Siurana

El último bastión musulmán

Emplazada en un imponente peñón de roca caliza, sobre el pantano al que da nombre, y encajada entre las sierras del Montsant y de Prades, debió de quedar completamente rodeada por las conquistas cristianas para que cayera en poder de los cristianos, algo fácil de entender al visitar tan espectacular paraje.

Planifica tu escapada a Siurana

Al tratarse de un lugar muy pequeño, lo que ver en Siurana requiere de un par de horas. Antes de seguir la escapada comprar algunas botellas del excelente aceite con DO y tras la temporada de recolección no desaproveche la ocasión de llevarse patatas de Prades con DO. En dirección norte puede continuar visitando Prades, el imponente Monasterio de Poblet y su  parque natural. Otra opción es emplear el día en realizar actividades de turismo activo en el vecino Parque Natural de Montsant. En nuestra página de reservas Dormir y Comer en Siurana explicamos la gastronomía local y las opciones en la zona.

¿Quieres conocer este sitio?

Entre el segundo milenio a.C. y la Edad del Bronce, se desarrolló en la zona una población que se especializó en la producción de piedras de sílex para emplearlas como armas y utensilios. Al ser sustituida la piedra como materia prima, el atractivo para los pobladores se redujo drásticamente pues su inaccesibilidad y el hecho de estar alejado de las rutas comerciales lo hacían incómodo para las explotaciones agrarias y ganaderas por lo que no se encuentran vestigios importantes de íberos, romanos y visigodos. Por esas mismas razones, los árabes, que llegan a sus contornos hacia el año 714, no se establecieron en la llamada Xibrana hasta el año 869.

Pero no sería hasta el siglo XI cuando la localidad entra en la historia. Esto se debió a que el empuje de los cristianos fue desplazando al lugar a pobladores de otras zonas, que allí encontraron la seguridad de tan abrupto y apartado enclave. Esta región fronteriza era gobernada desde el pequeño castillo de Xibrana, que era el centro  de un valiyato (entidad administrativa) gobernado por un valí, cuyo poder llegó a equipararse al de un rey taifa. Se trataba de un extenso territorio, principalmente montañoso; los habitantes vivían dispersos, organizando su vida cotidiana y la explotación de los recursos naturales desde numerosas alquerías. Una de estas era la llamada Morera de Montsant.

El 17 de febrero de 1146 el conde Ramón Berenguer IV cede Ciurana al caballero Berenguer Arnau, reservando una quinta parte de su territorio para la Orden del Temple, que debería de ayudarle en la empresa. Pero para ocupar su señorío debía de primero conquistar la región defendida tenazmente por el valí Almira Alemoni. Y los caballeros templarios no fueron capaces de hacerlo; se fueron ocupando todas las localidades de los alrededores en los siguientes cinco años, convirtiéndola en una zona aislada del resto de territorios musulmanes. Finalmente, tras un asedio, en el año 1153 el caballero Beltrán de Castellet conquista el último reducto de resistencia musulmán en Cataluña. En aquellos tiempos el conde Ramón Berenguer IV pasó por la villa y, según la tradición, dejó para la nueva iglesia una imagen de la Virgen María que siempre le acompañaba en sus campañas.

santa maria siurana foto antigua
La Iglesia de Santa María en una antigua postal

En los siguientes siglo y medio fue entregado por los reyes a sus esposas, como lugar seguro de su propiedad; también se emplearía como prisión. En 1324 la plaza fuerte sería incorporada por el rey al condado de Prades.

A lo largo de los años, las poblaciones de los alrededores, cuando se producían pertinaces sequías, subían en procesión hasta la iglesia de Ciurana, con la Vera Cruz y el Santo Cristo. El párroco y los habitantes del poblado les esperaban en la puerta de la iglesia, con la Virgen en una anda, y juntos todos rezaban por las lluvias.

Durante la Guerra Civil catalana entre el rey Juan II y los nobles agrupados en la Generalitat, sus fieles (Juan Ramón Folch III de Cardona y el arzobispo de Tarragona) emplearon esta fortaleza como base del ejército del rey contra los nobles rebeldes que ocupaban las localidades de la llanura.

En 1651, al final de la Guerra de los Segadores, fue inutilizada la fortaleza por las tropas del rey para que no sirviera más de refugio para rebeldes.

Debido a su inaccesibilidad, durante la Guerra de la Independencia fue una base de los guerrilleros; en tanto que en las guerras carlistas fue ocupada por estos, atacando desde allí a los pueblos del llano, mayoritariamente liberales y leales al Gobierno.

Después de la Guerra Civil Española el lugar fue refugio de maquis antifranquistas y quedó durante varias décadas abandonado, pues los vecinos bajaron al pueblo de Cornudella de Montsant, del que dependía administrativamente. Dado el abandono y la ausencia de seguridad, en 1979 fue robada en la iglesia la imagen románica de la Virgen del Agua. Esta ha sido sustituida por una réplica. Su gran atractivo turístico ha traído consigo la recuperación de una población permanente que atiende a los viajeros.

El 29 de mayo de 2010 el asteroide número 209.540 recibió el nombre de Siurana.

En este remoto, inaccesible y espectacular lugar, la singularidad del emplazamiento lo domina todo. La población está posicionada en un saliente natural del macizo rocoso, por lo que resulta solo accesible por uno una de sus vertientes, pues el resto es vacío. Las vistas sobre los contornos son espectaculares, lo que anima a elegir días despejados de nubes, pues si estas son bajas (Siurana está a 739 metros de altura) se corre el riesgo de encontrarse en medio de la niebla y perderse tan importante atractivo.

iglesia santa maria siurana
Iglesia de Santa María

Es imprescindible acercarse al precipicio del roquedal por el llamado Salto de la Reina Mora, donde el peñasco de La Trona, que es el lugar donde la tradición señala que la reina Abd-el-Azia se lanzó al vacío sobre su caballo blanco cuando las tropas cristianas lograron superar la muralla del lugar y se disponían a hacerla prisionera. Para probar la fuerza del salto quedan unas huellas que según la leyenda, dejaron las pezuñas del caballo al brincar al vacío. El cortado, con más de cien metros de caída, es espectacular.

Las viejas casas de los agricultores y ganaderos han sido rehabilitadas con criterios tradicionales por descendientes de sus habitantes y por veraneantes, reuniéndose una cierta cantidad de pobladores los fines de semana y durante los periodos vacacionales. Entre los visitantes abundan los aficionados a la escalada, que practican este deporte en tan apropiado lugar. Al final del pueblo, la Iglesia de Santa María, del siglo XII, es de bella y sencilla traza románica. Pararse a disfrutar su armoniosa portada con tres arquivoltas y con un magnífico tímpano de piedra labrada sobre la puerta, en el que hay unas sencillas representaciones de Cristo crucificado acompañado por varios apóstoles, dos leones, el sol y la luna.

El llamado Castillo del Vali Almira Alemoni  es de origen musulmán. Está documentado desde el año 1231 y fue una plaza fuerte considerada como inexpugnable. Tras ser inutilizada en el siglo XVII, quedan sus muros, algunos torreones y restos de una torre circular, que han sido consolidados para evitar ulteriores derrumbes.

Gastronómicamente, Siurana ha dado nombre al Aceite con Denominación de Origen que se cultiva en las comarcas de los alrededores.

Imprescindibles

casa tipica siurana
Casa de piedra típica
pantano siruana
Pantano de Siurana

Datos prácticos

Coordenadas

41° 15′ 28″ N, 0° 55′ 55″ E

Distancias

Tarragona 52 km, Barcelona 146 km, Madrid 530 km

Aparcamiento

Sin problemas en la localidad.

Altitud

739 m

Habitantes

32 (2012)

Fiesta Mayor (15 de agosto)

Jubileo de Siurana (9 de mayo)

Mercado los miércoles (verdura y frutas, productos artesanos, piel…)

Tiendas de lujo

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar