Que ver en Serra

Defensa de Valencia y Cartuja en la Sierra Calderona.

Radicada en el bello Parque Natural de la Sierra Calderona, esta plaza fuerte fue parte del sistema defensivo de Valencia y su seguridad motivó que fuera elegida refugio de un rey taifa desterrado y del presidente de la Segunda República. Muy cerca está la importante Cartuja de Porta Coeli.

Planifica tu escapada a Serra y la Cartuja de Porta Coeli

Aunque no se trata de una localidad especialmente grande ni monumental, la visita a Serra  y la Cartuja de Porta Coeli, —la más antigua de las cartujas valencianas— bien puede ocupar un día; aunque para los amantes de la naturaleza quizás se alargue la escapada, ya que seguramente querrán practicar alguna modalidad de turismo activo en el Parque Natural Sierra Calderona. No muy lejos está la costa, con la histórica Sagunto. Para orientarse sobre qué se come en la zona y encontrar alojamiento hemos reunido toda la información en nuestra página Dormir y Comer en Serra.

¿Quieres conocer este sitio?

En sus inmediaciones hay múltiples yacimientos de la Edad del BronceXarxant, Tóixima, Salt de Ria, les Eretes, Satarenya y Papallona. De la época íbera se conservan los yacimientos de Alcalà, Portaceli y del Sierro; y de la romana conocemos el asentamiento de Ría.

Desde el siglo VIII fue ocupada por los musulmanes, que la llamaron Axaraf. Hacia el año 1085 se instaló en su alcázar el rey moro Yahía Al-Quadir, que abandonó Toledo a cambio de la promesa de ayuda de los castellanos para conseguir el control del reino taifa de Balansiya (Valencia). Las presiones tuvieron éxito y al castillo de Serra acudirían, al año siguiente, los representantes de Valencia para entregarle las llaves de la ciudad. En el 1094 -dos años después de que Al-Quadir fuera asesinado en la capital de su reino- El Cid siguió parecida estrategia tomando primero Serra y luego Valencia; así configuró un Señorío independiente que duraría unos años, hasta la conquista de los almorávides en el año 1102. Convirtiéndose nuevamente en parte del sistema defensivo del reino taifa de Valencia frente a la creciente presión cristiana, esta vez, de los aragoneses. A partir de la conquista de la comarca por el rey Jaime I en 1238, las aldeas de Náquera y Lullén les fueron donadas a distintos caballeros que habían colaborado en la campaña militar; en tanto que la fortaleza de Serra quedó bajo el dominio del caballero Gauterio Romano. Éste guerrero no se interesó por el premio recibido, ni siquiera llegó a tomar posesión de Serra, produciéndose varias compraventas del Señorío hasta que es adquirido por la familia de los Boil de la Scala en el siglo XV. Luego fue adquirida por los Condes de Prades, cuyos descendientes emparentarían con los Duques de Montellano, incorporándose a esta Casa Ducal.

En el cercano valle de Lullén, en 1272, el obispo de Valencia fundó un monasterio en el que unos años después se establecieron monjes procedentes de la Cartuja de Escala Dei, en Tarragona. Después de importantes obras en el siglo XIV, se irán añadiendo dependencias en los siglos siguientes.

Hasta la expulsión de los moriscos del año 1609 Serra fue una villa de población mayoritariamente musulmana y, por ello, la orden de expulsión de estos tuvo catastróficas consecuencias para su economía. Su Señor, Josep Folch y Cardona, otorgó Carta Puebla para repoblarla, acudiendo personas de otras poblaciones valencianas. Por estar radicada en un entorno boscoso, la población se sustentaba en trabajos relacionados con la madera, así como en la agricultura.

En el siglo XIX, hubo refriegas guerrilleras en la historia de Serra, tanto durante la Guerra de la Independencia como durante las guerras carlistas. En 1835 la cartuja de Porta Coeli fue desamortizada y su comunidad exclaustrada.

monasterio porta coeli fotografia antigua
Gran Comedor del Monasterio de Porta Coeli en una antigua fotografía

Debido a su localización apartada, entre 1937 y 1938, durante el periodo en que el Gobierno de la Segunda República estuvo situado en la ciudad de Valencia, el presidente Manuel Azaña y otros importantes cargos emplearon como lugar de descanso la cercana finca La Pobleta. Al finalizar la guerra, en las inmediaciones de Porta Coeli se estableció un campo de concentración y, en 1944, la cartuja volvió a ser ocupada por monjes procedentes de la Cartuja de Burgos.

El Parque natural próximo y los entornos del municipio forman desde hace tiempo parte del área de recreo de la metrópolis de Valencia con la que estuvo comunicada con el histórico tren de vía estrecha.

En esta zona serrana, que da nombre al pueblo, el principal atractivo es el magnífico escenario natural que rodea éste pueblo de piedra.

En lo alto de la localidad comenzamos la visita frente a las ruinas del Castillo, también denominado Castillo del Alto del Pino, edificado, hacia el siglo XI, como parte de la línea defensiva musulmana frente a la amenaza de los aragoneses procedentes del norte. Se trató de un lugar muy disputado ya que fue asaltado en distintas ocasiones en el siglo XIII y una en el XIV, esta vez por los castellanos. De la fortaleza roquera nos queda su torre cuadrada del noroeste, dos lienzos de muralla almenada, un aljibe, restos de una segunda torre y fragmentos de muros que permiten ver lo que fue su planta irregular. Para los interesados en entender cómo era la red de atalayas que se comunicaba con fuegos (por la noche) y palomas mensajeras (de día), hay varias torres en las proximidades, todas ellas de planta cuadrada de sillareja con muros de mampostería revestidos con mortero de cal. De la red defensiva formaban parte la Torre de Santareña, la Torre de Ría y la Torre de la Ermita.

En el Cantó de la Torre hay otra Torre musulmana situada en el centro de la población que, con el paso de los siglos, fue anexionada a la Casa-Palacio del Señor de la Villa. Su perfil es trapezoidal y está rematada con almenas. El edificio ha sido muy transformado por las sucesivas reformas para su adecuación a los usos del tiempo de paz.

El casco urbano de la localidad merece un paseo sosegado entre las casas de piedra de arquitectura popular. Como curiosidad, se conserva un Lavadero junto al barranco Dels Castellets, una interesante infraestructura municipal que tiene las paredes inclinadas sobre las balsas de agua, acabadas en loza de gres. Era el lugar de encuentro cotidiano de las mujeres del pueblo. El otro edificio importante que ver en Serra es la Iglesia de la Mare de Déu dels Àngels que presenta el estilo clasicista del siglo XVIII. Es de una sola nave con arcos de medio punto sobre pilastras y bóvedas de mitad de esfera. En la cúpula sobre el crucero hay representaciones de los Cuatro Evangelistas y de cuatro heroínas de la Biblia. La torre campanario de dos cuerpos está rematada con cuatro campanas, una campanilla y una matraca. Entre las obras que guarda destacan los retablos de Roig D’Alos, las esculturas de Dies y Tarazona, Rodilla y Dies López y la decoración cerámica del siglo XIX.

nuestras senora angeles serra
Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles

En el término municipal de este pueblo se encuentra la Cartuja de Porta Coeli, la más antigua de las cartujas valencianas. Fue edificada su primera fase entre 1272 y 1325. Las construcciones se fueron sucediendo hasta el siglo XVIII. Esa dilatada historia edilicia explica la compleja traza y diversidad de estilos del complejo. El edificio es de estilo gótico en sus claustros -el de Santa Ana dedicado a cementerio-, de estilo renacentista en el refectorio y de estilo barroco es su iglesia. El templo había sido levantado en el siglo XIV pero fue renovado a finales del siglo XVIII; la planta es de una sola nave. Está decorado con pinturas al oleo, de autores como Alonso Cano; también hay pinturas murales en algunas de las bóvedas, obra de Luis Antonio Planes. También merecen una contemplación detenida la sillería de coro y el retablo mayor, en éste último destacan las pinturas de Francisco Ribalta, especialmente la de San Pedro. El cercano Acueducto fue construido por los propios monjes en 1412 para conducir hasta el monasterio el agua de la fuente de la Mina. Posee 200 m de longitud, uno de anchura y una altura de unos 17 m, salvada por once grandes arcos apuntados de piedra. Según una leyenda local, fue el medio por el que la bella Omersinda consiguió penetrar en el monasterio para ver a su amado cartujo Fernando, encontrando allí la muerte.

Imprescindibles

que ver en Serra
Calles
que ver en Serra
Castillo del Alto del Pino

Datos prácticos

Coordenadas

39º 41’ 8’’N, 0º 25’ 43’’ W

Distancias

Valencia 30 km, Madrid 373 km

Altitud

330 m

Habitantes

3313 (2013)

San Blas (enero, reparto gratuito de bollos típicos a los asistentes), Fiestas de Moros y Cristianos (primer sábado después del 2 de agosto). Conquista simbólica de la Torre del Palacio del Señor de la Villa, Fiestas patronales de San José y de la Virgen de los Ángeles (agosto), Fiesta de San Roque (15 de agosto, concursos de disfraces, paellas y mascletás, verbenas y discomóviles), Bous al carrer (finales de agosto, vaquillas y toros embolaos)

Fiesta de la Cereza (mayo)

Feria de Artesanía (mayo)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar