Las Cuevas del Canelobre de Busot es uno de los grandes tesoros geológicos de la provincia de Alicante. Se ubica a 700 metros de altitud en la Sierra Cabeçó D’Or, concretamente a unos kilómetros de Busot, provincia de Alicante. Asimismo, su entorno es ideal para pasar varios días, dada la gran oferta turística que tiene. Destaca su Museo de Música Étnica, el castillo de Busot o la ruta del Cabezón de Oro, además de otras actividades de montaña. En todo caso, la visita a la oquedad es uno de los mejores planes de turismo activo de la región.

Cuevas del Canelobre Busot

Coves del Canelobre. | Ayuntamiento de Busot

Unas cuevas jurásicas que llegaron a funcionar como taller de aviación

Las cuevas están formadas por roca caliza, de la época del Jurásico Superior, y tienen una antigüedad de 145 millones de años. Sin embargo, se cree que no fueron descubiertas hasta el siglo X, siendo los árabes los responsables del hallazgo. La sierra en la que se ubican las cuevas del Canelobre recibe el nombre de Cabezón de Oro/Cabeçó D’Or. Vendría de la época de Al-Ándalus, en la que los musulmanes usaron la palabra ur, que significaba agua. El motivo es que dicho líquido corría por el interior de la cavidad.

Más tarde, en el siglo XIX, se comenzaron las primeras exploraciones. Aunque parezca increíble, no fue hasta la segunda mitad del XX cuando se abrió la cueva al público. Concretamente fue en los años 60, momento en el que comenzó el interés turístico y geológico por ella. Tal es la impresión que causa esta maravilla natural que se ha comparado con enclaves de novelas de Tolkien.



Una de las grandes curiosidades históricas del lugar es que el bando republicano las usó para llevar a cabo la reparación de aviones durante la Guerra Civil. En concreto, se erigieron 3 plataformas metálicas donde se construyeron los motores para la aeronave soviética Polikarpov I-16, convirtiéndose así en un auténtico taller de aviones. De hecho, el túnel de 45 metros de longitud que lleva al interior de la caverna se realizó con este objetivo.

Coves del Canelobre Busot

Coves del Canelobre. | Ayuntamiento de Busot

El catedralicio interior de las Cuevas del Canelobre de Busot

Aunque están formadas por varias salas, el principal espacio de las Cuevas del Canelobre de Busot es el más conocido y el que los turistas suelen visitar. Tiene la friolera de 80.000 metros cúbicos, a los que se accede por el túnel anteriormente mencionado. En él destacan sus formaciones, como estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas, originadas por la erosión del agua en la roca a lo largo de los siglos. Aclarando una de las dudas más frecuentes sobre este tema, las estalactitas se forman desde el techo hacia el suelo y las estalagmitas al revés.

Cuevas del Canelobre Busot

Coves del Canelobre. | Ayuntamiento de Busot

Como curiosidad, aparte de las que se mencionan a continuación, en estas cuevas existen numerosas rocas que tienen formas que recuerdan a objetos cotidianos o a animales: una virgen, una medusa, un cerdo, un dragón… Incluso hay algún personaje de Los Simpson. Buscar nuevos parecidos al observar las estalagmitas es así una de las actividades favoritas de los visitantes.

Estas cuevas reciben el nombre de “Canelobre”, candelabro en valenciano, por la forma que tiene una estalagmita que hay en su interior. Tal formación tiene más de 100.000 años de antigüedad. También destaca “La Sagrada Familia”, que es un conjunto rocoso de 25 metros de altura que tiene cierto parecido a la famosa obra de Gaudí, siendo una de las formas que más sorprenden a los visitantes.

Sagrada Familia Coves del Canelobre Busot

Sagrada Familia en las cuevas. | Ayuntamiento de Busot

Por último, uno de los detalles que más recuerdan quienes visitan estas grutas es su cúpula. Es realmente impresionante, hasta el punto de que con frecuencia se compara con la de una catedral, pues tiene 70 metros de altura. Gracias a ello es una de las bóvedas más altas de la Comunidad Valenciana y de toda España.

Las visitas a las Cueva del Canelobre

Uno de los mejores aspectos de estas cuevas es que son visitables por dentro. Además, los recorridos se realizan con el acompañamiento de guías expertos. Estos enseñan la sala de 80.000 metros cúbicos y explican la historia de la gruta en un recorrido que dura unos 45 minutos. Tal es el interés turístico de la oquedad que cada año atrae a 75.000 turistas procedentes de todos los rincones de España y del mundo. Cabe destacar que las cavernas tienen una temperatura estable de 20 grados durante todo el año y una humedad del 90%. Por tanto es recomendable tener en cuenta estos datos antes de entrar en ella.

Cabezón de Oro/Cabeçó D’Or Busot

Sierra Cabezón de Oro/Cabeçó D’Or. | Shutterstock

En cuanto a la ubicación, las Cuevas del Canelobre de Busot están a tan solo 23 kilómetros de Alicante, a 47 de Benidorm y a 50 de Elche, por lo que tienen un fácil y rápido acceso en coche. La visita básica es una experiencia muy recomendable tanto para niños como para adultos. Para los más deportistas y aventureros, también hay zonas habilitadas donde se pueden hacer actividades de espeleología. Con ellas se pueden descubrir los detalles de la cavidad más en profundidad, llegando a lugares a los que el público general no puede acceder.

Pero la actividad más sorprendente que acoge en su interior son actuaciones musicales, debido a la buena acústica que tiene la gruta. Un sonido especial que se suma a la decoración lumínica y las bellas vistas del entorno para generar una experiencia casi única. Esto recuerda a otros escenarios telúricos como el de la Cueva de Nerja.

Entrada a las cuevas del Canelobre

Entrada a las cuevas. | Shutterstock

La visita a Busot se puede completar con otros atractivos turísticos de la localidad, como el Museo de Música Étnica en el que se pueden descubrir instrumentos de todas las épocas. También es interesante el castillo local, de origen árabe o actividades de turismo activo como escalada, senderismo o bicicleta. Cabe señalar que la entrada a las cuevas sirve también para entrar en el mencionado museo.