Reus

Escenario de pronunciamientos y cuna de genios

Después de ser objeto de numerosas compraventas durante la Edad Media y ser propiedad papal en el siglo XIX, en el liberal Reus se produjeron seis pronunciamientos militares y nacieron tres grandes genios: el pintor Fortuny, el general Prim y el arquitecto Gaudí.

Planifica tu escapada a Reus

La visita a los lugares asociados a los tres grandes genios allí nacidos, sus dos museos y el recorrido por los principales edificios —explicados en el apartado Qué ver en Reus— requiere de un fin de semana completo. Quien disponga de más tiempo —o no quiera ver todo lo que hemos seleccionado— puede optar por visitar la vecina ciudad de Tarragona, con unas ruinas romanas declaradas Patrimonio de la Humanidad. Si se desea combinar la historia con la playa, también es posible pasar un día en las próximas Altafulla y Torredembarra. Hay numerosos lugares donde parar en una ciudad con excelente hostelería y hotelería, se puede elegir y reservar desde la página Dormir y Comer en Reus.

¿Quieres conocer este sitio?

En el año 1129 el obispo de Barcelona, que era el encargado del señorío sobre la zona de Tarragona, le encarga al caballero aventurero de origen normando, Roberto de Aguiló la defensa y repoblación de esta zona, con el título de Príncipe. En 1154 el arzobispo de Tarragona le cedió al caballero Bertran de Castellet dos tercios de los derechos señoriales a cambio de repoblar y defender el lugar, entonces llamado Redis. En 1183 el nuevo caballero “castellano” (poseedor del castillo) Bernat de Bell-LLoc le concedió una carta de población al lugar.

En 1305 los habitantes de Reus se sublevaron contra su señor eclesiástico, el arzobispo de Tarragona, pues éste pretendía que pagaran el gasto de edificar las murallas de Tarragona. En 1327 se extingue el linaje de los Bell-Lloc por lo que el señorío civil pasa al caballero Bernat Cabrera y éste se lo vende a Pere Mulet, en 1335. Mulet, a causa de sus deudas, no pudo impedir que se le embargara el señorío de Reus en favor de Joan Savall en 1345. Tres años después, la peste negra diezmó la población de la zona. Al año siguiente los herederos de Mulet venden el señorío al caballero Bernat d’Olzinelles.

A mediados del siglo XIV el arzobispo de Tarragona, López de Ayerbe, lanza hasta tres veces sus tropas contra Reus, que era controlada por el camarlengo Pere Roger de Belfort. Éste será coronado Papa con el nombre de Gregorio XI y mantendrá el señorío de Reus, incorporando al escudo de la ciudad la tiara papal y las llaves de San Pedro. En 1397 las deudas del caballero de Olzinelles motivaron que la propiedad del señorío saliera a subasta. Al ser adquirida por el camarlengo Pedro de Luna (futuro Papa Benedicto XIII) se unificaron el señorío eclesiástico y el civil.

En 1462 la ciudad se une a la causa de los nobles de la Generalitat contra el rey Juan II pero ante la amenaza militar del conde de Prades, la villa se rinde ante el rey.

En el siglo XVI se produjeron hasta quince epidemias de peste, y tres más en el siglo siguiente. En el siglo XVI el Papa regaló al caballero Felip de Cervelló (que había sido su carcelero en el castillo de Sant Angelo en Roma) el Señorío sobre Reus y éste se lo vendería en 1581 al arzobispo de Tarragona.

plaza constitucion reus foto antigua
Antigua Plaza de la Constitución (Foto L. Roisin)

En 1640, al comenzar la sublevación de Cataluña, Reus se mostró leal a Felipe IV. Al año siguiente los franceses amenazaron con saquear la ciudad en represalia. El banquero Pere Mancha pagó un rescate para evitarlo pero los franceses ocuparon sin contemplaciones la ciudad aunque serían desalojados por los castellanos al año siguiente.

En 1705, Reus participó en la sublevación contra el rey Felipe V. Cambiaría varias veces de manos durante la guerra, siendo ocupada definitivamente en 1713. En el resto del siglo se derriban las murallas y se produce una fuerte expansión industrial, con protagonismo del textil y el aguardiente que se exportaban a América y al resto de España.

Durante la Guerra de la Independencia, los franceses ocupan la ciudad en 1809, anexionándola a Francia (como el resto de Cataluña) en 1812 y dos años después se retirarían de la localidad.

En 1817, 1820 y 1837 se producen pronunciamientos de militares liberales. En mayo de 1843 el general Lorenzo Milans del Bosch, natural de esta ciudad, se volvió a pronunciar contra el gobierno del general Espartero, que perdería el poder en las subsiguientes elecciones. En 1854 y 1868, el golpe liderado por Prim, volvió a demostrar su mayoría liberal. A partir de 1879 Reus es un importante núcleo del nacionalismo catalán. A comienzos del siglo XX, su gran prosperidad se refleja en los numerosos edificios de estilo modernista que se pueden disfrutar en sus calles.

Comenzamos la visita al casco antiguo de Reus en la Plaza del Mercadal (del Mercado) donde se encuentra el Ayuntamiento, edificio en sus orígenes medieval pero con fachada renacentista (1600). En su interior puede contemplarse la espada del famoso general Prim. Allí también está el Gaudí Centre, en el que se explica la vida y obra de éste otro hijo de la ciudad. En la calle de San Vicente una placa recuerda su casa natal (no visitable) y, en la confluencia de las calles de la Amargura y de Santa Ana, encontramos la escultura Gaudí Adolescente, obra del escultor Artur Aldomà (2002). Finalmente, enfrente se pueden contemplar edificios modernistas como la casa Casa Piñol (1910, con decoración floral) y la Casa Navas. En la cercana plaza del Teatro está el Centro de Lectura (1859) que incluye un teatro, la importante biblioteca y otras dependencias culturales.

En la cercana Raval de Robuster está la Casa de Mariano Fortuny, gran pintor nacido allí -de quien Mariano Benlliure realizó la escultura que se encuentra en el barrio Fortuny, junto a la parroquia de Sant Bernat Calvó-. Siguiendo la calle hacia el este se accede a la plaza de Sant Pere, donde se encuentra la Iglesia de Sant Pere Apóstol (s. XVI) reconocible por su enorme campanario de 63 metros de altura y forma hexagonal; al ser saqueada en julio de 1936 solo quedó el retablo del altar mayor.

También tienen interés las tumbas de los marqueses de Tamarit. En la capilla del Santísimo se conserva el corazón del pintor Mariano Fortuny y, en su pila bautismal, fue cristianado Antoni Gaudí. En la cercana plaza del Castell se pueden observar unos arcos ojivales que es lo único que resta de la fortaleza medieval del siglo XII.

campanario iglesia sant pere
Campanario de la Iglesia de Sant Pere

Atravesando de nuevo la plaza de Peixateries se llega al raval de Sant Pere donde se encuentran la neogótica Casa Homededeu (con un restaurante debajo) y la modernista Casa Anguera. Siguiendo la calle hasta la Plaza de la Puríssima Sang encontramos la iglesia de ese nombre (s. XVII) que guarda una imagen de Cristo muy venerada. Atravesando la plaza de Cataluña se accede al importante Museo Arqueológico Salvador Vilaseca donde, entre otros, se puede contemplar un prehistórico grabado de una cierva, dos extraordinarias esculturas romanas y un exposición sobre la vinculación de Gaudí con su ciudad natal.

Siguiendo por el raval de Sata Anna accedemos hacia la plaza Prim, reconocible por el importante monumento del general (1887). Allí encontramos también el Teatro Fortuny (1882). En el carrer de Sant Joan están las neogóticas casas de Grau- Pla y Tarrats. Al lado se halla la modernista Casa Segarra, con bellos esgrafiados en su fachada. Más adelante encontramos dos edificios modernistas, de Domènech i Montaner: las casas Gasull y Rull. Y muy cerca el Sanatorio Antituberculoso de (1926) de Rubio y Bellver. En el cercano Carrer LLovera encontramos el Palacio Bofarull, de estilo churriguresco, que alberga el Conservatorio local y tiene una bella decoración interior neoclásica: otros tres edificios interesantes de esa calle son las casas Querol (neogótica), Tomás Jordi (con balcones de forja y profusa decoración) y Punyed (de ladrillo, formas neogóticas y decoración historicista).

En la Plaza de la Llibertat se encuentra el Museo de Arte e Historia, con pinturas de Fortuny y otros artistas locales, tallas medievales y cerámicas.

En el Cementerio Municipal se encuentran numerosos importantes monumentos funerarios de gusto modernista e historicista. Por encima de todos ellos destaca el impresionante Mausoleo del general Prim, hecho en acero nielado, oro damasquinado y esculturas de bronce y plata realizado por Plácido Zuloaga. El monumento fue encargado por el Gobierno Liberal y fue trasladado desde Madrid a la ciudad natal.

Imagen principal: ayuri21_87

Imprescindibles

Dónde dormir en Reus
Mausoleo del General Prim
Dónde dormir en Reus
Iglesia de Sant Pere

Datos prácticos

Coordenadas

41° 9′ 20″ N, 1° 6′ 30″ E

Distancias

Tarragona 14 km, Barcelona 109 km, Madrid 541 km

Aparcamiento

Varios Parkings de pago en el centro de la ciudad.

Altitud

125 m

Habitantes

107 211 (2012)

Sant Pere (29 de junio), Mare de Déu de la Misericòrdia (25 de septiembre)

FEC Festival (marzo), Festival de Jazz de Reus (marzo), Trapezi (mayo), Festival Blues Reus (julio), ArReus (septiembre).

Feria de Sant Jaume (final de julio)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar