Montesa

El castillo de la tragedia

Las ruinas de un imponente castillo templario recuerdan que fue sede de una histórica Orden de Caballería de Montesa que casi resulta extinguida por el terrible terremoto que tuvo allí su epicentro. Cerca se encuentra la interesante villa de Enguera.

Planifica tu escapada a Montesa

En este pequeño municipio ubicado al sur de Valencia, lo más destacado son las ruinas del Castillo de Montesa, ubicado en lo alto de una colina y desde donde el viajero podrá disfrutar de unas preciosas vistas del pueblo. También hay que ver en Montesa el Ayuntamiento, la Capilla del Trasagrario, las diferentes ermitas y el Museo Parroquial. Para que la escapada nos ocupe una jornada recomendamos visitar los alrededores de la zona y acercarse a Enguera, a la Calzada medieval, al Cerro de Lucena y al Barranco de la Hoz. El viajero que decida hacer noche allí puede dirigirse al día siguiente hacia el norte a conocer Xátiva, u optar por ir en dirección contraria hacia Ontinyent; incluso puede elegir hacer senderismo en la hermosa Sierra de Mariola. A pesar de disponer de pocos restaurantes y no tener establecimientos para pasar la noche allí mismo, en nuestra página Dormir y Comer en Montesa encontrarás una selección de establecimientos cercanos.

¿Quieres conocer este sitio?

Los testimonios de presencia humana más antiguos se han localizado en la Pedra Senyora y en la Cueva Font Santa. En el actual emplazamiento del castillo hubo antes una fortaleza romana.

Desde el siglo VIII formó parte de la cora (provincia) de Balansiya (Valencia) aunque hacia el 929 pudo formar parte de la cora de Xátiva. Por aquel entonces se edificaría el alcázar musulmán desde el que dominar el valle. A partir del 1010 formará parte del reino taifa de Balansiya, siendo una fortaleza fronteriza con la taifa de Denia.

En el año 1244 Abu Baku -el Señor musulmán de Játiva- negoció con Jaime I la entrega escalonada de los dos castillos de esa localidad y, a cambio, se quedó con el castillo de Montesa desde el cual continuó gobernando a una población abrumadoramente morisca. Pero lo cristianos incumplieron los pactos y tres años después Montesa sería una de las poblaciones que participan en la sublevación liderada por el caudillo Al Azraq (El de los ojos azules). Nuevamente, en 1276, se sublevan los moriscos por lo que, al año siguiente, el castillo fue asediado.

La defensa de la fortaleza fue encomendada a la poderosa Orden de Caballería del Temple durante gran parte de la historia de Montesa, hasta la disolución de la misma en 1312. Entonces, el rey Jaime II concibió la creación de una nueva orden, Santa María de Montesa, que agruparía las plazas fuertes que tenían en el reino de Valencia los templarios; a las que se decide añadir las plazas que tenían los caballeros hospitalarios en el reino. La nueva Orden fue autorizada en 1317 por el Papa Juan XXII y la reunión de su primer capítulo tuvo lugar en Barcelona, dos años después. Sus primeros diez caballeros procedieron de la Orden de Calatrava y, para incrementar su número en 1400, absorberán a los caballeros de la Orden de San Jorge de Alfama.

Al encontrarse la gran mayoría de los territorios administrados por la Orden de Montesa en las sierras del Alto Turia y el noroeste de Castellón, a esa zona se la conocerá como El Maestrazgo, siendo en Sant Mateu donde residía el maestre. En 1587, con la excusa del escándalo sexual protagonizado por el Maestre Garcerán de Borja, que por sus votos debía de permanecer célibe, el rey Felipe II tomó el control de la Orden, nombrando sus cargos y administrando a través de ellos sus propiedades.

castillo montesa xilografia
Ruinas del Castillo de Montesa (Xilografía Ed. Sucesores de Rivadeneyra)

Al comenzar, en 1705, la sublevación de muchas localidades valencianas contra el Gobierno de Felipe V, los caballeros de Montesa no se opusieron a la rebelión, siendo desde el principio el castillo de Montesa favorable al Archiduque. Esto motivó que, al finalizar la guerra, se acusara a la Orden de deslealtad. Sin embargo, el rey decidió no castigarla pues la mayor parte de sus miembros de otras localidades lo apoyaron.

El 23 de marzo de 1748, en esta localidad, tuvo su epicentro un terremoto que la dejó completamente destrozada. El seísmo sepultó en su castillo a gran parte de sus miembros en activo: dieciocho frailes y caballeros. Los supervivientes debieron de trasladarse a Valencia, abandonando para siempre el castillo que fue su sede y que ha quedado desierto desde entonces.

Lo más relevante de la visita a Montesa son las ruinas del Castillo que resultó devastado por el terremoto de 1748, una tragedia que sepultó a casi todos los caballeros y frailes que allí moraban. En la época de la fundación de la Orden, el castillo estaba habitado por religiosos y caballeros -entre ellos el alcaide- que se ocupaban de regir la fortaleza, iniciar en las ceremonias y oficios y nombrar a los nuevos caballeros. Por la importancia de la Orden, las ruinas fueron declaradas Monumento Nacional en 1926.

El actual Ayuntamiento o Casa de la Vila se construyó en el primer tercio del siglo XVII. Conserva una curiosa maza de plata de 1605. En la Plaza de La Vila se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, trazada por el arquitecto Juan Aparicio, fue construida entre 1693 y 1702. De su interior destaca la Capilla del trasagrario con su cúpula barroca de angelotes y hojarasca, el órgano del siglo XVIII y los retablos de las Ánimas y de San Sebastián (1559), dos Calvarios del siglo XVI y una pila gótica que conserva el escudo de la Orden de Montesa.

El Museo Parroquial se encuentra en un edificio del siglo XVII, situado frente al campanario. Conserva fragmentos arquitectónicos del castillo, pinturas religiosas de los siglos XVII y XVIII y algunos grabados.

castillo montesa
Entrada Norte al Castillo de Montesa

Otros puntos de interés que ver en Montesa son la Casa Abadía, las Ermitas de San Sebastián, del Calvario (s. XVIII) y de la Santa Cruz (s. XVI) y la Casa dels Frares.

Recomendamos rodear la vecina sierra y acercarse a Enguera, a 16 km, para visitar sus numerosos museos y las ruinas de su castillo. En el casco urbano merece la pena visitarse la Iglesia de San Miguel Arcángel de los siglos XVII y XVIII. Destaca en su interior un retablo de la Virgen de Gracia del siglo XV realizado por Paolo de San Leocadio, la cruz procesional gótica y la pila bautismal del siglo XVI. También hay un Museo Etnológico, un Museo Agrícola, un Museo Textil instalado en la antigua Fábrica Piqueras de Enguera, y un Museo de Fotografía Antigua, con más de 5.000 fotografías de costumbres, tradiciones y personajes de la historia antigua de la localidad. El Museo Arqueológico conserva restos paleontológicos y arqueológicos íberos, romanos y medievales.

En las afueras se encuentra el Puente y la Calzada medieval del siglo XI, a través de la cual se accede al Castillo de la Encomienda, originalmente una construcción musulmana, del siglo IX, que sería reformada por la Orden de Santiago. Se encuentra en estado ruinoso debido a la destrucción ordenada por Pedro IV en 1365, así como por ll terremoto de 1748.

También en las afueras de la localidad se encuentra el Poblado Ibero de Cerro de Lucena correspondiente a la Edad del Hierro (siglos II a I a.C.).

En el Barranco de la Hoz próximo a la villa, en el paraje conocido como Charco de la Pregunta, se conservan unas pinturas rupestres datadas hace cinco mil años que representan una escena cinegética de un ciervo de cornamenta voluminosa y un cazador con arco y flechas.

Datos prácticos

Coordenadas

38° 56′ 59″ N, 0° 39′ 4″ W

Distancias

Valencia 68 km, Madrid 373 km

Altitud

340 m

Habitantes

1333 (2013)

Hoguera de San Sebastián. (sábado más próximo al 20 de enero), Fiestas de San Vicente (16 de abril, Procesión la víspera, Baile de disfraces, Eucaristía y Cabalgata), Fiestas Patronales de la Maredeueta (del último viernes de agosto al primer lunes de septiembre: Pirotecnia, Oficios religiosos, Vaquillas y otros espectáculos), Moros y Cristianos (semana del 9 octubre, conmemorando la conquista de Valencia por Jaime I)

Verano Cultural. Poesía, teatro, talleres para niños, danza, cenas y cine al aire libre, exposiciones, conciertos y competiciones deportivas.

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons