Qué ver en Ontinyent – Onteniente

Moros, cristianos y mantas

A orillas del río Clariano, la capital de la Vall d´Albaida presume de poseer el campanario más alto de España y una ancestral industria textil que produce sus famosas mantas. Son también célebres, y muy concurridas, sus fiestas de moros y cristianos. Únete a nuestro recorrido por la historia y todo lo que ver en Ontinyent.

Planifica tu escapada a Ontinyent-Onteniente

Al tratarse de un municipio pequeño, la visita a lo que ver en Ontinyent no ocupará más de una mañana. Lo más emblemático de la localidad es el núcleo histórico donde encontramos la Plaza Mayor, el ayuntamiento y la Iglesia arciprestal de Santa María. Junto a ésta se encuentra el majestuoso y esbelto campanario de la Vila.

Muy cerca está el bello e histórico municipio de Bocairente y la hermosa Sierra de Mariola. Se trata de un destino privilegiado para los amantes de las modalidades de turismo activo. Aquellos que prefieran un plan de costa pueden llegar en menos de una hora a bañarse en la turística Gandía.

Para conocer la gastronomía local y seleccionar donde alojarse aportamos nuestra selección en la página Dormir y Comer en Ontinyent.

¿Quieres conocer este sitio?

Aquello que ver en Ontinyent está ligado a su historia. Su ocupación se remonta a época prehistórica como demuestran la cueva de la Hedra, el yacimiento neolítico del arenal de la Costa y el poblado de la Edad del Bronce de Cabeço de Navarro. Los íberos estuvieron del siglo III al siglo I en el teular de Mollà y el Llombo (en la zona del polideportivo municipal). El nombre de Untinyân es de origen latino.

En época musulmana se asentaron moros a tres kilómetros del actual casco urbano, en el Castellar. Además, en alquerías dispersas y las cuevas-ventana de cingle. Las de Pou Clar o las Covetes dels Moros de los barrancos entre Onteniente y Bocairent se utilizaban para almacenar alimentos. El núcleo urbano de la Vila está documentado desde el siglo XI.

Por aquellos tiempos toma el nombre de su lugar de nacimiento el poeta al-Untinyaní. En el siglo XII, al-Idrisi cita el castillo de Onteniente (hisn Untinyân) como etapa en el camino de Murcia a Valencia.

La fortaleza fue conquistada en 1244 por las tropas del rey Jaime I de Aragón, siendo siempre villa de propiedad de la Corona. Será administrada en distintas épocas por alcaides nombrados por el rey, por nobles o incluso por el concejo de la ciudad de Valencia (en 1383). A finales del siglo XIV las alquerías con población musulmana se reducen a l’Agrillent (parte norte del término), Morera / Aiells(parte de poniente) y Agullent (parte de levante).

Qué ver en Ontinyent
Antigua panorámica de Ontiyent

Al ser fronteriza con Castilla y próxima al reino musulmán de Granada, fue escenario de numerosas luchas durante los siglos XIV y XV. La incorporación de tierras al sur por Jaime I y la unificación de las Coronas de Castilla y Aragón disminuirán ese papel fronterizo. Será escenario de la revuelta de la Germanía entre 1519 y 1522.

Desde entonces el crecimiento económico y demográfico de la comarca provocará que se le vayan segregando sus aldeas, que forman nuevos municipios, a pesar del golpe demográfico de la pesate de 1600 y la expulsión de los moriscos nueve años después.

La población se sumaría en 1705 a la sublevación de muchas localidades valencianas contra el rey Felipe V. Por consiguiente, al perder el bando austricista, todas ellas perdieron sus fueros. Por aquel entonces la actividad agrícola se trasladó al campo, proliferando las masías en los siglos XVIII y XIX.

En enero de 1822, al conformarse la división provincial del Trienio Liberal, fue incorporada a la nueva provincia de Játiva. Esta adscripción duraría hasta la caída del Gobierno, apenas un año después. En 1833, Onteniente pasa a formar parte de la provincia de Alicante, por la nueva reforma de Javier de Burgos. No obstante, tres años más tarde vuelve a ser adscrita a la de Valencia.

Ontiyent obtuvo el título de ciudad en 1904. En 1927 se segrega la aldea de Fontanars dels Alforins. Desde los años cincuenta a mediados de los 70 del siglo XX la historia de Ontiyent se vio inmersa en un periodo de industrialización. Sus manufacturas textiles de mantas, edredones y toallas se han hecho célebres por su calidad.

A continuación, encontrarás el apartado Qué ver en Ontinyent.

Lo más típico y vistoso que ver en Ontinyent es la vista del casco antiguo, arracimado sobre una ladera de una colina en una de las curvas del cauce del río Clariano. Para tener una vista de conjunto desde el exterior es aconsejable comenzar la visita a lo que ver en Ontinyent en el estratégico Pont Vell. Este, desde el siglo XVI, ha sido durante mucho tiempo el único modo de salvar el barranco del río.

Desde el Pont Vell nos dirigimos a la Plaça de Baix o de Sant Joan que sirve de entrada al barrio antiguo. En ella se sitúa el edificio de la Societat de Festers del Santíssim que alberga el Museu Fester. Es decir, el museo de las célebres Fiestas de Moros y Cristianos que protagonizan los colectivos cívicos de la ciudad.

En él se pueden contemplar fotografías, pinturas, esculturas, trajes de fiesta, armas, carteles, programas, mobiliario, libros y otras curiosidades. En la calle cercana de Cantalar de Sant Vicent se encuentra la Colección Cases de Rafal Ballester de interés etnográfico.

Cercano a la siguiente plaza, de la Concepción, hay que ver en Ontiyent el Molí Descals. Se trata de un molino hidráulico documentado desde 1415. En dirección opuesta, transitando la calle del Carril hasta las afueras, encontramos la Fundación Salvador Mollà. Es el espacio dedicado al arte moderno en la ciudad.

De su urbanismo musulmán se conservan en La Vila calles empedradas, empinadas y angostas. La calle de Callarís y la de la Trinidad son tan estrechas que ni siquiera permiten el paso de vehículos. Durante el deambular por las callejas se encuentran numerosas fuentes públicas que ver en Ontinyent.

Qué ver en Ontinyent

En la parte más baja del La Vila se encuentra la Plaza Mayor, con el Ayuntamiento, del siglo XVIII. El ayuntamiento muestra un curioso reloj de sol en la parte izquierda del edificio, detalle que también se aprecia en otros consistorios de la comarca.

Próxima está la Iglesia Arciprestal de Santa María, principal monumento que ver en Ontinyent. Edificada en el siglo XIII en estilo gótico, es de una sola nave divida en tres tramos, señalados por arcos. Su interior, con bóveda de crucería, se adorna con pinturas de Vicente López y Ribalta. Su portada es de estilo renacentista plateresco.

Adosada a la iglesia está la Torre-campanario de 71 metros de altura. Se supone la más alta de la Comunidad Valenciana. Cerca de la plaça de Sant Roc está la Casa de la Purísima, construida en el siglo XX en estilo neogótico.

En el edificio de los antiguos Juzgados, del siglo XVII, se ha instalado el MAOVA (Museo Arqueològic d´Ontinyent i la Vall d´Albaida). Cuenta con secciones de prehistoria, ibérica, romana, medieval andalusí, bajo-medieval y moderna.

El otro puente que ver en Ontinyent sobre el río Clariano se encuentra en el extremo de la ciudad, junto al Convento de las Madres Carmelitas. Se le conoce como Puente de Santa María.

Partiendo de la Plaza Mayor recorremos el Carrer de Mayans, casi paralelo al río. Aquí se contemplan las fachadas de edificios del siglo XVIII. Por ejemplo, la Iglesia de Sant Carles, de estilo barroco, y el Palacio del Barón de Santa Bárbara. Al final de esta calle se encuentra el Edificio de la empresa textil Paduana, de estilo modernista.

En el paraje natural denominado Pou Clar se encuentra el nacimiento del río Clariano. Se forma una piscina natural que congrega a los bañistas veraniegos.

En conclusión, esto es lo más característico que ver en Ontinyent.

Imprescindibles

Qué ver en Ontinyent
Pont Vell

Qué ver en Ontinyent
Vistas Ontiyent

Datos prácticos

Coordenadas

38º 49’ 20’’ N, 0º 36’ 26’’ W

Distancias

Valencia 84 km, Madrid 379 km

Altitud

382 m

Habitantes

36 974 (2013)

Entre todo lo que ver en Ontinyent, asistir a sus fiestas es un plan fascinante. Primero, el Corpus Christi (fecha variable, con Gigantes y Cabezudos). Segundo, Moros y Cristianos (Fiesta de Interés Turístico Nacional. Se celebra en honor al Cristo de la Agonía. Desde el cuarto jueves de agosto hasta el lunes próximo. En el Ayuntamiento se instala un castillo de madera donde se libra la batalla entre los dos bandos).

Tercero, El Bou de la Purísima (en torno al 8 de diciembre. Es una Procesión cívico-religiosa precedida de Gigantes y Cabezudos. Se hace un Recorrido con toro embolado).

Cerámica, azulejos, orfebrería, encuadernación.

Empresa textil Paduana

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar