Que ver en Santa Pola

Puerto romano, salinas y pionera del turismo

Sus antiguas salinas son un recoleto parque natural, que continúa con sus extensas playas vírgenes, pioneras del turismo regulado ya desde 1810. En su casco urbano tiene un castillo renacentista, museos y una actividad pesquera que es base de su gastronomía marinera.

Planifica tu escapada a Santa Pola

Santa Pola es un destino turístico tradicional conocido por sus magníficas playas y el parque natural sobre las antiguas salinas. Para quienes no vayan a hacer un día de playa, el recorrido paisajístico puede llevar una mañana; tras el almuerzo con una buena paella recomendamos dirigirse hacia el sur para visitar las lagunas de Torrevieja y La Mata. Otra opción de un día completo es visitar la importante ciudad de Elche. Si la mar y el tiempo acompañan una original opción es coger en el puerto el barco que lleva a la Isla de Tabarca, antiguo refugio de piratas. Los que deseen hacer compras o visitar museos pueden subir por la N-332 e ir a la ciudad de Alicante. Para elegir donde alojarte y disfrutar de la gastronomía local, proponemos nuestra página Dormir y comer en Santa Pola.

¿Quieres conocer este sitio?

En la cueva de las arañas del Carabassi hay vestigios neolíticos de hace tres mil años, en tanto que la cueva de las Teresitas fue habitada en el Paleolítico. En el siglo IV a. de C. hubo un poblado íbero en la desembocadura del río Vinalopó, que comerció con los griegos. En el siglo I se construyó allí el llamado Portus Illicitanus para dar salida al comercio de Illiciti (el yacimiento de Alcudia, cerca de Elche); esta fue citada por el geógrafo e historiador Ptlomeo como una de las ciudades del Mediterráneo.

Una tradición popular sostiene que en la isla de Tabarca desembarcó San Pablo, de lo que se derivaría el nombre de Santa Paula, y de éste Santa Pola; más plausible es que proceda del palus (“humedal”) próximo. De ese periodo nos quedan vestigios de la Casa Romana del Palmeral, una necrópolis y una fábrica de salazones.

En el año 460 allí se preparó la flota con la que el Emperador romano Mayoriano pretendía destruir a los vándalos establecidos en África pero éstos se le adelantaron, destruyéndola en la propia bahía de Santa Pola antes de zarpar.

Fue parte del llamado “reino de Tudmir” del conde visigodo Teodomiro; en el año 754 fue capaz de rechazar en Santa Pola la invasión del Imperio Bizantino.

En 1275 era conocido como el Puerto del Cabo del Aljibe, por el depósito de agua que debería de contener.

En 1337 el conde de Prades, como Señor de Elche, ordenó edificar una torre para defender el lugar de los corsarios y unos años después se le asignó un alcaide para asumir su defensa. Para hacer frente a los ataques de los corsarios berberiscos que empleaban la deshabitada isla de Tabarca, se edifica un castillo sobre la colina en 1557.

A partir de 1609 fue uno de los puertos de embarque de los moriscos expulsados de la Península, con destino a Orán.

foto antigua santa pola
El Castillo de Santa Pola a principios del siglo XX

Comienzan las obras de edificación de las fortificaciones y edificios de la isla de Tabarca, en 1769, lo que supuso la inmigración de numerosos trabajadores, acompañados de sus familias. Muchos de estos se quedarían asentados en Santa Pola, incrementándose la población.

Desde comienzos del siglo XIX los ricos de Elche acuden a bañarse en sus playas durante el verano; ya en 1810 la afluencia es tan grande que se regula el uso de las mismas. Durante la Guerra de la Independencia, en 1812 trataron de segregarse de Elche; lo consiguieron en 1835. El rango de Villa lo recibe en 1874 del rey Alfonso XII.

En los años cincuenta del siglo XX se amplió su puerto pesquero y en los sesenta se desarrolló el turismo.

Comenzamos la visita a Santa Pola por las Salinas que han sido el principal recurso económico de la población desde hace más de dos milenios. Se trata de un humedal al que ya hace referencia el nombre latino de palus con el que se asoció al lugar. Éste Parque Natural tiene dos fáciles rutas a pié que se organizan desde el antiguo molino en el que está el Museo de la Sal y un Centro de Visitantes. Las salinas están frente a los 4 km de la Playa del Pinet, con unas aguas limpias debido a las corrientes por el Estrecho que separa a Santa Pola de la Isla de Tabarca. En esa zona está también la Torre de Tamarit, edificada en el siglo XVI para avistar y dificultar el desembarco de corsarios berberiscos; de día se enviaban palomas mensajeras a las localidades cercanas, en tanto que de noche se encendía una hoguera en la plataforma del techo.

Ya en el casco urbano se encuentra el Yacimiento de Portus Illicitanus, población que subsistió durante todo el periodo de dominio, entre el siglo IV a. de C. (la factoría de salazones de pescado que motivó el surgimiento de la población) y del siglo IV, la Casa Romana del Palmeral, posible vivienda de los propietarios de tan próspero negocio.

Qué ver en Santa Pola
Torre de Tamarit

En el centro del casco urbano, sobre la colina que domina el pueblo y la costa hay que ver en Santa pola el Castillo de estilo renacentista (s. XVI) que con su artillería debería de disuadir los asaltos de los corsarios que merodeaban por la isla de Tabarca a la espera de atacar de madrugada alguna localidad costera. Se encuentra bien restaurado y, alrededor de su patio de armas, actualmente convertido en Centro Cultural, hay dos museos. En el ala norte está el Museo de Pesca donde se explica la milenaria actividad de los habitantes del pueblo, que continúan siendo unos de los principales suministradores de pescado de la Comunidad Valenciana. En el ala sur se encuentra el Museo del Mar, que en realidad se dedica a la historia local desde la Prehistoria al periodo romano, con una especial sección dedicada a las salinas.

Imprescindibles

qué ver en Santa Pola
Castillo
qué ver en Santa Pola
Faro

Datos prácticos

Coordenadas

38° 11′ 23″ N, 0° 33′ 20″ W

Distancias

Alicante 18 km, Madrid 436 km

Altitud

6 m

Habitantes

34 134 (2013)

Mig Any de Moros y Cristianos (primer o segundo fin de semana de marzo, como preámbulo -Medio Año antes- de la Fiesta de Moros y Cristianos), Virgen del Carmen (16 de julio), Moros y Cristianos (31 agosto – 8 septiembre, fiestas en honor a la Patrona, la Virgen de Loreto), Venida de la Virgen de Loreto (10 de diciembre)

Mercadillo ( Viguetas, lunes y sábados por la mañana; Gran Alacant, jueves)
Mercadillo Hippy (en el puerto, durante la poca estival)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons