Que ver en Bellpuig

La exquisita villa de los Barones

Al oeste de la comarca de Urgell, en medio de fértiles campos, se encuentra el pueblo medieval de Bellpuig. Su prosperidad puede apreciarse en sus importantes monumentos, especialmente el extraordinario mausoleo renacentista de su iglesia parroquial. ¿Te animas a descubrir que ver en Bellpuig?

Planifica tu escapada a Bellpuig

Hay que ver en Bellpuig el importante Mausoleo de Ramón de Cardona, el castillo y el Convento de San Bartolomé. Una visita que puede llevar fácilmente una jornada si se incluye un tranquilo paseo por los demás lugares que hemos seleccionado. En la localidad hay una empresa de turismo activo que organiza ascensiones en globo.

En la zona hay varias poblaciones medievales parecidas. Hacia el Este y por autopista está Tárrega (y desde allí seguir a Agramunt por la C-14 en dirección norte), por carreteras secundarias hacia el norte se llega a  Balaguer.

Si tomamos la autopista en dirección oeste se puede visitar la antigua ciudad universitaria de Cervera. Al ser una pequeña y tranquila población no hay una oferta turística para pernoctar. Lo mejor de los contornos lo hemos incluido en la página Dormir y Comer en Bellpuig. Aconsejamos hospedarse en Lleida, situada cerca y por autopista.

¿Quieres conocer este sitio?

Para completar loo que ver en Bellpuig es interesante conocer antes su historia. Al igual que la vecina Tárrega, la zona fue reconquistada a mediados del siglo XI por Ramón Berenguer I. Ya en el año 1079 está documentada una fortaleza en el actual Bellpuig. Alrededor de ésta se fueron instalando los colonos que formarían el pueblo y que se refugiarían entre sus muros durante los ataques de los musulmanes de la taifa de Lleida.

En 1139, el conde Ramón Berenguer IV concedió al caballero Berenguer-Arnaldo de Anglesola el título de Barón de Bellpuig, creando una jurisdicción señorial sobre esta villa y numerosas aldeas cercanas. Éste y sus sucesores trataron de ampliar sus dominios a costa del vecino obispo de Urgell. Los frenaron las amenazas de excomunión provenientes de Roma.

Por eso la familia Anglesola decidió emplear las fundaciones eclesiásticas para ampliar su influencia. Así, la encomienda de Barbens en 1161 y el priorato de San Nicolás en Fondarella en 1224. También aumentaron sus dominios territoriales gracias a su participación en la conquista del resto de Cataluña.

En 1386, al morir sin descendencia el Señor de Bellpuig, el señorío lo hereda su hermana Beatriz (viuda del vizconde de Cardona). De esta manera, baronía pasó a ser de la familia Cardona-Anglesola.

Que ver en Bellpuig
Ruinas de la capilla del Castillo (Foto Luis Paluzie, 1890)

En 1467 allí nació Ramón Folch (III) de Cardona-Anglesola, militar en las campañas del Norte de África y de Italia, y gobernador de los reinos de Sicilia y Nápoles. Éste fue sucedido por su hijo, Antonio, primer duque de Sessa (título que desde entonces utilizaron los señores de Bellpuig). Sus descendientes se llamaron Cardona-Fernández de Córdoba. Fueron políticos importantes, emparentados con la nobleza castellana, vivieron desde el siglo XVII en la corte de Castilla.

Durante la Guerra de Sucesión (1705-1714) y la Guerra Civil Española (finales de 1938) fue frente de guerra. También sufrió importantes destrucciones, especialmente el castillo, empleado como lugar de observación y localización artillera.

A continuación, corresponde leer el apartado Que ver en Bellpuig.

Como toda zona fronteriza durante muchos años, la población surgió en el entorno del Castillo de la baronía de Bellpuig. Se sitúa en la parte alta de la ciudad, donde comenzamos la visita a lo que ver en Bellpuig. Construido en el siglo XI, fue la residencia de la baronía. Hay un monolito dedicado a la dinastía Folch de Cardona-Anglesola. La Guerra de Sucesión y la guerra de 1936 lo dejaron en ruinas. Actualmente se conserva la fachada principal y algunos muros.

La villa conserva, en su núcleo antiguo, mucho que ver en Bellpuig, algunas calles con galerías porticadas. Por ejemplo, el carrer de Sant Roc que nos lleva hasta la Iglesia Parroquial de San Nicolás. Se accede a ella por una larga escalinata del siglo XVIII. Es un edificio del siglo XVI de estilo gótico tardío, con una nave central cubierta con bóveda de crucería y capillas laterales. La fachada principal es renacentista y tiene un campanario de torre. Entre las capillas laterales destaca la capilla de las Dolores decorada con frescos del pintor contemporáneo Jaume Minguell.

La obra maestra del templo que ver en Bellpuig es el Mausoleo de Ramón Folch de Cardona-Anglesola. Está elaborado en mármol de Carraralk por Giovanni Merliano da Nola entre 1522-1530 en el más puro estilo renacentista. Elaborado en Italia, fue traslado hasta Bellpuig y se trata de una de las mejores obras del Renacimiento italiano en España.

En su decoración se utiliza una gran variedad de temas que concuerdan para exaltar la persona del difunto. Por ejemplo, mitológicos como nikes, atlantes, cariátides o las harpías que sustentan el sarcófago. También bíblicos como la Piedad bajo el arco, la Virgen con el Niño coronando el conjunto y los ángeles. O biográficos como detalles de batallas ganadas, su figura yacente o el escudo familiar.

Dónde dormir en Bellpuig
Segundo claustro del Convento Franciscano

El Convento Franciscano de San Bartolomé está a las afueras de la ciudad a pocos kilómetros en la carretera local de Belianes (LP-2015). Fue mandado construir por Ramón Folch en 1507, empleándose en él varios estilos arquitectónicos. Es un edificio de planta rectangular organizado en torno a dos claustros.

El menor, de dos plantas, es más sobrio pero el segundo claustro es un ejemplo excepcional de la transición del gótico al renacimiento que ver en Bellpuig. De tres pisos, los dos primeros son del siglo XVI y el tercero fue añadido en el siglo XVII. En el centro del patio hay un pozo renacentista.

El primer piso está formado por arcos apuntados con contrafuertes pronunciados que sostienen una ornamentación de pináculos. En el segundo destacan las columnas y los arcos helicoidales con capiteles decorados de elementos vegetales, animales y humanas. Por último, en el tercer piso hay una balconada de estilo toscano.

Destaca el campanario, con su escalera de caracol construida sin eje central. Fue necesario labrar cada uno de los peldaños de una sola pieza para producir el efecto visual helicoidal. La iglesia actual fue inaugurada en 1906 sobre las ruinas de una anterior.

Para los amantes del arte contemporáneos la Fundación Perelló alberga una buena parte de la obra pictórica y escultórica del artista Jaume Perelló.

La fiesta mayor de Bellpuig se celebra el segundo fin de semana se septiembre, Santo Cristo de Bormio, de donde se dice que proviene la antigua imagen e incluye diferentes actos populares. El viernes anterior a Semana Santa se festeja la especial procesión a la Virgen de los Dolores.

En conclusión, esto es todo lo que ver en Bellpuig. ¿Añadirías algo más a la lista?

Imprescindibles

que ver en bellpuig
que ver en bellpuig

Datos prácticos

Coordenadas

41º 37’ 36” N, 1º 0’ 48” E

Distancias

Lleida 37 km, Barcelona 127 km, Zaragoza 186 km, Madrid 497 km

Aparcamiento

Es conveniente dejar el vehículo en las inmediaciones de las vías de acceso al casco urbano.

Altitud

308 m

Habitantes

5 000 (2011)

Entre todo lo que hacer en Bellpuig nos encontramos con sus fiestas. De las más destacadas, Santo Cristo de Bormio (segundo fin de semana se septiembre).

El evento que ver en Bellpuig y al que acudir sí o sí, es la Virgen de los Dolores (viernes anterior a Semana Santa).

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar