Puebla de Alcocer

La fortaleza en los embalses.

Este pueblo de la comarca de la Siberia extremeña enclavado en una rica zona agrícola, está rodeado por tres embalses que han afectado en gran medida sus cambios demográficos.

Planifica tu escapada a Puebla de Alcocer.

Teniendo en cuenta su escaso tamaño, hay bastante que ver en Puebla de Alcocer; el recorrido por el castillo y todo lo que hemos seleccionado en esta página puede llevarnos más de medio día. El resto de la escapada puede dedicarse a los tres embalses que lo rodean, donde es posible bañarse en verano; también hay varias opciones para contratar actividades de turismo activo; muchas de ellas dentro de las bellas dehesas que rodean el Embalse de Orellana y la Sierra de Pela, una zona excelente para el avistamiento de aves. Una bonita excursión hacia el oeste es pasar medio día visitando Medellín. Para saber los platos de la comarca y reservar en alguno de los escasos establecimientos turísticos, preparamos la página Comer y Dormir en Puebla de Alcocer y alrededores.

¿Quieres conocer este sitio?

Hay quien identifica esta población con la ciudad cartaginesa de Akra-Leukra, fundada por el general Amílcar Barca en el 230 a. de C. Algunos identifican la zona con el municipio romano de Lacimurga Constantia Iulia (su centro de referencia estaría actualmente bajo las aguas del embalse de Orellana), que en algún momento posterior se habría trasladado desde el llano a la base de la actual colina del castillo. Otros sostienen que la población estuvo originalmente allí, con el nombre de Popula Coqueres o Popula Succosa (la traducción “lugar de aguas finas” encaja con los buenos y variados manantiales de la población). En el núcleo conocido como “Aldea Vieja” hay restos de baños romanos y del trazado de una calzada.

No hay noticias de época visigótica. De la palabra árabe Al-Qusayr podría haber derivado el nombre de Alcocer. Hacia 1214 caballeros de la Orden del Temple conquistaron la localidad para el arzobispado de Toledo, produciéndose en los años siguientes su venta a la Corona y su reincorporación al arzobispado. En un momento cercano a este litigio sobre la autoridad del lugar, se constituyó una “comunidad de Villa y Tierra” para gestionar el territorio. En el año 1288 recibió una carta puebla para promover su repoblación. Durante el siglo XIV cambió varias veces de manos; mientras, se iban estableciendo dos ferias francas (sin impuestos) al año para incentivar el comercio. En 1369 volvería a ser propiedad del arzobispado de Toledo, pasando tiempo después a la Corona; esta en 1449 la declara “Villa” con jurisdicción propia y la cede a continuación a Gutiérrez de Sotomayor, Maestre de la Orden de Alcántara.

La villa pasó a ser propiedad sucesivamente de las familias Stuñiga (luego Zuñiga) y Sotomayor y luego al ducado de Osuna, cuyos escudos pueden verse en varios de sus edificios y en el castillo.

El gigante Agustín Luengo Capilla

En 1826 allí nació Agustín Luengo Capilla, conocido como el “Gigante de Extremadura” por medir 2,35 metros. Hizo el siguiente trato con un médico: recibir una pensión diaria de 2,50 pesetas a cambio de ceder su cadáver para la ciencia. Falleció a los 28 años.

A finales del siglo XIX se constituyó una Sociedad de Jornaleros para defender sus derechos frente a los terratenientes, llegando a agrupar a seiscientos de ellos (un 20% de los vecinos). Esta fuerte organización pudo contribuir a que la localidad se mantuviera fiel a la República durante toda la Guerra Civil (1936-1939); los asesinatos de derechistas en 1936 fueron replicados con otros de los franquistas al ocupar el pueblo en 1939.

En el año 1954 se puso en marcha el Plan Badajoz para crear grandes pantanos que eliminaran el gran problema de abastecimiento de agua y promovieran el riego. Esta iniciativa beneficiosa acabó perjudicando a los campesinos de la villa, pues supuso la expropiación de sus mejores tierras. Por ello buena parte de la población emigró a pueblos nuevos, como Entrerríos.

Lo primero a visitar en Puebla de Alcocer es el imponente Castillo de edificación mudéjar (siglo XII), cuyo aspecto actual se debe a una remodelación posterior. En el siglo XV nos llegan noticias de que había dos castillos diferentes, uno de ellos era el castillo de la Puebla; el otro, era el castillo de la Orden de Alcántara, y tenía como misión salvaguardar la Encomienda de Lares, limítrofe con la Puebla. Así, camino de la gran fortificación encontramos una anterior torre medieval conocida como Castillo Viejo.

Es una de las más formidables fortificaciones de este tipo de toda Extremadura, pues desde su cima se divisa un panorama de amplios horizontes en todas las direcciones. Es de planta poligonal e irregular, con gruesos muros que se levantan sobre las rocas de la propia sierra y se fusionan con su relieve. Actualmente, el recinto interior conserva algunos muros y destaca sobre todo su torre del homenaje, una construcción cilíndrica de 25 metros de altura y 10 metros de diámetro. En la parte superior de la misma puede observarse un blasón con las armas de Zúñiga, Sotomayor y Zaldívar, responsables de la reconstrucción del siglo XV. La torre está presidida por el “Redondón” o mirador, desde el que la vista puede abarcar las localidades vecinas.

Hay mucho que ver en Puebla de Alcocer, conviene dirigirse hacia la Iglesia de Santiago Apóstol, de estilo románico-mudéjar (SS. XI-XII). Originariamente fue una mezquita, como demuestra el rico artesonado mudéjar en dos de sus tres naves. El interior conserva frescos del siglo XIII y en su sacristía hay una magnífica cajonería de estilo mudéjar. En la nave central del templo descansan los restos de Fray Fernando de Moraga, conocido por sus numerosos viajes a las Indias Occidentales (América). La fachada norte del templo tiene una portada de piedra plateresca, en la que aparece el lema del Maestre Don Gutierre de Sotomayor: “Todo es poco”. También hay dos medallones con los bustos de los Reyes Católicos. Resulta curioso que, a pesar de estar encuadrada dentro de los límites naturales de la provincia de Badajoz, esta iglesia pertenece a la diócesis de Toledo.

El Convento de San Francisco es una construcción de mediados del siglo XVI, de estilo herreriano, y su iglesia consta de una única nave, con una cúpula y una capilla en cada lado. La desamortización de Mendizábal (1836) sacó a subasta la mayoría de las dependencias del convento, salvo la iglesia. Gracias a los proyectos de restauración, se han recuperado algunas edificaciones, como las bodegas (museo etnográfico) y las dependencias de los frailes, (albergue municipal). El Museo Etnográficomuestra las características de la vida tradicional de la comarca. Además una de las naves de la antigua bodega contiene restos arqueológicos de la villa romana de Lacimurga. Como curiosidad, también se muestra una colección dedicada al Gigante de la Puebla de Alcocer (Agustín Luengo Capilla), con una pintura a tamaño natural, diversos retratos de familia y la famosa bota de número 52 que le regaló el rey Alfonso XII.

Castillo de Puebla de Alcocer

El Convento de la Visitación (S. XVI) está situado a las afueras de la localidad y fue un gran complejo de monjas Agustinas, con una amplia iglesia y un hermoso claustro. El recinto fue desmantelado por lo milicianos al comienzo de la Guerra Civil española y actualmente se encuentra en estado ruinoso. Se conserva todavía la antigua portada plateresca y su claustro de doble arcada con columnas de granito. Existen varias leyendas sobre el convento: a Virgen se le apareció al párroco de Talarrubias sobre un peral y le encargó la creación de un hogar para la Orden de la Inmaculada Concepción; también se afirmó que una de las monzjas que residían en el convento estuvo sudando tres días después de muerta, y al sacar sus restos, pasados los años, se observó que tenía una cruz marcada en el cráneo. En la actualidad, este edificio suscita un gran interés ecológico debido a que sus torreones sirven de base y soporte para numerosos nidos de cigüeñas, asentadas aquí desde hace años; los interiores del edificio sirven de refugio a cernícalos y palomas.

Muy próxima se encuentra la Ermita de San Antón, construcción de origen medieval realizada en mampostería. En sus inmediaciones se han encontrado abundantes vestigios de la presencia romana en la zona.

En la calle Colón se puede contemplar la fachada de la pequeña Casa del Gigante Extremeño, cuyo esqueleto se expone en el Museo de Antropología de Madrid.

Quien vaya a visitar la Puebla de Alcocer no debe de dejar de observar el conjunto de casas solariegas dispersas que en su mayoría están en las inmediaciones de la calle López de Ayala, aunque la importante Casa-palacio de los Duques de Osuna (reconstruida en el siglo XVII), está situada en la plaza de España. Destaca la fachada que da a la plaza, con su portada de piedra con relieves, sus ventanas enrejadas, y un gran arco que esconde en su interior un pasadizo que comunica con otras dependencias del palacio. En la actualidad alberga la casa de la cultura, así como oficinas del ayuntamiento, y la biblioteca municipal.

La tipología de las casas solariegas responde al modelo de “casa del llano”, con paredes blanqueadas y jambas, dinteles esquinas y umbrales de granito, con una sola planta y “doblado” para almacenar el grano. La antigua Casa de la Santa Inquisición (S. XVI) es un ejemplo muy ilustrativo; consta de una fachada de granito tallado, terminada en un arco de medio punto, que tiene en sus jambas diversos motivos y figuras que hacen alusión a las funciones del Santo Oficio. Cerca, en la calle Pedregosa, está la fachada de la casa del Corregidor del vizcondado de la Puebla de Alcocer, conocida como Casa del Comendador (S. XVII), con una portada granítica de formas rectangulares. En la misma calle, pero por encima de ella, encontramos otra fachada solariega adornada con azulejos que evocan antiguos escudos y emblemas familiares; es la Casa de los Calderones (de principios del S. XX). Las casas que más llaman la atención son las pertenecientes a la familia Zaldívar, como la de la calle San Francisco.

Imprescindibles

Detalle de ruinas con cigüeñas
Embalse de la Serena

Datos prácticos

Coordenadas

38° 59′ 6” N, 5°15’28” W

Distancias

Badajoz 178 km, Mérida 118 km, Madrid 276 km

Aparcamiento

Existen zonas habilitadas para estacionar en las inmediaciones del castillo

Altitud

528 m

Habitantes

1240 (2013)

Las Candelas (2 de febrero), Carnavales, Semana Santa, San José (19 de marzo), San Isidro (15 de mayo), Corpus Christi, Virgen del Carmen (16 de julio), Virgen del Rosario (agosto)

La Luminaria de San Sebastián (19 de enero), Las Coplas de la Aurora (víspera del Corpus Christi), Novilladas (primer fin de semana de agosto), Chaquería o Chaquetía (merienda, 1 de noviembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar