En poco menos de doce años se construyó, en plena Costa Dorada, existe todo un pueblecito a imagen y semejanza de un típico enclave de pescadores sobre las rocas. Esta pequeña joya de la provincia de Tarragona, en la población de Roda de Berà, muestra una gran diferencia, todos sus edificios ofrecen un sinfín de diferentes estilos arquitectónicos de manera que algunos la han nombrado el Pueblo Español de la zona. Toda una mezcla que hace que pasear por sus calles se convierta en una experiencia curiosa y romántica. Saluda al Roc de Sant Gaietà.

Vista nocturna del Roc de Sant Gaietà

Vista nocturna del Roc de Sant Gaietà. | Shutterstock

Una historia breve pero intensa

Su breve historia se remonta al año 1964, cuando se inició su construcción que finalizó entre 1972 y 1976. La idea era construir una urbanización sobre las rocas que evocara a un pueblecito de pescadores y partió de su promotor, Gaietà Bori Tallada. Finalmente, la idea fue materializada por el constructor Josep Maria Fortuny Rodríguez.

Detalles románicos del Roc de Sant Gaietà

Detalles románicos del Roc de Sant Gaietà. | Shutterstock

Se diseñaron edificios de apartamentos, en primera línea de mar, al más puro estilo de los patios andaluces y fueron complementados con construcciones y ornamentos propios del arte románico, árabe, gótico y de otras zonas de la geografía española. Se construyó también un muelle, que hoy en día sigue funcionando. Asimismo, se abrió el Club Marítimo Roc de Sant Gaietà, actualmente en manos del Ajuntament de Roda de Berà y conocido como Centre Cívic la Roca Foradada.

Roc de Sant Gaietà desde la playa

Roc de Sant Gaietà desde la playa. | Shutterstock

Un recorrido por todo el país

Si se visita el Roc de Sant Gaietà se va a tener la sensación de hacer un recorrido completo por todo el país. Cabe destacar la existencia de rejas y puertas de hierro forjado. También la piedra de la cantera romana de El Mèdol que se puede observar en los pilares y fachadas, así como los marcos de las ventanas que fueron recuperados de antiguas masías y casas abandonadas, restaurados por Pep Gasol. El claustro románico, por ejemplo, está formado por restos antiguos recuperados de otras edificaciones y alberga una escultura mural de Philippe Lavaill, Les 3 Maries. Existe también una réplica de un granero típico gallego, un hórreo, pensado para preservar la cosecha de la humedad y los roedores.

Patio Andaluz Roc de Sant Gaietà

Patio Andaluz. | Shutterstock

El ayuntamiento presenta una fachada típica con pórtico central y balcón renacentistas. La llamada Porta Mora es típicamente islámica y mudéjar, al igual que los edificios del alrededor. Incluso en el centro se exhibe una fuente al más puro estilo de la Alhambra de Granada. El Passatge d’Arcs es una réplica de la Costa Esmeralda, al norte de la isla de Cerdeña. El edificio de estilo gótico, en la plaza principal, presenta una escalinata de acceso similar a la del edificio de la Generalitat de Catalunya. Es posible encontrar, también una réplica de la puerta principal de la iglesia de San Pedro de Ávila que flanquea la entrada al Centre Cívic la Roca Foradada. Actualmente tal lugar está habilitado como galería de arte de exposiciones itinerantes y sala de actos para bodas civiles.

Passeig de la Ribera Roc de Sant Gaietà

Passeig de la Ribera. | Shutterstock

En él se encuentra también el museo de la Radio, inaugurado en el año 2012 y que contiene una amplia colección privada perteneciente a Luís del Olmo y cedida al ayuntamiento. Un patio sevillano con su fuente en el centro, una fachada de madera original de norte de España, un torreón medieval y sus múltiples calles interiores con detalles de Castilla, completan el conjunto. Imposible perderse la famosa Roca Foradada, situada en la Punta de la Guineu y el jardín del Passeig de la Ribera, con pinos centenarios doblegados por el viento. Como curiosidad, hay que comentar que el local Cal Sisquet es el subcampeón Mundial de Heladería.

Un entorno magnífico, digno de emperadores

Si se desea bordear el Camí de Ronda hasta Roda de Berà, se recorrerá un agradable trayecto por el que se puede conocer la cala de la Torrota, habilitada para el baño de perros y la Ermita de la Mare de Dèu de Berà. La Gran Ruta recorre toda la costa catalana desde el norte en PortBou y cada año se van habilitando y reformando nuevos tramos ya que la intención es que cruce toda la costa catalana. No se debe de olvidar que el Roc de Sant Gaietà se encuentra a tan solo 20 kilómetros escasos de la ciudad de Tarragona, todo un paradigma de la Catalunya romana. No en vano formaba parte de la Vía Augusta y muy cerca se encuentra el famoso Arc de Berà.

Arc de Berà

Arc de Berà. | Shutterstock

Este arco del triunfo de más de 10 metros de altura se erigió en memoria del cónsul romano Lucio Licino Sura a principios del siglo II d.C. Antes de llegar a Tarragona, y pasada la reserva natural dels Muntanyans, se encuentra la pequeña población de Altafulla. Cuenta con un magnífico casco antiguo y justo al lado se puede disfrutar del castillo de Tamarit del siglo XI, justo en la desembocadura del rio Gaià. Para los amantes de los parques temáticos aguarda Port Aventura y Ferrari Park. Si se prefiere ir al interior no se debe olvidar la visita a Montblanc y su impresionante conjunto monumental medieval. Tampoco Siurana y su imponente situación en lo alto de un peñón y sobre un pantano, así como Prades, a más de 1.000 metros de altitud y muy cercano a Poblet y su monasterio.