Monterrei en lo alto y Verín en lo llano

A las orillas del río Támega esta villa de gran historia preserva el conjunto fortificado más grande de Galicia. Uno de sus mayores reclamos son sus célebres balnearios. Sorprende todo lo que hay que ver en Verín.

Planifica tu escapada a Verín

Hay bastante que ver en Verín, Orense, además de probar unos excelentes balnearios. La visita a su casco histórico y el centro de interpretación que permite entender su importante historia puede hacerse en un día. Varios días pueden dedicarse a disfrutar de las aguas o recibir tratamientos en los balnearios de Cabreiroá, Fontenova o Sousas.

Los amantes de la naturaleza pueden subir por la OU 114 y pasar una jornada en el bello parque natural do Invernadeiro. Aconsejamos llamar antes pues el acceso está restringido a 30 personas al día. Si estás interesado en el turismo activo, hay distintas opciones.

Otra opción para el resto de la escapada es subir por la autovía en dirección norte hasta la interesante localidad de Allariz. Además, si hacéis el Camino de Santiago siguiendo la Vía de la Plata, existe una variación para pasar por este magnífico pueblo.

Adjuntamos nuestro vínculo a las páginas de Dormir y comer en Verín para hacer las reservas. De hecho, si te quedas a dormir, podrás disfrutar de los lugares que hay que ver en Verín.

¿Quieres conocer este sitio?

Aquello que ver en Verín está ligado a su historia. A lo largo de la Edad Media la población agrícola de Verín tuvo una existencia relativamente tranquila. No obstante, sobresaltada por los conflictos bélicos de los sucesivos gobernantes de Monterrei, por las revueltas Irmandiñas, así como las disputas fronterizas entre España y Portugal. En el año 1506, Felipe el Hermoso mantuvo un encuentro en la población con el cardenal Cisneros.

Qué ver en Verín
Plaza de la Merced

En marzo de 1809, durante la Guerra de la Independencia, el mariscal Soult tomó la fortaleza que se convirtió en el último de sus escenarios bélicos. Con la decadencia de Monterrei, entrada ya la Edad Moderna, la villa comenzó a prosperar. Ganó primacía debido al poder de los gremios, a la vida del comercio y a la artesanía local. Destaca así la figura de su nobleza hasta bien entrado el siglo XX.

Ahora corresponde leer el apartado que ver en Verín.

Verín es una localidad famosa por sus vinos, por su carnaval, por su pasado histórico y por su estratégica localización; pero también por sus aguas, siendo el lugar de mayor densidad hidroterápica de Galicia.

Los balnearios de FontenovaCabreiroá y Sousas son sus principales reclamos turísticos que ver en Verín. Seguramente alguno de ellos fue el protagonista de la siguiente leyenda: cuando los franceses invadieron Galicia en la Guerra de Independencia, el caballo de su capitán se puso enfermo, por lo que lo dejaron abandonado. Pero en su camino de regreso hacia Francia se lo encontraron totalmente curado, según les explicaron, porque había bebido de una de las fuentes de la localidad y pastado las hierbas bañadas por estas.

El manantial más famoso de la localidad es el de Cabreiroá, a 1,5 kilómetros de la misma y cuya agua se comercializa a nivel nacional. Merece la pena acercarse hasta él por el recinto natural que lo rodea, con unos 72.000 m2 de zonas ajardinadas y bosques. También visitar el Templete de los Agüistas, un edificio azulejado construido en 1907 con planta octogonal. En su centro hay una enorme burbuja llena de agua con un pequeño grifo del que se puede beber libremente.

A dos kilómetros de la villa destaca el Castillo de Monterrei, enclave estratégico durante la Edad Media. No es sólo un castillo sino una fortaleza de triple muralla que engloba varios edificios. Del Hospital de Peregrinos, fundado por D. Gaspar de Zúñiga, sólo se conserva su portada, de arco de ojiva abocinado con cuatro arquivoltas. En el tímpano, Jesucristo entre las figuras del Tetramorfos, y en la clave del arco un ángel cabeza abajo. El arco está flanqueado por las figuras de la Anunciación.

La Iglesia de Santa María de Gracia es un templo gótico (siglos XIV- XV) de nave única cubierta de madera y ábside rectangular con bóveda de crucería. Destaca un retablo de piedra con el Salvador y doce relieves de la Pasión. También dentro de la muralla se conservan dos torres; la de las Damas(XIV) y la del Homenaje, la más imponente.

En la plaza de armas, se ubica el Palacio de los Condes. De estilo renacentista con grandes galerías de arcos rebajados. Esta fortaleza es además protagonista de numerosas leyendas, como la de la condesa infiel, que temiendo las iras de su marido, se precipitó desde lo alto de la muralla a un pozo, al que llaman el “Pozo Verde”.

Hay que ver en Verin la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor. Se construyó a principios del siglo XVII, aunque su torre es muy posterior. En su interior, llama la atención el Cristo de las batallasatribuido a Gregorio Fernández o a Martínez Montañés, y también la cruz de estilo rococó.

La Iglesia y el Convento de la Merced fueron donados a los frailes de la merced por el conde de Monterrey. Obra del siglo XVIII en su mayoría, consta de una torre barroca y balcones abalaustrados. La iglesia del convento tiene una fachada muy sencilla. Cuenta con torre cuadrada rematada en cúpula y en el interior hay un retablo barroco realizado por Francisco Moure.

En la zona antigua de Verín, se halla la Casa de los Acevedo, de gran valor histórico ya que en ella tuvo lugar el mencionado encuentro entre el cardenal Cisneros y Felipe, el Hermoso.

verin orense
Vista general del Castillo

Al otro lado del puente sobre el Támega está la Casa del Escudo o del Asistente. Fue construida para el asistente del conde de Monterrey, de ahí el nombre. Lo más característico de este edificio es el escudo de grandes dimensiones que se puede ver en la fachada. En su interior, cuenta con dos amplias salas de exposiciones temporales, con la oficina de información turística y el albergue del Camino de Santiago.

Para conocer mejor y más a fondo la historia y la cultura de esta hermosa localidad, lo mejor es visitar el Centro de Interpretación de Verín. Allí podrá descubrir todas las facetas de la villa con fotografías y películas. El museo está dividido por sectores que se dedican al patrimonio histórico, a las aguas mineromedicinales, los balnearios y manantiales, así como al vino, el carnaval, la gastronomía y los espacios naturales.

En los alrededores de Verín, hacia Laza, se encuentra la Iglesia de Santa María de Mixós. De planta basilical y con tres ábsides. En su interior se conservan dos aras y pinturas de los siglos XII y XIV. También, el Santuario de los Remedios, comenzado en 1541 y rematada la fachada en el XX. Alberga en su interior un tríptico del Nacimiento, representativo del arte popular característico de la zona, y varias pinturas del siglo XVIII.

Abundan las fiestas en Verín, tanto religiosas o patronales. Como son las de Santa María la Mayor (en diciembre), los Remedios y los Dolores (en septiembre); como las gastronómicas o tradicionales, donde destaca el Entroido (carnaval).

¿Se te ocurre algún otro monumento imprescindible que ver en Verín? Escríbenos.

Imprescindibles

iglesia san lazaro verin
Iglesia de San Lázaro
castillo verin
Torre de las Damas del castillo

Datos prácticos

Coordenadas

41° 56′ 27″ N, 7° 26′ 9″ W

Distancias

Ourense 73 km, Lugo 166 km, Vigo 163 km, Santiago de Compostela 173 km, Madrid 428 km

Aparcamiento

Sin problemas en los alrededores.

Altitud

373 m

Habitantes

14 633 (2013)

Además de todo lo que ver en Verín, nada como asistir a sus fiestas. Primero, las Fiestas patronales en honor a Santa María A Maior (segundo fin de semana de agosto). Segundo, Nuestra Señora de los Remedios (8 de septiembre). Tercero, la Virgen de los Dolores (15 de septiembre).

Fiesta del chorizo de Abedes (17 de enero), entroido verinés (carnaval muy enraizado en la zona ourensana). Los Maios (festividad ancestral celebrada el primer domingo de mayo). Feria del Vino (coincide con las fiestas estivales y se exaltan los caldos de Monterrei).

Aguas de Sousa, Agua de Fontenova.

Lugares fascinantes que deberían ser Patrimonio de la Humanidad

España es el tercer país del mundo con más patrimonio, después de China e Italia. Actualmente contamos con 48 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, aunque la lista de candidatos no para de crecer. Esta lista llamada indicativa recoge 28 lugares. Aquí os traemos una selección de lugares que creemos que deberían convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

El yacimiento grecorromano de Ampurias

Patrimonio de la Humanidad
Ciudad greco-romana de Ampurias (Tarragona)

Este antiguo asentamiento ubicado en L’Escala (Girona) es inimitable, ya que se trata del único yacimiento de la Península Ibérica en el que conviven los restos de una colonia griega con los de una ciudad romana. Ampurias es de notable importancia por tratarse del punto de entrada de la romanización a la Península Ibérica.

Tras ejercer de establecimiento de los griegos en el siglo VI a.C., funcionó como campamento militar romano para después convertirse en la urbe de Emporion en el siglo I a.C.  Por eso, las ruinas que hoy podemos contemplar en el yacimiento -desde el ágora griega hasta los restos de las termas romanas- son una extraordinaria muestra del urbanismo clásico. El asentamiento cuenta, además, con un museo monográfico en el que está expuesta la estatua del dios Asclepio. La ciudad grecorromana de Ampurias opta a la distinción de la Unesco desde 2002.

Trujillo, Monfragüe y Plasencia

Patrimonio de la Humanidad
Acueducto de Plasencia (Cáceres)

La candidatura conjunta de Trujillo, Monfragüe y Plasencia, propuesta en la lista tentativa de Patrimonio de la Humanidad de 2009, propone incluir un bien mixto natural-cultural de excepcional valor que se sumaría a una región con gran riqueza monumental como es Extremadura. La importancia histórica de estas dos ciudades y la abundancia de los bosques del parque natural extremeño podrían volver a ser valoradas como parte de un nuevo proyecto por parte del comité de la Unesco, que rechazó la candidatura en 2012.

El Castillo de Loarre

Patrimonio de la Humanidad
Castillo de Loarre (Huesca)

El más grande de los castillos aragoneses, construido por Sancho El Mayor (1020-1030), es uno de los mejores ejemplos del arte románico en España. El excepcional estado del conjunto, en el que sobresalen elementos como la Iglesia de Santa María, la Cripta de Santa Quiteria o la Torre de la Reina, le ha hecho merecedor de la declaración como Monumento Histórico Artístico. La distinción de Patrimonio de la Humanidad le va como anillo al dedo a Loarre, considerada la fortaleza románica más antigua de Europa.

La catedral renacentista de la Asunción de Jaén

Patrimonio de la Humanidad
Catedral renacentista de la Asunción (Jaén)

Obra culmen de Andrés de Vandelvira, esta joya renacentista situada en Jaén destaca por su sala capitular y su sacrístía, así como por su impresionante fachada barroca y su coro neoclásico. En 2012, se solicitó a la Unesco que se extendiera la consideración de Patrimonio de la Humanidad a este monumento, incluyéndolo en el conjunto ya premiado de Úbeda y Baeza.