Ademuz

Agreste enclave valenciano entre Teruel y Cuenca.

El llamado Rincón de Ademuz es un enclave de la Comunidad Valenciana rodeado por tierras de Teruel y Cuenca. Además de su “capital”, incluye grandes atractivos como la Iglesia-Fortaleza de Castielfabib y el Parque Natural de Puebla de San Miguel. Tierra de excelentes manzanas es un lugar para pasear y descansar alejados de todo.

Planifica tu escapada a Ademuz.

Este pueblo conserva un interesante patrimonio monumental cuyo recorrido nos ocupará medio día, aunque si visitamos el vecino pueblo de Castielfabib, podemos completar la jornada. El municipio posee diferentes encantos, entre los que se encuentran varias ermitas e iglesias como la Ermita de Nuestra Señora de la Huerta o la Iglesia Arciprestal de San Pedro y San Pablo, los restos de un castillo árabe, además de otros atractivos que recogemos en la sección Que ver en Ademuz. El senderismo por el cercano parque natural de la Puebla de San Miguel es uno de los atractivos de esta escapada. Quien quiera hacer visitas puede viajar hacia el sur por la N-330 para ver la otrora poderosa y ahora desierto Señorío de Moya; quien regrese en esa dirección puede aprovechar para hacer una visita en el municipio vinícola de Utiel. Otra alternativa es tomar la carretera CV35 para conocer la histórica villa de Alpuente. Las recomendaciones sobre la gastronomía local y donde quedarse a dormir están en nuestra página Dormir y comer en Ademuz.

¿Quieres conocer este sitio?

En un territorio dominado, desde el siglo VIII, por la familia bereber de los Banu Qasi, al descomponerse el califato de Córdoba, hacia el año 1009, el denominado Rincón de Ademuz pasó a formar parte de un pequeño reino taifa que incorporaba buena parte de la serranía y que tenía su capital en Alpuente. Esta poderosa familia de los Banu Qasi -que gobernaba otras taifas en el actual Aragón, La Rioja y Navarra- gobernaría la zona hasta el año 1104, cuando la familia sería sometida por los almorávides. Serán los almohades quiene posteriormente dominen la zona.

Los caballeros de la Orden de San Jorge, liderados por el Rey Pedro II de Aragón, conquistan en el año 1210 los castillos de Castielfabib y Ademuz. Tal importancia le dio el rey a la toma de Castielfabib que convocó allí mismo las Cortes Generales de Aragón ese mismo año para que sus nobles y eclesiásticos pudieran comprobar la proeza conseguida. Decidió el rey que Ademuz fuera villa de realengo en tanto que Castielfabib fue encomendada a la Orden del Temple.

El Rincón de Ademuz fue parte del Reino de Aragón hasta 1260 cuando pasó a pertenecer al entonces Reino de Valencia. El origen de los actuales límites data del acto de donación del Rey Jaime I, del lugar de Arcos de las Salinas al Consejo de Teruel el 17 de junio de 1269. Desde entonces hasta hoy ha sido siempre territorio valenciano.

En 1319, al suprimirse los caballeros templarios, Castielfabib fue entregada a la Orden de Montesa, que configuró una baronía para administrar el conjunto de la comarca conocida como el Rincón de Ademuz.

El Rincón de Ademuz ha provocado durante siglos numerosos errores cartográficos, apareciendo unido al Reino de Valencia o a otros territorios. Hasta finales del siglo XVIII no existe una correcta representación del Rincón como enclave administrativo. Durante el siglo XIX, en dos ocasiones se trató de desvincular al Rincón respecto a Valencia, pero se evitó la separación. El decreto del Rey José I, del 17 de abril de 1810, englobaba a la Comarca en la Prefectura del Alto Guadalaviar. El retorno de los Borbones impidió su entrada en vigor.

Con la nueva división provincial liberal de 1812 El Rincón pasaba a formar parte de la provincia de Teruel. La vuelta al poder de los absolutistas en 1823 anuló la medida. El límite territorial de la comarca permaneció invariable durante estos cambios.

Vista de Castielfabib

Con independencia de la curiosa evolución jurídico-administrativa de la comarca, la historia de Ademuz fue escenario de numerosos conflictos bélicos, siendo el principal el conjunto fortificado de Castielfabib.

En el siglo XIV la población fue devastada durante la llamada “Guerra de los dos Pedros”, volviendo a ser escenario bélico durante la Guerra de la Independencia, en la que albergó una guarnición francesa continuamente hostigada por la guerrilla. Finalmente, la comarca fue continuo escenario de combates durante la Primera Guerra Carlista, en la que el general carlista Ramón Cabrera protagonizó numerosos combates, incluida una nueva destrucción del Castielfabib.

Iniciamos la visita a las afueras de la población, en la Ermita de Nuestra Señora de la Huerta, construcción románica fundada por Jaime I en el siglo XIII y modificada en el siglo XVI añadiéndosele dos capillas con cubiertas góticas. El pórtico se sostiene por dos columnas toscanas y está coronado por una espadaña románica con una moderna inscripción en hebreo. Su interior con tres naves está soportado por arcos góticos.

Subiendo por la Calle Mesón Antiguo se encuentra una fuente con un mural de azulejos de Manises que representa el casco urbano y el Pico Castro. En la Plaza de la Iglesia o Rabal -denominación que señala que era una ampliación extramuros del pueblo- encontramos el Portal de San Vicente, que es un resto de la muralla que ver en Ademuz. La plaza está presidida por la Iglesia Arciprestal de San Pedro y San Pablo (s. XVIII) que cuenta con una puerta de madera tallada y la portada de la Epístola que da a la plaza, a la que se accede por una escalinata cuyas barandas tienen apoyos provenientes de un sepulcro romano. El interior se compone de una nave rústica con bóveda de medio cañón; contiene altares obra del artesano local Ángel Ramírez y una tabla de La Virgen de la Leche, de escuela valenciana del s. XV.

En la calle del Empedrado se encuentra La Antigua Cárcel hoy empleada como sala municipal de exposiciones temporales. En la calle San Joaquín se halla la Ermita de San Joaquín y Santa Ana, del siglo XV. Destacamos su portada que se compone de un arco de medio punto con dovelas enmarcado por un segundo arco gótico. En la calle El Vallado podemos encontrar la Plaza de la Soledad y La Cueva excavada en la roca.

El Ayuntamiento se caracteriza por su soportal de cantería y una balconada de madera. La Casa Garrido, del siglo XVIII, actualmente una casa rural, presenta un arco de medio punto en la entrada.

En la parte alta del pueblo se encuentra el Cubo del Tío José el Maroto, construcción típica en la que se elaboraba vino. De allí parte un camino que conduce al área de esparcimiento Santa Bárbara, donde se encuentran los restos del Castillo árabe. Desde allí pueden disfrutarse extraordinarias vistas de los contornos, también se puede seguir un camino pavimentado hasta el Mirador de los Zafranares.

En la comarca hay varios lugares con interesantes edificaciones. En Torrebaja destacamos la Casa de los Picos, una residencia-fortaleza señorial; también son de interés la Iglesia de Santa Mónica y sus ermitas.

Vista de Ademuz

Aún más interesante es el pueblo de Castielfabib, al que que por su emplazamiento y conjunto arquitectónico algunos llaman “El pequeño Albarracín”. Destaca, dentro del conjunto amurallado, la imponente Iglesia-fortaleza, edificada por los árabes sobre construcciones que se pueden remontar incluso hasta el período íbero. El rey Pedro II de Aragón debió de asediarlo durante meses hasta rendirlo y tal fue su orgullo por la hazaña que convocó allí mismo las Cortes Generales de Aragón, que duraron tres días. Se trata de una fortaleza en la que se pueden observar las adiciones realizadas durante las numerosas guerras que lo tuvieron como escenario, especialmente visibles son las realizadas en 1835 durante la Primera Guerra Carlista. La fortaleza fue destruida durante la guerra y la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, cuyas cimentaciones son del siglo XIII, debió de ser reedificada en los años siguientes. Cada Domingo de Resurrección los mozos del pueblo repiten una tradición medieval, subiendo a lo alto de su campanario para atarse de pies y manos a la campana llamada “Guillermina” mientras esta repica.

En Castielfabib también merecen una visita el Convento de San Guillén (s. XVI) y la Ermita de Nuestra Señora de Gracia (s. XV).

La Puebla de San Miguel da nombre a un parque natural que incluye el Macizo de Javalambre, donde se eleva el Pico Calderón. En el Pico de la Cruz de los Tres Reinos (1552 m), en el vecino Arroyo Cerezo, convergían los reinos de Castilla, Aragón y Valencia. Allí, cuenta la leyenda que subían los tres reyes de Aragón, Castilla y Valencia para arreglar periódicamente sus diferencias.

El Parque Escultórico ARTE Y NATURALEZA del Rincón de Ademuz, dirigido por el escultor Lucas Karrvaz, consiste en una serie de esculturas que han permanecido, en distintas localidades de la comarca, después de la celebración de dos bienales. Entre las obras se encuentran: El Caminante de Lucas Karrvaz, en Casas Bajas; Horse y Manzana de Oro de Philip Bews, Echoing Walls(paredes con eco) de Diane Gorwin, en Arroyo Cerezo; La vaca loca y El Nacimiento del euro de Trujalia en Torrebaja; La ventana, de Ana Medina, y Levantemos el Rincón, de Antonio Lucio Morales Gómez, en Casas Altas.

Datos prácticos

Coordenadas

40º 3’ 48’’ N, 1º 17’ 10’’W

Distancias

Castielfabib 11 km, Valencia 153 km, Madrid 281 km

Altitud

741 m

Habitantes

1203 (2013)

San Blas (3 de febrero, el sacerdote bendice en misa los rollos -pan dormido-), San Vicente Ferrer (en fecha variable, se elaboran monas de Pascua y, por la noche, se encienden las hoguericas de San Vicente en las calles), Fiestas de Toros y Encierros (12 al 15 de agosto), Virgen del Rosario (octubre, fiesta patronal), Fiesta de los Quintos (8 de diciembre, los quintos realizan pasacalles pidiendo donativos)
En Castelfabib: Semana Santa (el Domingo de Resurrección se voltean las campanas con los mozos abrazados a ellas)

Feria de San José (19 de marzo, tradicional Feria de Ganado), En Nochebuena tienen lugar las célebres albadas, piezas vocales a cargo de los mozos del pueblo, acompañadas de bandurrias y guitarras)

Rincón de las Hespérides

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar