Cuando pensamos en puentes que comunican dos países distintos imaginamos grandes estructuras sobre las que viajar largo rato hasta cruzar al otro lado. No es el caso del puente internacional más pequeño del mundo. Resulta que esta pequeña infraestructura une España y Portugal en lo que bien se podría solventar con un buen salto.

Este peculiar puente cuenta con una longitud de 3,2 metros y 1,45 metros de ancho, lo que lo convierte en el puente internacional más pequeño del mundo. Tanto es así, que como se cabe esperar, por este puente no pasan coches, aunque sí motocicletas, bicicletas y peatones. Concretamente, este puente se conoce como puente de El Marco y une dos pedanías: Arronches, en Portugal, y El Marco, en España. Esta pedanía española pertenece al municipio de La Codosera, en la provincia extremeña de Badajoz.

Puente internacional más pequeño del mundo
Foto: A.Hormigo

El puente de El Marco está construido con el objetivo de salvar el angosto cauce del arroyo Abrilongo que separa ambas pedanías. Dicho cauce es un afluente del río Gévora, mientras que éste es un afluente del Guadiana, en el que termina uniéndose cerca de Badajoz.

El primer puente se construyó hace siglos

El pequeño viaducto fue construido por los vecinos que habitaban en las inmediaciones ya hace siglos. No obstante, en ese tiempo el puente estaba formado tan solo por unos tablones de madera con los que pasar por encima del estrecho río. Pero estos tablones no eran suficientes, pues en cuanto sucedían días de mucha lluvia estos eran arrastrados por la corriente del río.

Aunque con el paso del tiempo se incorporaron elementos que han otorgado estabilidad al puente (y seguridad a los vecinos que lo cruzan) hasta el pasado año 2008 no se procedió a su completa remodelación. El proyecto convirtió el apaño casero consistente en unas tablas de madera, planchas metálicas y un endeble pasamanos en una verdadera construcción que demuestra la cooperación entre ambos países.

puente internacional más pequeño del mundo
Foto: CorreiaPM

De esta manera, la iniciativa para construir el actual puente nació del ayuntamiento portugués de Arronches, pero fueron los trabajadores de ambos lados de la frontera quienes lo llevaron a cabo desde cada uno de sus pueblos. Así, con fondos europeos, se creó el puente internacional más pequeño del mundo, desde donde en cuestión de segundos pasas de un país a otro. Actualmente el puente cuenta con una pasarela y refuerzos que impiden que pueda ser arrastrado si sube el cauce del río Abrilongo.

También se añadieron otros detalles que hacen hincapié en la peculiaridad de que este es un puente fronterizo: en cada lado del puente se colocó una piedra con la E de España y la P de Portugal, de forma que se indica en qué país se encuentra uno al cruzarlo.

A día de hoy el paso entre La Raya (frontera terrestre) con Portugal está permitido. El Tratado de Schengen, en vigor desde 1995, permite la libre circulación de personas y mercancías entre ambos países, cosa que no pasaba con anterioridad. Por lo tanto, la gente lo solucionaba recurriendo al contrabando, como en el puente de El Marco, en el que ofrecían desde un lado vino y vasijas, y desde el otro toallas, tabaco y café.

El único río truchero de Badajoz

La Codosera es un municipio ubicado en la provincia de Badajoz al que pertenecen las pedanías de El Marco, en la que se encuentra el puente internacional más pequeño del mundo, Bacoco, La Rabaza, La Varse, La Vega y La Tojera. Se trata de un municipio que hace frontera con Portugal, lo que otorga a la localidad características muy específicas en la dicción. Si se realiza un paseo por casco antiguo de la localidad se pueden ver edificaciones típicas codoseranas.

En verano una refrescante opción es visitar el complejo de piscinas naturales del río Gévora, a cinco kilómetros del pueblo. Ubicado en un rico paisaje natural de alto valor ecológico, en el cauce del río se disponen tres piscinas naturales con distintos grados de profundidad. Además, la calidad de las aguas de este río posibilitan que sea el único río truchero de la provincia de Badajoz. Así, cada temporada se reúnen en su cauce muchos amantes de la pesca.

La Codosera
Piscinas Naturales del Río Gévora | Foto: lacodosera.es

A orillas del río Gévora también se halla el molino del Duque, un molino harinero construido en 1509. Es el molino más antiguo de la zona, siendo el único que se conserva en su totalidad. Cuando se levantó, se llevó a cabo con los recursos que había en la zona, como el granito, la pizarra, los cantos rodados del río y la madera.

Entre los edificios religiosos que ver en La Codosera destaca la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Piedad. Este templo está construido en un estilo gótico-renacentista, por lo que los expertos creen que pudo ser llevado a cabo en los últimos años del siglo XV o a comienzos del XVI. No obstante, posee algunos elementos que se añadieron en el XVIII. Por su parte, el altar mayor pertenece a la época de transición entre el Renacimiento y el Barroco, y se corresponde con el estilo manierista. En él se pueden diferentes tallas entre las que se encuentra la titular de la parroquia: una talla de la Virgen de la Piedad que sostiene al niño Jesús en su brazo. Otros templos que ver en La Codosera son la ermita de Nuestra Señora de la Luz, el santuario de Nuestra Señora de Chandavila y la ermita de La Varse.