Capital mundial de la naranja y origen de la senyera valenciana

El principal núcleo de producción y conocimiento del cultivo de la naranja fue cuartel general del Cid Campeador y plaza clave para que el rey Jaime I dominara Castellón. La exportación de naranjas desde finales del siglo XIX la convirtió en una ciudad rica y cosmopolita. Hoy estos atractivos han quedado un tanto oscurecidos por el imán que representan sus playas. ¿Te animas a descubrir qué ver en Burriana?

Planifica tu escapada a Burriana

La mayor parte de los visitantes de Burriana dedican su tiempo a disfrutar de sus playas y animado ambiente. Esto es porque la histórica y agropecuaria Burriana no es un pueblo monumental. Pero en su casco antiguo hay dos importantes museos: el de la naranja y el de arqueología subacuática. También está la Torre del Mar y otros lugares más que citamos en nuestra sección Qué ver en Burriana.

Esos lugares urbanos pueden visitarse en un único día de la escapada. Pero Burriana tiene numerosos lugares cercanos para completar una escapada. Primero, la ciudad de Castellón de la Plana. Segundo, la capital mundial de la cerámica, Villarreal. También la histórica Nules. Así como acercarse a disfrutar del turismo activo en la Sierra de Espadán.

Las opciones locales de hospedaje en la propia localidad no son muy amplias. Las mejores están recogidas en nuestra página Dormir y comer en Burriana. A continuación, la historia y lo que ver en Burriana.

¿Quieres conocer este sitio?

Para completar lo que ver en Burriana es interesante conocer antes su historia. En la ribera del Mijares, a tres kilómetros y medio de la desembocadura, se encuentra el poblado fenicio de Vinarragell. Luego fue íbero y permaneció independiente hasta el año 217 a. de C.

Otros yacimientos próximos de esa misma época son los de El Tirao, Torre d’Onda y El Palau. Este último y el de Palamarinar serían también habitados en el periodo romano. Plenamente romano es el yacimiento de Sant Gregori. Entre los años 409 y 420 la zona es ocupada por los visigodos, que la controlan hasta comienzos del siglo VIII.

Hacia el siglo IX los musulmanes fundan la ciudad Medina Alhadra (Ciudad Verde), que amurallan. El geógrafo Al Razi se refiere a ella, a mediados del siglo X.

A mediados del año 1089 el desterrado caballero El Cid toma Burriana, convirtiéndola en su cuartel general para la toma de Valencia. En ella se entrevista con el infante Don Pedro de Aragón, aliándose, aunque la perdería a su muerte, en el año 1099. Los almorávides restauran el reino taifa de Balansiya, expulsando a los cristianos al otro lado del Ebro. Posteriormente serían sustituidos por los almohades.

En mayo de 1233, un ejército, encabezado por el rey Jaime I de Aragón y apoyado por las tropas de Zayd Abu Zayd (anterior gobernador almohade de la taifa de Valencia), asedia la ciudad. Dos meses después, ésta se entrega. Su conquista dejó aisladas a las plazas fuertes que detentaban los musulmanes al norte de la misma.

Esto propicia la caída de Castellón, Benicàssim, Benicarló y Peñíscola, entre otras, un extraordinario golpe estratégico. Su nombre pudo componerse a partir de las palabras “burgo” (barrio o población) y “Anna” por el nombre del río que cruza el lugar.

Qué ver en Burriana
Barcazas cargadas de naranjas en la playa del Grao, Burriana

El 12 de marzo de 1348 el rey Pedro IV de Aragón decidió conceder un privilegio a los habitantes de Burriana por su lealtad en el levantamiento de unos nobles contra el rey. Para distinguirles les autoriza a añadir a su bandera senyera una franja azul, que es el color propio de los monarcas de Aragón. También tres coronas pequeñas de color oro que representan los tres reinos (Aragón, Valencia y Mallorca) de la monarquía.

Por las sucesivas muestras de lealtad de los valencianos en las décadas siguientes, en 1375 esta bandera es extendida al resto del reino de Valencia.

A mediados del siglo XIX comienza a desarrollarse el cultivo de cítricos, especialmente las naranjas. Al ir mejorando la comercialización del mismo, exportándose a todo el mundo occidental, comenzó a afluir una gran riqueza al lugar. En 1901 recibe el título de ciudad.

En los años veinte se construye un puerto para agilizar la exportación. Así, por aquel entonces se populariza la frase “Burriana, París y Londres” como síntesis del cosmopolitismo y riqueza del lugar.

En 1938 la ciudad es objeto de bombardeos por parte de la aviación franquista, causándose grandes destrucciones. El 5 de julio, elementos del Ejército Republicano, antes de retirarse, vuelan con dinamita la iglesia y su altísimo campanario. El fin era que no pudiera ser empleado por los fascistas como punto de observación en las siguientes operaciones militares.

A continuación, corresponde leer el apartado Qué ver en Burriana.

Comenzamos la visita a lo que ver en Burriana en la Plaza de la Iglesia. Aquí se encuentra la Basílica de El Salvador, fundada al conquistarse la ciudad por Jaime I. Se creó medio propagandístico en su campaña de conquista.

El templo adquiere su actual aspecto barroco en el siglo XVII. Consta de una sola nave, con capillas entre sus contrafuertes. La nave y las capillas son de estilo barroco, en tanto que la cabecera poligonal, con siete capillas, es de decoración gótica. Su torre exenta es cuadrangular en la parte inferior y octogonal en la superior. El 5 de julio de 1938 la iglesia y la torre del campanario fueron dinamitados, siendo reconstruidos tras la guerra.

La estructura urbana de la ciudad conserva muy poco de su pasado medieval pues fue reurbanizada durante el próspero siglo XIX. Ocurrió cuando el boyante negocio de la exportación de cítricos permite edificar numerosas casas nuevas de estilo predominantemente modernista y que se encuentran por toda la población.

Qué ver en Burriana
Museo de la Naranja

El Museo Archivo de la Naranja, el mayor de su tipo en Europa, está dedicado a representar este cultivo tan importante para la comarca. Reúne importantes archivos de documentos, imágenes y envoltorios de las naranjas que ver en Burriana.

Como ya se ha explicado en el apartado de Historia de Burriana, son especialmente numerosos los yacimientos que ver en Burriana. Importantes piezas se muestran en el Museo Arqueológico Municipal. El Centro de Arqueología Subacuática es el lugar en el que se realizan los tratamientos de conservación y las investigaciones de las piezas arqueológicas halladas en el mar de la Comunidad Valenciana.

También hay que ver en Burriana el puerto. Incluye una parte pesquera y otra deportiva, es un lugar de interés. En la desembocadura del río Anna se encuentra el Clot de la Mare de Deu, diecisiete hectáreas de humedales en los que se encuentran numerosas aves acuáticas. Allí se encuentra la Torre del Mar, edificación de vigilancia costera erigida originariamente para avisar de posibles desembarcos corsarios en la zona.

En conclusión, esto es todo lo que ver en Burriana. ¿Añadirías algo a la lista?

Imprescindibles

qué ver en Burriana
Basílica de El Salvador
qué ver en Burriana
Edificio

Datos prácticos

Coordenadas

39° 53′ 22″ N, 0° 5′ 33″ W

Distancias

Castellón de la Plana 13 km, Valencia 64 km, Madrid 408

Altitud

13 m

Habitantes

35 598 hab. (2012)

Si deseas saber que hacer en Burriana, nada como acudir a sus fiestas. Primero, San Blas (Fiesta patronal, 3 de febrero). Segundo, las Fallas de Burriana (19 de marzo, el Día Grande). Tercero, la Virgen de la Misericordia (Fiesta patronal, principios de septiembre).

Otros destinos próximos