Lucena del Cid

Bastión liberal entre carlistas

En su dominante loma sobre el río Lucena, esta pintoresca población se hizo célebre en el siglo XIX por resistir durante años los ataques carlistas hasta el punto de ser “apellidada artificialmente” —por su heroísmo— con el “del Cid” (a pesar que el caballero medieval no estuvo allí). Es una magnífica base de partida para el parque de la Penyagolosa.

Planifica tu escapada a Lucena del Cid

Lucena posee un interesante conjunto histórico, que incluye las ruinas de dos fortalezas y varios templos medievales, además de otros edificios que desglosamos en el apartado Que ver en Lucena del Cid; todo ellos se pueden visitar en una mañana bien aprovechada. Se trata de un lugar frecuentado por los amantes del montañismo y senderismo de Levante, que luego continúan hacia el cercano Parque Natural de Penyagolosa. Aunque los servicios de alojamiento y restauración de la zona son escasos, en nuestra página Dormir y comer en Lucena del Cid recogemos todas las opciones.

¿Quieres conocer este sitio?

El territorio municipal de Lucena ya presentaba asentamientos humanos en la remota Edad del Bronce que se continuaron en la Antigüedad con la presencia de íberos en la Torre de Foios (ss. VII al III a. de C.). La comarca se denomina Alcalatén, que en árabe quiere decir “Los dos castillos”, posiblemente por el castillo de esa localidad y por el castillo de Lucena; ambos eran los guardianes de la zona ante los avances cristianos.

En el año 1084 la zona fue escenario de algunas de las más famosas gestas del famoso caballero Rodrigo Díaz de Vivar, que por ellas los musulmanes de Zaragoza le dotarían del apelativo de sidi (señor) que derivaría en Cid, aunque no hay constancia de que el guerrero estuviera en Lucena. Así, no será hasta que el territorio sea reconquistado por los cristianos, en el siglo XIII, cuando adquiera verdadero peso este núcleo urbano y además se ponga fin a un largo tiempo de ocupación árabe.

El 24 de junio de 1233 el rey Jaime I establece el señorío jurisdiccional de Lucena a favor de un noble aragonés que le acompañó en la campaña, Pedro Ximén de Urrea. Sus sucesores ejercerían, durante siglos, el control sobre la población y su comarca. En 1335 su Señor concede una carta puebla al lugar para fomentar la atracción de pobladores.

ermita san antonio lucena cid foto antigua
Ermita de San Antonio

Ya en 1798 al morir el célebre conde Aranda –responsable de la expulsión de los jesuitas, poderoso ministro del rey Carlos IV y último descendiente del primer Señor feudal– el Señorío pasó a formar parte de la Casa de los Duques de Híjar, que lo retienen hasta el fin del régimen señorial, en 1811. Enclavada en una zona dominada durante años por las tropas carlistas del célebre Ramón Cabrera, la población resistió numerosos ataques y varios asedios hasta que cayó en poder de Cabrera durante el invierno de 1838. En 1839 el liberal O’Donnell derrota a Cabrera, recuperando la localidad y recibiendo por ello el título nobiliario de conde de Lucena. Al apoyar decididamente a la guarnición del ejército, la localidad recibió el título de “Heroica Villa”.

En 1863, para distinguirla de otras poblaciones de igual nombre, se le añade el “del Cid” por el gran guerrero que se hizo famoso en sus contornos (aunque no hay constancia de que estuviera allí). Fue una forma de premiarla por los numerosos ataques y varios asedios que resistió durante la Primera Guerra Carlista.

Durante la Guerra Civil y, tras duros combates, el 31 de mayo de 1938, de nuevo las tropas carlistas conquistan la localidad, esta vez, en nombre del General Franco.

Su arquitectura y la belleza de los paisajes circundantes la vienen convirtiendo en un centro de veraneo.

Comenzamos la visita a Lucena del Cid en lo más alto, donde se encuentra el Castillo-Palacio de los Ximénez de Urrea, que ocupa el solar de una antigua fortaleza musulmana sometida a múltiples reformas y refacciones, incluida la del período en que estuvo en activo durante el conflicto carlista, momento en que se rediseñan sus murallas. Aparte de las funciones militares propias de un edificio de estas características, el castillo fue adaptado para residencia palaciega de los duques de Híjar, quienes reemplazaron a la familia Urrea. Perdida su condición de vivienda, llegó a ser cárcel y en la actualidad es la sede del Museo Etnológico y Centro de Cultura de Lucena.

Como contrapunto a esta fortaleza, existe otra a las afueras, se trata del Castillo de San Miquel de Les Torrecelles, que también cumplió funciones de ermita.

Entre las obras civiles de interés que ver en Lucena del Cid se hallan las Torres de l’Oró y Foios. La primera se edifica durante el período de dominio árabe si bien se reforma en el siglo XIX. Mientras, la segunda, declarada Monumento Nacional, es de la época íbera (s. VII-III a. C.), constituyendo un rarísimo testimonio de ese tiempo.

Por último, el Pósito (s. XVIII) recuerda el lugar en que se almacenaba el grano que debía abonarse como carga impositiva al señor de la localidad.

castillo san miquel lucena cid
Castillo de San Miquel de Les Torrecelles

Uno de los monumentos más relevantes de Lucena es su Plaza Mayor que aún exhibe orgullosa varias de las construcciones soportaladas de época medieval (s. XIV). A ella se asoma la Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de La Asunción (s. XVIII), con tres naves y dotada de un imponente frente de estilo barroco en el que destaca aparte de la imagen de la titular del templo la de los patronos de la villa. Su capilla mayor guardaba un valioso retablo del período fundacional que fue prácticamente arruinado en la pasada guerra civil. Asimismo, es interesante resaltar que la iglesia cuenta, desde hace varias décadas, con un Museo Parroquial en su cripta que contiene y exhibe fundamentalmente orfebrería pero también algunos retablos e imágenes góticas y barrocas, si bien sobresale por presentar numerosos platos, copones o cruces procesionales, incluso de origen medieval. Por último, esta interesante exposición permanente ofrece al público la posibilidad de contemplar los relicarios de San Hermolao (s. XVI) y San Vicente Ferrer (s. XVII), entre otros.

Lucena complementa su oferta de fundaciones religiosas con varias pequeñas ermitas. Entre éstas merecen una mención especial la Ermita de San Antonio (s. XVIII), de fundación medieval y emplazada en un enclave de gran belleza y la Ermita de San Vicente (s. XVIII).

Datos prácticos

Coordenadas

40° 8′ 14.18″ N, 0° 16′ 50.94″ W

Distancias

Castellón de la Plana 33 km, Valencia 106 km, Madrid 445 km

Aparcamiento

Recomendable aparcar el vehículo en las inmediaciones a las vías de acceso al casco urbano

Altitud

568 m

Habitantes

1484 (2012)

San Antonio Abad (el fin de semana más próximo al 17 de enero), Fiestas Patronales en honor de San Miguel y San Hermolao (entre los días 29 septiembre y 1 de octubre)

Feria del Rollo (el 30 de mayo, día de la Stma. Trinidad, se celebra una feria de dulces y juguetes; bailes tradicionales y modernos; y el reparto del Rollo), Feria Agrícola, Ganadera y de Turismo de Montaña (mediados de noviembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar