La contaminación lumínica es algo con lo que la mayoría de los habitantes, especialmente de los de las grandes ciudades convive. Sin embargo, cuesta darse cuenta de su impacto hasta que uno se halla ante un cielo puro. Cómo afecta a la naturaleza, especialmente en aves e insectos, es un tema candente en la investigación científica. Pese a que en ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla o Santander resulta imposible contemplar constelaciones o la Vía Láctea, hay lugares en los que este espectáculo se presenta completo. En Extremadura existen varios miradores celestes, parte de un proyecto del gobierno autonómico, en donde volver a maravillarse ante el espacio.

Castillo de Trevejo en la sierra de Gata

Castillo de Trevejo en la sierra de Gata, futuro emplazamiento de un mirador. | Extremadura, Buenas Noches

El cielo nocturno extremeño

Diversos factores hacen de Extremadura un lugar excepcional para el turismo alejado de las masas. Pese a tener hitos tan conocidos como Trujillo y su ambiente medieval, Mérida con sus restos romanos o Cáceres y su envidiable centro histórico, hay alternativas de sobra para quienes quieran algo más aislado. Así, la basílica visigótica de Santa Lucía del Trampal ofrece una experiencia tan íntima como la antigua ciudad romana de Cáparra. Precisamente en este lugar se halla uno de los miradores celestes de la iniciativa Extremadura, Buenas Noches.



Dicho proyecto se desarrolla por parte de la Junta de Extremadura y forma parte de otros dos a nivel internacional. Por un lado el de turismo astronómico Destinos Starlight y por otro el de concienciación sobre contaminación lumínica a nivel europeo STARS4ALL. De esta forma, se ha desplegado un mapa celeste en cada una de las localizaciones elegidas. Con forma de gran piedra artificial blanca, redonda, se ilumina automáticamente de noche durante un par de horas. También lo hacen las balizas que dirigen hasta la carta pétrea.

Mirador de La Helechosa Extremadura

Mirador de La Helechosa. | Extremadura, Buenas Noches

Una vez en el lugar se pueden observar formaciones estelares simplemente con unos prismáticos. De lugares históricos a parques naturales, hay muchas alternativas donde elegir. Pese a ello, merece la pena estar atento a la época del año en que se puede observar lo descrito en el mapa de astros. Gracias a ello son destinos de primera repartidos entre primavera, verano, otoño e invierno. Un gran complemento a eventos como las Perseidas. Estos son los lugares que acogen los miradores actualmente, que en el futuro se expandirán por ejemplo en Trevejo.

Extremadura, Buenas Noches

Símbolo distintivo del proyecto Extremadura, Buenas Noches. | La propia entidad

Cáparra

Larga exposición del Arco de Cáparra

Larga exposición del Arco de Cáparra. | Extremadura, Buenas Noches

Ya nombrado, este enclave enlaza con la Vía de la Plata, antigua calzada romana hoy convertida en Camino de Santiago. Un enclave situado entre dehesas, en la provincia de Cáceres. Literalmente en medio de la nada, este mirador se destina sobre todo a las estaciones de primavera y verano. Rodeado de ruinas romanas, la que más destaca es el arco de Cáparra, de cuatro caras y único en España.

Olivenza

Enclave del mirador celeste de Olivenza

Enclave del mirador celeste de Olivenza. | Extremadura, Buenas Noches

La localidad fronteriza por excelencia de Extremadura no tiene su mirador en su casco urbano. Hay que desplazarse de Olivenza hasta la aldea de Villarreal y desde allí por un bonito sendero hasta la orilla del Guadiana. Con el puente de Ajuda al norte y frente a Portugal, se despliega un cielo espectacular. En este caso el curso fluvial ayuda a generar juegos de luces con las estrellas realmente impresionantes. La época ideal para ir es primavera-verano.

Granadilla

Castillo de Granadilla, cerca del mirador

Castillo de Granadilla, cerca del mirador. | Extremadura, Buenas Noches

El fantasmal aspecto de Granadilla ayuda a pasar unas horas únicas contemplando el cielo nocturno. Este pueblo fue requisado por el estado de cara a construir el embalse de Gabriel y Galán. Sin embargo, a diferencia a otras poblaciones condenadas a sumergirse, el agua nunca la llegó a cubrir. Un proyecto gubernamental ha rehabilitado el lugar durante décadas, devolviendo el aspecto de otras épocas a su calle principal, iglesia o castillo. Verano y otoño son el tiempo más indicado para visitarlo como observatorio nocturno.

La Roca de la Sierra

Entorno nocturno de Roca de la Sierra

Entorno nocturno de Roca de la Sierra. | Extremadura, Buenas Noches

Cerca de un pequeño pueblo pacense, no lejos de Badajoz o Alburquerque, está el siguiente mirador. Como ocurría en el caso de Olivenza, se debe salir de la población para llegar a la zona de observación. Es un cómodo paseo de unos tres kilómetros. Dado que sus periodos más proclives son primavera y verano, una gran opción es llevar el coche y aprovechar para hacer otra visita nocturna. Apenas a 25 minutos se asienta inamovible el Dolmen de Lácara. De esta forma queda una excursión realmente completa.

Monfragüe

Mirador celeste de Monfragüe

Mirador celeste de Monfragüe. | Extremadura, Buenas Noches

Además de ser un parque natural con infinitas posibilidades y albergar una fauna muy destacada, buitres y águilas imperiales incluidas, Monfragüe es un punto destacado de Extremadura, Buenas Noches. La situación del mirador es la Hospedería de Monfragüe, en Torrejón el Rubio y su época predilecta verano y otoño. De esta forma se puede combinar una visita repleta de turismo activo y naturaleza con vistas de la Vía Láctea que quitan el aliento.

Montánchez

Castillo de Montánchez

Castillo de Montánchez. | Extremadura, Buenas Noches

Con un cementerio considerado uno de los más bonitos y un poderoso castillo medieval, Montánchez es una conocida población del centro de Extremadura. Precisamente en su fortaleza es donde se encuentra el mirador celeste, adecuado en verano y otoño. Un rico ambiente cultural que gana mucho de noche. Además, cuenta con el plus de ser un espacio relativamente urbano, con lo que es de los más accesibles de toda la red.

La Cocosa

Entorno nocturno del mirador de La Cocosa

Entorno nocturno del mirador de La Cocosa. | Extremadura, Buenas Noches

Perfectamente conectado con el centro de España a través de la A-5, Badajoz tiene al lado uno de los miradores celestes de Extremadura. Se trata del asociado al centro de La Cocosa. El nombre puede sonar por la famosa villa romana que se sitúa apenas a tres kilómetros. De esta forma, se puede visitar por la tarde y llevar algo de comer para hacer tiempo hasta ir a observar el cielo. Junto a la construcción moderna se despliega el punto de observación ideal para invierno y primavera.

Campiña Sur

Mirador de la Alcazaba de la Reina

Mirador de la Alcazaba de la Reina. | Extremadura, Buenas Noches

Este territorio que linda con la sierra de Hornachuelos y Huelva protagoniza el siguiente mirador. Está en la alcazaba de la Reina, al lado de la población que le da sobrenombre y junto a una ermita. Un paisaje de gran amplitud que da continuación a los fronterizos montes onubenses. Como en Montánchez, restos de una fortaleza acompañan. Asimismo, no lejos hay otra ruta nocturna del proyecto, la que recorre las Fuentes de León, zona de paso del Camino de Santiago que viene del sur. Las mejores épocas para ir son primavera y verano.

La Siberia

Embalse de Cijara, cerca del mirador de La Siberia

Embalse de Cijara, cerca del mirador de La Siberia. | Extremadura, Buenas Noches

La encrucijada que supone la Siberia Extremeña queda clara al ver la región en el mapa. En el extremo noreste de Badajoz, queda embutida entre Cáceres, Toledo y Ciudad Real. Su curioso nombre deriva de la lejanía con respecto a la capital provincial y surgió en el siglo XIX. Puebla de Alcocer es una de sus localidades principales. Un lugar muy aislado, rincón perfecto para perderse un fin de semana, que cuenta con un mirador celeste en uno de sus pueblos: Helechosa de las Montes. Además de mirar hacia arriba para maravillarse, sobre todo en verano y otoño, hay una ruta nocturna en torno a la población que recorre sus inmediaciones.

Galizuela

Vistas desde el mirador de Galizuela

Vistas desde el mirador de Galizuela. | Extremadura, Buenas Noches

Esta pedanía de Esparragosa de Lares, cercana al embalse de la Serena y la provincia de Ciudad Real, no solo posee un mirador celeste especialmente recomendado para primavera y verano. También es el centro de una de las tres rutas nocturnas que forman parte de Extremadura, Buenas Noches. Otro punto muy interesante es el cerro de Masa-Trigo. Se trata de un pequeño monte rodeado de agua y conectado a tierra por carretera. Cabe resaltar que es parte del sur de la Siberia Extremeña.

Dehesa de la Luz

Dehesa de la Luz en Extremadura

Dehesa de la Luz en Extremadura. | Extremadura, Buenas Noches

Un entrono con una ermita aislada, ventas, ruinas y vegetación típica acompaña a este punto de observación. Se trata de la Dehesa y Arroyo de la Luz. Un espacio que ha sido musealizado por la administración municipal. Gracias a ello se puede comprender el impacto que este tipo de bosque mediterráneo tiene en el territorio extremeño. Las mejores estaciones para ir a ver el cielo nocturno son otoño y verano.