Que ver en L’Ametlla de Mar

Cerámica y arenales con una orden de caballería propia

Esta antigua zona desértica del territorio del Bajo Ebro estuvo protegida por un castillo medieval y una orden de caballería propia. Actualmente tiene el mayor museo de la cerámica de toda España, un importante puerto pesquero y unos espectaculares arenales. ¿Te unes a nosotros en esta guía sobre lo que ver en L’Ametlla de Mar?

Planifica tu escapada a L’Ametlla de mar

Hay que ver en L’Ametlla de Mar sus arenales, fortificaciones y los dos museos, algo que se puede hacer en un día. Desde allí, una excursión inexcusable es dirigirse al sur para pasar un día en el cercano Parque Natural del Delta del Ebro. Puede disfrutarse de numerosas posibilidades de avistamiento de aves y otras opciones de turismo activo.

Quien desee conducir por carreteras de montaña y ver un lugar bellísimo, recomendamos tomar la N-340 hacia el sur. Después de eso, desviarse hacia el norte por la TV-3022. Así se pueden pasar unas horas en la templaria Miravet.

Al ser una zona con numerosas y excelentes playas hay una numerosa oferta hotelera de variable calidad. Hemos seleccionado los hoteles con una estética y características mejores en nuestra página de reservas Dormir y Comer en l’Ametlla.

¿Quieres conocer este sitio?

Aquello que ver en L’Ametlla de Mar está ligado a su historia. La zona era denominada El Desierto de Alfama por ser unos arenales poco propensos a la agricultura y encontrarse despoblada. En el siglo XII había allí una torre de vigilancia para prevenir sobre posibles desembarcos que pudieran amenazar la cercana Tortosa. Sobre la torre se edificaría el castillo de San Jorge de Alfama.

En 1201, el rey Pedro I de Aragón funda en el castillo la Orden Militar de Sant Jordi d’Alfama. Estaba dedicada a proteger esta zona insegura de los ataques musulmanes. La orden se fusionará tiempo después con la de Montesa.

En 1650 las galeras españolas bombardearon la fortaleza medieval desde el mar para evitar que fuera empleada por los franceses que apoyaban a las tropas rebeldes de la Generalitat. Finalizada la Guerra de Sucesión, se edifica, entre 1732 y 1733, en otro lugar, el actual Castillo de Sant Jordi d’Alfama. Se trata de un fortín costero.

Como es habitual en toda la costa mediterránea, los periódicos ataques de los corsarios mantuvieron las costas despobladas durante la historia de L’Ametlla de Mar. Se concentró el comercio en los puertos fortificados. Los habitantes residían tierra adentro en plazas fuertes. Solo mantenían en la costa unas chozas en las que dejaban las redes y otros utensilios para pescar desde embarcaciones ligeras.

Por este motivo, el origen de este atractivo enclave está asociado a la actividad pesquera. En 1775 se instalan en la Cala de l’Ametlla un grupo de pescadores procedentes de El Grau (Valencia).

Que ver en L'Ametlla de Mar
Batería de Costa construida durante la Guerra Civil

Paulatinamente, el lugar comienza a cobrar entidad como núcleo urbano desde el inicio del siglo XIX. Sin embargo, su población resultó afectada por el cólera (1834) y por los primeros episodios de la Guerra Carlista. Superadas las crisis demográficas, l’Ametlla se desarrolló de forma importante y en buena medida el impulso local se debe a la llegada en 1863 de la línea de ferrocarril.

En 1891 se separa como núcleo de población de El Perelló. Ya a comienzos del siglo XX, L’Ametlla se resiente por la emigración interior (a núcleos industriales próximos). También hacia el continente americano.

La población sigue con su dedicación pesquera como principal actividad. Se verá parcialmente interrumpida por las graves consecuencias de la Revolución de Octubre (1934) y la Guerra Civil. A finales del siglo XX se edifica su puerto deportivo y el próximo circuito motociclista de Calafat. En la actualidad es un reconocido núcleo turístico de la provincia de Tarragona.

A continuación, leer el apartado Que ver en L’Ametlla de Mar.

Comenzamos esta visita con tanto que ver en L’Ametlla de Mar en el Castillo de San Jorge d’Alfama (1732). Sobresale en el hermoso paisaje del golfo del mismo nombre. La fortificación está en primera línea con el fin de proteger la costa de posibles (y ya extintos) desembarcos piratas.

Además, en el marco de la Guerra Civil del pasado siglo, se reforzaron las líneas de la costa. El motivo es que se temía la entrada del ejército franquista procedente de las Islas Baleares.

Por tanto, en 1937, había plazas fuertes en los hermosos enclaves de Cala Nova, Cala Mosques o el Puerto de l’Estany. Son enclaves interesantes que ver en L’Ametlla de Mar. Aún es visible la huella en estos bunkeres de los nidos de ametralladora. También la llamada Batería de Costa de L’Ametlla de Mar desde la que se posee un control absoluto del golfo de Sant Jordi.

A las afueras de la población es recomendable visitar el Museo de Cerámica Popular, con más de seis mil piezas de trescientos alfareros diferentes. Es la principal colección de toda la Península Ibérica.

castillo san jorge ametlla mar
Castillo de San Jorge

Pero ante todo L’Ametlla de Mar es paisaje y el protagonismo recae en sus preciados arenales. Éstos cuentan con las máximas calificaciones de la Unión Europea. Entre éstos destaca el de Can Forn. Otras playas en este tramo de la Costa Daurada son las de Estany, el AlguerMosquesSant JordiXelín y Pixavaques.

Tampoco se puede dejar de pasear por el Puerto (1929, ejemplo de lo que hay que ver en L’Ametlla de Mar). El visitante captará la esencia pesquera y marinera como en pocas localidades del litoral catalán. Ocupando el edificio porticado de la Cofradía de Pescadores, está el Museo de la Pesca. Se explican las particularidades de esta actividad tan tradicional en la zona y tan importante para su gastronomía. Al mismo tiempo, L’Ametlla de Mar es un reputado centro de submarinismo.

Por otra parte, el riquísimo entorno de la población, dotado de una rica cobertera vegetal característica del Mediterráneo, suma a sus atractivos la tradicional actividad cinegética. De este modo, a las afueras del municipio está el Coto Pons de Calafat. Posee una titularidad privada y se reconoce por su amplia población de perdiz roja.

Al sur del municipio está la bella Cala l’Àliga, en la que se encuentra una torre de vigilancia edificada en el siglo XVII. Los aficionados a las motos tienen la oportunidad de ver el cercano Circuito de Calafat.

Por último, es posible hacer una incursión en el cercano Parque Natural del Delta del Ebro. Se trata de un importante espacio natural marcado por la presencia de humedales, lagos y campos de cultivo donde desemboca el río que le da nombre.

En conclusión, esto es todo lo que ver en L’Ametlla de Mar. ¿Incluirías algo más en la guía?

Imprescindibles

Dónde dormir en L'Ametlla De Mar
Cala Can Forn
Dónde dormir en L'Ametlla De Mar
Puerto de Ametlla de Mar

Datos prácticos

Coordenadas

40º 53’ 2” N, 0º 48’ 9” E

Distancias

Tarragona 64 km, Barcelona 160 km, Madrid 554 km.

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

19 m

Habitantes

7 688 (2012)

Si deseas saber que hacer en L’Ametlla de Mar te sugerimos acudir a sus fiestas. Primero, la Virgen de la Candelera (Fiesta Patronal, 2 de febrero). Segundo, el Corpus Christi. Tercero, San Pedro (29 de junio).

Son varios los eventos de interés en La Ametlla de Mar. Por ejemplo, la Feria Alternativa y de Productos Naturales (primer fin de semana de abril). También las Jornadas Gastronómicas del Pescado Azul (junio).

Feria de Artesanía “Dolça Tardor” (octubre).

Otros destinos próximos



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar