Los acantilados más altos del continente europeo se encuentran en Galicia. Los acantilados de Vixía Herbeira presentan una altura de 620 metros, y están localizados en la Serra da Capelada, entre los municipios de Cariño y Cedeira, en la provincia de A Coruña. Son, además, los cuartos precipicios con mayor altura de Europa.

Desde los acantilados de Vixía Herbeira se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de la costa gallega, en un tramo abierto al océano Atlántico entre el Cabo Ortegal y la aldea de San Andrés de Teixido. Este espacio pertenece a la Costa Ártabra. La imagen de las poderosas olas chocando contra la costa, la fuerza del viento y el olor a mar son la excusa perfecta para visitar el Mirador de la Garita de Herbeira, el punto más alto de la sierra. Con sus más de 600 metros de altitud, conforma un acantilado de caída libre hacia el mar con fuertes pendientes que superan el 80 por cien de desnivel.

 

Mirador de la Garita de Herbeira

Mirador de la Garita de Herbeira | Shutterstock

En el Mirador de la Garita de Herbeira se encuentra una pequeña casita de piedra construida en el año 1805, la cual servía antiguamente como punto de vigilancia marítima. Tras los trabajos de restauración llevados a cabo en 2003, la garita y su entorno están incluidos en los Lugares de importancia comunitaria (LIC) de la Costa Ártabra. Desde allí se puede apreciar la impresionante panorámica que ofrecen los acantilados más elevados de España y del continente europeo, sobre todo en sus puestas de sol.

Fenómeno geológico particular

Uno de los secretos más apreciados de este espacio es su singularidad morfológica. La grandiosidad de estos acantilados tiene su génesis hace aproximadamente 490 millones de años, en la etapa conocida como Cámbrico Superior. La colisión de dos placas tectónicas, Laurusia y Gondwana, formaron unas cordilleras a miles de kilómetros de extensión. La peculiaridad de todo este asunto es que aquel choque empujó hacia la superficie restos de aquellas cordilleras que se encontraban hundidas a gran profundidad, lo que convierte a estos acantilados en uno de los mayores afloramientos mundiales de eclogitas y piroxenitas.

Debido a este fenómeno geológico, en la parte más baja de los acantilados se esconde la única playa del mundo de arena negra de origen no volcánico. Esta es conocida como la Praia de Teixidelo, situada en la localidad de Cedeira. Su color oscuro se debe precisamente a los materiales rocosos compuestos de piroxeno. Este mineral pertenece a un grupo de silicatos que forman parte de las rocas ígneas plutónicas, generadas a partir del lento enfriamiento del magma bajo la superficie. No obstante, muy pocos saben de la existencia de esta misteriosa playa debido a su difícil acceso, por lo que se requiere de un guía para visitarla. Es conveniente mirar la meteorología antes de ir, ya que puede resultar peligroso si sale un día con niebla o si sube la marea.

El Cabo Ortegal

Muy cerca de los acantilados de Vixía Hebeira se encuentra el Cabo Ortegal, una península muy montañosa situada a tres kilómetros de la Villa de Cariño. Este macizo rocoso de granito negro destaca por localizar las rocas más antiguas de la Península Ibérica y por presentar distintas formaciones geológicas en su terreno: anfibolitas, eclogitas, granulitas, gneises y rocas ultramáficas. Por ese motivo, el Cabo Ortegal se convierte en uno de los principales puntos turísticos de España.

Cabo Ortegal

Cabo Ortegal | Shutterstock

El Cabo Ortegal también es conocido por ser el auténtico kilómetro cero entre el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico. Sus vistas desde la Punta do Limo y la Punta dos Aguillóns, donde se alza un faro de más de 13 kilómetros de altura, hacen de su vista un lugar mágico.

Esta pequeña península está compuesta de varias playas sensacionales que merecen la pena visitar: la de Fornos, la de Figueiras y, sobre todo, la de Area de Cabalos, cuyo paisaje da la sensación de ser una playa salvaje.



 

El pueblo marinero de Cariño

A pocos minutos del Cabo Ortegal se encuentra el pueblo marinero de Cariño. Está compuesto por cinco parroquias: Cariño, Feás, Landio, A Pedra y Sismundi. Dentro del conjunto patrimonial de la localidad está la capilla de la Virgen del Carmen y la ermita de San Xiao de Trebo, antiguo asentamiento romano y de época altomedieval.

Cariño

Cariño | Shutterstock

La danza de los arcos es la tradición más diferenciadora de Cariño. Está vinculada desde siempre a los marineros. Aunque se desconoce la antigüedad y procedencia del baile, este se ha ido transmitiendo a lo largo de los años de generación en generación. En los festejos del municipio siempre acompaña esta típica danza marinera.

San Andrés de Teixido

En el camino de ascenso a la Serra da Capelada se encuentra la pequeña aldea de San Andrés de Teixido, perteneciente al municipio de Cedeira. Este es uno de los lugares más turísticos de la Costa Ártabra por su sorprendente paisaje verde de montaña en contraste con los acantilados que la rodean. Una sensación única que se alimenta de las leyendas y tradiciones que aguarda la aldea, convirtiéndola en un sitio envuelto de misticismo. Su devoción gira en torno al santuario de San Andrés de Teixido.

Santuario de San Andrés de Teixido

Santuario de San Andrés de Teixido, en el municipio de Cedeira | Shutterstock

Esta bonita iglesia de estilo gótico-barroco de los siglos XVI y XVII no solo destaca por sus muros de piedra y su blanco inmaculado, sino por la leyenda que la envuelve. Se cuenta que el santo Andrés de Teixido sentía celos ante la cantidad de peregrinos que atraía Santiago de Compostela, en comparación con las visitas que recibía su templo. Ante la tristeza del santo, Dios le prometió que su templo sería visitado en procesión por todos los mortales antes de entrar en el reino de los cielos, y aquellos que no lo hicieran en vida, tendrían que hacerlo muertos y reencarnados en un animal: “vai de morto o que non foi vivo”. Cada 8 de septiembre tiene lugar la celebración de la Romería de Santo Andrés de Teixido.

Los turistas que visitan el santuario también hacen parada en la fuente milagrosa de los Tres Caños con la intención de pedir un deseo. Según la tradición, hay que beber agua de los tres caños y después tirar un trozo de pan al agua, el cual si flota significa que el deseo se cumplirá. Otra costumbre de los más devotos es lavar las heridas o dolencias con agua de la fuente.

Ruta de los Miradores

La Ruta de los Miradores permite recorrer todo este conjunto paisajístico e histórico en un itinerario de 25 kilómetros. La ruta se inicia desde Cariño y acaba en Cedeira, o viceversa. Recorre toda la Serra da Capelada, pasando por la mayoría de sus miradores, entre ellos, el Faro del Cabo Ortegal o el Mirador de la Garita de Vixía Herbeira. También hace parada en Cedeira y en la aldea de San Andrés de Teixido.

Se recomienda realizar la ruta en los días más despejados y sin niebla, ya que se aprovecharán mejor las vistas. También se puede hacer el recorrido en coche o autobús desde Cariño.