Que ver en la isla de Tabarca

Isla de Tabarca. Base pirata y premio de consolación.

La isla de Tabarca es la única habitada de la Comunidad Valenciana; sus habitantes descienden de quienes protagonizaron una curiosa epopeya hace siglos (ver historia en esta página). Los que hay que ver en la isla de Tabarca sus fortificaciones y el litoral, aunque lo realmente más atractivo está bajo el agua, en la primera Reserva Marina declarada en España. Por ello en la página informamos de las restricciones medioambientales.

Planifica tu escapada a la isla de Tabarca

Para poder visitar la isla de Tabarca debes coger el barco desde los puertos de AlicanteSanta Pola, Torrevieja, Benidorm o Guardamar del Segura. Es muy importante planificar la visita para evitar las masas de turistas que la inundan durante las horas centrales del día. Lo que hay que ver en la isla de Tabarca son sus fortificaciones y el litoral, que tienen un encanto inolvidable en la quietud de la mañana y el atardecer. Por ello recomendamos pasar la noche allí. Durante las horas centrales del día mejor estar en las calas o en las aguas de la Reserva Marina de Tabarca (ver página especializada), con las numerosas cuevas que antiguamente sirvieron de refugio a piratas y contrabandistas. Si no hay más remedio que hacer una visita fugaz, los edificios que ver en la isla de Tabarca son las diferentes puertas de la antigua muralla, el Faro de Tabarca o la Torre de San José. Como se trata de una isla de reducidas dimensiones, el recorrido puede hacerse en unas horas; una inteligente opción es ir contracorriente y coger el ferry que trae los visitantes de día y volver a la Península para degustar la gastronomía marinera y los excelentes helados de Santa Pola, así como contemplar aves en las cercanas Salinas de Santa Pola y El Hondo.

¿Quieres conocer este sitio?

Por ser una tierra sin fuentes de agua dulce propias, los antiguos habitantes de la isla de Tabarca fueron temporales; empleándose como base de piratas y conquistadores. El geógrafo griego Estrabón la denominó Planasiya. Los árabes la llamaron Blanasiya, pasando a designarse Alonis Insula en la Edad Media. Posteriormente se la llamó Isla Plana e Isla de San Pablo (por la tradición que afirma que el apóstol desembarcó en ella).

A falta de una población y guarnición que le defendiera de los corsarios berberiscos, entre los siglos XV y XVIII la isla de Tabarca fue empleada como base temporal por los corsarios berberiscos que atacaban localidades de Levante.

Paradójicamente, la historia moderna dela isla de Tabarca es originada en la tunecina isla Tabarka, habitada por pescadores y militares genoveses, bajo la protección del cercano reino de las Dos Sicilias. La guerra entre Argel y Túnez provocó que los corsarios argelinos secuestraran a los habitantes. Sintiéndose responsable de su suerte, el anterior rey de las Dos Sicilias —Carlos III de España— encomendó al reverendo padre fray Juan Bautista Riverola (antiguo párroco de Tabarka), la tarea de negociar el importe del rescate de los cautivos. Por no poder regresar a sus casas, en 1768 y 1769, llegan a Cartagena y de allí a Santa Pola. Con el apoyo de los obreros enviados por la Corona, edificaron casas, almacenes y fortificaciones en la isla de San Pablo (lo más espectacular que ver en la isla de Tabarca), que rebautizaron como ‘Nueva Tabarca’, que luego pasó a llamarse Tabarca a secas. Para asentarlos en un lugar sin manantiales —que dependía del agua de lluvia almacenada en los aljibes y de la que se traía por barco desde Santa Pola— se proveyó a los pescadores de privilegios como la exención de impuestos, así como una guarnición militar que evitara un nuevo secuestro.

Durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840) se destinó la isla de Tabarca a prición. Y en la Torre de San José se encerró a sargentos del Ejército Carlista. En noviembre de 1838 -como respuesta a la masacre de 96 sargentos prisioneros liberales- el Ejército Gubernamental envío una orden a la guarnición de Alicante para que mataran a los militares carlistas prisioneros en la Torre de San José. Un capitán y un contingente de soldados se dirigieron a la isla, fusilando a los 19 sargentos carlistas prisioneros. Fue un capítulo más de la sangrienta historia de la isla de Tabarca.

foto antigua puerto tabarca
Puerto de Tabarca

Tras la muerte de Fernando VII, los habitantes de la isla de Tabarca perdieron sus privilegios y la condición de plaza fuerte, pasando a ser una pedanía de Alicante más. Entró así en franca decadencia durante el siglo XIX. Los tabarquinos subsistieron gracias a la pesca, a una pequeña industria del cáñamo, el esparto, utensilios de pesca, y a la ganadería de cabras y ovejas.

En el siglo XX la belleza de la isla de Tabarca, la limpidez de sus aguas y su peculiar historia la convirtieron en objetivo del turismo, siendo declarada Conjunto Histórico-artístico en 1964. Posteriormente se pusieron en marcha infraestructuras para el suministro de agua y electricidad, facilitándose la calidad de vida de los residentes y las escasas instalaciones turísticas.

A continuación ver la sección Que ver en la isla de Tabarca

La isla de Tabarca carece de alturas relevantes; tiene unos 2 km de largo y 400 metros de ancho, y tres pequeños islotes próximos. El fondo marino de la isla de tabarca fue la primera Reserva Marina declarada en España: en 1986. Las aguas de la isla de Tabarca incluyen algas, pescados y la tortuga boba. La visita a lo más interesante que ver en la isla de Tabarca incluye multitud de grutas y cuevas y que fueron refugio de piratas, contrabandistas, presos y desterrados; peripecias que dieron lugar a historias relatadas y conservadas por los pescadores. Estos les han bautizado a algunos lugares con nombres relacionados con las historias tradicionales: la ‘roca del Emperador’, la ‘cabeza del Moro’ o la ‘cueva del Lobo’. Esta última se sumerge más de cien metros en el subsuelo; se dijo que estuvo habitada por un lobo marino de las profundidades de apariencia fantasmal, cuerpo viscoso y liso y boca armada de dientes de distintos tamaños.

Por protección ambiental está impedida la edificación de nueva planta en la isla de Tabarca, así como la acampada, la pesca submarina y bucear con botellas; entre otras limitaciones.

La isla de Tabarca estuvo rodeada de murallas en las que se abrían tres puertas. La conservada en mejor estado es la Puerta de San Gabriel con la inscripción que recuerda su construcción ordenada por Carlos III. Desde la Puerta de San Rafael, emplazada hacia el este, se puede acceder a los Islotes de La Cantera, de donde se extrajo la piedra con la que se edificaron las construcciones. En la puerta se distinguen dos hornacinas con la imagen de La Inmaculada y la de La Santa Faz. La tercera entrada al recinto amurallado de Tabarca es la Puerta de San Miguel.

La Iglesia de San Pedro y San Pablo, de mediados del siglo XVIII, es un pequeño y sencillo templo de estilo neoclásico; por razones prácticas se concibió como parte de las defensas de la localidad, empleándose también como almacén subterráneo. La Casa del Gobernador de Tabarca fue la vivienda de la autoridad de la plaza fuerte hasta mediados del siglo XIX y actualmente es un hotel. En la Punta del Galeón encontramos el pequeño cementerio de la isla de Tabarca.

Hacia el norte de Tabarca, aislada, se halla la Torre de San José (1790), una fortificación de planta cuadrada y tres niveles construida en piedra. Su entrada está flanqueda por blasones del monarca Carlos III. Fue la prisión de la que se sacaron los prisioneros carlistas masacrados en 1838 (ver la sección de historia).

La antigua Almadraba ha sido habilitada como Museo Nueva Tabarca. Una sala informa sobre la historia del hombre y medio marino, a través de contenidos audiovisuales. En la segunda sala, dedicada a la historia local, hay una reproducción de la denominada Matrícula de los tabarquinos, con el nombre de los inmigrantes del año 1769; el original se custodia en el Archivo Municipal de Alicante.

torre san jose isla tabarca
Torre de San José

El Faro de la isla de Tabarca fue construido a comienzos del siglo XX. Es un excelente punto de observación al atardecer.

El acceso a la isla de Tabarca se puede hacer en los barcos que zarpan regularmente desde la vecina Santa Pola, desde Alicante capital , Guardamar del Segura, Benidorm y Torrevieja.

Y esto es lo principal que ver en la isla de Tabarca.

Imprescindibles

qué ver en Alicante
Faro
Iglesia de San Pedro

Datos prácticos

Coordenadas

38º 09’ 59’’ N, 0º 28’ 56’’ W

Distancias

Cabo de Santa Pola 4,3 km aprox., Puerto de Santa Pola 8 km aprox., Alicante 22 km aprox.

Altitud

6 m; máxima 15 m

Habitantes

203 (INE 2012)

Fiestas en honor a San Pedro y San Pablo (del 29 junio al 16 de julio, Pregón, Juegos infantiles, Fuegos artificiales, Verbena y Procesión marinera)

Representación histórico-teatral de “La Virgen del Esclavo” ( 25 de agosto, es una historia ajena a la isla pero que en los últimos años se está convirtiendo en un atractivo turístico-cultural; participan los vecinos de la localidad, se canta el Himono Tabarca y se impone una réplica de la Virgen en la Puerta de San Gabriel. La Virgen es uno de los nexos de unión entre las cuatro Tabarcas del mar Mediterráneo: la de Túnez, la isla sarda de San Pietro, la Calasetta y la Nueva Tabarca en Alicante)

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar