Que ver en Santes Creus

Maravillosa penitencia cisterciense

En el municipio de Aiguamurcia se encuentra un bello paraje de bosques y campos cultivados que sirve de marco para el bellísimo conjunto monumental cisterciense. Está rodeado de una bella historia fundacional rodeada de leyenda.

Planifica tu escapada a Santes Creus

El paseo y la visita a todo lo que ver en Santes Creus puede hacer se en una mañana. Para el resto del día se puede bajar por la carretera TP-2002 hasta tomar la C-51 que conduce a la célebre «villa castellera» de Valls; el día puede rematarse un poco más al oeste, en la cercana villa fortificada de Alcover. En un día adicional se puede tomar la autopista hacia el oeste para visitar la ciudadela medieval de Montblanc y luego continuar hasta el cercano Monasterio de Monasterio de Poblet y su parque natural. No hay una oferta hotelera en el lugar, si no que está dispersa en poblaciones de la zona; para elegir y reservar ofrecemos nuestra página Dormir y Comer en Santes Creus.

¿Quieres conocer este sitio?

A mediados del siglo XII, el poderoso linaje Montcada deseaba disponer de su propio panteón familiar con una magnificencia pareja a su patrimonio. Por ello dona, a una comunidad cisterciense del Languedoc francés, unos terrenos y dinero para edificar un monasterio en Valldaura. Pero el rendimiento de esas tierras y la cercanía del gran monasterio de Sant Cugat aconsejaron el traslado a otro sitio.

En 1160 los Montcada consiguen de algunos nobles amigos la cesión de unos terrenos en el presente lugar, al lado del río Gayá. Entonces se desató una pugna entre el obispado de Barcelona y el arzobispado de Tarragona sobre la jurisdicción de la nueva comunidad monástica hasta que en 1168 el Papa Alejandro III declara que el monasterio era independiente de ambos.

La construcción del edificio se vio envuelta en la leyenda, mezclándose con datos históricos. En el marco de la rivalidad entre los linajes de Castellví y Cervelló, el senescal de Cataluña, Guillermo Ramón I de Montcada, se encontraba enfrentado a uno de los líderes del linaje Castellví: el arzobispo Berenguer de Tarragona. Este ordenó la detención de Montcada en el castillo de Rosanes, del que fue rescatado por sus partidarios. A partir de entonces, Guillermo juró tomar venganza. El 16 de febrero del año 1194 capturó en  una emboscada al arzobispo para, a continuación, juzgarle por secuestro y ejecutarlo. Montcada escapó del reino, durante diez meses, hasta que consiguió el perdón del rey Alfonso II de Aragón. Pero todavía le quedaba conseguir el perdón del Papa Inocencio III. Éste nombró una delegación de cardenales para estudiar la penitencia. Según la leyenda, le ofrecieron el perdón si fundaba un gran monasterio, Santes Creus.

Sabemos seguro que el proyecto estaba ya en marcha treinta años antes, por lo que la leyenda solo embellece esta gran gesta, pero el asesinato sí pudo aumentar los recursos que los Montcada invirtieron en ella. Es habitual que los relatos medievales combinen realidad con aportaciones embellecidas y emocionantes de los juglares, quienes las transmitieron oralmente hasta que fueron puestas por escrito.

claustro santes creus foto antigua
Imagen antigua desde el claustro

El gran monasterio fue consagrado en 1211 y lo más importante del proyecto había finalizado hacia el año 1225. Por aquel entonces uno de sus monjes y luego abad, Bernat Calbó, llegaría a ser obispo de Vic y consejero del rey Jaime I, creciendo el prestigio de esa comunidad. La notoriedad del lugar motivó que el rey Pedro III el Grande decidiera sepultarse allí. Su hijo, Jaime II, construyó un Palacio Real, adosado a la abadía, y también decidió sustituir el claustro románico por uno gótico, más de su gusto.

En 1340 el rey Pedro IV el Ceremonioso decide enterrarse en el cercano monasterio de Poblet, lo que supuso el traslado de los enterramientos de la monarquía aragonesa allí, algo que imitaron los nobles. Así el monasterio dejó de estar de moda y fue cayendo en el olvido. Las numerosas guerras civiles de los siglos XV, XVII y XVIII no dejaron grandes destrozos en el cenobio.

Durante la Guerra de la Independencia fue saqueado por los franceses. En el verano de 1835, tras los asaltos de las turbas a entidades religiosas y el abandono de la comunidad monástica del edificio. El 29 de diciembre de 1835 sería incendiado por un grupo de milicianos liberales franceses. Las tumbas del rey Jaime II, su esposa y el gran almirante Roger de Luria fueron profanadas por saqueadores en busca de tesoros ocultos. Estos fracasaron ante los 900 kilos de la lápida de la tumba del rey Pedro III. En general, el hecho de estar en una zona poblada salvó a éste edificio del saqueo continuado que si padeció el monasterio de Poblet. Fue declarado Monumento Nacional en 1921.

La visita adecuada de tan importante lugar requiere de unos conocimientos previos acerca del Cister que se pueden obtener a través del montaje audiovisual que se ofrece a la entrada. A la Plaza Mayor (o de San Bernardo) del complejo se accede atravesando la barroca Puerta de la Asunción (s. XVIII); hay una bella fuente barroca, en un espacio central rodeado por el Hospital de Peregrinos, el Palacio del Abad (s. XVI) y la Iglesia fundacional gótica (ss. XII al XIII) con una fachada sobria, dotada de almenas.

A través de la llamada Puerta Real, un arco ojival con arquivoltas lisas, se accede al Claustro gótico (1313–1341) con cuatro bellísimas galerías de arcos apuntados. Conviene pararse a disfrutar de uno de sus mejores atractivos: los capiteles en los que están esculpidas bellas historias sobre la Biblia, además de bestias, vegetales y heráldica. Allí está el Lavatorio rodeado de columnas, con un bello surtidor de mármol en forma de concha. En ese espacio se encuentran los sepulcros de los mecenas de la institución: las familias Montcada y Cerveró.

La anexa Sala Capitular está cubierta por nueve bóvedas sostenidas por columnas cilíndricas. En ese lugar se encuentran los enterramientos de abades. Junto a ella están los dormitorios de los monjes.

Dónde dormir en Santes Creus
Iglesia fundacional

El Scriptorium, en el que se reunían los monjes a escribir e ilustrar los incunables para su biblioteca, se distingue por las columnas en forma de palmera que sostienen su techo. El edificio tiene unas zonas edificadas en etapas posteriores: el Claustro del siglo XVII (de una simplicidad que demuestra la menor riqueza de la comunidad monástica en esa época), la Cocina del siglo XVIII, el Refectorio de época barroca y el Palacio Real mandado construir por Jaime II en los siglos XIII y XIV. De éste último queda un agradable patio y parte del artesonado del techo.

La Capilla de la Santísima Trinidad, del siglo XII, es una edificación primitiva de puro estilo románico. La sobria Iglesia románica, con planta de cruz y bóveda de crucería, contiene los sepulcros de los reyes Pedro III, Jaime II, la reina Blanca de Anjou, y el gran almirante Roger de Lauria. Los tres últimos fueron profanados tras el saqueo e incendio de 1935, cuando los lugareños se dedicaron a buscar tesoros. Muy importantes son el rosetón del ábside central y las vidriera originales del siglo XIII, algo excepcional en España. Otro espacio interesante es el Cementerio.

Imprescindibles

Dónde dormir en Santes Creus
Claustro
santes creus san bernardo
San Bernardo

Datos prácticos

Coordenadas

41° 20′ 47″N, 1° 21′ 51″E

Distancias

Tarragona 35 km, Barcelona 104 km, Madrid 530 km.

Aparcamiento

Sin problemas en la localidad.

Altitud

314 m (Aiguamurcia)

Habitantes

906 (Aiguamurcia, 2012)

Fiesta Mayor (Aiguamurcia, 14 de agosto), Santa Lucía (Aiguamurcia, 13 de Septiembre)

Encuentro de puntaires (primer domingo de mayo), Ciclo de Música Clásica (durante el verano)

Feria de Santa Lucía (segundo fin de semana de septiembre)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar