Yuste

Patrimonio europeo por el emperador.

Este es uno de los tres lugares de España nombrado Patrimonio Europeo por la proyección que le da el hecho de haber sido escogido como lugar de retiro por Carlos I de España, el Emperador Carlos V.

Planifica tu escapada a Yuste.

Lo que hay que ver en Yuste lleva un par de horas; el resto de la mañana se puede pasar recorriendo el vecino Jarandilla de la Vera. Al día siguiente se puede ir hacia el oeste a ver Granadilla, pueblo medieval indicado para el turismo activo náutico y de aves; para después dirigirse al yacimiento romano de Cáparra (mirar horarios). Otra alternativa es ir hacia el norte, a ver Hervás, con su judería. Los que deseen hacer ejercicio pueden recorer el Parque de la Garganta de los infiernos. Finalmente, es posible marchar hacia el sur, para pasar el día en la ciudad de Plasencia. En el lugar no hay una amplia oferta para quedarse; para poder elegir entre varias opciones ofrecemos la página de reservas Dormir y Comer en Jarandilla de la Vera.

¿Quieres conocer este sitio?

La fundación del Monasterio de San Jerónimo de Yuste tiene su origen en Plasencia, lugar de nacimiento de los primeros ermitaños que se instalan en la ermita de San Salvador de la Sierra para entregarse a la vida contemplativa. Es este lugar, situado entre las localidades de Cuacos y Garganta la Olla, el que aparece mencionado en la primera célula oficial, fechada en el año 1402, en la que se menciona el edificio y el conjunto monástico. En ese mismo año, el propietario de los terrenos del entorno de Yuste cedió su patrimonio para que se pudiera levantar el convento. Gracias a esa donación y al apoyo de la comunidad jerónima de Guadalupe, comenzaron las obras de la iglesia, las dependencias monacales y el claustro gótico.

Entre los siglos XV y XVI, todo el recinto se amplia y se configura hasta alcanzar un aspecto muy similar al que presenta hoy en día. Los principales benefactores durante el proceso de construcción del monasterio fueron los condes de Oropesa y los de Plasencia. La historia del Monasterio de Yuste cambió notablemente a mediados del siglo XVI. La proximidad del pueblo de Cuacos, donde en ese momento vivía y se educaba el infante don Juan de Austria, hijo de Bárbara Blomberg y el emperador Carlos V, pudo ser uno de los factores más influyentes en la decisión del monarca a la hora de elegir Yuste como lugar de retiro y última morada. Por ello, se procedió a la construcción de nuevas espacios diseñados para acoger, hasta su muerte, el 21 de septiembre de 1558, al ilustre huésped y a su séquito. El pintor Eduardo Rosales elige una de las estancias en su Presentación de don Juan de Austria al emperador Carlos V, en Yuste (realizado en 1869) El retirado emperador fue enterrado en la iglesia del monasterio, hasta que sus restos fueron trasladados al monasterio de El Escorial.

El 3 de febrero de 1557 tuvo lugar la entrada de Carlos V en Yuste. A partir de ese momento, se hicieron frecuentes las visitas de altos dignatarios de la Corte del rey Felipe II, incluido el propio monarca sucesor. Gracias a esa elección real, el Monasterio de Yuste disfrutó del favor y la protección de la casa de Austria.

Sello con la estampa del Monasterio

Más allá de su época de notable esplendor (siglo XVI y XVII), el monasterio continuó siendo un lugar de referencia para la vida religiosa de España. Sin embargo, el comienzo del siglo XIX trajo un terrible incendio provocado por soldados franceses durante en el contexto de la Guerra de Independencia (1808-1814). Igualmente, los efectos de las desamortizaciones pusieron en grave peligro su supervivencia. El mal estado del recinto monacal, que llegó a rozar el abandono y la ruina, se convirtió en una constante hasta que, en el año 1949, Patrimonio Nacional adquirió la propiedad y publicó un plan de reconstrucción y restauración del Monasterio de Yuste. A pesar de que cualquier trabajo de mejora puede transformar el aspecto original de un monumento como este, la opinión general es que la restauración dejo el monasterio en un estado inmejorable y muy similar al que habría tenido en su época dorada, gracias a la supervisión del arquitecto González Valcárcel. Una vez concluyeron las reformas, la orden de los jerónimos se hizo cargo de sus cuidados y se estableció en el monasterio.

Hay mucho que ver en Yuste, que se encuentra en la localidad de Cuacos de Yuste, a aproximadamente dos kilómetros de distancia respecto al centro urbano. El conjunto arquitectónico tiene dos partes bien diferenciadas: el convento y la residencia o palacio del emperador. El convento, a su vez, está formado por varios espacios con funciones diferentes: la iglesia y dos claustros, uno gótico y el llamado claustro nuevo. La iglesia y el claustro gótico se remontan a mediados del siglo XV, mientras que el resto del recinto data del siglo XVI.

Al conjunto monacal, de aspecto austero y de modestas proporciones, se accede cruzando un pórtico frente al que se alza la fachada oeste del templo. La Iglesia principal del monasterio es de nave única y está cubierta por bóvedas de terceletes, y estrelladas sobre la cabecera poligonal. Sobre el altar se encuentra el retablo mayor, encargado por Felipe II a Juan de Herrera (1580). Esta obra integra una copia de la Apoteósis de Carlos V, cuyo original, realizado por el pintor Tiziano, se encuentra en El Escorial. Es interesante también la sillería del coro (finales del siglo XV), de madera de nogal y de estilo gótico, con detalles renacentistas en la decoración de motivos vegetales y temas fantásticos.

Claustro Plateresco

El templo se comunica directamente con el resto de dependencias del recinto. Por el lado norte se accede, atravesando un arco conopial, al claustro gótico, de planta rectangular, dos pisos y techumbre plana de madera para las galerías. En el extremo noreste, se abre el claustro plateresco, muy similar al gótico, pero decorado de forma diferente.

En el lado sur se encuentra la Vivienda de Carlos V, una edificación sencilla, en la que predomina el ladrillo, la mampostería y la sillería, sin apenas elementos decorativos. La planta principal de la residencia del emperador es sencilla y está organizada en torno a un pasillo central con dos estancias a cada lado. La alcoba imperial está situada en el piso superior con el objetivo de tener una posición cómoda para estableces una comunicación directa con la iglesia. Así, la habitación tiene una ventana que habría permitido al monarca, enfermo de gota, seguir desde la cama los oficios religiosos. El sistema es equivalente al que Felipe II dispuso en sus aposentos de El Escorial. En la fachada sur del palacio hay un mirador desde el que se pueden observar el estanque y la huerta que rodea al monasterio. Estas estancias carecen del mobiliario original, debido a los sucesos ya mencionados. Sin embargo, en un esfuerzo por ambientar el lugar donde pasó sus últimos días el emperador Carlos V, se ha conservado la silla construida especialmente para el monarca y un impresionante reloj de el reloj de oro y platino, realizado por Jeremías Metzger en el año 1562.

Imprescindibles

Plaza Mayor de Cuacos de Yuste
Vista del Monasterio

Datos prácticos

Coordenadas

40° 6′ 25” N , 5° 43′ 19” W

Distancias

Cáceres 130 km, Badajoz 215 km, Toledo 190 km, Ávila 160 km, Madrid 230 km

Aparcamiento

Sin dificultad

Altitud

519 m

Habitantes

891 (2013, Cuacos de Yuste)

Lunes de Piedra (siguiente lunes al de Pascua), San Juan (23 y 24 de junio), Virgen de Agosto o Fiesta del Emigrante (15 al 17 de agosto), Cristo del Amparo (14 de Septiembre)

Carnaval de Cuacos de Yuste

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar