Que ver en Fregenal de la Sierra

La ciudad con el primer teléfono de España

Esta ciudad del sur de Extremadura sorprende por la belleza del entorno. Asimismo, posee una interesante animación cultural y mediática producto de las numerosas personalidades allí nacidas a lo largo de los siglos. A continuación, descubre la historia y lo mejor que ver en Fregenal de la Sierra.

Planifica tu escapada a Fregenal de la Sierra

La visita del Castillo Templario y demás lugares de interés que ver en Fregenal de la Sierra puede llevar medio día. Para complementarlo, se puede ir a Jerez de los Caballeros y luego pasar por la fortaleza de Feria. Otra opción es acercarse a la monumental y bien cuidada Zafra. Asimismo, existen diversas opciones de turismo activo en la provincia de Badajoz. Para elegir restaurante y alojamiento, quedan las páginas sobre dónde Comer y Dormir en Fregenal de la Sierra.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de saber los mejores lugares que ver en Fregenal de la Sierra lo mejor es conocer su historia. Cerca del lugar se encuentra el castro celta Nertobriga, bajo dominación romana conocido como Nertobriga Concordia Iulia. El entorno de la localidad fue también poblado por los visigodos. Dicho pueblo gótico erigió una torre de vigilancia que después modificarían los musulmanes. Por otro lado, hay restos de una interesante necrópolis musulmana en la zona. Más tarde, cuando los caballeros templarios conquistaron la zona a mediados del siglo XIII, el castillo de Valera dio nombre a la población.

Durante 1253 apareció el primer documento en que se menciona a Fregenal de la Sierra. Se trata de un privilegio del rey Alfonso X el sabio, por el que adscribe Fregenal de la Sierra al reino de Sevilla. Treinta años después el monarca cedería el lugar a la Orden del Temple, que construyó el castillo actual. Al disolverse esta en 1312, la localidad volvió a reincorporarse al reino sevillano. Como villa adscrita al concejo de Sevilla, aunque administrada por la Orden de San Juan de Jerusalén, sería un apoyo de la Corona en las luchas nobiliarias del siglo XV. Al mismo tiempo, también jugó un papel en la guerra contra Portugal.

En el siglo XVI se produjo un gran florecimiento de Fregenal de la Sierra gracias al desarrollo de la alfarería y el cuero. La villa alcanzó en dicha época los ocho mil habitantes. En tales años nació allí el gran teólogo, erudito y escritor Benito Arias Montano. Este afamado intelectual fue capellán de Felipe II y participó activamente en el Concilio de Trento (1545-1563).

Durante 1640, la Guerra de Restauración de Portugal (1640-1668) desencadenó una fuerte crisis económica en la localidad. No obstante, esta pudo ser amortiguada por la instauración de un colegio y un convento de los jesuitas. Con todo, la institución cerraría sus puertas al siglo siguiente, con motivo de la expulsión de la orden del país. La decadencia de Fregenal de la Sierra se acentuó con la Guerra de la Independencia (1808-1814), que causó gran destrucción.

En 1803 allí nació Juan Bravo Murillo (1803-1873), importante líder del Partido Moderado y presidente del gobierno de España. Como dirigente fue propulsor de numerosas obras públicas y acciones modernizadoras. Su cuerpo fue enterrado en la Iglesia de Santa Ana de Fregenal de la Sierra. Hacia 1833, al crearse la provincia de Badajoz, la villa dejó de depender de Sevilla. A lo largo del siglo fue recuperándose su economía, haciendo posible el crecimiento de la población hasta diez mil habitantes. El título de ciudad lo obtuvo en 1873. Gracias a los muchos servicios prestados a la Corona, Amadeo I de Saboya se lo concedería.

Calle de la Cuesta en Fregenal de la Sierra
La Calle de la Cuesta en una antigua fotografía

El 1 de marzo de 1880 Manuel de Velasco, Marqués de Riocabado, fundó el periódico de frecuencia semanal El Eco de Fregenal. A esta iniciativa le siguieron una veintena de publicaciones periódicas en los siguientes treinta años. Esto le supuso una intensa presencia mediática a pesar de su tamaño y apartada situación geográfica. El 19 de marzo de 1880, el empresario Rodrigo Sánchez-Arjona y Sánchez-Arjona, tras comprar en París dos aparatos telefónicos ingleses y cable para conectarlos, realizó una llamada desde su domicilio en el pueblo hasta su finca “Las Mimbres”, situada a 8 kilómetros. Fue una de las primeras realizadas en España. En el mes de diciembre de ese año, empleando la línea telegráfica, logró llamar a Sevilla y a Cádiz.

Más tarde, en 1883, nació en Fregenal de la Sierra el pintor Eugenio Hermoso Martínez. Parte de su obra es expuesta en un museo dedicado a su persona. Llegada la Segunda República, la ciudad alcanzó una gran relevancia. Desde ella se dirigió la reforma agraria de buena parte del campo extremeño. Esto explica que en julio de 1936 permaneciera fiel al gobierno democrático. Fue el último pueblo del sur de Extremadura en ser ocupado al acabar la guerra.

A continuación, conoce los mejores lugares que ver en Fregenal de la Sierra.

Fregenal de la Sierra es uno de esos rincones fronterizos que pasan desapercibidos en las grandes guías. Sin embargo, acoge una cuidada arquitectura popular y un notable patrimonio artístico y monumental. No en vano, el casco antiguo es Bien de Interés Cultural desde 1991.

La cercanía con Portugal, así como su contacto con Huelva y Sevilla, permitieron en el pasado la mejora del estatus de esta villa extremeña. Prueba de ello es uno de los puntos de mayor interés que ver en Fregenal de la Sierra. Se trata del Castillo Templario de mediados del siglo XIII. Los muros de esta enorme fortaleza, reforzados por siete torres, están construidos siguiendo una planta trapezoidal. Al mismo tiempo conforma un singular complejo monumental.

Al interior se accede actualmente por el portal gótico abierto en la torre del Homenaje, sobre la que aparece un campanario con reloj añadido en el siglo XVIII. Dentro de la fortaleza hay varios edificios relevantes. Por ejemplo, llaman la atención la plaza de toros (siglo XVIII) o el mercado de abastos (siglo XX). Asimismo, son de interés la Iglesia de Santa María y la antigua cárcel de la fortaleza, situada bajo la torre “del polvorín”.

La Iglesia de Santa María es otro importante edificio que ver en Fregenal de la Sierra. El templo posee una gran antigüedad e importancia simbólica. Fue levantada junto a los muros de la fortaleza a finales del siglo XIII. Sin embargo, su aspecto actual es herencia de una importante remodelación acometida en el siglo XVII. El edificio presenta una nave central rectangular con una capilla adosada. Se trata de la capilla del Sagrario, cuyo interior el conserva la Virgen del Rosario. También da cobijo al pequeño mausoleo de la familia Vargas de Zuñiga Jarquemada.

La entrada al edificio se sitúa bajo una portada en forma de arco levemente apuntado, que descansa sobre dos columnas de estilo románico. Sus características mixtas anuncian un estilo protogótico. Una bóveda de medio cañón cubre la nave central. Por su parte, el ábside está cubierto por una cúpula sobre pechinas.

Todo el templo dirige su estructura hacia el retablo mayor. Esta impresionante obra pictórica, fechada en el siglo XVIII (1732-1740), destaca por las cuatro columnas que soportan un arco mixtilíneo en el centro de la composición. El conjunto tiene como imagen principal a la Virgen María, con Santa Lucía y San Lázaro a ambos lados. Además del retablo central, son interesantes también la escultura del Cristo de la Caridad (siglo XVI), la imagen de San José, el lienzo de la Virgen de Guadalupe (siglo XVII), el de San Antonio Abad y la Virgen Pastora (siglo XVIII). El órgano y los confesionarios del templo son también obras de artesanía de gran valor.

Otro de los rincones especiales que ver en Fregenal de la Sierra es la Iglesia de Santa Ana. Este templo se encuentra en uno de los barrios más populares de la ciudad, rodeado de grandes casas solariegas y antiguos palacio. En su interior acoge una importante muestra de la riqueza local, como el excepcional retablo renacentista. El edificio ha sufrido múltiples reformas desde su edificación en el siglo XVI. Por fuera, destaca la torre-campanario de planta cuadrangular.

Dentro, el templo está dispuesto en forma de planta de cruz latina, rematada con un ábside poligonal de tres cuerpos cubierto con bóveda de crucería. En el centro de tal ábside se encuentra el famoso retablo mayor. Esta obra, terminada en la segunda mitad del siglo XVI por el flamenco Roque de Balduque, constituye una de las referencias artísticas más brillantes de la baja Extremadura. Diseñado en forma de tríptico, su temática gira alrededor de varias historias de la vida de María y escenas de la pasión de Cristo. Los expertos clasifican este retablo y su decoración como plateresco, aunque el artista no usó pintura. En las paredes del templo hay además una serie de retablos menores, la mayoría del siglo XVIII. La excepción es el retablo del Nacimiento (s. XVII).

Convento de San Francisco en Fregenal de la Sierra
Convento de San Francisco. Imagen cedida por la Oficina de Turismo de Fregenal de la Sierra

La iglesia de Santa Ana tiene en su interior dos capillas de interés. Son la Capilla del Sagrario y la Capilla de Bravo Murillo. La primera se incluye dentro del marco del estilo renacentista, caracterizada por tener una cúpula decorada con pinturas al fresco. El sagrario colocado en su interior es una singular obra de orfebrería que ronda los ciento cincuenta kilos. Los materiales que lo componen son plata de ley, oro fino, esmaltes, perlas y piedras preciosas. La propia población del pueblo costeó esta maravilla que ver en Fregenal de la Sierra.

En segundo lugar, la capilla de Bravo Murillo es un añadido neoclásico adaptado especialmente para enterrar al ilustre político Juan Bravo Murillo. El dirigente descansa allí, junto a las cenizas de sus padres, desde su muerte en 1873. Son también interesantes el púlpito, hecho en granito y de fabrica gótica y dos bancos situados a uno y otro lado de la puerta de entrada de la sacristía y coro (fechados en 1730). Por último, no se debe pasar por alto la colección bibliográfica donada por Juan Bravo Murillo a la biblioteca del templo.

La Iglesia de Santa Catalina (siglo XV) forma también parte del rico patrimonio que ver en Fregenal de la Sierra. Se muestra al visitante con una sencilla fachada del siglo XVII, de portada adintelada y rematada con una torre-campanario. El templo responde al modelo arquitectónico de una basílica con tres naves separadas por pilares de granito de sección octogonal. Sobre estos se levantan arcos apuntados de ladrillo.

Destaca del conjunto la cubierta de madera de estilo mudéjar situada sobre la nave central (S. XVI). Entre sus detalles hay tirantes adornados por estrellas de ocho puntas. El altar mayor cuenta con un Cristo del Perdón (S. XVII) atribuido a la escuela de Martínez Montañés. En uno de los laterales se encuentra el Camarín de la Virgen de la Salud, espacio decorado con un retablo del siglo XVIII y un sagrario de plata cincelada del siglo XX. Respecto a las imágenes religiosas, dos brillas especialmente. Por un lado, una Virgen con niño fabricada en terracota. Por otro, una figura de la Piedad hecha en barro cocido. Ambas están fechadas aproximadamente en el siglo XV y son atribuidas a Mercadante de Bretaña.

Dentro del conjunto histórico que ver en Fregenal de la Sierra, más allá de los grandes monumentos, es interesante pasear por sus calles. Es muy probable que en ese recorrido el visitante se encuentre con lugares como la Casa del Concejo, construida en el siglo XVIII y hoy sede del ayuntamiento. O las Fuentes de La Fontanilla (siglo XVI) y la de María Miguel, en torno a la que se esconde una antigua leyenda de amores imposibles entre los amantes María y Miguel. No decepcionan el Convento de las Madres Agustinas (siglo XVII), el Convento de San Francisco (siglo XVI), o el antiguo Colegio de los Jesuitas (siglo XVII).

Sobre todo en los barrios de Santa María y Santa Ana, hay varios palacios y casas solariegas de interés. Pertenecientes en su mayoría a las numerosas familias nobles que se asentaron en Fregenal de la Sierra, la mayoría se construyeron en torno a un patio central porticado. Las ventanas y balcones de se encuentran vigilados por atractivas rejas de forja. Al tiempo, cornisas, molduras y escudos de armas de las familias enriquecen la apariencia de estos edificios. Entre ellos cabe destacar el Palacio de los condes de Torrepilares, la casa de los Peche, el palacio de los marqueses de Riocabado o el palacio de los marqueses de Ferrera.

Imprescindibles

Castillo templario desde la Plaza de Toros Fregenal de la Sierra
Castillo templario desde la Plaza de Toros. Imagen cedida por la Oficina de Turismo de Fregenal de la Sierra
Santuario de los Remedios en Fregenal de la Sierra
Santuario de los Remedios. Imagen cedida por la Oficina de Turismo de Fregenal de la Sierra

Datos prácticos

Coordenadas

38° 10′ 11” N, 6° 39′ 13” W

Distancias

Badajoz 97 km, Madrid 440 km.

Aparcamiento

Sin problemas en la localidad.

Altitud

574 m.

Habitantes

5078 (2013).

Estas son algunas de las grandes festividades que ver en Fregenal de la Sierra. Semana Santa, Romería de la Virgen de los Remedios (una semana después de Semana Santa), Fiestas de la Virgen de la Salud (8 de septiembre), Festival Internacional de la Sierra (Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, en torno al 15 de agosto) y Feria y Fiestas San Mateo (en torno al 21 de septiembre).

He aquí otros eventos notables que ver en Fregenal de la Sierra. Premio Internacional de Pintura Eugenio Hermoso (abril y mayo), Romería gitana de Nuestra Señora de los Remedios (misa flamenca, último fin de semana de octubre).

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar