Monforte de Lemos

Tierra fértil de los condes

Monforte de Lemos es el corazón de la hermosa y vinícola Ribeira Sacra; además de la capital de unos turbulentos condes que el dieron un lugar en la historia de Galicia.

Planifica tu escapada a Monforte de Lemos

La visita a la ciudad de Monforte de Lemos tiene atractivos suficientes para un día completo. Hay que ser consciente de que tiene importantes atractivos naturales cerca. Una excursión de día imprescindible es al parque natural de los cañones del Sil. Otra inolvidable excursión de día puede ser a la sierra de O Courel, donde está el Monumento natural del plegamiento de Campodola y el importante Monasterio de Samos. Para los amantes de los vinos, el recorrido por las bodegas de la denominación de origen Ribeira Sacra puede llevar uno o más días. Para elegir la logística de la escapada elaboramos la página Dormir y Comer en Monforte de Lemos.

¿Quieres conocer este sitio?

El origen de la historia de Monforte de Lemos se sitúa en el monte de San Vicente, una atalaya denominada por los romanos como Castro Dactonio, pero que ya antes de su llegada era habitada por los lemavos (“los habitantes de tierra fértil”). El nombre de Monforte procede del latín mons fortis (monte fuerte). En la época medieval, fue un buen ejemplo de ciudad-fortaleza, construida alrededor de un monasterio benedictino y un castillo de la familia Castro, situados en lo alto de un monte y rodeados por una muralla salpicada de torres defensivas. Allí se establecieron los judíos, que se organizaron en un barrio propio, en el cual todavía subsiste la casa de la familia Gaibor. En 1328, Alfonso XI creó el condado de Lemos para el linaje de los Castro; con Enrique IV, el título pasó a ser hereditario a perpetuidad. A causa de la dureza con la que trataba a sus campesinos arrendatarios, en el siglo XV el conde de Lemos fue atacado por los alzados en la revuelta Irmandiña, sometiéndoles a su autoridad.

Puerta de la muralla a principios del siglo XX

A comienzos del siglo XVII, el séptimo Conde de Lemos, Pedro Fernández de Castro, vivió años de esplendor y ocupó cargos importantes en la Corte, siendo mecenas de Lope de Vega, Góngora, Quevedo y Cervantes. Donó a la ciudad su colección privada de arte sacro, que hoy puede visitarse en el Museo de Arte Sacro de Monforte. En 1777, al extinguirse la estirpe de los Castro, el condado pasó a formar parte del ducado de Alba. En 1808 el abad de San Vicente organizó la Junta de Monforte para oponerse a las tropas francesas. La ciudad se convirtió en un centro de fabricación de armas y reclutamiento de soldados, siendo por ello arrasada por los invasores en 1809. La villa renació con la inauguración de la línea férrea Madrid-A Coruña en 1883. Dos años después, el rey Alfonso XII le concedió el título de ciudad.

La visita a Monforte nos traslada a otra época y nos deja un sabor medieval de principio a fin. Si comenzamos dicha visita por la Fortaleza, en lo alto del Monte Forte (monte San Vicente), nos rendimos a la belleza de las atractivas vistas del valle de Lemos. Del contorno de la muralla (siglos XIII-XV), todavía se conservan amplios tramos, tres torres y tres puertas de acceso a la villa.

De los restos del castillo sobresale la Torre del Homenaje, bien conservada y restaurada en el interior. Era el edificio más importante dentro del castillo, ya que aquí se celebraban las ceremonias que unían al señor con su vasallo. Consta de 30 metros de altura, 13 de lado y unos muros de 3 metros de grosor. Sufrió daños durante la guerra Irmandiña pero se reconstruyó posteriormente. En la torre también hay programadas representaciones de teatro medieval durante los meses de julio y agosto.

Vecinos de la torre que ver en Monforte de Lemos son el Monasterio Benedictino de San Vicente del Pino y el Palacio Condal. El monasterio es uno de los más antiguos de Galicia y su origen se remonta al siglo X, aunque la edificación actual se terminó alrededor de 1600. Tiene un cúmulo de estilos: la plaza conventual, la fachada y el claustro son de estilo neoclásico; el templo tiene una portada renacentista y un interior gótico de transición; el coro y el órgano de la iglesia monacal son de estilo barroco. Destacan las imágenes de Santa Ana con la Virgen y el Niño. El palacio fue residencia señorial de los Condes de Lemos y tuvo que ser reconstruido en el siglo XVII tras un devastador incendio en 1672. En la actualidad, parte de las dependencias de ambos edificios albergan, desde 2003, el Parador de Turismo de Monforte.

En la parte baja de la villa, en el Campo de la Compañía, se encuentra un monumento majestuoso, el Colegio de Nuestra Señora la Antigua. La construcción fue iniciada por el cardenal Rodrigo de Castro en 1593. Es un edificio de estilo herreriano (siglos XVI-XVII) con dos alas perfectamente simétricas. En el centro, una iglesia con una hermosa cúpula acabada en linterna; la sacristía dispone de una visita guiada. Actualmente, es el Colegio de los Padres Escolapios y alberga un museo en su interior, en el que las obras más apreciadas son las de El Greco (1541-1614), como el San Francisco. Merecen también una mención los hermosos jardines que preceden al edificio.

Monforte pertenece a la Red de Juderías junto a otras 25 ciudades españolas y portuguesas que tuvieron un pasado ligado a la cultura sefardí. Los judíos de Monforte vivían mezclados con la población y por eso no hay datos muy específicos sobre su existencia. Se sabe que muchos eran artesanos e ilustres hombres de letras, como los Gaibor, cuya casa, construida en piedra sillar, puede verse al recorrer la Judería.

Sobre el río Cabe se levanta el Puente Viejo, de origen romano aunque fue reedificado por el maestro Pedro Rodríguez Remberde a finales del XVI. Tiene seis arcos semicirculares, dos de ellos cubiertos por reformas posteriores. A uno de sus lados está el Museo de Arte Sacro del Convento de las Clarisas, el museo más destacado de la ciudad debido al enorme valor de la colección que alberga, que está considerada como una de las más importantes de España. Integrada por escultura, pintura y bienes muebles litúrgicos, como relicarios, piezas procesionales y otros ornamentos litúrgicos, sus piezas clave son las de imaginería religiosa barroca, como el Cristo yacente y laInmaculada de Gregorio Fernández (1576-1636) o La Dolorosa de la escuela de Pedro de Mena. El convento fue fundado en el XVII por los Condes de Lemos, que donaron su colección personal compuesta por obras españolas e italianas.

En cuanto a la artesanía de Monforte, encontramos el taller de Alfarería de Gundivós, instalado en una casa Rectoral y a cargo del alfarero Elías Prieto, que recuperó esta tradición. La particularidad reside en la forma de cocer a cielo abierto y no en un horno, por lo que el resultado de la cerámica negra es muy diferente. La visita al taller incluye una exposición de diversas clases de potes, un museo con ejemplos de cerámica antigua y demostraciones en vivo. Está abierto todo el año.

Monasterio Benedictino de San Vicente del Pino

Y siendo Monforte capital de la Ribeira Sacra, no se puede dejar de hacer una parada en los cercanos alrededores naturales de los Cañones del Sil que disponen de miradores habilitados para admirar su monumentalidad, el más conocido es el de los Balcones de Madrid. Este nombre viene dado desde antiguo porque es el punto desde el que las esposas se despedían de sus maridos barquilleros que partían a cualquier viaje largo. Daba igual el lugar a donde fuesen, siempre se decía que iban a Madrid.

Cercano a los Balcones se encuentra el importante Monasterio de Santa Cristina, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008, que destaca tanto por su monumentalidad y espiritualidad, como por la belleza de su enclave rodeado de bosques, al borde del río Sil. Es un monasterio benedictino de origen desconocido, probablemente eremítico, cuya iglesia constituye un magnífico exponente del esplendor arquitectónico del románico gallego del cambio entre los siglos XII y XIII. El templo, de planta de cruz latina con una sola nave, crucero destacado en planta y tres ábsides, cuenta también con una torre románica, algo poco frecuente en el románico gallego. En su lado septentrional se conservan dos pandas del claustro renacentista del siglo XVI.

Como denominación de origen, Ribeira Sacra es uno de los vinos de más calidad en Galicia. Los viñedos están organizados en un sistema de escalones de piedra (denominados socalcos) de origen romano. Se sabe que los romanos les tenían gran aprecio y que una de las variantes de este vino, elAmandi (que significa lugar digno de ser amado), se le hacía llegar al César desde Gallaecia. Para saber y conocer más sobre los secretos de este vino de la zona es importante visitar el Centro del Vino de la Ribeira Sacra en Monforte de Lemos.

Imprescindibles

Que ver en Monforte de Lemos
Colegio de Nuestra Señora la Antigua
Cañones del Sil

Datos prácticos

Coordenadas

42° 30′ 59″ N, 7° 30′ 58″ W

Distancias

Ourense 45 km, Lugo 66 km, Santiago de Compostela 117 km, Madrid 500 km

Aparcamiento

Sin dificultad en la villa y alrededores

Altitud

402 m

Habitantes

19 426 (2013)

Fiestas patronales de la Virgen de Montserrat (Del 12 al 17 de agosto), Fiesta del Río (último fin de semana de julio), FanCine de Lemos ofrece documentales y películas a finales de agosto.

Festa do viño (Domingo de Ramos), Feria Medieval (Sábado Santo)

Taller de Alfarería de Gundivós (a cargo del alfarero Elías Prieto), diferentes bodegas alrededor de la zona y de toda la Ribeira Sacra.

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar