Qué ver en Almendralejo

La ciudad del romanticismo y del vino

En la fértil comarca de la Tierra de Barros se asienta la autodenominada “Ciudad Internacional del Vino”. La localidad cuenta además con un rico patrimonio monumental. El conjunto se completa con la impronta de los poetas románticos Carolina Coronado y José de Espronceda. Con todo ello en mente, conoce la historia y lo mejor que ver en Almendralejo.

Planifica tu escapada a Almendralejo

El recorrido por los monumentos que ver en Almendralejo lleva medio día. En ello se incluye dar cuenta de los museos dedicados a las procesiones y el vino. Un plan complementario para el resto del día es dirigirse a la villa medieval de Alange. La localidad posee unas famosas termas romanas y un magnífico embalse.

Para la siguiente jornada quienes no conozcan Mérida debería visitarla durante una jornada completa. Desde Almendralejo pueden aprovecharse las distintas opciones de turismo activo de la provincia de Badajoz. Para pasear, es ideal el Parque natural de Cornalvo. Igualmente notable es Montanchez, conocida por su económico jamón con DO. Otro plan de día es visitar la bella y entretenida ciudad de Badajoz.

Para conocer buenos alojamientos y restaurantes ofrecemos nuestra página Dormir y Comer en Almendralejo.

¿Quieres conocer este sitio?

Conocer la historia local es necesario antes de pasar a lo que ver en Almendralejo. Así, los hallazgos arqueológicos como el dolmen de la Vega de Harnina confirman la presencia humana desde tiempos remotos. Sin embargo, no es hasta la época de los romanos cuando la zona adquiere verdadera importancia. El motivo, su cercanía a la Vía de la Plata. Esta calzada comunicaba Mérida con Astorga, siendo hoy un Camino de Santiago. Entre los restos romanos encontrados destacan el yacimiento de Villares y el extraordinario disco de Teodosio (388).

Hacia el 1228, labradores provenientes de Mérida se instalaron en un campo de almendros. De ahí que su primer nombre fue Almendral de Mérida. Dado su reducido tamaño, fue llamado Almendralejo por los habitantes de los contornos. Llegado a 1327 se le menciona como una aldea de Mérida. Conservó tal estatus hasta 1536, cuando los habitantes compraron a Carlos I el título de Villa. En 1576, la imposibilidad de hacer frente a esa deuda motivó que acabara siendo vendida a Sevilla. Finalmente, en 1665 los vecinos conseguirían reunir el dinero para independizarse como Villa de Realengo.

El Círculo Mercantil de Almendralejo
El Círculo Mercantil

A pesar de no ser un enclave militar, Almendralejo sufrió saqueos durante las guerras con Portugal y la Guerra de la Independencia. En 1851, el Gobierno de Isabel II le concedió el título de Ciudad. La fertilidad de sus tierras propiciaron un importante desarrollo industrial, basado principalmente en el tratamiento de la vid y el olivo. Durante el siglo XIX el esplendor de la ciudad tuvo su reflejo en la cultura. De hecho, se la llegó a conocer como la Ciudad del romanticismo. El mote le vino de ser la cuna de José de Espronceda, autor de la Canción del Pirata, y Carolina Coronado.

A continuación, conoce lo mejor que ver en Almendralejo.

Situada en lo más céntrico de la ciudad, la Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación es el monumento más importante que ver en Almendradejo. Construida entre 1494 y 1539 en estilo gótico, tiene una torre herreriana de grandes dimensiones. Tres son las portadas que permiten el acceso al templo: la Puerta de los Romero y la del Perdón, de estilo plateresco, y la Puerta del Hospital. En la parte externa del ábside hay un “Cristo de la Paz”. Fue esculpido en 1965 por el escultor emeritense de ideología republicana Juan de Ávalos, autor de los gigantescos evangelistas del Valle de los Caídos. Asimismo, es notable también el escudo de armas de Carlos I.

La sobriedad exterior del edificio contrasta con la profusa decoración de su interior. Este hace gala de una única nave cubierta con pinturas en 1948 de los artistas italianos Octavio Bernardi y Giovanni Gritti. Cabe fijarse en su espectacular Retablo Mayor, elaborado en 1942 al restaurarse el templo. Se trata de una réplica del original del siglo XVII, realizada por Francisco Morato y Salvador Muñoz.

Presidiendo la fachada norte de la Plaza de España está el Palacio de Monsalud. Concebido en 1752, debe su fama a que entre sus paredes nació el genial poeta José de Espronceda, poeta romantico español. De aspecto austero, lo más sobresaliente es un esquinazo de decoración exuberante. Desde tal rincón se puede observar el escudo imperial y el de la villa sustentados por querubines, rodeados de relieves de motivos vegetales. Pueden sorprender al visitante las dos cabezas de indios americanos insertadas en la cornisa del tejado. El patio en torno al que se estructura el edificio y la decoración de azulejería sevillana pone de manifiesto cierta influencia andaluza.

El que vaya a visitar Almendralejo no debe de pasear por las calles estrechas, conformada por las casas solariegas de su casco antiguo, con bellas fachadas encaladas. Señalar el Palacio del Marqués de la Encomienda, edificio barroco con una portada de mármol. Asimismo, en el Palacio de los Condes de Osilo destaca un relieve que representa el emblema de la Justicia. Igualmente notables son el Palacio de los de los Condes de la Oliva y los Marqueses de la Colonia, ambos con vanos adintelados.

Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación en Almendralejo
Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación

El último tercio del siglo XIX y el primero del XX supondrán para la villa un desarrollo económico y urbanístico sin precedentes. Gracias a ello surgieron múltiples edificios que ver en Almendralejo. Prueba de ello es el conjunto formado por el Teatro Carolina Coronado (1916), el Círculo Mercantil (1924) y la Sociedad del Obrero Extremeño (1930). Todos poseen fachada clasicista e interiores adornados con pinturas del artista extremeño Adelardo Covarsí.  También de gran interés la Plaza del Mercado, de estilo neomudéjar, y el Palacio de Justicia, edificio de 1893 y aires neoclásicos.

Otros edificios religiosos relevantes que ver en Almendralejo son la Iglesia del Corazón de María, de estilo neogótico. El Convento de Santa Clara es de construcción sencilla y se fundó en 1702. Por otro lado, el Convento e Iglesia de San Antonio fue levantado en 1664 por los Padres Franciscanos Alcantarinos. La congregación llegó al pueblo huyendo de los saqueos portugueses. A pesar de los avatares sufridos por guerras y desamortizaciones, San Antonio sigue considerándose uno de los mejores templos de Extremadura. Esto le ha valido la declaración de Bien de Interés Cultural. Tras una considerable remodelación, alberga en la actualidad la sede de la Colección Monsalud de piezas arqueológicas.

Mención especial requiere el Santuario de la Piedad, ubicado en el parque de éste nombre. Allí, en el siglo XVI, un labrador halló una imagen de la virgen mientras cavaba. Sus numerosas reformas han dado como resultado un edificio barroco de factura sencilla y fachada encalada. Es de gran belleza el camarín de la virgen, cuya cúpula está cubierta por murales del siglo XVIII. Asimismo, destaca un lienzo atribuido a la Escuela de Luis Morales el Divino y otro de Luis Tristán. Junto al santuario se encuentra el Museo Devocional, fundado en 1995 para albergar las obras artísticas del santuario.

Enfrente del conjunto religioso está la Plaza de Toros, obra de estilo neomudéjar inaugurada en 1843. Esta construcción que ver en Almendralejo tiene la peculiaridad de albergar bajo el graderío una bodega con enormes conos.

Almendralejo es hoy conocida por sus afamados vinos. Desde 1987 se le llama Ciudad Internacional del Vino y desde 1992 Ciudad Antigua del Vino. Además, es sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana. Recomendamos visitar la Estación Enológica y el Museo de las Ciencias del Vino ubicado en una antigua alcoholera así como participar en alguna cata de las bodegas cercanas.

La fiesta de Las Candelas se celebra durante los días 1 y 2 de febrero y tiene su momento álgido en la quema de las pantarujas o peleles, muñecos de trapo que representan los malos espíritus. El origen de esta fiesta se remonta a la época romana, aunque las primeras referencias escritas datan del siglo XVII. Con esto concluye el recorrido por lo mejor que ver en Almendralejo.

Imprescindibles

Teatro de Carolina Coronado de Almendralejo
Teatro de Carolina Coronado
Palacio de los Condes de Osilo de Almendralejo
Palacio de los Condes de Osilo

Datos prácticos

Coordenadas

38° 40′ 59″ N, 6° 24′ 33″ W

Distancias

Badajoz 59 km, Cáceres 99 km, Madrid 370 km.

Aparcamiento

Sin problemas en toda la localidad.

Altitud

337 m.

Habitantes

35 101 (2013).

Estas son algunas de las festividades más famosas que ver en Almendralejo. Las Candelas (2 de febrero), San Blas (3 de febrero), San Marcos (25 de abril), San Antonio (13 de junio), Fiestas Patronales de la Piedad (del 13 al 17 de agosto).

He aquí otros eventos notables que ver en Almendralejo. Salón del Vino y la Aceituna (marzo y abril), Ruta Literaria sobre el Romanticismo (mayo), Feria de la Vendimia (del 13 al 17 de agosto), Semana Gastronómica (primera semana de diciembre).

Enclavada en la Tierra de Barros, su tierra es de calidad muy fina y muy apropiada para la fabrica de jarrones o botijos. Estos productos son muy apreciados en toda la geografía española.

Otros destinos próximos


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Decidir cuáles son los pueblos más bonitos de Castilla y León es una tarea ardua, Más información
A lo largo de su historia, el territorio español no ha parado de ver surgir Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Cerca del Estrecho de Gibraltar se extiende este municipio famoso por sus espacios naturales y Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Surgida a raíz de la conquista británica de Gibraltar, este municipio gaditano fue creado por Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Parte del término municipal de Chiclana de la Frontera, esta zona ha destacado por muy Más información