudade Vella), articulada en torno al antiguo barrio marinero de O Berbés, cerca del puerto, se encuentran los soportales de la Plaza de la Constitución, considerada como la Praza Maior de Vigo, muy familiar, con muchas terrazas y cafés; un entramado de pequeñas calles, donde las fachadas suelen tener miradores acristalados; y la antigua Colegiata de Santa María de Vigo (1816-1836), ahora concatedral de la diócesis de Tui-Vigo. Se trata de una construcción neoclásica levantada sobre los restos de una iglesia gótica incendiada por el pirata Drake. Presenta tres naves cubiertas de bóvedas de cañón corrido, con las laterales muy estrechas y la central de gran altura. Alberga en su interior el célebre Cristo de la Victoria que, según la tradición, favoreció a los vigueses en la guerra de la Independencia. En los alrededores, se puede visitar el Mercado de Piedra, un lugar único donde adquirir y degustar las ostras gallegas.

La Alameda, zona de paseo cercana al puerto deportivo, consta de calles peatonales y jardines como el de la Plaza de Compostela, que conviven con el bullicio de la zona de marcha más de moda de la ciudad.

El Vigo más actual se despliega en el triángulo formado por la Puerta del Sol, Colón y Urzáiz. La Puerta del Sol es el centro neurálgico de la ciudad, donde se encuentra el monumento conocido como “O Sireno”, y en estas grandes avenidas podemos encontrar edificios insignes, como el Centro Cultural García Barbón, obra del arquitecto gallego Antonio Palacios. En la zona moderna se encuentra también el imprescindible Parque O Castro, el mayor y más completo parque urbano, testigo en el pasado de las invasiones piratas y de numerosas batallas. Cuenta con estupendos miradores para disfrutar de impresionantes vistas del puerto de Vigo, restos castreños y romanos, elmonumento a la Batalla de Rande, que conmemora los galeones hundidos en el año 1702 y el Castillo de Santa María del Castro, construido entre 1656 y 1667 a la vez que las murallas y el fuerte de San Sebastián, actualmente en ruinas.

Vigo no es sólo uno de los focos industriales y económicos de Galicia, sino uno de los centros románicos más importantes de la provincia de Pontevedra. Del Vigo románico podemos destacar laIglesia de Santa María de Castrelos (s. XII), formada por una única nave de ábside semicircular y una planta de 20 por 7 metros. En su muro interior norte pueden verse unas interesantes pinturas murales, que representan un Cristo en Majestad, una Misa de San Gregorio y una Epifanía. El templo de Santiago de Bembrive (s. XII) consta de una nave y un ábside semicircular en bóveda de cañón. En el interior encontramos un arco triunfal apuntalado y un sepulcro en el presbiterio. También románica es San Salvador de Coruxo (s. XII), que tiene un monumental ábside central; se trata de la iglesia monasterial de un antiguo priorato.

Del Vigo moderno destacan los edificios modernistas, ecléticos y racionalistas, dispersos en el núcleo urbano, como por ejemplo el Edificio Bonín, en la calle Arenal esquina Oporto, uno de los edificios históricos más espectaculares de la ciudad. Obra de Jenaro de la Fuente Domínguez, destaca por su abigarrada decoración de influencia modernista.

Plaza de la Constitución / Fotos: Olalla Lojo

Por otra parte, en los últimos años la ciudad olívica ha experimentado una notable ampliación de su oferta cultural con la puesta en marcha de varias fundaciones y museos. Entre ellas, se pueden destacar especialmente tres. La primera es el MARCO Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, un centro de arte que busca difundir los movimientos y propuestas culturales contemporáneas, especialmente de arte gallego y emergente. El segundo es el Museo Municipal “Quiñones de León”,sito en el Pazo de Castrelos, edificio del siglo XVII declarado Monumento Histórico-Artístico. Entre jardines neoclásicos y árboles centenarios, este museo municipal nos ofrece una interesante colección formada por estelas romanas, muebles y esculturas, y una pinacoteca que recoge tanto obras europeas barrocas como de modernos autores gallegos. El parque de Castrelos cuenta también con un auditorio al aire libre, donde tienen lugar importantes acontecimientos musicales.

Por último, el Museo del Mar de Galicia, obra de Aldo Rossi y César Portella y situado en la Punta do Muiño, alberga diferentes elementos relacionados con el mar que explican la importancia que ha tenido y sigue teniendo el mar y la pesca en la vida de Galicia.

Por último, siendo una ciudad costera, no se puedo uno olvidar de sus espacios naturales y playas, de las que hay muchas que ver en Vigo, que están muy aprovechadas y cuidadas. La Playa de Samiles una de las mayores de Vigo y la más frecuentada por turistas y visitantes. Dispone de amplias zonas de paseo, zonas ajardinadas y deportivas, piscinas y otros servicios. Desde esta playa, con las Islas Cíes como fondo, se puede disfrutar de impresionantes puestas de sol.

Imprescindibles

Parque de Castrelos – Pazo Quiñones León
Puente Rande (Ría de Vigo)

Datos prácticos

Coordenadas

42° 14′ 10″ N, 8° 43′ 36″ W

Distancias

Pontevedra 24 km, Santiago de Compostela 81 km, Ourense 96 km, Madrid 613 km

Aparcamiento

Aparcar gratis y cerca no es tarea fácil. Hay disponibles cerca de 12.000 plazas de parking y más de 2.400 de zona azul. Se recomienda dejar el coche en el Parking de Urzaiz, junto a la calle peatonal comercial, del museo MARCO y muy próximo al ramal de entrada y salida de la autopista

Altitud

0-28

Habitantes

296 479 (2013)

La Reconquista (28 de marzo), Fiestas mayores (del 15 de julio a San Roque)

Día Grande da Muñeira (exaltación del folclore popular en la última semana de mayo), Fiesta de la Cultura (principios de julio)

Cestería (A Casa do Cesteiro), encajes de Camariñas (Faro Vilano), Cerámica de Sargadelos, Productos gallegos de O Adro, Vinos en la vinoteca El Buen Vivir

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar