O Carballiño

La feria que se hizo ciudad

La única localidad gallega importante que no tiene un origen romano o medieval se desarrolló en la Edad Moderna por su feria, sus aguas y la laboriosidad de sus gentes. Su calidad de vida generó el lema “Para carne, pan e viño: O Carballiño”.

Planifica tu escapada a O Carballiño

Quienes van a O Carballiño saben que los deleites gastronómicos son el principal motivo de la escapada. Un importante atractivo adicional es la visita de un día de duración al próximo Monasterio de Oseira, conocido como el Escorial gallego por su monumentalidad; esta puede complementarse con el paseo por la sierra de Peña Veidosa. La fama de la cocina local y su importancia como centro comercial, motivan que haya una buena oferta de lugares donde disfrutar de la buena mesa, aunque bastantes menos sitios en que pasar la noche; adjuntamos el vínculo a nuestra página Dormir y Comer en O Carballiño.

¿Quieres conocer este sitio?

Su nombre puede derivarse de un apelativo cariñoso, que en Galicia suele emplear el diminutivo. De esta manera, O Carballiño, indicaría afecto hacia ese lugar poblado de carballos (robles). En diversos períodos históricos, el nombre fue castellanizado erróneamente y fue sustituido por Carballino, palabra que no tiene significado ya que el diminutivo castellano sería roblecito. Como población surgió muy tardíamente, en el primer tercio del siglo XVII, a raíz de una feria agroganadera que se fue haciendo cada vez más importante en la mitad del siglo XVIII. Pertenecía a la Parroquia de Partovia que, a su vez, dependía del Monasterio de Oseira (s. XII), una de las abadías más poderosas de la Baja Edad Media. Su condición de encrucijada, lugar de paso natural entre las Rías Baixas y el interior meridional de Galicia, y entre O Ribeiro y el norte de Portugal con Compostela, marcó tanto el origen de la feria como su consolidación y pujanza posteriores. A lo largo de la historia de O Carballiño los feriantes fueron instalándose y asentándose en la localidad, y a principios del XIX los poderes curativos de las aguas termales atrajeron a enfermos y turistas.

Calle de Mosquera

En el año 1901, llegó a Carballiño desde Tierra Santa una reliquia importante (una astilla de la Cruz de Cristo, la Vera Cruz) como regalo del patriarca de Jerusalén Ludovico Piave. Dicha reliquia la llevó puesta en su pectoral el papa Pío IX durante sus últimos meses de vida. Por eso se denomina al templo carballiñés que la alberga el Templo de la Vera Cruz, obra del arquitecto Antonio Palacios.

Si la villa nació y creció a la sombra de la feria, el turismo lo hizo al cobijo de sus aguas termales, que dio vida a tres balnearios. De la zona de O Carballiño y del valle formado por el río, destaca el Balneario de Arenteiro o Gran Balneario, que abrió sus puertas en 1816 y cuyas aguas son las más indicadas en Galicia para el aparato digestivo. Además del parque propio del centro termal, se extiende una variada masa arbórea, dominada por robles centenarios y hayas, hasta llegar a la Praia do Areal (Playa de Areal), con abundantes paseos fluviales, que lo convierten en un lugar ideal para descansar. En el recinto también se sitúa el Parque Etnográfico de Arenteiro, con molinos convertidos en museos, restaurantes y un camping a lo largo del trayecto. Desde la playa, se accede también a la Peña de los Enamorados, un conjunto de rocas graníticas de grandes dimensiones, que parece haber sido un monumento mágico-religioso en tiempos del Neolítico. En la actualidad es uno de los rincones más pintorescos de O Carballiño, con un encanto romántico que le ha hecho protagonista de numerosas leyendas relacionadas con tesoros y amoríos.

El Balneario Caldas de Partovia (llamado “Puerto de la Vida”, Parto-via) tiene una historia más antigua, que puede remontarse a la época romana, situándose en el lugar de partida de una calzada. Desde la Edad Media perteneció a los monjes del Monasterio de Oseira, que lo obtuvieron en el año 1162 tras permutarlo por unos terrenos que poseían en Toro (Zamora). El edificio que alberga las instalaciones está considerado como el más antiguo de Galicia y sus aguas, que brotan de tres manantiales a diferente temperatura, están especialmente indicadas para procesos reumáticos y para afecciones respiratorias y otorrinolaringológicas.

Templo de la Veracruz

onstruido en su totalidad con materiales de la comarca, en especial granito y pizarra, el Templo de la Veracruz (1943-52) representa la obra más grandiosa e identificadora de la villa, según diseño de Antonio Palacios. El estilo, en su conjunto, es de difícil definición, ya que se trata de una amalgama de muy diversas formas arquitectónicas y escultóricas. El exterior muestra una gran torre, muchos rosetones y ventanas con celosías. En el interior del templo, la magia se articula gracias a una rotonda con cúpula rodeada de absidiolos. Se observan influencias y trazos de formas arquitectónicas como pazos, monasterios, catedrales, iglesias, castillos… La Veracruz es todo un símbolo expresionista de la época.

Otro edificio con una historia propia que ver en O Carballiño para apreciar el exterior es el Pazo de Banga, que perteneció a los Quiroga, y en el que residió un tiempo Emilia Pardo Bazán, después de contraer matrimonio con uno de los miembros de esta familia. La escritora lo utilizó como escenario de la novela El Cisne de Vilamorta, denominándolo “Balcón do Ribeiro”.

O Carballiño es muy visitado en verano tanto por su famosa villa balnearia como por sus fiestas gastronómicas, siendo la importante y popular “Festa do Pulpo” declarada de Interes Turistico Nacional ( 2º domingo de Agosto). También a resaltar es la “Festa da Cahucha” que se celebra el Domingo de Carnaval. Sus alrededores tienen además un alto valor ecológico y paisajístico, con abundantes muestras de bosque autóctono. Al sur del municipio es también posible contemplar el peculiar cultivo en terrazas de sus viñedos, que producen los apreciados vinos de Ribeiro.

Imprescindibles

Muiño Das Lousas
Gran Balneario Carballiño

Datos prácticos

Coordenadas

42° 25’ 50’’ N, 8° 4’ 45’’ W

Distancias

Jaén 104 km, Sevilla 129 km, Málaga 162 km, Madrid 400 km

Aparcamiento

Con facilidad en la villa y sus alrededores

Altitud

397 m

Habitantes

14 355 (2013)

San Cibrao (mediados de septiembre)

Fiesta del pulpo (2º domingo de agosto), Festa da Cachucha (cabeza del puerco, Lunes de Carnaval), Fiesta del Vino Nuevo (finales de noviembre)

Trebellos (artesanía gallega)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar